martes, 12 de junio de 2012

Sorprendente historia en un nido malogrado de búho real



 
Hembra reposando

He rescatado esta observación de 2002 para aquellos seguidores que apreciáis de buen grado las historias extraordinarias acaecidas en la naturaleza. Una observación, donde solamente coincidir en el lugar adecuado y en el momento oportuno, me ofreció la privilegiada oportunidad de vivir este acontecimiento tan extraño ocurrido a una familia de búhos reales.
Espero que también alimente vuestro interés.

 
Nido malogrado. La flecha superior indica la presencia de la paloma; la izquierda el huevo huero y, la derecha, el segundo pollo muerto.

Ciertamente, la escena no puede ser más desoladora. En el interior de la oquedad del pequeño cortado ribereño descubro a un pollo de búho real (Bubo bubo) de cuatro semanas de edad muerto. Yace boca abajo, al lado de un huevo huero y de una paloma bravía decapitada y carente de rémiges. La presa en el nido,  revela la atención paterna al joven con puntual provisión de alimento; sin embargo, en algún punto crítico del ciclo reproductor, la dinámica familiar se desmoronó propiciando tan devastador final.
Si buscáramos entre el abanico de probables hipótesis sobre el hecho acaecido, tal vez, coincidiéramos en asegurar que la malograda cría de esta rapaz nocturna, fue provocada por una continuada molestia al nido causada por la intrusión de alguna persona. Pero, para darnos una idea de la cantidad de conjeturas erróneas que pueden barajarse ante escenarios capciosos como el mencionado, comprobaremos zanjando más elucubraciones, el verdadero desenlace de tan peculiar historia.

Nos remontaremos 66 días (hasta el 23 de febrero de 2002) descubriendo a la hembra incubando en su nido rocoso.
Aguarda la rapaz nocturna semioculta entre la sombra interior de una raquítica ephedra que cubre parte de la entrada. El río transcurre a lo largo del escarpe calizo de escaso porte, apagando la sed de las pequeñas tablas de labor que sobreviven en este árido entorno deforestado y de baja altitud. La presencia de hortelanos con sus aperos mecánicos de labranza no ha supuesto hasta la fecha, impedimento ni abandono de la crianza  por parte de estas rapaces durante 15 años de reproducción reconocidos. Hay un camino de acceso a los cultivos del páramo a 120 metros del nido, con más tránsito (sobre todo de motos) durante los fines de semana. La carretera comarcal se sitúa a unos 250 metros de dicho nido ubicado en solana. En días festivos, la afluencia circulatoria alcanza en horario de 18´00 a 20´00 h. los 60 vehículos a la hora, evidenciando una considerable presión humana.

 
Dibujo a lápiz (Búho real, Bubo bubo).

CRONOLOGÍA DE LAS FECHAS DE INTERÉS

 24 – 03 – 2002  El cielo está completamente despejado por la acción persistente del viento frío, siendo la temperatura agradable a resguardo. La correcta instalación del observatorio frente al nido es fundamental una vez  tomadas las medidas preventivas pertinentes, por esta razón, lo ubico próximo a una escorada retama al lado derecho. De este modo, permito que la hembra de búho real se sienta más protegida en el interior de la cavidad; hecho comprobado en otras ocasiones al facilitarle el ocultamiento frente a la presencia del observador.
Incuba posicionada hacia la derecha, desviando ocasionalmente la mirada y mostrándose más sosegada. Sus penachos están levantados y los ojos semicerrados. Dormita pausadamente.
A unos cien metros del nido un tractor laborea el hortal, mientras una pareja de ánades reales atraviesa fugaz la galería forestal que acompaña al río. Nada empaña la tranquilidad del ave ajena al ruido conocido.

- 29- 03- 2002-

El sol destella esporádicamente debido al paso de cúmulo-nimbos mientras la hembra de búho real descansa en la oquedad sombreada. Cierra casi los ojos ante la repentina aparición del inoportuno sol que la ciega desde el horizonte. Permanece inmóvil, parpadeando levemente. Un cuidadoso movimiento del cuerpo me hace sospechar la existencia de los recién nacidos pollos, resguardados bajo el denso plumaje materno.
Abandono la observación prospectando el farallón calizo y sobre un espolón rocoso a 120 metros del nido detecto un desplumadero de la rapaz; la víctima es una hembra de ánade real. Más tarde, cruzando el soto ribereño, ahuyento  a un solitario macho de la misma especie.

