miércoles, 29 de diciembre de 2010

La silueta del martín pescador




El martín pescador (Alcedo atthis) es un ave privilegiada por sus atractivos y contrastados colores. Unas minúsculas alas le propulsan en vuelo, batiéndose incesantes y desplazándole a gran velocidad a escasos centímetros del agua. Su resplandeciente azul luminoso supracaudal, no escapa a la vista asombrada de todas aquellas personas que logran ver ese destello alejarse. En las jornadas de anillamiento de cara al público, el martín pescador es por su colorido la estrella de los pájaros. Así me consta cuando el anillador Carlos Pérez, lo muestra delante del personal que le atiende con gran interés durante la charla ornitológica. Al comentar lo datos biológicos del ave mientras lo saca de la bolsa de tela, una leve exclamación del grupo, unánime, cae con la suavidad de un suspiro. Personalmente, disfruto tanto del polícromo pájaro, como de la admiración que despierta en las personas congregadas.








Pero hoy este ejemplar no tiene color, tan sólo, penumbra y claroscuro en la alborada. Es un martín pescador sin colores, sin su esencia específica más reconocida. Gracias al blanco y negro de las imágenes entre las que destaca únicamente su silueta, podemos centrarnos en la paciente atención con que el ave observa la superficie del río. Es una faceta particular de esta avecilla muy entregada a la soledad de sus jornadas de pesca. Tiene varios posaderos por los que va rotando periódicamente a la espera de nuevas oportunidades. En cada uno de ellos, se repite fielmente la misma pose acechante con una intensa fijación al agua. La perseverancia es importante. Tarde o temprano, algún pececillo subirá a la superficie.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

Feliz Navidad



El final de otro año se aproxima. Y, para animar la reciente entrada del invierno con su fría belleza, os dejo estas estampas de blancura luminosa. Espero que arranquéis con energía incombustible la búsqueda de más material para cubrir y compartir próximamente en nuevas entradas.


Que paséis unas Felices Fiestas.





sábado, 18 de diciembre de 2010

Abubillas para siempre.



Siempre es un placer recibir la visita de la viajera abubilla (Upupa epops) al finalizar febrero, cuando regresa del continente africano, su cuartel de invernada. Es un ave de librea caprichosa y llamativa, sobre todo, por esa combinación de blanco y negro muy destacada en vuelo. Pasea coronada con una extravagante cresta, replegándola voluntariamente según su estado de ánimo. Su monótono canto, abunda durante las demarcaciones territoriales en primavera, anunciándose simultáneamente ante las selectivas hembras disponibles.
Es cierto que para disfrutar de estos momentos especiales hay que aguardar al periodo de celo entre marzo y abril. Pero, ya no hace falta esperar su regreso en los viajes prenupciales para verla. Su costumbre parcialmente migratoria parece ampliarse, y, no solamente permanece en el sur y zonas costeras de Levante, sino que se la ve con más asiduidad por regiones del interior ibérico durante el otoño e invierno. No son poblaciones residuales provenientes de Centroeuropa como erróneamente se pensaba. Estas pequeñas poblaciones que rehúsan cruzar el Estrecho para alcanzar sus cuarteles de invierno en una amplia franja del continente africano, consiguen a pesar de las inclemencias invernales, hallar el alimento disponible en la península sin aparente dificultad.
Las citas de este coraciforme en los anuarios ornitológicos aragoneses cada vez abarcan más espacio en sus páginas. Su presencia ya no resulta tan extraña. Durante el mes de noviembre y ahora en diciembre, he visto con frecuencia en áreas despejadas y agrícolas a siete kilómetros de Zaragoza, varios especimenes de abubilla. Este sábado, he tenido incluso, la fortuna de observar a doce ejemplares juntos mientras campeaban por el terreno yermo de una desaparecida plantación de chopos. Ver el vuelo ondulante de una abubilla encandila. Pero, observar el desplazamiento de doce de estas blanquinegras aves ejecutando toda suerte de acrobacias, lo supera. Sus alas agitándose, actúan como heliógrafos. Destellos por doquier.

