martes, 11 de enero de 2011

El apogeo constructor del buitre leonado


Los días no han acompañado mucho a las salidas al campo, a causa sobre todo, de la persistente nubosidad y fuerte viento. Es sol apenas ha hecho aparición. Pero a pesar de estos inconvenientes sin relevancia, las escenas más habituales en estas fechas han estado a la orden del día.

El mes de enero, es sin duda un gran espectáculo para observar la faceta más importante de la biología del buitre leonado (Gyps fulvus); me refiero al inicio de la construcción del nido donde traerán al mundo a un pollo cada pareja y, que cuidarán con enorme dedicación. He pasado largas horas estos días observándolos en su quehacer diario. Los buitres en su afanoso trasiego, portan el necesario material vegetal al nido. Es una actividad frenética la de éstos gigantes voladores en busca de ramas para concluir la construcción de la plataforma. Ésta labor ocupa a ambos consortes, y decora el cielo con una abundante circulación de multitud de individuos viajando de un lado a otro, cargados con su correspondiente manojo de hierbas, ramas etcétera. Todo lo transportado, depende del avance de la obra.

La pareja que sigo con gran interés regenta una parcela muy atractiva, que cuenta con la ubicación nidal exterior y una amplia cueva donde guarecerse en caso de fuertes tormentas o calor estival. El macho tiene una coloración oscura y apagada, la cabeza y la gorguera apenas destaca del resto del cuerpo. La hembra es más atractiva, con la cabeza y gorguera muy blancuzca y plateada, su plumaje es mucho más pálido. Colaboran estrechamente los dos en la construcción, y además, en los remates y acabado del nido. El macho participa brillantemente en dicha labor; a veces, me da la impresión de que si por él fuera pondría hasta el huevo. Dependiendo del orden de elaboración del nido, vemos a unos ejemplares acudir a por ramas gruesas para cimentar el nido. Otros acuden a los pinos o a los romeros para recolectar ramas intermedias. Los más adelantados, arrancan manojos de fina hierba con la que tapizarán el cuenco que cobijará al huevo, y posteriormente, al recién nacido.

También desgraciadamente, existen hurtos de material. Si un nido queda vacío y sin la vigilancia oportuna, siempre aparece algún oportunista espabilado y mal compañero, contribuyendo ilegalmente al aligeramiento de plataformas ajenas.



Buitre portando hierba para el forro del nido; esta es la última fase de su construcción.



Algunos ejemplares abordan literalmente a los pinos para arrancarles las ramas más tupidas de sus copas.






Los más cómodos las arrancan de la parte baja, aunque sus acículas son más cortas y aportan menos cubrición.

19 comentarios:

  1. Aqui nós não temos essa ave...

    Você está testando a sua paciência ao ficar observando o processo de nidificação do abutre. Após várias idas e vindas eles preparam o ninho para receber a cria. Quando é a época da postura?

    Saudações, Javier.

    ResponderEliminar
  2. Curiosamente, los buitres leonados suelen dar la sensación de no preocuparse mucho por la construcción del nido, pues bajo los cantiles apenas se percibe esas estructuras (que no llegan al virtuosismo de las cigüeñas blancas). Pero tu documentado reportaje pone de manifiesto que desarrollan todo un plan de arquitectura nidal...Aunque algunos buitres recalcitrantes lo hagan a expensas de los demás.

    Saludos, Javier, y recuerdos a esos buitres (a los laboriosos).

    ResponderEliminar
  3. Estuve observando el proceso que comentas el año pasado, la construcción de los nidos y luego la incubación. Los que yo vi bajaban hasta el suelo a por ramas, aunque el suelo del que hablo estaba bastante alto para mí, por allá en paredes montañosas. No es que bajaran a mi lado. Pero me resultó curioso. Y luego la incubación tambíen la llegué a ver. Hacen nidos en lugares en los que te parece imposible que no se caigan al abismo. Aprovechan cualquier saliente.

