miércoles, 18 de abril de 2018

Escapar de la muerte



Paloma bravía Columba livia. Ejemplar reposando y recuperándose de la fatiga tras escapar del halcón peregrino. Una criatura con fuerza y precisión. Me agrada dedicarle esta entrada por ello. 

En las entrañas del barranco, canalizado por inmensos cortados calizos, la voz de los pequeños pájaros se multiplica en volumen; también el siseo por la fricción del aleteo de algún buitre cambiando de atalaya o el profundo reclamo montaraz de las chovas piquirrojas. Todo se amplifica en un espacio tan cerrado.

Estaba muy concentrado siguiendo con la cámara el vuelo de una chova piquirroja. Entre la sonoridad del campo tan apacible, un brutal estruendo seco a unos 3 o 4 metros sobre mí me dejó paralizado. No sabía cuál era el origen del sonido que, como un estallido, tan sólo duró unas milésimas de segundo. Algo mas me hizo falta para reaccionar del susto y ver alejarse al halcón peregrino hacia mi izquierda y a la afortunada paloma hacia la derecha; ambos, envueltos en el vertiginoso picado. El colúmbido se incrustó en una zarza de la base de un nogal, desesperada, y el peregrino planeo reclamando con estridencia. 



Como es costumbre, tomé asiento sobre una de tantas rocas y anoté lo vivido. Algo así conviene anotarlo, dada su espectacularidad fuera de lo común (me refiero a la escasa distancia del picado sobre mí de la rapaz). 

Pasados unos 20 minutos, me acerqué a ver el estado de la paloma. Escuché un aleteo intenso, el ave trató mediante potentes aletazos de abandonar el interior de la zarza y, finalmente, lo consiguió. Se posó en la rama baja de un nogal, reposando cerca de una hora. Tan sólo me acerqué con prudencia para analizarla, y me alejé después para no estresarla mas todavía. La paloma había vencido una importante batalla, tenía una gran experiencia en su haber con tan pocas horas de vuelo ya que su plumaje juvenil así lo atestiguaba.



Estaba exhausta, todavía sentía el aroma del paisaje circundante, podía escuchar los sonidos de la naturaleza y ver el día tan extraordinario que brillaba a su alcance. Me imaginaba todo lo comentado mientras la miraba, victoriosa frente a las garras descolgadas del volador mas veloz de toda la fauna del planeta. Temblorosa, -quién sabe lo que pasaba por su cabeza-, se aferraba a la rama del nogal, analizando quizás, la ventaja en una escapada que no olvidará jamás. Sus ojos se cerraban lentamente evidenciando la incontenible fatiga.
Sin duda, cuando se congregue con los suyos, la alerta por la experiencia le otorgará un plus extra sobre alguna paloma primeriza que, tal vez, no supere la dura prueba.


Es difícil escapar a los ataques del halcón peregrino.

Es una extraña sensación acompañar por segunda vez a una paloma que escapa literalmente de la muerte; una lo hizo de un joven azor (escuché su jadeo desde mi ubicación) y ésta, joven, de un halcón peregrino adulto.
La vida es el máximo valor de un ser vivo en este planeta y, cuando la pelea una paloma, una carraca, un abejaruco, una oropéndola, etc. no hay belleza que posicione mas a unas que a otras frente a la muerte; la vida por dentro es lo mismo en todas ellas. 
La presa desmembrada por su cazador es roja, la sangre lo tiñe todo, y su muerte, paradójicamente, es un día más de vida para él. 
Por hoy, ha vencido y obtenido el día mas de vida la paloma y, entre vencedores y vencidos transcurre esta trama biológica. Algo tan importante a lo que muchos humanos han perdido el respeto para pasar agradables días de caza, de muerte, truncando la oportunidad valiosa de vivir a todas ellas a cambio de un macabro y mediocre pasatiempo innecesario en esta civilización. 
Cuando vivo estas escenas de lucha por la vida, mas detesto la sinrazón de la caza, el cazador y su manido derecho a matar por diversión.


Halcón peregrino Falco peregrinus.




12 comentarios:

  1. Se sumo a tu reflexión. Sigo sin entender la caza, matar por gusto sin respetar el orden natural.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando ves el esfuerzo de las especies por sobrevivir, entiende uno la miseria moral del que se permite el capricho macabro de matar mecánicamente a las especies con mucha ventaja, a su antojo.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Tuviste mucha suerte al asistir al espectáculo desde primera fila. Estamos acostumbrados a ver a las palomas de nuestras ciudades y nos parecen animales torpes y acomodados, pero algún documental he visto donde muestran de lo que son capaces cuando luchan por su vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, además, te das cuenta del valor de la vida, sea cuál sea la especie.
      Salir victorioso del ataque de un peregrino es algo que ocurre pocas veces. En las ciudades los lances del halcón deben de ser bastante mas efectivos con las palomas tan confiadas.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Una vivencia más para añadir al gran anecdotario de quien se toma la molestia de salir a conocer mejor la naturaleza. Lo que para nosotros es una anécdota para ellos es la supervivencia diaria como bien dices.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como los premios gordos, todas las aves entran en el bombo pero, en este caso, lo mejor es que no te toque el premio si éste es caer en las garras del peregrino.
      La vida es dura y, no distingue entre especies.
      Saludos

      Eliminar
  4. Las zarzas enredadoras y punzantes son amenazas para muchos. En este caso la pudo sortear la paloma ¡Bien por ella!

    En las "sinrazones" no hay forma de entendimiento, lógica o naturaleza, son eso, "sinrazones".

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los lances de escapatoria hacia matorrales espesos, para algunas aves, es un seguro de supervivencia pero, también es posible que el ave en su huida tenga un golpe con alguna rama oculta entre el follaje denso.
      En este caso, la oportunidad del abrigo espinoso, le ha dado la vida.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Que emocionante vivência no mais natural dos cenários registrados! Uffff... que susto e tão abençoada experiência vivida por esta pomba!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De haber sido alcanzada la pobre paloma, no hubiera llegado al año de edad.
      Por fortuna, es una muy buena oportunidad de seguir aprendiendo y disfrutando de la vida aunque sea, para muchos, una vulgar paloma. Una simple paloma que, en este caso, ha resuelto su futuro de la mejor manera.
      Besos...

      Eliminar
  6. Excelente reportaje sobre la supervivencia de estos bichos, me ha encantado. Javier un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán. Todos sabemos de la velocidad del halcón peregrino pero, la gente desconoce la fuerza y maniobrabilidad del vuelo de las palomas bravías capaces de escapar de sus ataques.
      Otro abrazo enorme.

      Eliminar