miércoles, 15 de agosto de 2018

El pequeño avión roquero



Pollo de avión roquero Ptyonoprogne rupestris de unos diez días de edad caído del nido (6 de agosto de 2018).

Era el día de suerte del pequeño avión roquero. Es gratificante coincidir en el momento justo para socorrer a un pequeño pájaro y tener la fortuna de que el nido esté localizable. Por desgracia, lo mas habitual es todo lo contrario.
Después de haber disfrutado de la primera cría de estas aves, esperaba la segunda que no tardaría mucho. Aunque las fotos son de hace unos días, sabía que los pequeños estaban dentro de su cuenco desde hace una semana, habiendo visto sus picos por el telescopio.




Lo deposité donde mas espacio había, pensando que él mismo se abriría hueco, pero, allí no se apartaba nadie. Tuve que dejarlo al fondo para que estuviera mas seguro.
Al día siguiente me acerqué y comprobé que no había novedades.

A este barranco me acerco por ver a la especie mencionada, a la que me gusta observar detenidamente dada la gran facilidad de los escarpes calizos para ofrecer buenas vistas de su actividad voladora.
Con los prismáticos miré detenidamente el nido para ver su estado. Es accesible para mí, pero no para otros depredadores, ya que se sitúa a unos dos metros del suelo. Caminando hasta el fondo del barranco, donde se cierra, se ubica en el techo de una gran cavidad . Nunca he visto un nido mas accesible ni tan bajo, tan sólo a dos metros de altura del pie del cortado.


Jóvenes de la primera cría del año.

Este nido fue utilizado hace dos años por una pareja de colirrojo tizón y, poco después se desplomó, desconozco la edad del mismo, sin embargo, lo recuerdo durante muchas incursiones a este lugar. De nuevo fue construido en el mismo lugar, debido a la exactitud de su ubicación, tal vez por la misma pareja.
Los pollos estaban tranquilos, ocupando su espacio ordenadamente con la cabeza apoyada en el borde del nido. Fue al mirar por curiosidad las heces bajo el nido, cuando vi al pequeño desventurado en el suelo. Supongo que caería en la última ceba poco antes de llegar yo, quién sabe...Lo cierto es, que por esta vez el pajarillo recibió un comodín extra para continuar con su vida.
El nido es demasiado pequeño para albergar a cuatro o cinco pollos que van creciendo y ven reducido su espacio considerablemente. 
Deposité al pequeño para que se hiciera hueco, pero, allí el espacio es vital, y ninguno de los hermanos estaba dispuesto a facilitárselo. La competencia por un buen espacio para recibir las cebas es brutal, y todos luchan por él.
Dos días después fui de nuevo y allí estaban los cinco hermanos, por obligación, mejor organizados con el espacio nidal aunque también algo mas apretados.

En ningún momento, al depositar el pollo en el nido, tuve ataques por parte de los progenitores. Lo que me recuerda que, la conducta de los animales no es matemática, cosa que por otro lado agradezco para seguir disfrutando comportamientos de carácter variado. 


Para asegurarme de que todo iba bien, hice esta foto pasados ocho días. Hay que ver como han crecido (14 de agosto de 2018)
No sabría cuál de ellos es el accidentado.
Como veis, el nido es algo similar al camarote de los Hermanos Marx. 


Fijaos bien, como os comentaba en la entrada, esta es la construcción antigua. Hay dos jóvenes de los cuatro en el nido. Los otros dos hermanos ya lo abandonaron. 
La fotografía es del 15 de agosto de 2013. El nido dio mucho de sí.
Comparad la estructura de este cuenco, mas amplio y robusto que el de la fotografía superior donde están los cuatro pollos hacinados. Los nidos son diferentes, sin embargo, han utilizado el mismo emplazamiento. El de abajo podría corresponder a una pareja veterana por su construcción y, el de arriba, a una pareja mas inexperta. Y, por qué no, también, tal vez una pareja sea mas avanzada al margen de su edad, que la otra para estos menesteres, etc. Ya se sabe, los naturalistas siempre tratando de sacar conclusiones ante cualquier duda...




