domingo, 28 de octubre de 2018

Bajo la mirada del búho real (Bubo bubo hispanus)



Desde un camino agrícola hay un punto donde se aprecia a la hembra de búho real (Bubo b. hispanus) cuando está tumbada en el nido en tiempo de incubación. Este año no la vi y aguardé hasta julio para determinar la causa de su ausencia; sabía que otro nido ubicado en la zona superior había sido usurpado por una pareja de buitres leonados.
Sobre otro cortado, ya en julio, comprobé el estado del nido y vi dos huevos enteros separados; estaban agujereados, probablemente vaciados por córvidos. Tras apreciar los rastros de excrementos y un encame pegado a la repisa, imaginé que las cabras montesas habrían bajado y ahuyentado a la hembra que incubaba.

Decidí aprovechar la tarde del sábado pasado para deleitarme con el búho real ahora que está en pleno apogeo amoroso. Quería cerciorarme tras el fracaso de la puesta, si la pareja estaba en el territorio. Me gusta saber de estas rapaces colaborando con los agentes medioambientales del lugar.
Aunque el macho de búho real no esté en celo, la custodia de su territorio está vigente a lo largo del año. Su atención hacia la hembra intentando formar pareja, me dará ventaja para saber de él en su feudo y será mas sencillo atraerlo. 
Hace muchos años que imito el ulular del búho real y, gracias a ello, tengo inmejorables ocasiones para analizar su conducta sin tapujos. No lo hago por fotografiar a la rapaz, ya que la observación es mas emocionante con los prismáticos o el telescopio que desde el visor de la cámara donde los detalles son mas imprecisos. Me gusta enlazar con la rapaz y entrar en su mundo salvaje con una gran dosis de concentración, y poder así, apreciar y sentir mejor su esfuerzo por la lucha territorial. Pero, sobre todo, porque es una sensación indescriptible poder conectar con estas rapaces de la noche mediante la imitación de su canto utilizando la voz propia. 
En este mismo territorio, hace algunos años, estuve con una hembra de otra pareja anterior, cerca de tres horas. Ella me prestó mucha atención, pero, no tenía nada para ofrecerle. 

Se han hecho muchos trabajos de campo sobre esta rapaz, sin embargo, nadie mejor que el búho real para revelarme detalles privados de su vida campestre. Quiero añadir que, no es tan sencillo que los búhos reales entren al engaño, por lo tanto, los fracasos son también numerosos. Que entren al plagio podría depender de su carácter belicoso o receptivo.

"Los búhos reales ocupan una gran variedad de hábitats, desde bosques de coníferas en las taigas del norte hasta desiertos cálidos en el sur. Los prerequisitos mas importantes para la elección del territorio son, probablemente, una abundancia de comida adecuada y buenos lugares para anidar." 

Rapaces Nocturnas de Europa Heimo Mikkola


CRONOLOGÍA DE LA SECUENCIA

Búho real acude al desafío de otro posible macho invasor de su territorio 18´44 horas






Escuchando mi voz (imitando la de otro macho competidor), el dueño del territorio me descubre pronto en el fondo del barranco después de guiarse acústicamente. 


No sólo ha de enfrentarse con un competidor, además, ha de seguir las evoluciones de la hembra que (sospecho por la mirada insistente del macho) se halla enfrente. Ha de esforzarse para conquistarla frente al invasor.


El cambio de atalaya es habitual en el marcaje territorial de la rapaz y no dejará de controlarme desde sus puntos mas señalados.
Al contaminar el escenario con mi presencia (por no estar oculto en hyde) el búho real mantiene una distancia prudencial; supongo que da mas importancia a mi voz de plagiador que a mi persona. 



Sé que le resulto extraño, porque mi voz le suena como la de un competidor pero, no mi forma humana. Su mirada fija hacia mi ubicación la alterna con su canto territorial. Si fuera un congénere invasor me atacaría sin dudar. 



El macho de búho real acostumbra a emitir su voz en todas las direcciones para dejar de manifiesto a otros rivales la propiedad de su territorio.


Un cuarto de hora después (19´00 horas) ceso la imitación de su voz; sé que el búho real confirmará su victoria con veinte minutos mas de canto territorial desde mi silencio, acaparando entonces toda la atención de la hembra. 




A las 19´23 horas el macho me vigila en silencio, es una pausa que me desconcierta un poco. Me extraña que no abandone el lugar. 


La tensión de la contienda se nota en el plumaje pegado al cuerpo, aunque los penachos (verticales en la exhibición) van cayendo lentamente.
Quién me hubiera dicho de pequeño, viendo aquellas imágenes tan lejanas del búho real en libros de naturaleza, que llegaría a comunicarme en el futuro con esta soberbia rapaz de la noche.


Cuando son las 19´45 horas y la luz escasea, la silueta del macho se relaja notablemente (el plumaje se ahueca y los penachos caen mas todavía). Tras este leve descanso (no lo había visto nunca) el búho real acude al encuentro de su pareja que comienza a reclamarlo con un ulular mas tenue y agudo, seguido de una voz de contacto mas áspera y corta.

