martes, 4 de enero de 2011

EL rock de la charca



Estaba esperando impaciente la llegada de pájaros al abrevadero durante una larga mañana algo tediosa. Y, en un intervalo de soledad, apareció una hembra de roquero rojo. Se acerco tímidamente y con mucha cautela hasta la orilla.

Una vez pegado al agua, se adentró con prudencia de un leve salto y…, ascendió con la velocidad del rayo propulsado por sus veloces alas. Agitándose en el aire con locura desatada. Entonces, comprendí porqué le llamaban roquero.


16 comentarios:

  1. ¡¡Qué chulada de bicho!!
    Una vez, en unos riscos del monte, vi un roquero solitario precioso.
    Muchos saludos, Javi.

    ResponderEliminar
  2. ¡ qué dicha haberlo podido ver!
    No hay nada más hermoso que observar los animales en su habitat.
    Gracias Javier!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. QUE NOMBRE MAS PECULIAR!...ES HERMOSA EL ROCKERO PERO CREO QUE DEBERE VERLO EN PERSONA PARA ENTENDER PORQUE LE LLAMAN ASI....PERO SUPONGO POR LO QUE DICES QUE ES POR SU SALTO....HERMOSAS FOTOGRAFIAS JAVIER...HASTA LA PROXIMA

    ResponderEliminar
  4. Isso de ficar esperando os animais em cena é típico de um amante da natureza...

    Lindo voo...

    Um beijo.

    ResponderEliminar
  5. eje, esos roqueros parece que tienen mucha marcha...

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que viéndoles volar entre los riscos no hay duda de la marcha que tienen.

    ResponderEliminar
  7. ¡Jajajaja, me ha encantado el título de la entrada! Ya esperaba el baile de un mirlo acuático amenizado por un coro de ranas cantarinas y nos sorprendes con esta preciosidad. Si es que el campo siempre tiene esa capacidad renovadora e ilusionante,¿verdad?

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  8. Mira Javier, ¿te digo de verdad, de verdad, lo que pienso al respecto?
    Pues que la hembra de roquero rojo, de alguna manera sintió tu presencia y quiso recompensar esta enorme paciencia que tienes en esperar a que aparezca algún animalillo. Entonces, se puso a bailar desenfrenadamente ese rock que ella sabe bailar y que lo hace en ocasiones.
    Gracias por tu PACIENCIA, con los animales y con nosotros también. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ... pues yo a esta señora ni a su señor marido he tenido el gusto... Y es que por estas latitudes debe ser que no...

    Enhorabuena. Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué curioso! cada animal nos sorprende a su manera y esta hembra de roquero rojo te amenizó por un momento con su actuación.
    La segunda foto con el reflejo en el agua es preciosa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que curioso¡¡¡

    Aprovecho para desearte lo mejor para 2011, y que nos sigas regalando entradas como las de tu blog que tanto nos enseñan.


    Un abrazo muy fuerte, Javier.


    A Salto De Mata
    Viajeros Sin Limite

    ResponderEliminar
  12. - Completamente de acuerdo contigo Guillermo; son los roqueros unos pájaros peculiares y de gran belleza. La hembra de roquero rojo no tiene los vistosos colores del macho, pero por lo menos se baña a menudo, cosa que no llegué a ver en el macho. Cachisss.
    Cuantos más pájaros te falte por ver, en teoría, más tendrás para disfrutar cuando los veas por primera vez.

    Saludos.


    - La suerte Mabel es poder ver y disfrutar de cualquiera de ellos, pues aun teniendo simpatía por algunos en concreto, todos con su característica conducta deleitan a cualquier ornitólogo que se preste a ello.

    Saludos.


    - Bueno Capriyunliuz, realmente el nombre es debido a su distribución habitual por los espacios rocosos donde además crían a sus pollos. También son frecuentes los nidos en viejas edificaciones ruinosas. Pero… porqué no; por supuesto además, por el escenario tan monumental donde se exhiben con agilidad durante sus vuelos, impresionándonos con sus prodigiosos y audibles cantos.

    Saludos.


    - Hola Teca: los ojos son egoístas y siempre quieren ver la actividad de todas las criaturas de la naturaleza, y cuando se cierran para descansar, sueñan con lo que vieron.

    Un abrazo.


    - Araña: a algún rockero de los no contaminados todavía, les ha chocado el curioso nombre de “roquero rojo”; verdaderamente, viste un montón.

    Saludos.


    - Buena marcha Jesús; una chupa bien coloreada y metalizada y por supuesto, muy buena voz.

    Saludos.


    - Trotalomas: cuando el ave se introducía en el agua, sólo esperaba el típico chapoteo con las alas, y no verle salir disparado en vuelo como si Chiquito metiera la punta del pie y gritara Haaalll… saltando hacia atrás.
    Tienes razón Trota; el campo siempre ilusiona, y mucho.

    Hata luego Lucas.


    - Pocas veces Clariana me gusta encerrarme en un hide para esperar la fotografía del ave en cuestión. Pero sé que las mejores fotos se obtienen de esta paciente manera. Aquel que sigue las normas con gran respeto, consigue unas instantáneas de ensueño. Lo malo de esta actividad es que te pierdes muchas escenas del ave a fotografiar y la disfrutas menos por la tensión a la que estás sometido. A veces, sin darte cuenta, la cámara obsequia con una fotografía excepcional que hasta al fotógrafo asombra (algunos buenos fotógrafos lo comentan).
    Agradezco al roquero su pose, y a ti el comentario.

    Un abrazo.


    - Anzaga, el roquero rojo no precisa de grandes cortados rocosos, y es de presencia común en afloraciones de caliza a altitudes a partir de 600 metros. Aprovecha los huecos de los corrales y edificaciones aisladas. Es cuestión de suerte que aparezca en uno de tus paseos manchegos. Suerte con él.

    Saludos.


    - Abedugu es todo un mundo de fascinación poder contemplar a cualquiera de las aves que pueblan nuestra península. A pesar de que muchos pájaros no tengan colores atractivos, ello lo suplen con comportamientos herméticos y plumajes adaptados por su mimetismo a los terrenos donde se distribuyen, pasando totalmente desapercibidos y alimentando con más énfasis nuestra curiosidad.

    Saludos.


    - Pues lo mismo te deseo Miguel: feliz 2011 y que esos viajes que te dan la vida junto a tus seres más queridos te den más fuerza para disfrutarlos continuadamente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. Pues a mí me pasa como a Anzaga, ni las plumas le he visto, sólo le conozco por blogs.

    Qué suerte!

    ResponderEliminar
  14. Apúntatelo en la agenda para esta primavera cuando vayas por espacios rocosos. El macho tiene unos contrastes alucinantes, y la exhibición ante la hembra es espectacular.
    Suerte.

    saludos.

    ResponderEliminar
  15. Los viejos roqueros nunca mueren...¡Y no me extraña con esa vitalidad!

    Sal-U2, Javier.

    ResponderEliminar
  16. Alguno se nos queda por el camino, además de los que a punto están de jubilarse, si no lo ha hecho ya.

    Gracias por el saludo con mucha fuerza.

    Recibe un saludo U2, o los que hagan falta.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...