Tienen bastante genio los aviones roqueros y, al igual que este macho de cernícalo vulgar Falco tinnunculus, incapaz de evitarlos, muchas otras rapaces de mayor tamaño también conocen a estos meteóricos voladores por lo mismo. 

Palacio Real de San Ildefonso (Segovia). Se aprecian en vuelo aviones roqueros y comunes compartiendo medio antropógeno. De igual manera lo hacen en el medio rupícola. El avión común es más gregario que el roquero, a éste último, le gusta mas estar espaciado y no tolera la cercanía al nido de sus congéneres. 


El nido de avión común Delichon urbicum, como se aprecia en la imagen, tiene un pequeño orificio en la entrada por la que sólo puede asomar un pollo (cuando está nuevo o reparado). En el de avión roquero Ptyonoprogne rupestris la abertura es total (como en el de la golondrina común Hirundo rustica) y los pollos se abalanzan con mas riesgo a la hora de la ceba. Ambas construcciones se habilitan bajo los extraplomos de los cortados rocosos.


Recuerda; antes de llevarte un pollo aparentemente desatendido de ave silvestre, lee estos dos enlaces:

https://www.seo.org/2016/06/01/pollitos-huerfanos/

http://www.grefa.org/esta-en-tu-mano/como-cuidar-a-un-pollito-en-casa


domingo, 12 de agosto de 2018

El carácter del avión roquero (Ptyonoprogne rupestris)




EL RECORTADOR DE ROQUEDOS

Vuela parsimonioso, recortando con maestría cada saliente del roquedo calizo. Avanza, dobla con un giro decidido y contundente cuando su singladura concluye para prospectar otro nivel mas bajo o mas alto. Una maniobrabilidad experimentada da fe de su especialización voladora. 
Durante la constancia de su vuelo atraviesa nubes de insectos de los que se alimenta; moscas, mosquitos, himenópteros y pequeñas mariposas. Alterna esos vuelos fugaces con descansos esporádicos sobre sus repisas favoritas en las cuales, además, arregla su plumaje cuando el momento lo requiere.





De todos lo hirudínidos españoles es el que pasa mas tiempo establecido. La llegada a los roquedos de cría acontece a finales de febrero, y la estancia se prolonga hasta octubre.
El nido mas tardío que tengo anotado es uno con cuatro pollos de corta edad (poco mas de una semana) el 25 de agosto de 1996 en Calcena (Zaragoza); probablemente de una segunda puesta. 
Al margen parcial, de su biología, me encandila sobre todo el comportamiento reproductor, y si cabe afinar algo mas, la irascibilidad con los intrusos en su territorio de cría.


Los blancas manchas ovaladas de la cola diferencian al avión roquero del avión zapador; éste último tiene además un pardo collar del que carece el avión roquero. De tamaño es algo mayor nuestro protagonista. 



Como les gusta a estas golondrinas roqueras atrapar plumones al vuelo. Plumones que, a veces, el viento les dificulta prenderlos con el pico. Que tarea mas entretenida para ellas afrontar el reto.
En una ocasión, pensé que un avión roquero trataba de acomodarse el plumón atrapado en el pico; hasta tres veces lo perdió y recuperó. Después, supuse sin extrañarme, que tal vez el macho estuviera demostrando a su pareja sus buenos reflejos en un vuelo de exhibición, posicionándose con garantías como un buen cazador y consorte. Por otra parte, tampoco cabía desdeñar la posibilidad de un juego de habilidad del ave.





LA GOLONDRINA MAS IRASCIBLE

En Pelegrina, un mes de agosto de 2002 un grupo de aviones roqueros atacaban a una hembra de gavilán que penetró en su territorio. Sin descanso y de manera continuada, se produjo una serie de ataques en cadena por parte de estos veloces pájaros hacia la rapaz, que, debido a la intensidad de los mismos y al agobio acuciante, se vio obligada a ascender desequilibrada y con vuelo batido tratando de esquivarlos para ponerse a salvo.
No hay rapaces que escapen a su infernal acoso; tampoco, otro tipo de aves. De una sutil voz de contacto entre los ejemplares del barranco, pasan a un comunitario sonido áspero y desafiante muy audible cuando un peligro amenaza a la colonia de sus nidos dispersos.
De paseo por el monte no es difícil levantar el vuelo de un joven búho real, incluso adulto, de su posadero. Todo concluye con una nubecilla de aviones roqueros desquiciando a la rapaz de la noche mediante vuelos fulgurantes sobre su cabeza.





