lunes, 14 de noviembre de 2016

Paloma zurita (Columba oenas)


Los cantiles calcáreos son balcones ideales para exponer vocalmente sus intenciones los machos de paloma zurita Columba oenas. Desde allí, zurean machaconamente, aderezada su voz por el eco de un espacio encerrado por la roca. A cualquier hora diurna sin desdeñar incluso las horas más calurosas, como las chicharras bajo el intenso calor, resulta audible su arrullo desde cualquier promontorio intentando atraer la atención de la hembra. El verde metalizado a ambos lados del cuello destella cuando sus pulmones se llenan y vacían de aire, convirtiéndolo una vez exhalado, en voz grave y ahogada como una súplica constante.

Muy vulgarizadas por la gente a causa de las palomas domésticas, las palomas silvestres siguen pareciéndome unas aves extraordinarias.

Muy parecida a su pariente próxima la paloma bravía Columba livia, se diferencia de ésta por carecer del intenso obispillo blanco y tener las franjas alares menos marcadas. El iris de los ojos es de un castaño oscuro que apenas se aprecia con el negro de las pupilas; en las bravías es de un tono anaranjado rojizo.
Es la menos urbana y en la ciudad coincide poco con la alimentación de palomas domésticas y torcaces.

Macho de zurita arrullando


Si la paloma torcaz tiene un enemigo a su medida como es el azor Accipiter gentilis, la bravía y la zurita tienen al halcón peregrino Falco peregrinus.
En el entramado rocoso del cañón del río Mesa no faltan las persecuciones de los peregrinos en busca de presas con las que subsistir.
La última secuencia que pude presenciar fue la de una infortunada paloma zurita, alcanzada por el macho de un peregrino rebosante de energía dispuesto a demostrar a la hembra su capacidad cazadora. Una ofrenda para aceptar ésta el emparejamiento y su disponibilidad reproductora.

A la izquierda un joven de paloma torcaz Columba palumbus y a la derecha joven de paloma zurita Columba oenas, ambas con tonos más apagados.



domingo, 6 de noviembre de 2016

De gorriones...



“La mañana de Santiago está nublada de blanco y gris, como guardada en algodón. Todos se han ido a misa. Nos hemos quedado en el jardín los gorriones, Platero y yo.¡Los gorriones! Bajo las redondas nubes, que, a veces, llueven unas gotas finas, ¡cómo entran y salen en la enredadera, cómo chillan, cómo se cogen de los picos! Este cae sobre una rama, se va y la deja temblando; el otro se bebe un poquito de cielo en un charquillo del brocal del pozo; aquél ha saltado al tejadillo del alpende, lleno de flores casi secas, que el día pardo aviva”.

      Gorriones, Juan Ramón Jiménez.



Desde la mirada expectante del autor Juan Ramón Jiménez, que vivarachos e inquietos resultan los pardos pájaros. En éste fragmento del poema “Gorriones” hay que ver como disfruta especialmente de su presencia.
También desde su prisión, Miguel Hernández se acuerda de ellos en su poema “El gorrión y el prisionero”. Los disfruta libres desde su amargo cautiverio, envidiándolos por intrépidos aventureros en busca de las migajas enrejadas; rejas con fronteras sin peaje.

Gorriones eternos, tallados con letras nobles en poemas y canciones que mecen el alma del lector sensible. 
Sí, gorriones, gorriones y gorriones volando por la imaginación de grandes poetas. Poetas que vieron en estas aves tan cotidianas del paisaje urbano una nota de atención y nostalgia del siempre vivo renacer de los días venidos y por venir. El pajarillo presente en las mañanas del trabajo y tardes de veladores. Recorriendo a saltos como bolitas emplumadas, cada uno de los recovecos enmarañados de patas de sillas y mesas. Sorteando, también, los pies entrecruzados de los comensales a la búsqueda de alguna migaja caída en sus dominios. Pájaro mundano, hábil en el trato con los humanos por adaptable y perseverante.



Pero este pardo pájaro, tan corriente, avispado y activo, tiene sus bajas y sufre el desencanto de poemas tiernos convertidos en tragedia. Son los jóvenes víctimas propicias por falta de rodaje. Fatal destino para inocentes inexpertos salidos del fortín nidal a la desprotegida calle, al peligro agazapado.
Mis apuntes, relatos de la vida, no sólo desvelan esa ternura de final feliz. Son diversas notas que describen, además, la crudeza del esmerejón Falco columbarius arrancando de las ramas de un árbol al gorrión recién despertado. Al joven desventurado prisionero de las fauces del felino urbano, hostigado por unos progenitores desesperados por la impotencia. La ignorancia del pequeño pidiendo ceba cuando una urraca Pica pica se posa a su lado destrozándolo a picotazos para ser devorado seguidamente. O, como la madre deposita fuera del nido, con delicadeza, al recién nacido muerto; víctima quizá, de un golpe de calor estival. Son historias de la vida y su severa escuela.