- 20- 04- 2002-

A última hora, el sol da de lleno en la cámara de cría. La progenitora (es la que se encarga del cuidado exclusivo de los pollos), desplaza la cabeza ligeramente y a través de las acículas de la ephedra controla mi presencia. La penumbra acentúa la escasa visibilidad y el pequeño de los pollos comienza a moverse, sin embargo, el mayor que permanece de espaldas a la entrada de la oquedad, no varía su postura pasiva. Intenta defecar reiteradamente pero alguna complicación intestinal se lo impide. Apenas consigue evacuar una minima cantidad fecal que se adhiere al plumón caudal. Tanta inmovilidad y apatía en este pollo resulta preocupante. Contrariamente durante las reproducciones anteriores, al concluir el día, las crías siempre multiplicaban su actividad.

- 21- 04- 2002-

Compruebo abatido el fatídico desenlace final y descubro al pollo que yace inerte sobre el sustrato arenoso. Su hermano dormita apaciblemente aunque se mueve con frecuencia. Llega incluso, a subirse sobre el cadáver.
Apenas hay cambios de conducta dentro del comportamiento habitual en estas nocturnas a lo largo del resto del día.
El pollo muerto, ha permanecido sin ser retirado del mismo punto durante todo el día.

- 22- 04- 2002-

Ahora mi interés se centra en descubrir a duras penas el cuerpo sin vida, puesto que la madre y el hermano me impiden escrutar con claridad los rincones del reducto familiar.
Afortunadamente al desplazarse el polluelo, deja al descubierto los restos medio consumidos del hermano. Estos han sido depositados en la despensa donde el adulto guarda despojos sobrantes de las cebas y posteriores capturas. Sólo queda de él la zona abdominal y las garras. El aprovechamiento íntegro del pequeño se hace patente; la progenitora resolverá de este modo, diversas cebas postreras.

 
Extremidad inferior del primer pollo de búho real depositada en un posadero de sus progenitores. Algunos ejemplares de esta especie suelen mantener el nido limpio de restos de presas.

- 27- 04- 2002-

Han transcurrido seis días desde la muerte del infortunado pollo y de nuevo, continúo el seguimiento del hermano a través del telescopio.
En puertas de la noche, el pequeño búho parece activarse al desentumecer sus músculos. De nuevo, se repite la escena; el pollo defeca anormalmente, quedándole un hilillo fecal suspendido de la cloaca. Los síntomas son los mismos que consumieron la vida de su compañero de nido. Tras el escaso movimiento,  siguen horas de quietud sobrecogedora y, la agonía, parece avanzar inexorablemente. 

- 28- 04-2002-

Las verdes espigas se mecen con el viento sobre el extenso labrantío del páramo. El cielo, salpicado de cirro-cúmulos, tamiza la luz solar filtrada por las nubes en un día caluroso y agradable. No siempre la naturaleza se muestra generosa, la vida tiene muchos matices, y el amargo, lo padece estoicamente la hembra de búho real. Me recibe alertada, con los penachos cefálicos levantados y mirándome atentamente con los ojos entreabiertos, aunque minutos después, menos recelosa, desvía la mirada. Este hábito común entre la rapaz y el observador, rompe hoy la monotonía de pasados encuentros desde el momento en que vislumbro al malogrado pollo postrado ante el vientre materno. Todo ha terminado; asisto estupefacto a una desgraciada situación poco común de equilibrio poblacional de la especie, hasta ahora, desconocida para mí.

- 29- 04- 2002-

La posición del cadáver no ha variado y la hembra lo acompaña algo apartada.
No deja de sorprenderme la extraña conducta de tamaña estrigiforme cuyo proceder resalta dos interesantes facetas extremas; una despiadada y otra maternal. Fue capaz de descuartizar a una de sus crías sin vida para nutrir a la otra. Hoy, continúa permaneciendo junto a ésta dos días después de su muerte.
El viento abate en volandas los penachos erguidos de la rapaz, y sus amplios ojos de mirada fija no se apartan ni un segundo de mí. La contemplo con detenimiento y algo afligido, forjándose un interrogante que no cesa de golpear mi mente ¿Qué hay detrás de esa curtida mirada de apariencia feroz mientras acompaña los restos mortales de su cría? Interesante enigma.

