domingo, 11 de agosto de 2019

Encame de búho real (Bubo b. hispanus)



Hembra de búho real encamada.

Lo primero en llamar mi atención son los plumones de la rapaz nocturna rodeando el cuenco donde reposó. 
Imagino, mirando atentamente y acopiando en mi mente los detalles observados, cada paso del búho real llegando a este punto de descanso. Su vuelo silencioso pero lleno de turbulencias al aterrizar, provocando una leve nube de polvo en suspensión que acabará posándose plácidamente sobre las piedras del suelo. Y, la rapaz, girándose con sus pupilas dilatadas para asegurarse del inexistente peligro antes de tumbarse sosegadamente. La imagino poderosa en su feudo, atravesando la noche con su mirada, desvelando cualquier imprevisto para salvaguardar su descanso. 

Los encames de esta gran rapaz nocturna (donde a veces no hay restos) no son tan fáciles de hallar como los posaderos o nidos. En estos espacios de descanso reposan tumbadas, y no precisamente durante el día, también por la noche si ésta se presenta laboriosa y larga. 
En los encames, el búho real se echa sobre el sustrato cómodamente, como si estuviera incubando. Sin embargo en los posaderos habituales, durante el día la rapaz reposa siempre de pie dejando excrementos y egagrópilas de su larga estancia con mas frecuencia que en los encames. Ninguna de las dos ubicaciones albergará restos desgarrados de presas, etc., labor ejercida en otros puntos adecuados para ello. 




Encame de búho real. Se observan plumones ventrales alrededor del polvoriento cuenco y huellas de los lóbulos plantares de sus garras.


9 comentarios:

  1. Impressionante a sua capacidade de observação e o comprometimento do aprendizado e compartilhamento de vivências... um amante estudioso da imensa natureza...
    Agradecida por seu viver...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando has visto tantas veces al búho real (no por ello resulta menos interesante), tienes otra fuente de curiosidad en sus rastros, que te ofrecen otras importantes pistas sobre su comportamiento. Puedes ver al búho real desplumar una presa y quedar hechizado; también ver el rastro dejado e imaginarte la escena, no por ello resulta menos impactante.
      Es más fácil ver los rastros terminada la acción del desplume que coincidir con la rapaz protagonizándolo.
      Besos...

      Eliminar
  2. No sabía de los encames de estas aves. Creía que siempre descansaban posadas de pie. Tu capacidad de observación del comportamiento de esta especie es asombrosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Todo comienza un día donde casualmente hallas un egagrópila de ésta fascinante rapaz y, decides seguir a la búsqueda de más rastros para encontrar otras nuevas. Cuando abres una egagrópila es como un cilindro sorpresa; sobre todo si buscas esa captura distinguida entre las otras comunes.
    Mirando cortados, repisas, oquedades, etc. aprendes a distinguir el uso de cada ubicación, ya que, al final todo tiene distintos matices que anotas en fotografías y anotaciones.
    El de los rastros en un mundo real pero, con sus protagonistas actuando en tu mente al son que marca la referencia.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Sabia interpretación de las costumbres y "volanzas" de esta ave que tan bien conoces. Mientras el buho reposa el experto deja su mente volar, y lo ve e imagina en sus habituales actos que ahora no está haciendo pero que sabe que los hizo o hará, tal es su conocimiento del espécimen.

    De cuantiosas horas de estudio y observación se nutre la mente del experto.

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre me han llamado la atención los rastros y restos de predadores tras abandonar su cubil o su presa terminada.
      La mayoría de las veces, puedes hacer con ellos una buena colección de plumas de las especies consumidas (si son aves, claro).
      Un abrazo Carlos y, al monte...

      Eliminar
  5. No sabia de los encame de búho real... se observan plomono ventales alrededor del polvoriendo cuenco y huellas de los lobulos plantales de sus garras ���� muy interesante este tema

    ResponderEliminar
  6. La naturaleza nunca deja de fascinarnos. En ella todo tiene una razón de ser.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...