sábado, 21 de enero de 2017

Vídeos nocturnos de la familia de búho real (Bubo bubo)


                                         
Macho de búho real aportando alimento a uno de sus cuatro pollos.

Para fortalecer esa sensación de entusiasmo por las imágenes de la familia de búho real, quiero ofreceros unos vídeos nocturnos donde se aprecia toda la emoción natural de la noche mediante secuencias con buen sonido en el momento de ser alimentados los pollos por parte de sus progenitores.
Normalmente los pollos abandonan el emplazamiento del nido, entre otras razones, por la falta de higiene que conlleva su uso continuado; convirtiéndose por ello, en un foco de molestos parásitos que podrían afectar tanto a su plumaje como a su salud. Así pues, utilizan otra ubicación que coincide con la de los progenitores para recibir alimento cómodamente.

He escogido tres vídeos por ser los más vistosos, pues no es fácil con la cámara de vídeo trampeo sacar unas secuencias de gran calidad, ya que el movimiento lo advierte tan tarde que el adulto ya se ha posado junto a los pollos cuando comienza a grabar. Esto impide resaltar los detalles más cruciales de la entrega de alimento.

En este vídeo se aprecia, seguramente, como la progenitora realiza la segunda ceba. Hay tres pollos, y el que falta, ya está oculto comiendo su parte.
Si os fijáis bien, el adulto, ofrece el conejo con el pico sujetándolo con firmeza, para que se lo lleve el que tire con más fuerza. Si se cayera, se daría por perdido, por eso han de sentir que la presa es agarrada con seguridad.
Cuando la presa es grande la transporta en las garras, pero en la entrega, unos segundos antes de posarse, la cambia al pico para ofrecerla a los pollos.
Entre los pollos existe una jerarquía de dominio, alimentada por el carácter más fuerte del ejemplar que disputa la presa.

Hembra de búho real con alimento para tres de sus cuatro pollos.

Cuando es atendido el último ejemplar, el menos agresivo, la rapaz puede tomarse un merecido descanso. Evidentemente no termina la jornada de caza con el último aporte; si se puede adelantar alguna presa resultará muy útil para la noche siguiente. De este modo, se dispone de una despensa avituallada en caso de carencia.


De nuevo el macho de búho real aportando alimento y, descansando seguidamente. 

sábado, 7 de enero de 2017

La familia de búhos de la zona industrial


En las ocasiones que miro el correo o simplemente el hecho de actualizar las vistas de determinadas páginas, compruebo que prácticamente todas las personas que las visitáis admiráis la grandeza del búho real. Gracias a vuestra presencia, puedo continuar sin miedo a convertir el blog en un espacio monográfico y alternarlo con otras especies para variar, aunque sea ligeramente.
Como ya dejé abierta la idea de relatar el año de esta familia de búhos que crio en un lugar bastante humanizado, os dejo a continuación un resumen de su historia esperando que os deje una buena sensación.

La pareja de búho real Bubo bubo se instaló en este territorio hace un par de años, utilizando un nido algo más despejado que el del año pasado.
Un camino superior transitado por algún vehículo y personas practicantes de senderismo, ciclismo y footing, además de otro inferior menos utilizado, rodean su lugar de nidificación situado en un pequeño talud protegido por arbolado. Y, a menos de cien metros de distancia transcurre una ruidosa autovía y la línea de ferrocarril de mercancías. Todo ello acompañado de un polígono empresarial. Un buen ejemplo de humanización en su territorio.
En vista de las presas aportadas al nido, nada abundantes en la ribera del rio Ebro, los progenitores debían de capturarlas en el monte de secano sobrevolando, naturalmente, la autovía y la ferrovía para acceder al mismo.
Conoceremos a los progenitores y su descendencia, pero sobre todo, lo que ha sido de ella en el espacio territorial paterno. Cuatro vástagos muy bien alimentados por las abundantes presas del territorio de caza y por la habilidad predadora de los adultos que lo regentan.


Macho de búho real posado en tamariz ¿Lo veis…?
 

¿Y ahora…? Bueno, imitando su voz, ya que esta rapaz tan territorial no permite la presencia de ningún otro ejemplar de su misma especie, podemos hacerla salir provocándola ligeramente (sin mala intención, por supuesto).
 
Aquí está. Parece como si hubiera escuchado la voz de otro macho y sale a asegurarse. No continúo más, porque no quiero que todas las aves del lugar se le echen encima. Aquí hay cernícalos, laguneros, ratoneros y milanos negros; se podría armar una gorda. Aprovecho el desconcierto de la rapaz para las fotos. Si continuara con la imitación, el búho real pegaría su plumaje al cuerpo, desplegaría su blanco mechón gutural de plumas al ulular y no me quitaría la vista de encima rodeándome mediante vuelos cortos. Aunque las aves le atacaran, él sólo estaría pendiente de mí (como posible competidor). Así es su ardor territorial.
 

