martes, 23 de enero de 2018

Pajarita de las nieves (Motacilla alba) "Romance"



"Antonio Joaquín Afán de Ribera, publicó en 1899 un largo
romance melancólico, repleto de hojarasca romántica, en el
que se dan cita todos los tópicos —mentiras y verdades— que
la tradición arrastra del pajarito: mensajero del frío y de
los días invernales; anuncio de la nieve y visitador de las
corrientes de agua; poseedor de bella librea, habitante solitario
donde señorearon las aves cantoras y los huéspedes del
buen tiempo, etc."



PAJARITA DE LAS NIEVES

"Pajarita de las nieves"
de los fríos mensajera,
que en los hielos del arroyo
sin temores jugueteas,
y en los surcos que la escarcha
endurece como piedra,
con tu pico agudo buscas
la semilla de la siembra;
bajo tu leve plumaje
has de tener una hoguera,
cuando resistes ufana
del invierno la inclemencia.
Te miro moverte a saltos
al borde de las acequias,
por eso el vulgo te llama
"nevatilla" o "lavandera".
Tú no sabes que produce
tu alegría, en mí, tristeza,
recordando las venturas
que gocé en la primavera.
Ya los árboles sin hojas
grata sombra no me prestan,
ni el amante ruiseñor
trinos lanza en la arboleda.
Ese viento embravecido
eco fúnebre asemeja,
y los copos de la nieve
el sudario representan.
De entre un cielo tormentoso
sol con nubes no calienta,
y la lluvia con su ruido
cual las noches me desvela.
Si del tallo quiere alzarse
atrevida la violeta,
una gota de rocío
al helarla, me la quema.
Pajarita del invierno,
huye donde no te vea,
y torne la golondrina,
mi amiga, mi compañera.
En un ángulo, en la torre,
allí su nido conserva;
lo guardo como reliquia,
tal vez no viva a su vuelta.
Tú a mi corazón helado,
ninguna ilusión le llegas,
sólo esperanza, si huyes,
de que otra estación se acerca.
Pajarita de las nieves,
yo celebro tu belleza;
mas si está blanco el cabello,
llama ardiente se desea.


Romance de Antonio Joaquín Afán de Ribera, extraído del excelente trabajo de José Mondéjar "Algunos nombres románicos de la Aguzanieves Motacilla alba" sobre la etimología de los nombres vernáculos de esta especie tan conocida.



Lavandera blanca Motacilla alba; una de las aves con mayor lista de nombres vernáculos.





14 comentarios:

  1. Preciosas fotos de la lavandera, que siempre me ha parecido un pájaro muy simpático, aunque no quede demasiado bien parada en el poema.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Aunque el poema relata metafóricamente bien la conducta de la lavandera blanca, José Mondéjar ya advierte de las "verdades y mentiras" sobre el ave en cuestión. No, no es culpable el blanquinegro pájaro de que llegue el ivierno, ni siquiera lo trae consigo. Sin embargo, hay estrofas en los que define bien su conducta y movimientos característicos.
      A mí, Joaquín, también me apasiona la lavandera blanca.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Yendo la cosa de poemas y de aves, permítame vuesa merced dejar aquí una estrofa, breve y a mi juicio hermosa, alusiva a la estación venidera que tanto parece echar de menos Antonio Joaquín, siendo su autor nada menos que Fray Luís de León:

    Despiértenme las aves
    con su cantar sabroso no aprendido;
    no los cuidados graves
    de que es siempre seguido
    el que al ajeno arbitrio está atenido.

    Bellas fotos de invernal avecilla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, debería saber el autor, algo que le reprocha José Mondéjar, que la pajarita de las nieves, como tantos otros pájaros no soporta los crudos inviernos y, como todos los ellos, huyen de esta gélida y desapacible estación.
      Buena medicina la estrofa del genial Fray Luís de León para el optimismo venidero.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Un ave que me encanta, pues en este tiempo, es abundantísima por estas tierras y es toda una gozada llevar un buen bando de ellas detrás del tractor buscando los invertebrados que descubre el arado. Por aquí las llamamos churubías. Precioso poema y bonitas fotos
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que, en los tiempos difíciles, cuando está la ayuda de la maquinaria agraria, nada mejor que acudir en masa como es típico en esta especie para aprovechar el trabajo del labrador.
      Tienes razón, es un espectáculo verlas corretear con su estilo sobre y entre los tormos que levanta el arado.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Que bonito el poema, no lo conocía. Las fotos muy chulas Javier, un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De vez en cuando, rebuscando para hallar detalles desconocidos relacionados con el arte popular y sus sentimientos con los animales.
      Un abrazo Germán.

      Eliminar
  5. Es ave que me gusta mucho, la suelo conocer con el nombre de la lavandera.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, un pajarillo con un larguísimo historial de nombres y ocurrencias populares derivados de sus costumbres.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Temos uma espécie muito parecida por aqui, mas que sobrevive não na neve; mas no nosso tropical "caliente" Brasil.
    Precioso poema!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alegra-me que gostes sabendo de de tua torcida aos poemas e, este, ainda que não favorece ao pássaro, se que tem visos de interpretar certos hábitos seus.
      Beijos...

      Eliminar
  7. Echo de menos la pareja que criaba en el tejado de enfrente de mi casa del curso pasado, donde se rompía el tópico invernal al verlas preparadas para su segunda puesta en pleno verano.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Son muy espabiladas. En la fábrica donde me toca alguna vez trabajar, tienen cocina, y un contenedor de desechos orgánicos donde acuden gatos, (cuando éstos no están), veo a la activa lavandera blanca caminar aceleradamente en busca de pequeños restos desprendidos de las fauces de los felinos.
    A ver si regresan de nuevo.
    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...