domingo, 14 de diciembre de 2014

Gibão-de-couro o birro (Hirundinea ferruginea) y João-porca (Lochmias nematura)

Gibão-de-couro o birro Hirundinea ferruginea

A quienes pasáis por aquí os voy a mostrar dos pajarillos tan interesantes como cualquiera. Este es un blog para disfrutar observando y dedicar a los animales el tiempo necesario, aunque ello conlleve limitar la lista de especies vistas en el día.
Como es un pequeño inciso en el blog con especies vistas en hábitats brasileños, quiero aclarar que en las fechas del viaje era primavera con una temperatura extraordinaria en la última semana de octubre y la primera de noviembre del año actual.
Espero que los pájaros de hoy, a pesar de ser sencillos, entren en vuestra lista a tener en cuenta.



Sobre el río Campo Belo cruza un ajustado puente para dar paso a vehículos y transeúntes camino del Parque Nacional de Itatiaia RJ. Como haría cualquier caminante curioso,  me asomé y descubrí a un herrumbroso pájaro cuya firme mirada se repartió entre mi persona y el movimiento de sus presuntas presas. En su rama no permitía posarse a ningún otro pájaro y, como un papamoscas, la abandonaba a la caza de insectos voladores regresando a ella una vez concluía la ronda. Es extraordinaria la velocidad y los quiebros majestuosos que realiza tras sus víctimas. En un espectacular lance por la orilla del río capturó una hembra de caballito del diablo que engulló rápidamente sobre una redondeada piedra del río donde quedó reposando.
 
De este pájaro me quedo con su penetrante y afilada mirada, ocupada en interpretar las intenciones del fotógrafo y, simultáneamente, en atender las obligaciones de la caza 


El Gibão-de-couro o birro Hirundinea ferruginea como indica su género Hirundinea hace referencia a las golondrinas que tragan y capturan las presas en vuelo: ferruginea se refiere al color herrumbre, color óxido de su plumaje.
Es un ave paseriforme de la familia Tirannydae que mide unos 18 cm; su pico es ancho y  plano acabado en un pequeño garfio. No existe dimorfismo sexual. Se alimenta de insectos que persigue y caza al vuelo con gran maestría.
Habita paisajes rocosos pero acepta de buen grado las construcciones humanas donde cría en lugares protegidos como ventanas, huecos, etc…De un modo similar a la collalba negra Oenanthe leucura aunque en menor cantidad, acopia una base de piedras donde instala el nido con forma de cuenco construido con finas hierbas; allí deposita de dos a tres huevos.
Se distribuye solo al este de los Andes, discontinuamente por la cuenca del Amazonas hasta la costa Atlántica. En Brasil, Colombia, Venezuela, la Guayana francesa, Guayana, Surnam, Paraguay, Perú y Uruguay. Se observa también en el noroccidente de Argentina.

Captura a sus presas en vuelos realmente espectaculares

Gibão-de-couro con un caballito del diablo recién capturado

João-porca Lochmias nematura

João-porca Lochmias nematura conocido también como capitán de la basura, presidente de la mierda y otros nombres despectivos, es un ave insectívora. Prospecta todo tipo de bosques de ribera y está muy arraigado a lugares ribereños como ríos y zonas empantanadas. Rebusca entre las hojas levantándolas si es preciso, también prospecta el musgo que crece en las piedras de los cursos de agua. Seguramente en los desagües y espacios urbanos más contaminados y carentes de limpieza aproveche este pájaro para capturar insectos y sus larvas pero, no es puerca ni basurera el ave por cazarlos en lugares insalubres, más bien la responsabilidad corresponde a la especie humana por ensuciarlos y deterioralos. Por ello, creo que el apodo le sobra. Macuquito, riachuelero y saltarocas punteado definen bastante mejor a este pajarillo vivaz y muy activo.