Me preocupa que la irrupción de algún invierno crudo cargado de fuertes y pertinaces heladas, pueda sorprender a estas magníficas aves insectívoras en su nueva andadura. Como le ocurrió un ventoso y gélido invierno de 1985 a las avefrías (Vanellus vanellus), cuyos picos, no podían perforar el terreno endurecido por las heladas para acceder y capturar a los invertebrados de los que se alimentaban. Murieron miles de estas aves completamente desnutridas.

viernes, 3 de diciembre de 2010

Búho real (Bubo bubo): el superpredador y sus presas (2)


El silencio. Una de las claves de éxito del búho real.

Superpredador, es el término que define la actuación de un predador que se alimenta de otro, ocupando por ello, un
escalafón superior en la pirámide ecológica.


Listado de especies presa consumidas por el búho real (provincia de Zaragoza)




  1. Conejo ----------------- (Oryctolagus cuniculus)
  2. Liebre ----------------- (Lepus capensis)
  3. Erizo común ---------- (Erinaceus europaeus)
  4. Musaraña común ----- (Crocidura russula)
  5. Musarañita ------------ (Suncus etruscus)
  6. Lirón careto ----------- (Eliomys quercinus)
  7. Topillo común -------- (Microtus duodecimcostatus)
  8. Ratón de campo ------ (Apodemus sylvaticus)
  9. Ratón doméstico ----- (Mus musculus)
  10. Ratón moruno -------- (Mus spretus)
  11. Rata campestre ------- (Rattus rattus)
  12. Rata gris --------------- (Rattus norvegicus)
  13. Rata de agua ---------- (Arvicola sapidus)
  14. Comadreja ------------ (Mustela Nivalis)
  15. Garduña --------------- (Martes foina)
  16. Gineta ----------------- (Genetta genetta)
  17. Zorro ------------------ (Vulpes vulpes)
  18. Gato doméstico ------- (Felis catus)
  19. Zarapito real ----------(Numenius arquata)
  20. Garza real ------------- (Ardea cinerea)
  21. Garceta común ------- (Egretta garcetta)
  22. Ánade real ------------ (Anas platyrhynchos)
  23. Alimoche -------------- (Neoprhon percnopterus)
  24. Águila calzada -------- (Hieraaetus pennatus)
  25. Milano negro --------- (Milvus migrans)
  26. Ratonero -------------- (Buteo buteo)
  27. Aguilucho pálido ---- (Circus cianeus)
  28. Aguilucho cenizo ---- (Circus pygargus)
  29. Halcón abejero ------- (Pernis apivorus)
  30. Halcón peregrino ---- (Falco peregrinus)
  31. Cernícalo vulgar ----- (Falco tinnunculus)
  32. Esmerejón ------------ (Falco columbarius)
  33. Azor ------------------- (Accipiter gentilis)
  34. Gavilán --------------- (Accipiter nisus)
  35. Perdiz común -------- (Alectoris rufa)
  36. Codorniz -------------- (Coturnix coturnix)
  37. Gallineta -------------- (Gallinula chloropus)
  38. Becada ---------------- (Scolopax rusticola)
  39. Alcaraván ------------- (Burhinus oedicnemus)
  40. Faisán común -------- (Phasianus colchicus)
  41. Paloma bravía -------- (Columba livia)
  42. Paloma torcaz -------- (Columba palumbus)
  43. Tórtola común ------- (Streptopelia turtur)
  44. Críalo ----------------- (Clamator glandarius)
  45. Cárabo común ------- (Strix aluco)
  46. Búho chico ----------- (Asio otus)
  47. Lechuza campestre - (Asio flammeus)
  48. Lechuza común ----- (Tyto alba)
  49. Autillo común ------- (Otus stops)
  50. Mochuelo común --- (Athene noctua)
  51. Abubilla -------------- (Upupa epops)
  52. Abejaruco ------------ (Merops apiaster)
  53. Pito real -------------- (Picus viridis)
  54. Mirlo común -------- (Turdus merula)
  55. Estornino negro ----- (Sturnus unicolor)
  56. Gorrión común ------ (Passer domesticus)
  57. Cuervo --------------- (Corvus corax)
  58. Grajilla --------------- (Corvus monédula)
  59. Urraca ---------------- (Pica pica)
  60. Chova piquirroja ---- (Pyrrhocorax pyrrhocorax)
  61. Culebra de escalera - (Rhinechis scalaris)
  62. Lagarto ocelado ----- (Timon lepidus)
  63. Sapo indeter.
  64. Rana indeter.
  65. Peces indeter.
  66. Cangrejo americano(Procambarus clarkii)
  67. Escorpión ------------ (Buthus occitanus)
  68. Escolopendra -------- (Scolopendra cingulata)
  69. Escarabajo rinoceronte (Oryctes nasicornis)
  70. Grillo indeter.
Cronología de la conducta predadora del cazador nocturno mediante los restos de sus presas.




