jueves, 10 de mayo de 2012

Molineros: gorriones camperos.




El sábado pasado aguardé en la zona de estacionamiento frente al cordón de acero que impide, afortunadamente, la entrada con vehículo al espacio natural del Galacho de La Cartuja en Zaragoza. Galacho es una palabra aragonesa con la que se define el cauce muerto de un río que todavía permanece anegado; característico del río Ebro. Entretenido con el montaje y ordenación de la mochila en el interior del coche, me vi sorprendido por la actividad fenológica del gorrión molinero (Passer montanus). Era una mañana frenética por parte de estos paseriformes, acalorados en torno a los escasos huecos donde poder anidar; y, que mañana mas espléndida para dejarlo todo y dedicársela a ellos. 


Es algo menor que su pariente el gorrión común (Passer domesticus) y a diferencia de éste, su dimorfismo sexual es inapreciable. Me gusta como destacan esas máculas negras sobre fondo blanco y sus pardos ojos indiscretos ocultos por ese minúsculo antifaz negro; detalles específicos de este gorrión colonial. 

 
En las fotos superiores, un macho se exhibe ante una hembra ofreciéndole simultáneamente un lugar para nidificar. Hay otro ejemplar que interrumpe interesándose por la oquedad, necesaria para seguir los mismos pasos que su oponente.

Los huecos en los taludes, ya sean de origen natural o excavado por el abejaruco o el avión zapador, son ocupados por este gorrión; tampoco desdeña las oquedades en edificios del extrarradio, peñas, cajas anidaderas o cavidades en árboles. El gorrión común, más fuerte, regenta las zonas mas humanizadas en detrimento del molinero.

 
 
El macho protagonista, el que se lo curra de verdad, logra ahuyentar al rival oportunista sin dejar de observar a la hembra, interesada por su ofrecimiento; un hogar muy acogedor que ella estudia detenidamente.

Su carácter sociable les hace criar en comunidad, aunque guardando las distancias exigidas entre nidos. Cuando termine el ciclo reproductor, de nuevo, jóvenes y adultos formarán nutridos y cohesionados bandos. Se considera un ave sedentaria en gran parte de su zona ibérica pero, en primavera y otoño emprenden movimientos de cierta importancia alcanzando lugares poco habituales. En sus desplazamientos de hasta 334 Km., los hay mas atrevidos, según algunos anilladores con datos de aves recuperadas, lo hacen a mayores distancias; como uno de ellos anillado en Bélgica y recuperado en Madrid y, un joven anillado en Rusia que, tres años después, fue recuperado en Portugal. 

La hembra parece satisfecha pero...

Se alimenta de insectos, semillas de gramíneas, cardos y otras plantas silvestres, y no tanto de cereales como el gorrión común. El nombre de molinero le viene precisamente por su visita a los antiguos molinos, tal vez lo hiciera para alimentarse de cereal triturado mas apropiado para su pequeño pico. 

Se va...
Bueno, se va, pero vuelve para completar el acuerdo.
 
Y, eso es todo. Me puedo pegar tranquilamente toda una mañana mirando con entusiasmo las evoluciones de pájaros tan sencillos como los gorriones molineros y, otro día, puedo hacerlo con otras especies si me lo permiten. Nunca tengo prisa para observar si la ocasión se presta.

19 comentarios:

  1. Além das explicações didáticas que sempre nos dá, eu me encantei com essa série divertida de fotos de uma espécie tão bem pintada em sua plumagem e bastante teatral... esse pardal me parece fisicamente muito mais bonito do que aquele que eu costumo ver por aqui...
    De todas as formas, eu também me encanto com qualquer movimento natural das espécies da natureza. Não sei fotografar como você, nem tenho equipamento para isso, mas o prazer de estar observando já me enche de empolgação. Minhas íris têm uma memória impressionante e guardam lembranças para uma eternidade.

    Obrigada por compartilhar conosco suas vivências tão sutis e empolgantes.
    Beijo terno e doce para ti.