 
El joão-porca es un ave paseriforme perteneciente a la familia Furnariidae. Es un pequeño pájaro de unos 15 cm de altura. Su pico es curvo y el plumaje es marrón oscuro en la zona dorsal (la cola es mas oscura); el pecho y el vientre está tachonado de blanco; las cejas son blancas al igual que la garganta.
Habita lugares húmedos donde halla su alimento basado en insectos que captura moviendo hojas, entre el musgo etc…para ello no tiene reparo en mojarse las patas durante su búsqueda. Como otras aves insectívoras recurre a los desagües donde las presas abundan. Recuerda mucho a nuestro chochín Troglodytes  troglodytes desenvolviéndose por la maraña de arbustos. El ejemplar que logro observar resulta llamativo y tan espontáneo que se deja ver fácilmente sobre los enormes cantos rodados del río. Canta con potente voz, y recorre los recovecos de las rocas en busca de insectos hasta que el El Gibão-de-couro lo expulsa de su territorio por competidor.
Excava en los taludes de ribera una galería donde construye un nido esférico al fondo con entrada lateral; en él deposita normalmente dos huevos.
Se distribuye geográficamente por el sur de Bahía, hacia el oeste a Goiás y Mato Grosso y el sur, a Rio Grande do Sul. Se encuentra también en Paraguay, Uruguay, Argentina y, a nivel local, Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, Venezuela y Panamá.

 
El canto de este paseriforme es estridente y fácilmente identificable por su tono machacón 



miércoles, 3 de diciembre de 2014

La fatalidad de una hembra de capibara de Lagoa Rodrigo de Freitas


El Cristo Redentor está situado en la cima del Monte Corcovado a 710 metros de altura s.n.m. sobre lagoa Rodrigo de Freitas y la ciudad de Río. A finales del siglo XIX surgió la idea de crear una imagen a gran escala de un Cristo. La princesa Isabel de Brasil dio el visto bueno y el proyecto tomó forma en 1921 coincidiendo con la celebración del centenario de la independencia de Brasil.


Inicialmente este lago estaba ocupado por indios Tamoios que llamaron piragüa al agua estancada. Entre 1575 y 1578 fue arrebatado el lugar a los indios por el gobierno del portugués Antonio Salema para la plantación de caña de azúcar, utilizaron un método despreciable al repartirles ropa infectada de viruela con la que se consiguió contagiarlos y eliminarlos.
Para recordar esta triste y vergonzosa historia se instaló en 1979 esta bella estatua creada por el artista Pedro Correia de Araújo a la que llamó “Curumim”.

Los deportes acuáticos sin motor son habituales en el lago.

El lago tiene un contorno de 7500 metros y está rodeado de lujosos edificios habitados por la gente mas pudiente de Rio de Janeiro. La extensión del área del barrio de Lagoa es de 510,99 hectáreas donde se encuentran dos de sus playas mas famosas; Copacabana e Ipanema.
Un árbol flotante de navidad de 85 metros de altura destaca engalanado con luces de colores, es muy visible, haciendo las delicias de sus habitantes desde 1996.


La hembra protagonista de la historia descansando placenteramente tras sufrir episodios violentos protagonizados por gente sin escrúpulos

Haciendo un poco de ruta turística para conocer mas detalladamente la ciudad de Río y sus rincones mas famosos, claro, sin perder de vista los animales urbanos que fueron bastantes, me encontré en la orilla del lago con un grupo de gente mirando atentamente desde lo alto de un muro de 2 metros de altura a una familia de capibaras Hydrochoerus hydrochaeris. La gente estaba encantada con la hembra y sus tres pequeños; supongo que el mas grande sería de alguna cría anterior o agregado al grupo, el caso es que la estampa era enternecedora. Estos animales y otros tantos, son habituales de la zona y están muy acostumbrados a la presencia humana, se les facilita alimento por lo que pueden verse muy bien. 

Hace unos días Teresinha, quien me mostró los rincones mas bellos, me envió una noticia del periódico de la ciudad contando la historia de ésta madre de capibara, increíble aunque predecible por la acción de gente sin escrúpulos. Un mes antes del día que indica la noticia el periódico brasileño O Globo estuvimos en este lugar observando a la familia de estos enormes roedores.
Sin entrar en mas detalles, os ofrezco la noticia traducida a continuación. La versión original es "ésta".

