lunes, 27 de julio de 2020

Búho real sujetando un conejo



El tiempo escasea cuando uno está inmerso en tanto trabajo. Ya se sabe, primero el trabajo y después la devoción. Evidentemente, devoción a la naturaleza, la que nos une en este y tantos otros blogs de fauna de todo tipo.

Sin mas preámbulos, os entrego esta secuencia algo "parada" de un macho de búho real Bubo b. hispanus sujetando sobre el terreno un joven conejo Oryctolagus cuniculus recién cazado. Supongo que, trata de hallar a su descendencia para aportarles el rico manjar. Esta soledad del macho podría explicarse al estar la hembra con ellos después de haberles ofrecido otra presa. El conejo abunda en esta zona, por ello, esta pareja tiene un gran éxito reproductor.

En fin, por hoy, eso es todo. En cuanto pueda, os presento al resto de la familia.


La lectura de restos tan característicos aparecidos en el campo dejan constancia de muchos datos para confirmar, por ejemplo, el de obtener una aproximación del número de individuos de una familia de búhos reales.


En una zona de cría de búho real no faltan plumones de los jóvenes sujetos en plantas y arbustos. Es la evidencia mas rentable para saber de un territorio ocupado por esta especie.


No sólo es agradable ver a las rapaces de la  noche en directo al atardecer o al amanecer, durante el resto del día, uno puede leer el terreno descubriendo detalles que concretan ciertas historias de sus andanzas nocturnas. En el centro una huella de búho real.


Tenemos plumón, huella y, ahora, excremento. Las heces de búho real son blancas y pastosas; bastante espesas.


Este detalle lo encuentro de lo mas curioso. Es una repisa donde hay excrementos de la rapaz nocturna pero, observamos un bocado arrancado de la presa por un ejemplar de búho real al alimentarse. Ahora, perdido sobre la tierra y custodiado por la laboriosas hormigas.

12 comentarios:

  1. Muy interesante. Todavía no he conseguido ver ninguno y me encantaría, todas las noches veo una lechuza preciosa, pero es muy difícil fotografiar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una gran suerte disfrutar todos los días de la presencia de las lechuzas. Tienen uno de los plumajes mas bellos de las aves del mundo; un manto de terciopelo dorado, excepcional.
      Tendrías que preparar a conciencia una buena salida en busca del búho real acompañada de alguien que sepa de su paradero. Seguro que es otra experiencia fantástica para añadir a tus observaciones.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Siempre misteriosos los animales salvajes nocturnos. Enhorabuena por la imágenes y gracias por compartir. Como ha dicho Teresa, yo tampoco he conseguido ver aún un búho real, pero seguro que es cuestión de 'fallar un poco mejor'.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto tiene su misterio. Siempre hay animales que se resisten mas que otros. A mí por ejemplo, se me hacía imposible ver un tejón y, el día menos pensado apareció corriendo por la carretera cuando eran las 5´00 h de la madrugada (no he vuelto a ver otro).
      Me hizo mucha gracia, en la radio, escuchar como alguien que quería ver al martín pescador no lo consiguió ni con los mejores guías. Fue increíble. Me reía con la complicidad de entender a la persona en cuestión, precisamente, por mi mala suerte con el tejón. Al final el día llegó. Ten paciencia.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Tu capacidad de observación es asombrosa.No se te va un detalle a la hora de unir elementos para el estudio de esta hermosa rapaz.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apasionan los rastros de estos animales nocturnos. Son el mejor mensaje para descifrar la gran parte de su actividad durante la noche.
      Esta vez, me ha llamado mucho mas la atención fotografiar ese bocado de carne perdido mientras algún pollo o adulto se alimentaba.
      Saludos.

      Eliminar
  4. Hola Javier.

    Un buen ejemplar de búho, sin duda que le estás sacando un buen partido a la cámara.

    En esta época, los montes están llenos de gazapos, con su pequeño tamaño son presas fáciles para este tipo de rapaces.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es paradójico que, cuando transito por el camino de esta zona llena de conejos por la gran disponibilidad que tienen de alimento, siempre me da por pensar, reflexivo, cuál de ellos caerá esta noche en las garras del búho real.
      La vida es una lucha continuada, llena de precaución y mucha atención para poder ver, de nuevo, la luz del día.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Da gusto visitarte y aprender sobre estas aves tan interesantes. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras vayan saliendo cosas interesantes será un placer.
      Saludos.

      Eliminar
  6. É... a lei natural da vida se pronunciando nesse vídeo... que coisa! Bonita sequência de fotografias registrada...
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por fortuna, he tenido la enorme oportunidad de presenciar la entrega por parte del macho a la hembra con los pollos de la parte posterior de un conejo que sacó de la despensa a unos 50 metros del nido. Había poca luz pero, se veía perfectamente.
      La vida de todos los seres vivos en acción son el mejor ejemplo para ver el mundo con claridad.
      Besos...

      Eliminar