    ResponderEliminar
  2. Estupendas fotos , muy bien documentadas de esa ave, que no tenemos por aquí y de la que me ha llamado la atención los lugares que elige para nidificar.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier

    Muy interesante el esfuerzo para elegir nido de estas aves, un comportamiento análogo se puede observar también en nuestra especie. Con broncas entre machos incluidas.
    La elección del lugar de nidificación es de una importancia increible para cualquier ave, llevo varios días acercándome a una colonia de aviones y es tremendo el ajetreo que tienen. Estos días en que tantas especies andan liadas con la nidificación son fabulosos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Que bonitos, los he visto pocas veces y la verdad no se porque, supongo que el comun y el estornino negro le dan pal pelo.....
    Saludos camperos!
    (por cierto lod el nido con crialos es para entrada!! que buena!)

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola Javier!
    Vaya observaciones tan buenas que nos has aportado tanto por las imágenes como por los detalles que nos describes sobre el comportamiento. Estoy más acostumbrado a ver el gorrión común, pero a partir de ahora intentaré ser más observador en mis salidas al campo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. He terminado de leer tu entrada y por un momento parecía no estar frente al ordenador, sino en el Galacho de la Cartuja, ahí, sentado, viendo a estos bonitos ejemplares de molineros y sus movimientos.

    Gracias por sentirnos partícipes de tus experiencias. Tus explicaciones, sin duda, le dan vida a la placidez de las fotografías.

    ResponderEliminar
  7. Hay que saber valorar el tiempo, el ajeno y el propio. Hay que saber ponerle precio y tener claro en qué merece la pena usarlo. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Cuando vivía en Madrid los iba a ver al Parque del Moro, cerca del Palacio Real, donde había una buena colonia. En cambio, ahora que vivo en el campo no los veo nunca.
    Son muy inquietos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. No sabía de la existencia de esta variedad de gorrión, has hecho una entrada muy minuciosa y entretenida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. - teca: partiendo de la idea de que todas las aves tienen su encanto particular, hay algunas como este gorrión, que pasan más desapercibidas para el ojo del observador neófito. Pero, gracias a las imágenes reveladoras que ponemos al alcance mediante el blog, cualquiera puede tener el acceso oportuno para disfrutar de este pájaro todavía común en nuestros campos.
    Me alegra esta sorpresa tuya por este encantador gorrión.

    Un abrazo…


    - Pini: la lucha por las oquedades donde anidar es bastante belicosa y, todo se decide por la fuerza del contrincante; así como el gorrión común supera al molinero, el estornino negro lo hace sobre el gorrión común.

    Saludos.


    - Pedro: no difiere mucho el comportamiento del gorrión común al del molinero en cuanto a exhibición nupcial y disputas; parece por las enganchadas de los machos, que el común es algo mas violento a la hora de combatir.
    Existen casos de hibridación entre estas dos especies de gorriones, aunque escasos (Cordero 1990).

    Lo que comentas sobre la algarabía en los nidos de aviones es como para sentarse largo rato, puesto que la sesión activa de estas golondrinas bien merece la pena para el observador, si cuenta, por supuesto, con una buena dosis de atención y paciencia para anotar las mejores secuencias de laboriosidad de estas aves y, la combatividad de sus peleas.

    Saludos.


    - Campero: es cierto; ambos pájaros de comportamiento extorsionador y algo matón, se encargan con abuso de poder, de ocupar a la fuerza las oquedades disponibles. El gorrión común, por fortuna, utiliza oquedades donde no puede hacerlo el estornino y, el molinero bien lejos de los dos.

    Desde luego, no son los críalos menos crueles que el canorus por mucho que éste último arroje a los pollos o los huevos del nido. Los pollos de críalo, mas vivos, acaparan el alimento con mas ventaja que los verdaderos descendientes, matándolos pasivamente de hambre.

    Saludos.