También el gorrión, pirata de las oportunidades, desbanca a los aviones comunes Delichon urbica de sus nidos, del mismo modo que los estorninos Sturnus vulgaris lo hacen con él. El gorrión patrulla los graneros, y en comandos bien organizados, los asalta cuando las dificultades meteorológicas arrecian y el alimento escasea. Eso suele ocurrir después de haber consumido infinidad de insectos perjudiciales para los cultivos durante unas tres crías anuales por pareja. Son grandes aliados del agricultor. Su pericia cazadora lo capacita incluso para atrapar -como pude observar en una ocasión- un saltamontes egipcio Anacridium Aegyptum de gran tamaño en vuelo.
Bien sabe China cual fue el precio de aniquilar al gorrión común por un puñado de grano. Granos ofrendados de nuevo para su reintroducción, dejándolo actuar dada su eficacia contra los insectos nocivos del campo. Así corrigieron el error, por ignorancia, con que optimizaron cosechas venideras.



No podría concluir sin adjuntar mas desparpajo en este paseriforme tan oportunista, recordando una ocasión mientras observaba a un pito real Picus viridis picotear el duro suelo de un descampado entre unos coches. El pícido preparó un manto de tierra removiéndola entre cuatro atentos gorriones. Agitó sus alas levantando una ligera polvareda con la que cubrió su plumaje. Después, organizados jerárquicamente procedieron también a su aseo personal dichos gorriones, aprovechándose de la labor del picamaderos verde.

Los gorriones son impredecibles en cautividad. El último que tuve, fue recogido por su debilidad manifiesta. Es posible que sus padres no dieran abasto para alimentarlo por la presión del resto de sus hermanos y quedó desatendido; suele ocurrir. Reconozco que dada su nula impronta, resultó durante su cría un pájaro arisco y poco sociable. Se dejaba alimentar pero, siempre, guardando la distancia prudencial. 
Su liberación, una vez recuperado definitivamente, fue tan sencilla como abrir la ventana y dejarlo escapar.

Posadero para pasar la noche elegido por él

Pero hubo otro ejemplar que no puedo ni quiero borrar de mi memoria. Mi hija se ocupó de él cuando apenas asomaban las plumas de su pequeño cuerpecillo. Mientras hacía los deberes, el gorrión la acompañaba posado en su caja, día tras día.
Correctamente alimentado, sus patas y alas respondían con la precisión esperada. Y, aprendido el territorio compartido del piso, volaba en busca de nuestros hombros o cabezas para posarse si nos perdía de vista. Bebía de su cuenco o, por ser más accesible, de la pecera, antes que el carpín naranja fuera a su encuentro burbujeando.

Abrir el bote de comida del pez era una aventura. Siempre atento el gorrión, acudía veloz a posarse sobre el borde, metía la cabeza y removía violentamente todo su contenido. Aquellos copos caían por la cocina como la nieve sobre la montaña. Le gustaban mucho, no cabe duda. 
El no va más, ocurría cuando nos abríamos un helado de cucurucho y se apercibía de ello (me refiero a las primeras veces antes de tomar precauciones). Aterrizaba como enloquecido sobre la mano y picoteaba el helado como si llevara días sin comer. Era tal la obsesión con el dulce que, para estar más cerca del alimento, se posaba sobre él, y los enjutos dedos de sus patitas se hundían levemente sobre el cremoso helado. Para que no nos manchara, había que cogerlo literalmente y mandarlo a la galería para terminar el postre tranquilos (le dejábamos su parte, claro).

Daba la impresión, es sólo un comentario, que el pequeño gorrión hubiera heredado genéticamente el gusto por los helados, impregnado su instinto por generaciones anteriores.

Llegaba el día a su fin y el gorrión buscaba refugio para dormir. Al principio nos gustaba como se acurrucaba sobre nuestro hombro pegándose al cuello; ahuecaba el plumaje y giraba la cabeza apoyándola sobre su dorso. Cuando había que moverlo para llevarlo a su posadero, su despertar era agresivo. Apuntaba con su pico entreabierto, muy enojado, el dedo con el que pretendías trasladarlo. Muy a nuestro pesar, evitando el placer de ofrecerle el hombro para su descanso, al llegar la hora de dormir lo depositábamos en su percha. Las aves necesitan la seguridad de un espacio convincente para pasar la noche. Su instinto lleva impreso en materia de seguridad, la importancia de dormir protegido para evitar a los predadores nocturnos de su hábitat. Despertarlo una vez acomodado, era muy estresante para él.

En la recta final de su cautiverio y dispuesto para la libertad


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...