A pesar de no encontrar referencias (no digo que no las haya) sobre ataques a personas que se acercan por descuido a sus nidos, quiero comentaros este comportamiento al respecto como algo de lo mas emocionante jamás vivido.
Normalmente si dejamos una senda para buscar rastros de animales, ya sea en posaderos o atalayas espontáneas donde despluman o despellejan a sus presas sobre los cortados, etc., tenemos el inconveniente de ser atacados por el avión roquero si éste está anidando en ese momento. Cuando traspasamos su barrera de seguridad, el macho emprende un veloz picado hacia nuestra cabeza rebasándola a un escaso palmo de distancia. Notamos una corriente de aire y el zumbido de la velocidad simultaneada también por su áspero grito. No sé si lo habréis sentido en alguna ocasión similar. Es algo extraordinario.


Descolgándose del cielo, el avión roquero en uno de los ataques en picado hacia mi posición. 

Pero, hace unas semanas tuve un deseo experimental muy atrevido con el avión roquero, gracias a la existencia de un pequeño barranco calizo donde los pollos eran ya volantones con un adecuado progreso ¿Qué pretendía...? Pues algo que quería hacer desde hace muchos años y no me atreví; aguantar de frente la llegada de este pájaro veloz y maniobrero.
Me resultaron sorprendentes sus ataques sabiendo que los nidos estaban vacíos, y los jóvenes alternando vuelos con esperas en las repisas para ser cebados. Los ataques se repetían como kamikazes sobre mi persona, no hacía falta ni salir de la senda para recibirlos. Por fin me armé de valor y fui localizando sus ataques antes de producirse. Vista al frente y, aguantar con la vista sin parpadear el picado de la aerodinámica golondrina parda hacia mi rostro. No se amedrentó el ave y en cuestión de milésimas de segundos se descolgó de la altura óptima de ataque y bajó decidida; veía un óvalo como atravesado por una línea horizontal difusa llegando a gran velocidad hacia mi cara pero, fui incapaz de aguantar la mirada y cerré los ojos. Tardé hasta recibirlo con los ojos abiertos. Fascinante capacidad la de este portentoso hirundínido que, sin tener los colores destacados de otras aves, si tenía la gallardía de atacar con bravura la intrusión, incluso, del ser humano. 


La imagen superior e inferior corresponden a sendos ataques del avión roquero. La cámara de fotos no tenía capacidad de captar la llegada, dada la gran velocidad de picado.



Quiero concluir tras añadir en esta experiencia enriquecedora, incluso aguantando la mirada hasta recibir su esquivo vuelo con una precisión milimétrica y las pulsaciones al máximo, que el ave me provocaba siempre un profundo escalofrío en todo el cuerpo por la acción perfecta de su giro ante mi cara en el último momento, arrastrando al paso fugaz, un pequeño vendaval acompañado de su áspero grito (temía algún fallo de cálculo del ave).
No dejaron de acosarme hasta que dejé el lugar de estos bravos pájaros. Creo que tienen que sentirse soberbios por las batallas acometidas ante cualquier intruso. De paso, una buena demostración cultural para esos futuros guerreros posados en la roca caliza, observando y, a la espera cómoda de las cebas que ya podían buscarse por sí mismos.


Un joven atiende su plumaje y realiza estiramientos en un momento de descanso. 


Nube de insectos, habituales en la dieta del avión roquero.




A la pareja le gusta los vuelos sincronizados. El macho realiza pasadas acrobáticas cerca de la hembra a la que, probablemente, trata de impresionar.


Apenas de distinguen de la roca cuando vuelan cerca de ella. La precisión de su vuelo hace de esta ave una gran recortadora del medio pétreo.






La pareja reposando. El macho, a la derecha, me sigue con atención. 
Bastaba un pequeño descanso para encadenar después nuevos ataques. 

7 de julio de 2018, barranco del río Huerva (Zaragoza).

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...