Cuando abandono el barranco, veo la negra silueta recortada de nuestro protagonista sobre una sabina negral, emitiendo su voz monótona e insistente. 
La luna ofrece una luz generosa que me ayuda a caminar cómodamente y, como no, ayudará además en las labores amorosas de la pareja.
Espero que el año que viene, la pareja, tenga mejor suerte con la puesta.



Esta entrada, quiero dedicarla personalmente, a los seguidores/as de esta magna rapaz de la noche con los/as que comparto la misma pasión.


20 comentarios:

  1. Que bien te lo pasas, se nota que disfrutas mucho con el Gran Duque, espero que la próxima puesta sea fructífera, saludos strígidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La imitación es ocasional, aunque me llena el alma cada vez que el macho me busca y me encuentra enseguida. Es un placer saber que la rapaz acude al reto y, finalmente acaba vencedor de la contienda cuando guardo silencio.
      Es alucinante...
      Saludos Nando.

      Eliminar
  2. Eso sí que es pasar una tarde del sábado a lo grande. ¡Que envidia !.Gracias por la dedicatoria.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque no siempre entran, cuando lo hacen, me dejan la mayor muestra de fascinación por su espectacular modo de volar.
      Como bien dices, una gran tarde de sábado.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Suerte que tienes de no parecerte físicamente a ellos, eso te salva de los ataques... Son unas aves espléndidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de las primeras veces que plagié su voz fue al anochecer y, al borde del cortado. La rapaz pasó sobre mi cabeza; apenas pude verla, sin embargo, sentí el aire de sus alas en mi rostro. Ya no lo hice mas por la noche.
      Saludos.

      Eliminar
  4. En tu relato se nota la admiración que sientes por esta preciosa rapaz nocturna. Enhorabuena. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto. Todo tipo de comportamiento en animales me atrae muchísimo sea cual sea, pero, al que mas tiempo le he dedicado, sin duda, es al búho real; el mas extraordinario.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Ay, búho de torvo mirar que, mientras pendiente está de conquistar, se altera sin darse cuenta de que acecha y espanta a quien imita su ulular con humana garganta, tardando en reparar la añagaza del intruso imitador, que fotografía incesante hasta que le hace callar con un vuelo bien rasante.

    Fotos espléndidas fruto de mucha observación y oficio.

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para según qué cosas, uno aprende que no puede ni debe traspasar ciertos límites con el rey de la noche.
      Tienes razón, me hizo callar y, enmudecer por el resto de las horas.
      Me alegra que te haya gustado como observador de la naturaleza.
      Otro abrazo Carmar.

      Eliminar
  6. Me encanta el búho real, todavía no he conseguido verlo. Gracias por tu aclaración. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Teresa, es cuestión de paciencia. Tal vez, debieras de acercarte a los roquedos mas cercanos y escuchar con atención un atardecer y, ahora que es el mejor momento, poder verlo también.
      Besos.

      Eliminar
  7. Casualidades de la vida, me he puesto a leer esto justo hoy que llevo puesta una sudadera con los ojos de un búho real (una de las favoritas de mis alumnos).
    Una maravilla la interacción con los duques y su relato, se nota sobradamente la larga relación con ellos (y la pasión por ellos).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si te atreves a imitar su voz y, aprovechas el tirón de la sudadera, ya te puedes cubrir bien el cogote; seguro que te entraría con todo el arsenal.
      También, estoy seguro de lo maravilloso que es interactuar con tus alumnos y ver como te miran con ojos de búho real mientras les explicas esas cosas alucinantes que tienen los animales.
      Ya sabes Carlos, cuando ves un animal es fascinante y, cuando puedes conectar con él, es inexplicable.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Javier.

    Que ave tan espectacular es el búho real. La paciencia, perseverancia y el conocimiento permiten poder disfrutar de estos momentos inolvidables. Anda que si la hembra te llega a elegir a ti :)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La hembra de búho real de la que hablo, me tuvo cerca de tres horas diciéndole cosas. Aunque la observación comenzó a las tres de la tarde, el frío se hacía cada vez mas intenso e insoportable. Para colmo, se metió una de las garras entre el plumaje (indicio de comodidad) cuando había dejado de imitar su canto con intención de que se marchara.
      Tras permanecer en silencio, se escuchó la voz del macho y la hembra se fue con él. Pasé mucho frío pero, mereció la pena.
      Saludos.

      Eliminar
  9. ¡Uauhhh! Me ha encantando todo el relato. Un ave maravillosa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra. Con un protagonista como el búho real, el relato se intensifica.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Nada a acrescentar e tudo a admirar! Ufffffffff... que vivência, que trabalho, que dedicação! Entrada intensa e espetacular! Ofício admirável o seu, meu amigo! Fotografias magníficas!!! Um luxo de entrada.
    (o seu amigo carmar é um poeta nato e sabe muito bem descrever a sua experiência em campo).
    Um beijo de fã

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el protagonista predilecto de mis anotaciones de fin de semana. Una rapaz que no me deja indiferente por muchas veces que la haya visto. Cada observación, me llena de entusiasmo para el resto del día.
      Es cierto; Carmar es un Juglar excelente pero, de la corte y con poemas propios.
      Besos...

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...