Estuvo unos minutos observándome pero, al no continuar la imitación de su canto, se ocultó de nuevo.


Esta es la hembra ocupando su nido. El hallazgo del nido fue casual. Me asomé al pequeño soto con idea de fotografiar paseriformes y me encontré de bruces con ella. Verla en la pantalla de repente, me aceleró el corazón. 
Su estado de ánimo se ve normal; alarma de intensidad media. La abertura media de los ojos denota alerta, sin embargo, por su plumaje ventral con el flanco extendido permanece relajada. Si el plumaje estuviera pegado al cuerpo y los ojos totalmente abiertos sería señal inequívoca de alarma total.
 

Para evitar el mínimo estrés a la rapaz nocturna ubiqué el observatorio (bien escondido) en un lugar muy apartado, cerca de un camino no muy transitado. Y, gracias a la utilidad del telescopio por sus prestaciones, pude ver por primera vez a su descendencia. Como es natural, me recibe alertada; mirada fija y ojos entreabiertos pero el plumaje ahuecado.
 

Apenas un par de minutos bastan para que la atenta madre siga descansando. Solamente hace falta evitar los movimientos bruscos, nada más.
 

Es habitual que la vigilancia de sus pupilos la tenga en vilo por los peligros que acechan. Nunca he visto que, tanto el macho como la hembra, superen los 20 segundos dormitando aún en el más absoluto silencio del paraje de nidificación. 
 

Sus oídos siempre están atentos a cualquier sonido. En esta ocasión, no soy yo quien la alerta, era una pareja con su perro transitando por el camino. Sobre su nido -como he comentado- existe otro camino a cinco escasos metros por donde circulan vehículos a motor como coches, motos y quads; tambien bicicletas, corredores y senderistas. Si, así como os lo cuento. A pesar de todo, la pareja sacó a toda su prole; cuatro criaturas.
 

Con cerca de tres semanas los pollos ya se mueven bastante, y siendo cuatro, mucho más. A partir de esta edad ya quedaron solos en el nido.
En el momento de la foto, venía del observatorio bastante preocupado porque no había visto a ninguno de ellos; siendo cuatro, era difícil de aceptar. Después de acercarme, descubrí lo que podéis ver en la foto. El nido estaba ocupado por 10 conejos (círculo rojo grande), otros dos dispersos y los pollos acomodados en otro lugar de la repisa (círculo amarillo) por falta de espacio. A partir de este día los pollos ya no volvieron al rincón del nido original. Aquel día tocaban a tres piezas por pollo, piezas que no terminaron del todo y que los adultos tuvieron que desalojar del nido por su descomposición.
 

Conejos en el nido.
 

Comprobación de los pollos en su deambular por la repisa para saber su estado. Rara vez se puede sorprender a los pollos; siempre había uno vigilando las espaldas del hermano.
 


Pollo de unas cinco semanas de edad protegido por el hueco del talud y la maraña vegetal. A pesar de la afluencia de gente por la parte superior los pollos estaban bien seguros.


Bueno, los primeros vuelos tuvieron como consecuencia posarse en lugares inadecuados al estar a la vista de potenciales enemigos. Este concretamente, descubrió por primera vez como las gastan los milanos negros Milvus migrans con las rapaces nocturnas.
 

Eran tan violentos los ataques que tuve que quedarme a su lado para evitarlos y darle tiempo al cándido pollo para ocultarse.
 

Los cuatro hermanos funcionaban en dos grupos. Cuando abandonaron definitivamente la repisa buscaron sus propios posaderos para descansar durante el día. El otro ejemplar (no se ve) reposa en el interior del tamariz de la izquierda.
 

Los otros dos hermanos optaron por esta enorme raíz incrustada en el talud al lado del posadero de su progenitor. Se aprecia bastante bien la diferencia de tamaño entre el macho a la izquierda y la hembra a la derecha.
 

Este es el joven búho en el país de las maravillas. A este ejemplar tan confiado alguna mala experiencia le hará recapacitar acerca de descansar en un lugar tan desprotegido. Un adulto con rodaje jamás se expondría con tanto descaro y, menos, dormitando con tanta complacencia. 


Dejo un vídeo donde los pollos más jóvenes, siempre los últimos en ser cebados, aguardan la llegada de sus progenitores con alimento. 
Aunque la calidad no es buena, resulta bastante interesante. 
Su comportamiento no se ve afectado en absoluto.