- 30- 04- 2002-

En la oquedad del pequeño cortado ribereño ya no queda vida. Encuentro al pollo tumbado boca abajo con la cabeza apoyada en su mandíbula inferior. Abriéndole el pico, compruebo que las larvas de Lucilia caesar copan todo el orificio digestivo retorciéndose espasmódicamente dentro del prometedor festín.
Con la intención de hallar los restos en prospecciones posteriores, son marcados los tarsos de la paloma y del pollo de búho real utilizando unas bridas negras de plástico y rodeándolas sobre su vértice flexor (como si fuera una anilla). De este modo, tras su localización, se podrá comprobar a posteriori si la extracción de las mismas se lleva a cabo presumiblemente por uno de los progenitores tras visitar el nido, pretendiendo quizá, aprovechar la carne del columbido.
No es la primera vez que nidos malogrados de esta rapaz, son visitados y despojados de los restos por sus moradores.
Han transcurrido dos días y dentro del nido sólo queda el cadáver del pollo en avanzado estado de descomposición. Éste ha sido movido ligeramente y la paloma no está. Recorro la parte baja, media y alta de los cortados, descubriendo a 200 metros del nido una de las extremidades del primer pollo del búho real. A 300 metros, anteriormente, hallé un mechón de plumones, seguramente del mismo ejemplar correspondiente a la otra extremidad posterior, salvo que ésta, debió ser devorada por algún carroñero.
No cesan aquí los hallazgos, y frente al nido, a unos 150 metros localizo la paloma bravía sobre una repisa. Desciendo para comprobar su identidad y en efecto porta la brida, salvo que ahora, carece de las rectrices y el ala derecha ha sido arrancada hallándose al lado de un plumón del búho real; la paloma está agusanada. El lugar corresponde al antiguo nido de “1996” y curiosamente, la tierra del interior  aparece arañada. La lectura ofrece cierta orientación, parece que el macho extrajo la presa del nido, quizá, con la intención de refrendar la ceremonia nupcial en un nuevo intento de repetir el ciclo reproductor. Desgraciadamente la cría de reposición no se llevó a cabo, pero como dato significativo, sirva el de la localización de una hembra de búho real incubando un tres de mayo de 1997(observación personal).

 
Restos de la paloma bravía sobre la repisa donde el macho ofreció a la hembra un nuevo lugar para anidar. El colúmbido ya había sido retirado del nido malogrado por éste. 
En el círculo, aparece un plumón del búho y el ala de la paloma, arrancada. Cuando el macho requiere la atención de la hembra, ulula y va desplumando la presa que servirá de ofrenda nupcial.

CONCLUSION

Siempre se nos ha presentado al búho real como una criatura atroz y despiadada y, en cierto modo lo es, aunque su tiranía es ejercida exclusivamente sobre sus presas durante la labor cinegética con el único fin de alimentarse y avituallar a su prole.
En el atípico cuadro reproductor de esta pareja, destaca el enigmático comportamiento de la hembra hacia su pollada. Curiosamente, guarda un riguroso espacio de tiempo antes de determinar el aprovechamiento del primer vástago y el abandono del segundo. No he hallado relación equivalente a esta conducta en bibliografías consultadas. (Mikkola, 1983) comunica de modo superficial algún desenlace fratricida entre hermanos de edades distintas, existiendo la posibilidad de adelantar la hembra esa labor de ceba a costa del menor muerto o moribundo. Esta conducta es extrapolable a un determinado grupo genérico de las estrigiformes. Matar y comerse al hermano es corriente entre búhos y otras aves rapaces (Andersson, 1982). En la lechuza, cuando el más joven de la pollada perece desnutrido - al no moverse ni emitir sonido alguno-, el adulto lo considerará  como si fuera una presa, alimentando con él al resto de la prole (Mikkola 1983).
¿Distingue nuestro búho real a sus pollos muertos de las presas del nido? Probablemente, si. El primer pollo agonizaba durante la tarde, tal vez muriera al oscurecer y fue respetado hasta la siguiente noche; el segundo, fue movido ligeramente, siendo extraída la paloma selectivamente por el macho que debió de utilizarla como ofrenda nupcial, y que evidentemente, no aceptó la hembra por su estado putrefacto (es como regalar a una novia las mismas flores pero marchitas).
Todavía quedan muchas lagunas por descubrir en la apasionante conducta del búho real. Poco a poco, con precisión de cuentagotas, aparecen detalles inéditos arrancados de su comportamiento hermético, oculto celosamente en el corazón de las serranías donde campea en libertad.
Después del mencionado relato, conviene concluir destacando el hallazgo de un nido con dos huevos abandonados en mayo de 1994. El año anterior, en el mismo cuenco, descubrí apoyado contra la roca un pollo de escasa edad muerto. Estos dos fracasos reproductores del búho real adquieren hoy una dimensión enigmática sujeta a múltiples conjeturas, con la salvedad de no caer bajo la hipótesis errónea más accesible: la de molestia humana-.

