lunes, 9 de agosto de 2010

Negro y amarillo


- Salamandra joven (Salamandra salamandra)


La estampida vacacional, coincide evidentemente con la parada de las fábricas. Es entonces, cuando toca activarme con mayor energía debido a la función de mi trabajo relacionado con la pintura. He de aprovechar el vacío dejado tras el éxodo voluntario de la gente para, reparar las superficies que quedaron deterioradas por el desgaste continuado. Las prisas de la dirección por tenerlo todo a punto, machacan mi planteamiento ordenado y, todo se convierte en una estresante obligación de finalizar en tiempo record. Es lo que tienen dichas paradas en las fábricas para su correcto mantenimiento.


Así que…, perdonad este parón causado por un estresamiento desbordante.


Me ha venido a la mente durante estos días, la imagen de la coloración poco discreta de la salamandra, eso si, de las más bellas criaturas conocidas. Me choca sobre todo, al recordar aquellos momentos de la infancia, cuando los colores vivos, superaban nuestras emociones interiores dada la espectacularidad de su combinación tan llamativa.

Digo esto, precisamente por la cantidad de negro y amarillo que me ha tocado pintar en suelos, barandillas, angulares, escaleras verticales, etcétera; para que se apruebe la inspección de seguridad exigida a la fábrica. Vamos: salamandras de vanguardia por todos lados.



- Ahora es pequeñita, pero cuando se haga mayor medirá hasta 20cm de largo.

22 comentarios:

  1. Preciosa criatura de la naturaleza, de tonos acentuados, como un traje de colores.

    Saludos,

    Luis.

    ResponderEliminar
  2. Siempre estamos imitando a la naturaleza sin saberlo...Qué pequeña y bonita la salamandra, espero que crezca sana y salva. Saludos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Javier!
    Pues ya veo que te resulta prácticamente imposible hacer vacaciones estivales, cuando tu trabajo aumenta a raíz de que los lugares donde has de actuar se queden vacios precisamente por las vacaciones de otros.
    Me ha gustado mucho el paralelismo que haces con los colores que tienes que utilizar ahora en tu trabajo y los de la vistosa salamandra, (debes ver salamandras por todas partes, sobre todo en los sueños, bueno mejor que no.)
    Me he quedado con la curiosidad de saber si a la salamandra con estos colores tan llamativos le será difícil protegerse en el medio, pues creo que no goza del mimetismo o sea, de confundirse por el color en el ambiente, ¿es así? o me equivoco.
    Me encantó la justificación que haces del ermitaño con respecto al vino en mi blog, es de una gran sensibilidad. Yo me quedé un poco preocupada al poner el post de si no habría tenido que quitar ese aspecto del ermitaño que reflejaba el texto, pero con tu explicación ha quedado solucionado.
    Si estás estresado descansa, ya pondrás post cuando tu situación sea más normal, bueno es mi opinión. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. - Si Luis, pero un traje que no llevaría cualquiera. A no ser que fuéramos de obras públicas.

    Saludos


    - Di que si, Teca. Una preciosidad. Es como una llamativa flor con patas.

    Saludos


    - Bueno Asterina, de momento, aunque el camino no era muy transitado, tuve que apartarla a un lado. Espero como tú, que así sea; sana, salva y con mucha descendencia.

    Saludos


    - Qué tal Clariana.
    Bueno, las salamandras que me quitan el sueño son las artificiales. Fíjate si hay todavía más paralelismo que, la salamandra anfibio es tóxica, aunque no tanto como la pintura negra y amarilla que utilizo.

    El código de colores vivos en la naturaleza se respeta por regla general, y en la salamandra significa; peligro, no le hace falta tanto el mimetismo, ya que goza de la protección de unas glándulas cutáneas a lo largo del dorso que producen una secreción venenosa. Si te fijas en la foto primera ampliándola, verás unos puntitos sobre el fondo amarillo como si fueran espinillas: esas son las glándulas. De todos modos, entre la maraña con oscuros y ocres, tampoco este anfibio resulta muy visible, ya que habita lugares húmedos.

    Las personas son un mundo, y siempre resulta gratificante conversar incluso con las que no conoces. A veces, tienen tanto que contar que, ni siquiera los familiares más allegados son para ellos los más cercanos para desahogarse. La imagen del ermitaño me produjo una sensación de soledad, más por abandono que por otra causa.

    Suelo descansar leyéndoos. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Me encanta tu mente y tus sentimientos despiertos, ambos, a todo lo que represente Naturaleza, seres vivos, respeto... admiración...
    detalles, colores...
    Eres un gran ser humano Luis !

    ResponderEliminar
  6. ¡Ay, esa coloración aposemática, cuantas alegrías da a la vista y cómo el hombre la imita, al igual que tantas y tantas cosas, de la naturaleza.