    - Fernando: seguro que cuando tengas la fortuna de verlo, lo disfrutarás tanto como cualquier otra cita rara, salvo que ésta, será mas familiar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. - José: es un placer verlos tan cerca de la ciudad. Ahora, con el bullicio de la cría, se dejan observar un poco mejor; llegado el otoño, son algo más esquivos. Es el momento de verlos en su apogeo reproductor, porque acostumbrados a la presencia humana, se prestan a la observación.

    Saludos.


    - Salomé: me encanta tu filosofía sobre la vida, todo tu alrededor está lleno de respuestas que descubres con ventaja.

    Besos para ti también.


    - Jesús: tal vez tuvieran un buen bastión para criar en la zona del parque con las edificaciones solariegas, ricas en oquedades. Si ahora, la zona del campo es mas de urbanizaciones que de edificaciones rurales, quizá la falta de huecos para anidar sea una de las causas de su ausencia.
    El lugar que menciono, tiene unos enormes taludes con infinidad de oquedades aptas para no entrar en batallas despiadadas.

    Saludos.


    - Valverde: entonces, no te la puedes perder, seguro que te encandilará tanto por su comportamiento como por su plumaje de pardos bien armonizados.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Desde luego una maravilla tu entrada...genial..un abrazo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  13. Gracias por la visita alp. Nos vemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Vaya trabajazo de paciencia, técnica y dedicación... como ya sabes, mi admiración por tus imágenes Javier. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  15. Me encantan tus entradas!!!
    Las fotos de la hembra inspeccionando el hogar, geniales!
    Y la cara que se le queda a él cuando ella se va?
    Qué bien sabes contarnos la emoción que sientes cuando ejercitas la "profesión de voyeur" animal...
    Eres muy bueno Javier..., me gustan mucho tus relatos de vida y se te nota el entusiasmo.
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  16. Tuve que entrar varias veces en tu página porque con el Google Chrome no me dejaba ver parte de las fotos, menos mal que desde el Explorer si.
    Me encantó este reportaje porque adoro a los gorriones, tan pequeñinos, tan inquietos. Tengo pasado mucho tiempo contemplándolos y viendo como se comportan.
    Gracias porque pasé un rato estupendo con tus explicaciones y tus fotos magníficas.

    Buen día

    ResponderEliminar
  17. que pajarito tan hermoso!Pareciera que estuvieran llenos de vitalidad y alegría. Da gusto mirar las fotos.
    Un abrazo Javier y gracias por todo lo que siempre nos ofreces.

    ResponderEliminar
  18. Mira que son parecidos a los gorriones comunes, pero estos tienen algo diferente. No he visto muchos en mi vida, sin embargo, y el último que vi estaba muerto. Una pena.

    El reportaje me gusta, se nota que sabes localizar estos bichos. Donde haya un agujerico a punto... :)

    Un abrazo! que se me pasan tus entradas y me siento culpable jaja.

    ResponderEliminar
  19. - Daniel: es un orgullo el comentario a mi sencilla labor viniendo de un fotógrafo profesional tan observador como tú. Gracias.

    Saludos.


    - Transi: muchas gracias estimada amiga.
    Veo que también has caído en el detalle de la mirada. Supongo que en las aves también hay expresiones faciales que tal vez pasen desapercibidas a nuestra mirada.
    Tienes razón, lo vivo todo con una intensidad innegable, me apasionan los animales y sus reacciones.

    Abrazos.


    - Abedugu: con estos gorriones, muchas son las veces que me quedo completamente embelesado. Son una banda bien allegada y de hábitos muy gregarios, donde los ves actuar en completa armonía.

    Saludos.


    - Mabel: me gustan muy especialmente los molineros, aunque no me olvido de todos los demás pájaros, también muy dignos de representar una colorida entrada.
    Gracias a ti por estar.

    Saludos.


    - Guillermo: En el lugar que menciono existen unos taludes de considerable altura donde, en ocasiones, anidan los abejarucos y aprovechan los molineros sus oquedades para anidar. De todos modos, hay muchos agujeros disponibles y la colonia está bien servida; quedan siempre los rezagados que, a última hora, pretenden conseguir plaza y la arman en disputas con los demás.

    Saludos.

    ResponderEliminar