 
Estos pollos volantones pertenecen a otro nido que tampoco corrió mejor suerte. 
De los tres que nacieron, el más pequeño fue devorado por los hermanos; tal vez, murió después de recibir escasas cebas de los adultos. Los hermanos de la fotografía pudieron ser presa del águila real (probablemente, por los restos hallados).

 

13 comentarios:

  1. Hola

    Muy interesante esta entrada, los detalles del cuaderno de campo son fundamentales para seguir dándole vueltas a observaciones a las que de momento no se les encuentra explicación, pero que en un futuro puede encontrarse. No obstante deduzco por los detalles que comentas que crees que pudieron morir por alguna enfermedad, posiblemente fuese eso. Me ha encantado la secuencia.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Me dejas sin palabras con este relato tan detallado. Me doy cuenta de que a pesar de lo mucho que quiero y admiro a los animales, poco se sobre ellos, por eso vengo encantada a tu blog porque aquí siempre aprendo algo.
    Por otro lado aunque pensemos que las aves son animales tan libres, que vida tan dura tienen y no siempre se puede culpar al ser humano de ello.

    Buen día

    ResponderEliminar
  3. Muy emocionante.
    Yo no entiendo de esto, pero los síntomas indican enfermedad ... o veneno.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Encantada fiquei com esta entrada tão cheia de interesse observatório e preocupação com a espécie em questão.
    Você tem um senso muito impressionante de preservação e conservação. Parabéns por esta postagem ilustre e apaixonante.
    Grande e caloroso abraço de admiração.

    ResponderEliminar
  5. Desde luego que historia tan detallada, el Buho Real y tu teneis gran relacion y se ve que los conoces como nadie.
    No sabia que tuvieran nidos tan accesibles al hombre y los polluelos el saber de que murieron seria cuestion de autopsia , supongo.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  6. Fascinantes, hermosos, búhos. Mola aprender todas esas cosas de tu paciente observación. ;)

    ResponderEliminar
  7. Extraordinaria historia de esta malograda nidada del Búho Real. Veo que eres un experto en esta rapaz, fijándote hasta en el más mínimo detalle para sacar conclusiones. Es difícil saber a ciencia cierta las causas de la muerte de esos pollos, pro yo me inclinaría por la de alguna complicación digestiva por algún tipo de veneno.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. - Pedro: de momento, ahí queda el dato, siempre útil para quien necesite esta secuencia para un futuro trabajo de la especie.

    Hablé con veterinarios pero, me dijeron que, solamente por la acción de defecar con dificultad no era motivo suficiente para pensar en un posible envenenamiento.
    Esta, como bien dices, puede ser una variante como otras tantas que podría diagnosticarse como enfermedad o trastorno quizá digestivo, etc…quién sabe…

    Saludos.


    - Abedugu: no hay nada más importante e incluso muchísimo más que su estudio, seguimiento etc. que quererlos y admirarlos, porque todo esto implica respeto y conservación.
    Estas historias se saben porque alguien estuvo allí en el momento preciso; entonces me tocó a mí, del mismo modo que en otras ocasiones toca a otras personas. Estas vivencias siempre son bienvenidas.

    Saludos.


    - Jesús: los veterinarios me dijeron que podía ser cualquier cosa. La única manera de averiguarlo era por medio de una necrópsia pero, entonces estas cosas no se estilaban por su desinterés, salvo que se tratara de una especie muy amenazada.

    Saludos.


    - teca: siempre es un placer encontrar este tipo de secuencias para satisfacer a personas con una sensibilidad tan especial como la tuya.
    Gracias por disfrutar de la naturaleza y por tu interés por ella.

    Un abrazo…


    - Camperoinquieto: si, reconozco que durante muchos años hice seguimientos de esta especie tan sorprendente. Ha llenado muchos de mis fines de semana.

    Hay muchos nidos accesibles; concretamente, en la foto superior donde aparece la hembra de búho real, aquel año tuvo dos pollos; la foto está hecha con digiscoping desde lejos. Dos años después, la misma hembra anidó en el mismo lugar y, el paso de cabras montesas al lado del nido hizo que la rapaz lo abandonara. Cuando me acerqué sabiendo que no estaba, encontré las cáscaras de los huevos solamente.
    Las cabras han ocupado muchas de las cuevas donde anidaba el búho real.