POR LUIZ ERNESTO MAGALHÃES
28/11/2014 20:26 / ATUALIZADO 28/11/2014 20:54 (Noticiario O Globo)

RÍO — Las aventuras de un capibara hembra que vive en la Laguna Rodrigo de Freitas darían para una novela o una película dramática. En poco más de un año, se enfrentó a situaciones inusitadas, como dos tentativas de muerte, y sobrevivió. El jueves, puso una historia más en su currículo: en una operación que duró el día entero, fue capturada y medicada al final de la tarde, después que el ambientalista Paulo Maia la calmó. El secreto, explicó, fue recitar para el animal versos de poemas de Fernando Pessoa (“Desasosiego”) y Carlos Drummond de Andrade (“Y Ahora José”).

— Yo acostumbro a conversar con todos los animales. Ellos ya me conocen y les gusta que hable con ellos. Mientras leía los poemas ella me miraba con aquellos ojos enormes. Al rato fue quedando somnolienta y dócil, lo que permitió capturarla con la ayuda de los bomberos —dijo Paulo Maia, presidente de la ONG Aves & Cia.

El capibara necesitó de atención especializada, pues recientemente fue apuñalada en la espalda. Antes, ya había sido herida por desconocidos.

— Tras la puñalada, inicialmente intentamos medicarla con antibiótico administrado por dardo. Como no surtió efecto, necesitamos capturarla. En la mañana de este viernes, ella ya estaba recuperada. Alimentaba incluso sus tres crías —añadió Paulo Maia.

Las aventuras del capibara se están haciendo famosas. Hace más de un año, fue encontrada en el garaje de la casa del actor Osmar Prado. Asustada, dio trabajo para ser capturada por los bomberos. Llevada para la Laguna, acabó “capturada” por traficantes de las favelas que planeaban devorarla. Acabó rescatada del “cautiverio” por Paulo Maia. Escapó de ser cocinada porque los capibaras de la Laguna tienen microchip que permiten localizarlas vía GPS.

En total, nueve capibaras viven en la Laguna, siendo seis adultas y tres crías. El número de adultos ya fue mayor: eran ocho. Según Paulo Maia, dos murieron, uno por causas naturales y el otro herido en una pelea por el liderazgo del grupo. Paulo Maia resaltó que, al menos en una nueva disputa, la capibara desafortunada está libre de sufrir un nuevo revés.


— Ese tipo de pelea sólo ocurre entre los machos — aclaró.

 No podía sospechar tras mirar los grandes y expresivos ojos de la madre acompañando a sus pequeños la trágica odisea que había padecido. 

Los capibaras se extienden a lo largo de los grandes ríos y humedales sudamericanos


Es evidente que, un animal con una expresión tan tierna, no podía escapar al afecto de la gente como muestra esta imagen de Wikipedia de este ejemplar ataviado con su arnés. Son muy agradecidos pero requieren de unos cuidados especiales, sobre todo, de baños habituales para proteger la piel y mantener la humedad necesaria y saludable.

domingo, 30 de noviembre de 2014

Aves de compañía

Quero quero Vanellus chilensis

No hablaré de un parque ajardinado concreto, sospecho que a lo largo y ancho del territorio brasileño abunda la gente respetuosa con los animales que los habitan, lo he podido comprobar personalmente. Quiero pues, generalizar con estas imágenes lo que podría representar cualquier espacio de ocio para pasear y disfrutar del verdor de la naturaleza, donde la gente camina ejercitándose, precisamente, junto a éstos simpáticos acompañantes emplumados.
En realidad son muchos más los compañeros que uno se encuentra caminando pero, me centraré en estos tres: quero quero, coruja buraqueira y sabiá do campo, por ser casi, los mas vistosos del parque. 
 
Escondidos entre el negro plumaje del babero posee unos espolones rojizos muy afilados que nacen del vértice flexor exterior del ala, con ellos combate a sus enemigos y a congéneres rivales.



Mientras la hembra incuba el macho busca alimento y monta la guardia

Hembra incubando en un espacio ajardinado. Me cuenta Teresinha desde Brasil que ya tiene a sus polluelos rondando por la hierba vigilados por sus progenitores.


