sábado, 16 de junio de 2012

LAVADEIRA MASCARADA (Fluvicola nengeta)


















Se da cierto aire con la collalba rubia (Oenanthe hispanica) por la coloración, salvo que el antifaz de la lavadeira (Fluvicola nengeta) es menos vistoso. Pero nada tiene que ver la lavadeira con la collalba, habitual ésta última de los paisajes áridos.
Este pájaro de la familia Tyrannidae tiene unos 16 cm de longitud, y contrasta llamativamente por su plumaje blanco, negro y gris. Habita las zonas húmedas con matorral o bosques tropicales o subtropicales y bosques antiguos muy degradados. Prácticamente, utiliza el mismo nicho ecológico que la lavandera blanca (Motacilla alba), de hecho, su comportamiento recuerda mucho a ella.



















El nombre de “lavadeira” se debe a su predilección por los cursos de agua y el de “noivinha por su coloración blanca predominante.
Durante su incansable trasiego, cual activa lavandera, no deja ningún rincón por escrutar a la búsqueda de artrópodos o cualquier invertebrado que pueda descubrir. En la zona ajardinada de un parque en la ciudad de Resende, me deleité con la observación esporádica de este pájaro saltando en corto vuelo. La intención, por lo visto, era la de atrapar las telas de araña bajo los bancos de cemento; después, trataba de hallar al arácnido.



















Presenta una amplia distribución geográfica en Brasil, y en la región noreste del país, siendo muy habitual en la mayor parte del este de dicho país, incluyendo los estados de Sao Paulo, Río de Janeiro, Paraná y el sur de Minas Gerais. Además de Brasil, posee una población separada en la costa del Pacífico de Perú y Ecuador. 
Se ha convertido en un ave muy urbana.



































Retomo, de nuevo, la nutrida sección de fauna brasileña con aves fáciles de observar. Nunca se sabe si os tocará viajar algún día, y si no, pues disfrutadlas aquí. 


9 comentarios:

  1. São eternas companheiras nas caminhadas em torno do rio... e na quadra do parque.
    Pelo visto todos os detalhes brasileiros te encantaram... bom saber que o meu país soube te acolher...
    Felicidades e obrigada pela postagem de referência.
    Beijo carinhoso.

    ResponderEliminar
  2. Bonita esa avecilla que, efectivamente, tiene un cierto parecido con la collalba.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. - teca: está claro que, como no llegan las aves brasileñas como rarezas por este país, entonces, lo mejor es ir a buscarlas allí. Tienes un país extraordinario y una interminable lista de maravillas vivientes. Me encanta Brasil con su fauna y su gente.

    Un abrazo…


    - Pini: las collalbas; tanto la gris, la rubia y la negra habitan en mi pueblo (Calmarza: Zaragoza). Es un buen síntoma. No me extraña que por lo apasionado que soy de ellas, la lavadeira mascarada me recordara a la collalba rubia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Javier

    Comentas que hay dos grandes poblaciones muy separadas geográficamente, la mayor en Brasil y otra en Ecuador. Estas extrañas distribuciones indican un pasado intrigante en el que ambas poblaciones pudieron estar unidas, de una migración exitosa, etc. ¡Fascinante, la lavadeira mascarada!

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Buena observación Pedro. Por otra parte, parece que la expansión exitosa de esta adaptable especie hacia el sudeste brasileño, se ha debido a la progresiva desaparición de la mata atlántica que formaba una barrera para su dispersión. Como siempre, la acción del hombre favorece a unos y perjudica otros. En este caso, la lavadeira, ha encontrado un pasillo idóneo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Pues yo te agradezco que hayas retomado la sección de fauna brasileña porque de otra manera yo nunca la conocería.
    Esta lavadeira es muy bonita, muy distinta de la que aquí se llama lavandera que es un ave que a mi me encanta por su comportamiento inquieto y por su forma de volar.

    ResponderEliminar
  7. Me alegra que digas eso Abedugu, puesto que a mí me atrae la totalidad de las especies del mundo. Me gusta mirar otros blogs que ofrezcan más variedad, no quiero estancarme en las especies ibéricas.

    La lavadeira era fácil de ver y agradecida para observarla por su “docilidad” ante mi presencia.

    Como dices, la lavandera blanca tan habitual en nuestros campos y ciudades, también es, aun con su abundancia, un pájaro agradable de observar por su caminar tan altanero.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ¡¡Qué guapo!! Por lo que leo, en tu entrada y por ahí, a lavadeira mascarada é como a nossa alvéola!
    Brasil, por el sitio donde está y lo que tiene, debe ser como nuestro paraíso o algo así.
    Muy guays las fotos, seguro que se deja retratar muy presumida ella.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. La tierra Guillermo, está llena de paraísos. El problema es cómo mantenerlos en su pleno esplendor.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...