    Como dices, el análisis del pollo nos hubiera dado la solución pero, entonces por su coste no se hacían.

    Saludos.



    - Chuan-Che: muchas gracias por tu atención, siempre es un placer compartir estos apuntes de campo que, de otro modo, quedarían en al estantería del autor.

    Saludos.



    - Pini: la historia me impresionó muchísimo. A pesar de todo, queda tanto por ver que uno siempre se siente un poco más ignorante cuanto más ve.
    La misteriosa muerte de los pollos se quedó allí junto al drama de una cría inesperada.
    Como dices, el veneno tiene una buena base como causante de las muertes, debido al aporte de algún animal envenenado al nido.
    A pesar de la triste historia, me alegra que haya sido de tu interés.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Me ha impactado todo el relato y sobre todo, tu ojo observador de INVESTIGADOR DE LA NATURALEZA. Te felicito Javier, como ya te dije en otras oportunidades, no solo por las fotografías que publicas, sino por toda la información que nos ofreces y que yo, sinceramente, agradezco
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Pues usando las palabras con las que inicias el relato, yo soy uno de los seguidores que aprecio de muy buen grado las extraordinarias historias acaecidas en la naturaleza sobre todo cuando son descritas de una manera tan objetiva, rigurosa y detallada como tu lo haces.
    Muy interesante el relato.
    Gracias Javier por compartirlo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. - Mabel: fíjate que, cuando acudes al campo con intención de observar detenidamente dentro de un programa de seguimiento un nido de búho real, te encuentras con semejante panorama. Es una lástima pero, la naturaleza tiene estas cosas.

    Abrazos.


    - Jorge: hay pocas historias como estas, de las que haya tenido oportunidad de presenciar pero, por una vez que se coincide con una, merece la pena relatarla. Todos disfrutamos de oportunidades como ésta y, a mí, también me gusta leerlas en páginas ajenas, agradeciendo, precisamente, la voluntad de compartirlas.
    Me entusiasma tu interés, gracias.
    Espero te animes a continuar con tu labor fotográfica.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Hola Javier, ¿qué tal has pasado la primavera?
    Menudas observaciones guardas en tu cuaderno de campo, son geniales; ya me gustaría a mí (¡algún día..!).
    La inteligencia de las aves es sorprendente, creo que los humanos tenemos unas ideas preconcebidas sobre ello y deberíamos empezar a pensar en las aves como seres sensiblemente iguales a nosotros en determinados comportamientos. Cualquiera sabe lo que pudo ocurrir en ese nido, sólo nos cabe elucubrar, de momento, aunque siempre confiaré en que algún día conozcamos la vida secreta (y completa) de los animales...
    También pudiera ser que hubiera déficit de presas o los padres fueran primerizos y no tuvieran experiencia, a saber. Cuánto nos gustaría conocer esos misterios, que están ahí, abiertos a todo el mundo pero escondidos en lo profundo de nuestros montes.

    Menudo tostón te he soltao.
    Un saludo.


    PS: el otro día fui a un posadero de búho real en la linde del bosque y resulta que ese día el animal estaba, y claro, me oyó y salió volando. He recogido algunas egagrópilas para analizarlas, ¿tienes algún manual para distinguir restos o algo así? Sé cómo se analizan las egagrópilas, lo he leído muchas veces, pero si me encuentro un hueso, ¿cómo voy a saber de qué son? Dos días después volví al alba y estuve esperando escondido cerca durante unas tres horas, pero el animal no apareció. Espero no haberlo asustado y que haya desaparecido, no puedo quitarme esa idea de la cabeza. Sí vi otros animales (torcaces, bandadas de pardillos, jilgueros, algunos pinzones, agateadores, gangas, abejarucos, gaviotas reidoras...), pero el búho real, que tanto me interesa, no dio señales de estar por ahí.

    ResponderEliminar
  13. La primavera ha sido muy fugaz y, ni siquiera me he enterado para mi desgracia, espero que tú la aproveches mejor.
    Los progenitores no parecían novatos y las presas al nido no faltaron. Podría tratarse de algún caso de envenenamiento leve para los adultos por la captura de algún roedor tratado su territorio con veneno y que afectó mortalmente a los pequeños. En este lugar, hace algunos años, murió una hembra envenenada cuando se disponía a incubar.

    Dame tiempo y te encontraré algunas claves osteológicas de mamíferos y aves.

    Saludos para el futuro biólogo.

    ResponderEliminar