El quero quero Vanellus chilensis es un ave campestre de áreas abiertas naturales y urbanas cerca de  zonas húmedas. Este charadriiforme mide 37 cm y pesa unos 277 gramos. En el parque, mientras su consorte incuba se dedica a buscarle alimento; invertebrados acuáticos, artrópodos y moluscos terrestres. Cuando entra algún ave en su territorio la ahuyenta escandalosamente y con furia. Por ello, guardo una distancia prudente, no me gustaría traspasar la línea de seguridad implantada por ellos y ser víctima de sus ataques; ni las personas estamos exentas de sus acometidas.

Coruja buraqueira Athene cunicularia asegurándose que no hay peligro para salir del cubil
 

Expresión de la coruja ante la llegada del sabiá do campo

Esta vez el sabiá pasa de largo...

Pero...cuando el sabiá hostiga contundentemente, la coruja se refugia

Sin embargo, la coruja buraqueira Athene cunicularia es mas tranquila. Es un ave Strigiforme de la familia Strigidae con una altura de unos 23 cm, bastante similar a nuestro mochuelo Athene noctua. Me ha gustado pasar un buen rato observándolo en el parque, siempre atento al paso de la gente de la que muestra poco temor. Monta la guardia cerca de su cado, que es un hueco bajo tierra, sea éste natural o artificial; el segundo ejemplar tenía su madriguera en un registro eléctrico de hormigón. Esta rapaz, principalmente diurna, puede compartir la cueva con roedores mas grandes o tortugas de tierra. Se alimenta de insectos, roedores, anfibios y reptiles que captura en la superficie.
Ambos progenitores se ocupan de la cría de su prole. Son muy osados en la defensa de su descendencia, pudiendo lanzarse contra perros, gatos y personas que la pongan en peligro pero, sin llegar al contacto físico.
 
Sabiá do campo Mimus saturninus irritado tras atacar a la coruja




Sabiá do campo observando como un saltamontes escapa entre sus patas

Finalmente el sabiá do campo Mimus saturninus; un ave passeriforme de la familia Mimidae de 23 cm de altura y 73 gramos de peso. Es un gran imitador de voces como el estornino negro Sturnus vulgaris. No tiene dimorfismo sexual.
De alimentación omnívora, consume principalmente invertebrados y frutos silvestres. La ingesta de frutos cultivados también entra en su dieta, así como huevos y pollos de otras aves de menor tamaño. En algunos frutos las semillas no son digeridas y al excretarlas el ave actúa como dispersora de la simiente de determinados árboles.
Curiosamente, a pesar de ser habitual compañero de personas en parques, jardines y zonas urbanas los anilladores que capturan a estas aves para marcarlas desistieron de  tal función al descubrir que son extremadamente sensibles al estrés llegando incluso a morir; algo similar ocurre con nuestro pito real Picus viridis.
Este pájaro al que veía pulular en busca de insectos cerca de mí, arremetía con furia contra la reflexiva coruja buraqueira mientras observaba el paso de humanos a escasa distancia.
Me faltaba por ver este pequeño mochuelo y, reconozco que tiene mucho en común con el europeo; el primero vive en sótanos y el nuestro en pisos a diferentes alturas; también los hay en oquedades a ras de tierra.
 
 Otro ejemplar de coruja buraqueira







Coruja buraqueira habitando la caja de registro eléctrico hecha de hormigón. Por un acceso la rapaz penetra en caso de peligro


viernes, 28 de noviembre de 2014

El tucano, el sabiá y el carrapateiro

Tucano de bico preto Ramphastos vitellinus

Dentro del Parque Nacional de Itatiaia hay un lugar de alojamiento turístico idóneo para la observación de aves; Aldeia dos Pássaros. Mucha gente europea hace uso de sus instalaciones y deja al gerente alguna fotografía de esos pájaros difíciles de ver. En un panel, organizadas, se pueden ver en recepción. Hablando de aves con él me cuenta, después de preguntarle por el tucán, que hace escasos días observaba un nido de sabiá laranjeira Turdus rufiventris (pariente de nuestros mirlos y zorzales) ubicado bajo la protección del cobertizo de una casa. Apareció el tucano  y vio desalentado como devoraba a las crías; algo bastante común en la especie. Tan triste era la observación como su compungida expresión al relatarla, a pesar de ser consciente del crudo manifiesto de la naturaleza.
 