Parece sólo, la imagen macabra de una paloma mutilada. Sin embargo, cumple la función de un obsequio. Se trata de una presa perdida por el macho de búho real mientras seguramente, la preparaba como ofrenda nupcial para la hembra. Debió de caer desde la oquedad del roquedo, donde encontré las vísceras y la molleja con granos de trigo desparramados. Dejé la paloma en el lugar mencionado y al día siguiente ya no estaba.



El macho que ocasionalmente guarda en alguna oquedad o arbusto los restos de una presa, acude a recogerla llegada la penumbra de la noche siguiente. Mientras la prepara ulula para ganarse la atención de la hembra, y cuando ésta contesta, acude a su encuentro con exhibiciones de vuelo. Entre carantoñas y tiernos ululares ofrecerá la pieza a la hembra, que adoptará una postura receptiva teniendo lugar la cópula. El macho tiene que ganarse la aprobación de la hembra como buen volador, y sobre todo, como mejor cazador.


Los rastros son muy importantes para compilar datos relevantes del comportamiento cazador del búho real. En este caso, la imagen revela el lugar donde el conejo ha sido preparado por la estrigiforme antes de acabar en su destino. La presión que ejerce el pico de esta rapaz nocturna es notable, y tan eficaz que, puede triturar el cráneo de sus presas habituales para acceder al contenido encefálico. Al margen del rastro de sangre y masa encefálica, quedan restos del hueso zigomático (pómulo) del conejo.


Se han publicado muchos trabajos sobre la alimentación del búho real en la península ibérica mediante los análisis de sus egagrópilas. Sus autores, coinciden en señalar al conejo como presa básica en la alimentación del búho real, sobre todo, por el favorable coste energético entre su captura y el aporte biomásico proporcionado. Cuando la hembra incuba, el macho la provee de alimento. Al ser el gasto energético mínimo, también lo son sus necesidades nutricionales, así pues, su consorte le ofrece la mitad posterior de cualquiera de las presas que captura. En un nido ocupado por una permisiva hembra, llegué a observar con el telescopio la mitad, creo, de un ratón de campo. La cría en el nido fue de un pollo. Era lógico, debido a unos aportes tan escasos en un año limitado de recursos.


Baumgart (1975) propuso que las presas preferidas del búho real no eran necesariamente las más abundantes sino las más accesibles (disponibilidad relativa) y también las más económicas (Blondel 1976). Este puede ser un claro ejemplo de una opción comentada por dichos autores, en la cual, los erizos como presas menos abundantes que el conejo, son más económicas gracias al ahorro energético que supone su cómoda captura. El periodo letárgico da un respiro a éstas frágiles criaturas. Bochenski (1960) menciona un caso en Polonia en el que un búho real murió a causa de una espina sobresaliente de erizo.

Es bien sabido que ésta especie no tolera que haya otras aves de presa en su territorio (Hölgund 1966, Sulkava 1966); de hecho, en algunas zonas de Noruega los búhos reales matan a casi todas las demás aves de presa (Hagen 1952). Conozco tres casos de rapaces muertas por el búho real, cuya extraña actuación predadora desconocía. En el mismo territorio de cría, aparecieron un alimoche y un ratonero común, ambos devorados escasamente por la zona dorsal. Sin embargo, aparecían restos de plumas de sus cráneos en el nido, ocupado por dos pollos de búho muy crecidos. Podría tratarse de un ataque del macho de búho real, ya que su capacidad gástrica es pequeña; tal vez, de unos 300 gramos, y las presas apenas estaban comidas. Probablemente el macho, no pueda transportar piezas del tamaño de las rapaces mencionadas, y tan sólo, se alimente de ellas eliminando como con el azor en otro territorio, la competencia por la caza. Un búho real hallado muerto se perforó el esófago al comerse la pata de una rapaz (Olson 1979)


