lunes, 24 de enero de 2022

Impresionante búho real: canto territorial y reclamo a su consorte

 

Tengo en la memoria, una barranca pétrea de no más de 20 metros de altura muy cerrada a ambos lados del río. Paralelamente al roquedo, un apretado sotobosque de olmos y álamos negros sombreaba las aguas del cauce. Durante los días otoñales, el sol matinal encendía el follaje del bosque galería semejando enormes antorchas. Un espectáculo cromático imposible de olvidar.
Por desgracia, aquellos altivos olmos de la ribera fueron abatidos por la grafiosis. Y, con el paso del tiempo, se fusionaron con la tierra.

Había también, unos hortales olvidados con unos manzanos agónicos. Año tras año, afloraban tan sólo algunas ramas en primavera, emulando al Olmo seco de Machado. Igualmente se acabaron sus primaveras, dejando por otro lado, de ser posaderos predilectos de alcaudones y otros pajarillos.

Era la barranca tan encajonada, que amplificaba el canto de las aves rupícolas con gran claridad. El arrullo de las palomas bravías, la estridencia de las chovas piquirrojas, el roquero solitario, las abejas melíferas en sus panales naturales y, como no, las voces del búho real durante el crepúsculo y la noche sonorizaban este peculiar entorno asilvestrado.
El canto del búho real retumbaba con eco desgarrador entre la calma nocturna. Y la hembra, contestaba con un agudo ulular y otros reclamos ásperos de contacto y alguna situación de alarma.

Desde el saco de dormir, escuchaba prácticamente toda la variedad de tonos emitidos por la familia de estas magnas nocturnas. Se escuchaba todo alto y claro, muy claro. Qué noches tan grandiosas. 
En su oquedad, la paciente hembra, manifestaba con leves gruñidos la llegada del macho con alimento. A su llegada, un caos vociferante imperaba en el nido. La voz apaciguadora de los progenitores se confundía entre los siseos y chasquidos de los pollos. Todos queriendo tirar primero de la presa.

En el vídeo de hoy, quiero mostraros gracias a la oportunidad que nos brinda un voluntario macho de búho real, esa diferencia entre el marcaje territorial y la llamada a su consorte con cierto anhelo. El celo en estos días, se intensifica ante la llegada del momento clave de la puesta. 
Escuchad atentamente.

                                   
                                                Búho real ululando: ver vídeo



19 comentarios:

  1. Fantástico documento de un ave admirable. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una maravilla de rapaz. Cuántas salidas al campo mirándola en sus seguros posaderos. Dejándose ver al estar a buen recaudo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que momento incrível, amigo! Fiquei encantada (mais precisamente assombrada) com esse vídeo maravilhoso que hoje nos apresenta.
    E essas suas sempre geniais ideais nos brindam com detalhes espetaculares que jamais poderia conseguir ver a olho nu. É de se celebrar esse fenomenal registo. Parabéns pelo esforço conseguido. Obrigada pela partilha.
    E viva o senhor das noites mágicas e fascinantes, o Búho real.
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una auténtica atracción cada vez que el búho real despliega su voz en las serranías aragonesas tupidas de matorral y arbustos en sus lomas.
      Las grandes paredes calizas engrandecen su voz en los atardeceres y las noches montaraces. Es verdaderamente hipnótica su presencia.
      Besos...

      Eliminar
  3. Fantástico documento y relato. Mi más sincera enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo el mérito es de esta impresionante rapaz que llena las fotografías y los reportajes con su estampa soberbia. Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Como se nota que conoces perfectamente el comportamiento de esta maravillosa especie.Para un profano, sería difícil diferenciar el canto para un caso y otro,pero gracias a tu información se aprecia perfectamente esa diferencia en el ulular del macho.
    Magnífico trabajo y gracias por compartir estas cosas, que nos ayudan a conocer mejor a estas maravillosas aves.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También, a medida que vas aprendiendo algo, lo haces para darte cuenta de determinados errores cometidos por ideas no tan acertadas.
      Ahora tengo que esperar a que ocupen el nido para relataros algo sorprendente ocurrido en dicho posadero. No es que no quiera decirlo, es que tiene que ocurrir con el paso de los días.
      No dejaremos de sorprendernos. Siempre he pensado que, cuanto más creo conocer a esta rapaz, más veo lo que me falta por descubrir. Tampoco es mi finalidad, deseo que el búho real guarde todos los secretos necesarios para que siga teniendo ese halo misterioso.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Te felicito por las imágenes y sobre todo por los momentos vividos sobre el terreno junto a ese animal asombroso; compartiéndolo haces que -aunque naturalmente rebajada- sintamos una emoción parecida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, poco mérito el mío, salvo el de colocar en un lugar productivo la cámara. Me sorprende que, siendo el lugar más alejado del (futuro nido) "unos 120 metros de distancia" sea tan visitado.
      No me cabe la menor duda de que disfrutarás de esta especie tanto como cualquiera de nosotros. Es una pasada para todos. Si te interesa, iré metiendo algunas cosas más.
      Saludos.

      Eliminar
  6. Que preciosidad, me encantó verlo y esperando la siguiente. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa. La siguiente será su pareja que también es una maravilla a pesar de esa voz áspera como de mal genio.
      Besos.

      Eliminar
  7. Wow!!! Me quedo sin palabras para definirlo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te entiendo perfectamente Germán. Uno no se cansa de esta rapaz aunque todos los animales sean fascinantes.
      Un abrazo.

      Eliminar
  8. Una maravilla verlos y oirlos así de cerca en su entorno.
    Enhorabuena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son segundos de gloria poder ver y escuchar a esta rapaz de la noche, capaz de pasar tan desapercibida cuando se desplaza en silencio.
      Gracias.
      Saludos.

      Eliminar
  9. Aquí por mi zona cuesta oírlos. ¿Qué opinas tú? ¿Será por baja densidad o la enorme extensión de territorios disponibles?
    Saludos.

    ResponderEliminar