Se escucha el reclamo de los pollos y, ante la llegada del adulto (macho) éstos intensifican la voz. Cuando uno prende la presa, la protege del hermano emitiendo los chasquidos intimidatorios.




domingo, 25 de diciembre de 2016

Rabilargos (Cyanopica cyanus) salteadores implacables


En los córvidos encontramos una interesante amalgama de cualidades que definen perfectamente su capacidad extraordinaria para sobrevivir en ambientes hostiles.
Son aves inquietas con un perfil gregario e inteligente capaces de adaptarse a los hábitats más adversos, como demuestra la distribución cosmopolita de unas 120 especies existentes. En la península Ibérica crían nueve especies de córvidos y, el cascanueces Nucifraga caryocatactes, es un visitante ocasional de invierno. 
El rabilargo Cyanopica cyanus es el menor de la familia y, como el arrendajo, se encarga de alertar a todas las criaturas del lugar con vigorosos graznidos cuando el hombre o algún predador invade sus dominios.
 




Estuve viendo las avanzadillas de estos exploradores en su territorio, tan calcadas, que parecía como si descubrieran un lugar nuevo cada día al transitar entre las ramas con exquisita prudencia. Es precisamente, la desconfianza de estos pequeños córvidos, la que les obliga a tomar constantemente unas precauciones extremas. Hay muchos enemigos y lo saben, por ello, nada mejor que un comando bien aleccionado contra las emboscadas. El azor y el gavilán acechan constantemente entre las copas del arbolado, muy atentos a cuanto ocurre en su zona de acción.


Me había entretenido en poner comida para los gorriones colocándola en el borde de un macetero de piedra, con la idea también, de atraer a otras especies. Los rabilargos no se habían atrevido a acercarse y pululaban desconfiados en un radio algo apartado del comedero. Por las mañanas se atareaban comiendo las bayas rojizas de un arbusto sin aventurarse a más.
En la siguiente ronda, comprobé que los gorriones prendían los trozos de pan transportables para devorarlos en lugares más protegidos. Pero, como pude observar, además, eran pirateados por los rabilargos una vez abandonaban el comedero adentrándose en la maraña arbustiva. Los rabilargos, como buenos oportunistas los abordaban cómodamente para despojarlos del alimento. El siguiente paso de los córvidos fue acudir directamente al comedero y atiborrarse de pan y galletas con el mayor desparpajo, considerando que el lugar ya contaba con su aprobación.  
                                                                          
Gorriones Passer domesticus arrinconados y relegados por los rabilargos al alpiste después de haber perdido las opciones por los bocados mayores.

                                        
¿Por qué son tan bellos estos córvidos? La combinación de sus colores nos lo puede descifrar. Fijándonos en el negro capirote, tan llamativo, contrasta con la blanca garganta y el color arena del dorso que, precisamente, hacen de esta paleta tricolor su punto más fanérico. Si añadimos el color arena más fuerte en el dorso y más suave en la zona ventral, acompañado del azul celeste de alas y cola, apreciamos un destacado equilibrio entre temperaturas cromáticas del frío azul y el cálido arenoso.  
No es de extrañar pues, que los rabilargos por la suave composición de sus tonalidades resulte más tierno a los ojos de mucha gente que la estridente librea gótica de la urraca Pica pica.

“La conducta del rabilargo ibérico durante la reproducción, en especial al cebar a los pollos o defenderlos, presenta caracteres comunitarios que los ornitólogos han podido observar a menudo. Se ha comprobado que los pollos de un nido eran alimentados por lo menos por cuatro rabilargos distintos entre los que estaban, por supuesto, los padres”.
 
Los rabilargos asiáticos Cyanopica cyanus proporcionan comida (como se aprecia en la foto) de manera espontánea a sus congéneres sin que estos se la pidan; algo exclusivo entre los córvidos. Así lo afirma un grupo de investigación de la Universidad de Viena (Austria).

“Durante mucho tiempo se ha pensado que la prosociabilidad proactiva –comportamientos que favorecen a otros individuos o grupos sin buscar recompensas materiales– era propia de humanos”, explica Lisa Horn, autora principal del estudio publicado en Biology Letters".

Ocupa el cuadrante suroccidental de la Península.
Su altitud tope son los 1100 m en la sierra de Gredos y Sierra Nevada (San Segundo 1990 y Pleguezuelos 1992).
 
"La distribución del rabilargo está presente en China, Japón, Corea del Norte, Corea del Sur, Mongolia, Rusia, España y Portugal. Ha sido introducida en Hong Kong. Esta dispersión geográfica se debe a que durante la glaciación los rabilargos emigraron hacia el sur de Eurasia: algunos hacia el Oeste y otros hacia el Este. La separación de los dos grupos de población tuvo lugar hace 1 o 2 millones de años".