    Y ya está comenzando otro ciclo reproductor, madre mía cómo pasa el tiempo, si parece que fue ayer cuando lo observaba.

    Ayer mismo ví en otro blog fotografías de águilas reales ya apareándose el día 1 de Enero. Parece que va algo adelantada la cosa.

    Saludos Javier!

    ResponderEliminar
  4. Maravillosas fotos de estas aves.
    ¿Me parece a mí o de lejos (sin mirarle la cabeza) parecería un águila real? (o será mi imaginación)

    Se agradece infinitamente toda esta información ya que a través de ella y de las fotos, podemos deleitarnos con esa parte de la naturaleza que para muchos de nosotros, no está a nuestro alcance.
    Un saludo, Javier !

    ResponderEliminar
  5. - Hola Teca: una vez construido el nido y dado el visto bueno, ponen un único huevo de color blanco que incuban durante unas seis o siete semanas. Cuando nace el pollo, es atendido con toda delicadeza. Abandonan el nido al cabo de unos tres meses y medio; dependiendo de la paciencia de los padres ante la comodidad del pollo por seguir bien atendido.

    Un abrazo.


    - Y así es Javier. Apenas acumulan leña y la estructura se desarma a las pocas semanas de uso a causa de su fragilidad. Lo que ocurre cuando tienes la posibilidad de comparar a cierto número de parejas, ves la diferencia en el trabajo y la coordinación. Hay una pareja a la que tengo ya cierto aprecio y la sigo con mucha atención. Tienen buen entendimiento y nunca falta un ejemplar en el nido, de éste modo, evitan el expolio de material. Pero al fin y al cabo, a pesar de intentar detallar la obra mediante el movimiento y cambio de ramitas, son como Homer Simpson haciendo la caseta para el perro.

    Esos recuerdos se harán efectivos en cuanto vaya a su encuentro.

    Saludos para ti también.


    - Me gusta Mamen la afluencia de estas aves llenando el cielo. Y es un pasatiempo intrigante seguir su trayectoria en busca de ramas, como dices, hasta en el suelo. Seguramente, sean las más gruesas para la base del nido; también las cogen de las caídas en las repisas bajo las plataformas propias.
    Si, cómo pasa el tiempo, pero afortunadamente, el mismo ciclo se recibe exactamente con la ilusión novedosa de otra cita diferente.

    A estas alturas del año, el amor va que vuela.

    Saludos.


    - Mabel: no, no es un águila real, aunque tampoco me importaría pero, cuando le toque.
    Bueno como estas aves son muy agradecidas, bien merecen una entrada o las que sean.
    Gracias por pasarte y disfrutar de nuestro entorno natural con amigos de gran envergadura.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues qué quieres que te diga, Javier. Vaya pasada.
    En mi pueblo hay un roquedo parecido al de tus fotos donde anidan rapaces y una vez de pequeño me subí allí a explorar y había un mochuelo precioso. De repente, un conejo salió disparado por mi lado y me resbalé y caí. Fue gracioso, pero parece que a los conejos les gusta darme sustos, porque me lo han hecho muchas veces eso de salir por ahí corriendo sin avisar. Bueno, tú hablando de buitres y yo de conejos, para que veas cómo rige uno.
    Tengo ganas de ver buitres otra vez, aquí hace tiempo que no veo. La última vez fue en la Sierra de Alcaraz, tal vez vaya para ver.

    Saludos, Javi.

    ResponderEliminar
  7. increible fotografias!...me impresionas siempre con lo nitidas que son...y como siempre contigo se aprende un mil de todo sigo tus pasos:)

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Javier!
    Una de las cosas que me fascinan de las aves y de otros animales, es la construcción de sus nidos, o de otros hábitats. Tienen una inteligencia especial en hacerlos, recuerdo también la extraordinaria labor de los castores construyendo sus galerías, por poner otro ejemplo.
    Otra cosa que me llama la atención es la puesta de un único pollo, así lo pueden atender mejor. Pues es agobiante para las madres cuando tienen tantas crías y les han de procurar la alimentación, cosa que sucede en la mayoría de las especies. Creo que los elefantes también tienen sólo una cría por parto.
    Me gustan mucho las fotografías, pero sobre todo tu explicación. Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Jejeje, el buitre leonado era la estrella absoluta de los programas de Rodriguez de la Fuente. Cuando alguien quería imitar a RdlF lo primero que decía era "...el buitre leonado". Dios, que suerter tienes de poder hacer esas excursiones fotográficas. Te envidio.

