viernes, 20 de noviembre de 2020

RETAZOS DE UN PASEO



El valle del Ebro es lo que tiene, extensos bancos de niebla cuando el anticiclón se empeña en instalarse sin soltar una brizna de viento. A veces, para estas fechas, uno se aborrece de no ver el sol durante semanas, salvo que un fin de semana cambies la depresión del Ebro por cumbres aledañas.

El jueves lo tomé libre. Un día de vida por todo lo alto dedicado a colmar todos los sentidos. 
Aunque las fotografías rara vez logran plasmar las sensaciones de un paseo desinhibido, son una vaga muestra del sentir del paseante durante una travesía en silencio, llenando los sentidos con la magia del otoño y su repertorio previo al sueño estacional del bosque.


Atrás quedaba la persistente niebla. La inminente llegada del cierzo despejaba las zonas altas, dejando rastreros bancos de niebla ya dominada. 

La salida del sol invita a un nuevo día, un gran motivador.

El astro sol, el agua, el bosque... 

Un aguilucho lagunero Circus aeruginosus atisba el horizonte desde lo alto del árbol sin vida. Las retorcidas ramas delatan su angustiada decrepitud 

Un día tan espléndido, incita al escribano triguero Miliaria calandra a formar parte de un escenario sonoro junto a otros paseriformes. 

Otro aguilucho lagunero Circus aeruginosus pendiente del panorama campestre. El efecto del tempranero sol unido a la niebla crea un fondo curioso.

Un petirrojo Erithacus rubecula, busca sobre los excrementos desmenuzados de caballo Equus caballus insectos con los que alimentarse.

Macho de tarabilla común Saxicola rubicola, centinela de los caminos. El paso de algún insecto sobre la superficie despejada, aporta mayor éxito de capturas a este incansable entomófago.

No es muy agraciado el canto del escribano triguero Miliaria calandra, más cercano al sonido machacón de la cigarra que al sublime repertorio del ruiseñor Luscinia megarhynchos.

.



Hembra y macho de ánade real Anas platyrhinchos nadando en un galacho. El galacho es un tramo abandonado del antiguo curso del río Ebro.

Garza real Ardea cinerea.

Carbonero común Parus major.

Ratonero Buteo buteo.

Cigüeña blanca Ciconia ciconia.

Gaviota patiamarilla Larus michahellis. Un ave común en el curso del río Ebro con citas de cría en la ciudad de Zaragoza.

Lavandera blanca Motacilla alba.

Garceta grande Ardea alba.

Garceta grande Ardea alba.

Petirrojo Erithacus rubecula mimetizado entre las hojas del ramaje de un álamo blanco Populus alba.

En su percha muy discreto.

Ratonero Buteo buteo prospectando un paisaje ya despejado de niebla.

Garza real Ardea cinerea campeando entre alfalfa Medicago sativa. La captura de micromamíferos y otras presas variadas hace pensar en la diversidad alimenticia de esta zancuda. No me atrevería a afirmar si prefiere más el pescado que la carne.

7 comentarios:

  1. Pelas imagens registradas percebe-se o desenrolar de uma estupenda manhã outonal repleta de biodiversidade e beleza natural! Um cardápio recheado de energia e entretenimento numa época de inesperada reclusão devido à pandemia...
    Grata pela partilha de um dia tão sugerente...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una mañana libre, aprovechada para vivir fuera de tanta presión de todo tipo y, sobre todo, de la agobiante pandemia, es el mejor regalo que uno se puede dar.
      Lástima que las fotos no consigan la verdadera esencia del otoño en vivo, por eso, nada es comparable a una evasión como la vivida.
      Besos...

      Eliminar
  2. Un paseo muy bien aprovechado, a juzgar por las fotos. Me ha costado trabajo encontrar al petirrojo en las fotos,; camuflaje perfecto. También me ha gustado el que nombres al Ratonero con ese nombre y no con el de Busardo ratonero, como se tiende últimamente y que a mí no me gusta nada. Es un ave muy común por mi comarca; raro es el día que no veo algún ejemplar.
    La niebla no la soporto y en más de una ocasión que he salido a hacer senderismo ha dado al traste con lo que pretendía ser un buen paseo.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me hizo gracia el petirrojo al no advertirlo a primera vista si no hubiera soltado sus típicas estrofas. El petirrojo tiene un encanto especial cuando se fotografía.
      Estoy contigo sobre los nombres renovados y ciertamente ridículos de especies con un peso especial en nuestra fauna: ratonero (sin busardo), águila de Bonelli (sin azor perdicera), águila calzada (sin aguililla).
      Cuando me cansa la niebla, me largo a zonas más altas. La que muestro en las fotos, es residual, ya que el cierzo leve comenzaba a despejarla. Se puede soportar puesto que la luz del sol se dejaba ver.
      Saludos.

      Eliminar
  3. eres un artista de cada foto que sacas la magia sale al momento
    gracias por compartir lo que te gusta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, realmente es la naturaleza la que aporta prácticamente toda la obra. Pulsar un botón apenas tiene protagonismo.
      Somos afortunados por disfrutar de un espectáculo diario cada amanecer.
      Saludos.

      Eliminar
    2. el arte de sacar una foto es el mismo arte que es pintar un canvas

      Eliminar