    Es precioso el bichejo. Por aquí, en el sur, se les ve menos. Aunque con lluvia y una espera tardía es posible encontrarlas y disfrutar observándolas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Lo siento por lo de "Luis" quise decir Javier (anteriormente le había enviado un correo a un amigo de la familia llamado Luis y recién me acordé que en tu blog te había llamado asi) SORRY.... el mensaje era para ti, JAVIER, que eres un gran ser humano....
    Un gran saludo y mis disculpas nuevamente !!!!

    ResponderEliminar
  8. - Me sacas los colores, Mabel. Es verdad que, todo cuanto veo o miro en lugares de tipo industria, trato de extrapolarlos a la naturaleza, para evitar hastío y monotonía. La naturaleza es una de las mejores ocupaciones para nuestra mente, y todos los aquí presentes la compartimos.

    Saludos.


    - Trotalomas: no tengo, desgraciadamente, la fortuna de toparme más a menudo con ellas, pero cuando la tengo, las disfruto plenamente.
    Este proyecto de salamandra es de Cantabria; pariente apartado de las tuyas, trota. No me extraña que de críos, todos tuviéramos la ilusión de ver una, por el hipnótico contraste de colores.

    Saludos.


    - No te preocupes Mabel, que confundirme con Luis es un gran privilegio, ya que las fotografías durante sus caminatas las hace con la cámara de fotos, y las más elocuentes, con su sentimiento particular: la admiración convertida en poesía. http://senderismogispert.blogspot.com/

    Ese “gran ser humano”, que se reparta entre el personal, que es lo verdaderamente justo.

    Más saludos.

    ResponderEliminar
  9. Felicitaciones por tu trabajo con este sitio,buenos articulos y fotografias,me gusta mucho y voi a pasar por aqui de vez en cuando para ver los nuevos articulos publicados.. Tambien te dejo unos enlaces para unos sitios interesantes
    Nehoiu online ,Nehoiu es un bonito pueblo de Rumania, Asesinos seriales ,este es un blog con recopilaciones de asesinos seriales, Marketing ,este es mi negocio, Directorio web SEO , este es un directorio web gratuito pero con enlace reciproco donde puedes apuntar tu web,quiza te sirve para algo. Gracias y saludos desde Madrid

    ResponderEliminar
  10. Gracias Raúl por tus recomendaciones, las tendré en cuenta.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. it looks a little alien, so big a head.

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. Muy buena tu comparación de la pintura con los colores de la salamandra, al menos tu trabajo que parece pesado, estresante y también tóxico supongo por los componentes de la pintura, te lleva con la mente a la naturaleza y mientras piensas en ella con lo hermosa que es puedes sentirte un tanto aliviado.
    Preciosa esa salamandrina.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  14. Yo creo que fueron esos colores, junto con el negro y verde de los tritones jaspeados, los que decidieron mi inclinación hacia los anfibios en mi infancia.
    ¡Que te sea leve el trabajo! Siempre tendrás la ventaja de tener libre cuando los campos estén más vacios de veraneantes.

    ResponderEliminar
  15. - Pia N. la cabeza desproporcionada se corrige cuando se va desarrollando.

    Saludos.


    - Gracias Abedugu. Cuando trabajo, sólo pienso en el próximo fin de semana, que es lo que realmente me desintoxica algo.

    La salamandrina es vecina de tu tierra, y tan fresca, como que es del norte.

    Saludos.


    - Te entiendo perfectamente, Jesús. Además en el 84, cuando hice el servicio militar en Hoyo de Manzanares, tenía la suerte de ver a los tritones jaspeados en un pequeño arroyo interior del recinto. Son preciosos también.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Oro y azabache, un excelente traje de luces...y sombras.
    Las salamandras fascinan, y además varían -según localidades- en la cantidad y distribución de sus brochazos negros y amarillos.
    Una entrada...que ni pintada.
    Por fortuna la mente(naturalmente) nos evade.
    Que sea leve el trabajo, Javier.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Una compartida exposición de tu visión tan pintoresca de la salamandra y, una pincelada muy acertada la tuya, Javier.

    El trabajo todavía me sujeta con firmeza. Y aún encima, como nos toca a los trabajadores, nos desahogamos con la frase del eterno consuelo: “jod…, y agradecido".

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. Esperaba que fuese más grande, más parecida a las que he visto, pero se ve que aún tiene que crecer.

    Creo que los colores tan llamativos son para avisar de que es venenosa, pero no estoy seguro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. Si lo es Tawaki; lo único que todavía no acaba de dejar el sonajero ni la papilla.

    Éso es; como dice Trotalomas: se trata de una coloración aposemática, que es justo para lo que bien mencionas.

    gracias por pasarte.

    saludos.

    ResponderEliminar
  20. Otro ser vivo maravilloso de esos que pueblan nuestra geografía. Y además honrado, que con su llamativo traje nos avisa de que puede resultar no ser buena idea intentar meterse con él.
    Gracias por acercarnos este fascinante ser.
    Saludos
    Lluís

    ResponderEliminar
  21. Gracias Lluís por pasarte y me alegra que disfrutes de este anfibio tan llamativo.

    Saludos.

    ResponderEliminar