    ResponderEliminar
  10. En navidad ya se veía alguna pareja volando en paralelo y ya andan con el trabjo del nido. ¡Mira que tienen que adelantarse estas grandes aves para cumplir todo su coclo biológico!
    Incuban en lo que es casi lo más duro del invierno.
    Cuando has citado los romeros como tapiz del nido, me he acordado de que los gorriones de mi zona tienen especial preferencia por las aromáticas (menta fundamentalmente, pero también otras) y durante casi todo el proceso reproductivo aportan ramitas frescas al nido a primra hora de la mañana. ¿Quizás se beneficien de un cierto efecto insecticida?

    ResponderEliminar
  11. Curioso lo de la posibilidad del efecto insecticida...

    ResponderEliminar
  12. - Guillermo: sobre todo, cuidado con las caídas. Por no hablar de pendientes prolongadas donde el mal es mayor; en las caídas tontas sobre piedras, las roturas están a la orden del día. No hace mucho en un resbalón bajando, al sortear una piedra grande resbalé y me raspé toda la caña de la espinilla contra la maldita piedra; además rompí la pernera del pantalón. A esos conejos llámales la atención con una buena reprimenda.

    Aquí ya sabes que hablamos de todo, y que el tema por supuesto, tiene que sugerir nuevas líneas de ataque para no parar de conversar pulsando teclas.

    Aprovecha este mes de enero que la actividad constructora de los buitres es muy interesante.

    Saludos.


    - Hola Capriyunliuz: suelo hacer las fotos a distancias muy prudentes, pues prefiero no interferir en la conducta habitual de las aves para no alterar su comportamiento. Esto a su vez, trae un pequeño problema por la distancia, que es la cortina ambiental de partículas que flotan en el aire, y hace que salgan las fotos con una delicada neblina casi imperceptible. Por ello, utilizo algo de photoshop, para eliminarla y hacer algo más atractiva la foto.

    Saludos.


    - Qué tal Clariana: está claro que una de las facetas más interesantes de los animales es la construcción de los nidos o cubiles. Desde; como dice Javier Barbadillo, los nidos de confección algo despreocupada de los buitres, hasta los elaboradísimos como el del pájaro moscón, la urraca, el abejaruco, los pájaros carpinteros etcétera y, por no profundizar en las construcciones de determinados insectos como las termitas cuyos termiteros son auténticas obras de arte funcional, todos tienen para el observador un matiz artesanal con que estas criaturas a su manera y capacidad aúnan esfuerzos empleando el tiempo necesario para dedicárselo al lugar donde aposentarán a su descendencia.
    Muy acertada la observación que haces sobre la atención a un único pollo; es un descanso, y por supuesto, la atención es bastante más efectiva, siempre que no haya carencia de alimentos. Otra cosa es por ejemplo los pollos volantones de gorrión común; mientras cada uno de los pollos se va a su aire disfrutando de la novedad de la vida en el exterior, para los padres resulta estresante sobre todo cuando cerca hay gatos y urracas a los que ignoran los jóvenes por su inexperiencia.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  13. - Bueno Araña, no es que vaya de propio a hacer las fotografías, sino que con el equipillo y moviendo las botas de monte sin descanso pero con mucho entusiasmo, de vez en cuando topas con estas escenas que como todas las demás y una vez captadas, engrosan seguidamente el archivo de imágenes para futuras entradas.

    Tienes que escaparte un poco por el monte para oxigenarte, que la lucha contra cierta cultura mediocre e impresentable, desgasta muchísimo.