 
"Otra teoría apuntaba a que habían sido introducidos en la península en el S.XVI por marineros portugueses procedentes de Asia, pero un análisis del ADN de las poblaciones asiática y peninsular ha demostrado que son genéticamente diferentes y, por tanto, la población presente en la Península Ibérica no puede haber sido introducida recientemente. Esto, además, se refuta con el hallazgo de un fósil de rabilargo en una cueva de Gibraltar.
Por tanto, se siguen nombrando como subespecies distintas, siendoCyanopica cyanus cooki las poblaciones ibéricas y Cyanopica cyanus japanica las poblaciones asiáticas".








Más sobre los rabilargos:







jueves, 22 de diciembre de 2016

El silencio


Como me estremece el momento en el que la nieve comienza a caer con su parsimoniosa lentitud. Un notable silencio acompaña a este momento tan confortable en el que los sentidos parecen aflorar con toda su capacidad de percepción, descansando a su vez. Es la paz que tanto evoco. Me envuelve en ese preciso momento aislándome del indómito y estridente mundo de la urbe. Una sensación placentera y necesaria para afrontar la rutina pendiente.

Os dejo con la definición de este fenómeno meteorológico explicado, precisamente, por un gran meteorólogo.



¿A qué es debido el silencio que suele acompañar a las nevadas? 

Seguro que alguna vez ha llamado su atención la calma y el silencio que se percibe durante una nevada y algún tiempo después de haber finalizado la misma. La explicación a este hecho lo encontramos en la morfología de la propia nieve, en especial la del manto nivoso. Cada nevada es diferente, ya que durante el tiempo en que cae la nieve los copos van cambiando de forma y de tamaño; copos grandes y esponjosos de intercalan con otros mucho más pequeños, similares a la caspa. A veces, de forma excepcional, lo que cae del cielo son cristales de hielo individuales de gran tamaño (macroscópicos). Un copo de nieve típico es una amalgama de cristalitos de hielo hexagonales de tamaño microscópico; muchos de esos cristales tienen forma estrellada. La porosidad es una de las principales características de la nieve, debida a los numerosos huecos que existen entre esas delicadas estructuras de hielo que constituyen los copos. Los copos al caer forman pequeños tirabuzones y alcanzan velocidades entre los 30 y los 80 cm/s. En dicha caída van atrapando minúsculas partículas que flotan en el aire, lo que contribuye a reducir el ruido ambiental, ya que dichas partículas actúan como pequeños amplificadores de las ondas sonoras. Por otro lado, una vez que la nieve se deposita en el suelo, el manto que se va formando contribuye muy eficazmente a absorber los sonidos, debido justamente a la gran cantidad de aire atrapado en su interior.
 En resumen, la presencia de un aire más limpio y de un medio absorbente muy eficaz de las ondas sonoras da como resultado el silencio que acompaña a las nevadas. El efecto es especialmente acusado en parajes naturales alejados de nuestras ruidosas ciudades.   

José Miguel Viñas. “Preguntas al aire” de Alianza editorial


Feliz Navidad a todos.













lunes, 14 de noviembre de 2016

Paloma zurita (Columba oenas)


Los cantiles calcáreos son balcones ideales para exponer vocalmente sus intenciones los machos de paloma zurita Columba oenas. Desde allí, zurean machaconamente, aderezada su voz por el eco de un espacio encerrado por la roca. A cualquier hora diurna sin desdeñar incluso las horas más calurosas, como las chicharras bajo el intenso calor, resulta audible su arrullo desde cualquier promontorio intentando atraer la atención de la hembra. El verde metalizado a ambos lados del cuello destella cuando sus pulmones se llenan y vacían de aire, convirtiéndolo una vez exhalado, en voz grave y ahogada como una súplica constante.

Muy vulgarizadas por la gente a causa de las palomas domésticas, las palomas silvestres siguen pareciéndome unas aves extraordinarias.

Muy parecida a su pariente próxima la paloma bravía Columba livia, se diferencia de ésta por carecer del intenso obispillo blanco y tener las franjas alares menos marcadas. El iris de los ojos es de un castaño oscuro que apenas se aprecia con el negro de las pupilas; en las bravías es de un tono anaranjado rojizo.
Es la menos urbana y en la ciudad coincide poco con la alimentación de palomas domésticas y torcaces.

Macho de zurita arrullando


Si la paloma torcaz tiene un enemigo a su medida como es el azor Accipiter gentilis, la bravía y la zurita tienen al halcón peregrino Falco peregrinus.
En el entramado rocoso del cañón del río Mesa no faltan las persecuciones de los peregrinos en busca de presas con las que subsistir.
La última secuencia que pude presenciar fue la de una infortunada paloma zurita, alcanzada por el macho de un peregrino rebosante de energía dispuesto a demostrar a la hembra su capacidad cazadora. Una ofrenda para aceptar ésta el emparejamiento y su disponibilidad reproductora.

A la izquierda un joven de paloma torcaz Columba palumbus y a la derecha joven de paloma zurita Columba oenas, ambas con tonos más apagados.