Entre las dos y las tres semanas los pollos ya pueden permanecer solos en el nido. Es cuando la progenitora, de mayor tamaño que el macho, colabora activamente en la alimentación colectiva. Los pollos a medida que van creciendo, consumen más, y los aportes de la hembra, como la liebre de la imagen, son transportadas por ella hasta el nido o, como en este caso, hasta una despensa cercana. El año de la foto, corresponde a la cría de tres pollos. Comían como limas. Por cierto, debido al peso de la liebre que personalmente comprobé, la hembra de búho tuvo que sufrir lo suyo para transportarla. Gracias a la ubicación del nido en zonas bajo el cazadero, el acarreo de alimento es más llevadero al planear en descenso.





La juventud, es sinónimo de candidez e inexperiencia, y en la naturaleza, tiene un precio muy alto. Cualquier descuido durante sus correrías nocturnas puede acabar en tragedia. Este es un claro ejemplo de aprovechamiento del contenido encefálico. Para acceder a su interior, despedazó el cráneo. Mientras hay alimento abundante suelen quedar restos como éste. Si otros aportes no llegan, se recurre a ellos. Normalmente, no suelen quedar despojos si no son desperdicios incomestibles.



No sé, hasta qué punto, puede el búho real calcular en su comportamiento depredador el abordaje a determinados nidos acabando en primer lugar con el progenitor, regresar posteriormente tras memorizar la ubicación del nido, y acabar con los pollos indefensos. A veces, aparecen restos de plumas encañonadas de pollos sin emplumar junto a otras de ejemplares adultos de la misma especie. Este joven cuervo, no llegó ni a los cuatro meses de vida.



Los ofidios, como esta joven culebra de escalera, son consumidas con cierto desagrado por los jóvenes búhos. Los restos como el de la imagen, escasos por otra parte, se ven habitualmente abandonados cuando hay posibilidades de elección
entre otras presas mejores. Ello puede ser debido a la falta de pelo o pluma, que facilitaría la formación de egagrópilas y por lo tanto, una eficaz limpieza del aparato digestivo. En Suecia, una víbora europea de 30 centímetros de longitud (Vipera berus) fue hallada en el estómago de un búho real muerto, suponiéndose que la víbora mordió al búho real antes de que éste se la tragara (H. Mikkola).



Hay territorios donde los posaderos de búho real (habitualmente machos), acumulan egagrópilas con restos de escorpión.
Una presa bastante arriesgada por su veneno. Solamente en dos egagrópilas he hallado el aguijón venenoso. Las restantes, como la de la imagen, revela con claridad el detalle de las pinzas y restos del cefalotórax entre otros. Podrían haber sido capturados por un búho más veterano y conocedor del riesgo de su ingesta.



Esta otra pinza más exagerada, pertenece al invasor cangrejo americano. Por lo visto, el búho real, no duda ocasionalmente en capturar a este tipo de animales cuando visita las zonas acuáticas, donde además, puede capturar anfibios y peces en sus aguas someras.



Es la fotografía más curiosa que he encontrado relacionada con la hermética conducta del búho real. Es un estornino negro semioculto con dos piedras, presumiblemente, colocadas por el búho real con objeto de ocultarlo entre el escaso ramaje de una raquítica ephedra. El estornino, aparecía decapitado y las rectrices arrancadas. Una clara maniobra preparatoria de la presa dedicada y guardada probablemente como ofrenda nupcial, ya que la fecha del hallazgo aconteció en el mes de octubre. Plumones y excrementos del gran búho, a parte de hallarse cerca de una oquedad nido, me hicieron sospechar de la autoría de esta rapaz. Quizá algún día, aparezca otro hallazgo como éste que pueda aportar más detalles