    Saludos.


    - Tengo Jesús, observaciones de parejas y sus nidos, y lo que más me choca es el ejemplo de dos ubicaciones diferentes de nidos en dos grandes oquedades que ofrecen las mismas posibilidades, sin embargo, una de las parejas construye en el interior de la cueva y la otra en el exterior. Y, lo que comentas de la incubación durante la crudeza del invierno, que viene a cuento por la fortaleza de estas rapaces, es haber visto curiosamente en la pareja que anida en el exterior, cómo aguantan con firmeza nevadas, fuertes lluvias e incluso granizo. Aunque no sufren el impacto totalmente directo, acaban empapados mientras incuban o protegen al pollo. Es para verlo.

    Sobre el aporte de plantas con intenciones sanitarias, lo dejo para los estudiosos de esta interesante conducta, propia de determinadas aves que las utilizan como antiparásitos. Es buena la observación pero ya sabes, hace falta horas de seguimiento para alcanzar por lo menos, alguna hipótesis razonable. Una de las aves que utilizan este tipo de plantas es el herrerillo y el estornino entre otras; tal vez esta pauta sea común en nidos de interior. El búho real deja reposar sus nidos más utilizados cada dos años aproximadamente, para que su inutilización los libere de los parásitos. Sería para una interesante investigación y conversación que llevaría mucho tiempo. Pero aun así, un interesante desafío. Si te animas Jesús…

    Saludos.


    - En los buitres Mamen, sería interesante mirarlo pero…lo de siempre, el tiempo.

    ResponderEliminar
  14. El sábado ya observé varias cópulas de buitre leonado y me acordé de tí, no había reparado en ello hasta que lo leí en tu blog. Bueno, creo que no había reparado porque desde antes de Navidad no había vuelto a salir y quizá era aún pronto.

    Se siente uno espectador privilegiado.

    Saludos Javier!

    ResponderEliminar
  15. Este mes habría que taparse los ojos para no ser partícipe indirecto de tanto escándalo en los cortados rocosos; bueno…, y los oídos, por supuesto.
    De todos modos, en un mes tan triste para los barrancos interiores donde no hay casi nadie (aves migradoras), se agradece la alegría de los buitres que le dan vida con su apresurada tarea de la construcción de sus nidos. Bueno, también se ven en invierno a los acentores alpinos y a los treparriscos que bajan de la alta montaña. Ahora están en El Valle del Río Mesa.

    Saludos Mamen.

    ResponderEliminar
  16. Javier, a estos amigos nuestros la crisis no les afecta y ahí siguen, construyendo como si no hubiera un mañana, jejejeje. ¡Qué gratos momentos los que nos traes, en esos claros en que el cielo permite salir al campo a disfrutarlo! Yo permaneceré encerrado durante un mes por los exámenes, así que agradezco como un soplo de aire fresco entradas así.

    Por cierto, me ha llamado la atención la curvatura que presentan las rocas a la derecha de la penúltima y antepenúltima fotografías (será por estar con la Geología ahora, jajaja).

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Pues entonces Trotalomas, recibe una exagerada ración de ánimo para que saques, que los sacarás, ésos exámenes que ahora te esclavizan pero que después, te liberarán.

    Si es cierto, se ve un ligero pliegue. En Aliaga (Teruel) tienes un estupendo parque geológico que lo disfrutarías a placer como un chico pequeño con un videojuego nuevo.

    Suerte con los exámenes.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Interesantísima tu explicación y tiene que ser una gozada ver como trabajan sin descanso hasta la preparación de su nido.
    Las fotos son magníficas y nos sirven a nosotros que no podemos presenciar la escena para disfrutar como si estuviéramos allí.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Me alegra que te guste y puedas disfrutar desde la pantalla de estos momentos tan representativos en la vida del buitre leonado. El desarrollo de la cría en el buitre leonado es de las más largas de nuestra fauna ibérica, y por supuesto, muy interesante.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...