Adulto reproductor de sabiá laranjeira  Turdus rufiventris 

Volantón de sabiá laranjeira Turdus rufiventris

Recuerdo haber visto tucanes en cautividad en el zoo de Santillana de Mar y en otros lugares de exposición. Ya no los visito, por coherencia. Había uno bastante agresivo que llamó más mi atención, amenazaba con su enorme pico emitiendo un sonido hostil. El ave solo tenía espacio para saltar. 
Siempre guardé cierta curiosidad sobre este piciforme de la familia Ramphastidae cuyo desproporcionado pico es digno de analizar. Pese a lo que pueda parecer, dicho pico no es nada pesado, al contrario, es muy ligero ya que su estructura interna está constituida por gran cantidad de pequeñas placas hexagonales de queratina (sustancia que compone el pelo, uñas, etc.); sería como una esponja rígida con la mayor parte hueca, ligera, pero de gran resistencia.



El enorme tamaño del pico parece más un inconveniente que una ventaja. Puede ser efectivo como amenaza ante los predadores pero no le sirve de mucho para luchar contra ellos. A la hora de alimentarse, le resulta útil para alcanzar frutos algo apartados de su ubicación, si es una rama fina la que soporta su peso.
Para Charles Darwin los colores vivos del pico tenían un objetivo sexual pero, al poseer la hembra el mismo diseño pareció descartarse la función como tal. Algunos biólogos opinaban que servía para pelar frutas, otros para el marcaje territorial o para invadir nidos ajenos.
De las aves el tucán, proporcionalmente, es el que tiene el pico mas grande. Las funciones que se le atribuyen no son descartables pero, hay una que sería la clave para concretar su gran dimensión. La ciencia reveló por fin el secreto de su enorme pico: sirve para regular su temperatura corporal. En un estudio publicado en la revista Science, investigadores de la Universidade Estadual Paulista de Brasil y de la Brock University de Canadá, comprobaron que cuanto más calor hacía más se calentaba el pico, funciona como una especie de radiador que desvía el calor del cuerpo del pájaro y le permite refrigerarse. Los tucanes tienen en sus picos numerosos vasos sanguíneos que permiten realizar esta función térmica incrementando o reduciendo el paso de la sangre.



Para aumentar las posibilidades de ver al tucán de pico negro Ramphastos vitellinus visité el Jardín Botánico de Rio de Janeiro. Este tucán mide unos 46 cm; su pico 14 cm y el peso ronda los 500 gramos. Por su vistosidad, pensé que no resultaría difícil localizarlo.
Acudir a un espacio donde las aves están más familiarizadas con las personas siempre es una ventaja. Y, caminando por los pasillos del parque, comencé a ver multitud de pajarillos fundiéndose entre la espesura de gigantescos árboles del ambiente de la Mata Atlántica. Pronto aparecieron los tucanos de bico preto, escandalosos e irascibles, persiguiendo a un carrapateiro Milvago chimachima que trataba de escapar del  linchamiento. El carrapateiro es una pequeña rapaz de áreas abiertas y forestales y, como su nombre indica, se alimenta de insectos parásitos y otros animalillos. Supongo que será poco peligroso para los tucanes. No así el gavião-bombachinha-grande Accipiter bicolor, un ave enteramente forestal cuyo tamaño oscila entre el del gavilán Accipiter nisus y el del azor Accipiter gentilis, muy capacitado para capturar tucanes ocasionalmente.
 

Carrapateiro Milvago chimachima


Pude mirar asombrado y disfrutar por fin de mi cometido principal: seguir los veloces vuelos de estas aves forestales con gran agilidad en los quiebros durante los cambios de dirección destacando sus colosales picos como enormes puntas de flechas.


La experiencia de ver volar a estas aves ha sido inconmensurable. No puedo negar mi total satisfacción y, como escribió Francisco de Quevedo en su soneto burlesco “Érase un hombre a una nariz pegado”,  para el famoso tucán podría versionarse como “Érase un ave a un pico pegada, érase un pico superlativo”. Sin lugar a dudas “Érase un ave increíblemente fascinante”.