sábado, 17 de marzo de 2018

Ver correr al zorro



No desaprovecho ninguna ocasión de ver al zorro Vulpes vulpes en su elegante carrera. Es hipnótico sentir la destreza de sus zancadas durante una aceleración y velocidad incesantes con las que trata de abandonar el escenario del peligro.
Si había una descripción elegante, era la sentida por el Doctor Félix Rodríguez de la Fuente en los apuntes personales de sus cuadernos de campo, una retórica realmente apasionante.

Os dejo la nota de campo sobre el zorro del cuaderno nº 11, sobre todo, para aquellos que la desconocéis. 
Unas sabias y sentidas palabras de respeto por la naturaleza me convencieron más que cualquier exposición por parte del mundo científico.  



"La realización de películas zoológicas permite descubrir matices de la conducta o la morfología de los animales que muchas veces, escapan al más penetrante de los observadores.Filmando distintas especies de la fauna ibérica en plena carrera, sobre distancias previamente registradas,nos llama a todos la atención el fantástico "sprint" del zorro; pero no sólo por la enorme aceleración que alcanza en pocos metros o por la velocidad punta que mantiene la carrera del zorro que a los operadores, a los naturalistas del equipo, incluso al personal técnico, como los conductores, les deja absolutamente prendados.  El zorro no corre como el lobo, prodigioso fondista, o como el torpe tejón o como el agilísimo lince. Se mueve con una armonía absoluta, con una elegancia que no pueden olvidar quienes hayan observado en una limpia pradera la carrera de un raposo sobre los cien metros lisos.   
¿Qué tiene, entonces, el galope del zorro, para resultar tan bello? La moviola, esa reveladora máquina que permite "ralentizar" detener o acelerar las imágenes cinematográficas nos descubre el secreto. Trazando dos líneas horizontales, perfectamente paralelas, la superior exactamente sobre las orejas del zorro y la inferior bajo las plantas de sus zarpas, podemos comprobar que el raposo, ahora en pleno galope, no desplaza ni un centímetro el centro de gravedad de su cuerpo hacia arriba o hacia abajo; avanza con tanta perfección cual si su carrera se realizara sobre ruedas equipadas con cojinetes de precisión, en lugar de hacerlo sobre miembros construidos con músculos, huesos y nervios."

Félix Rodríguez de la Fuente. Cuaderno de Campo nº 11, (El zorro) 



10 comentarios:

  1. Recuerdo perfectamente que el año pasado me escribiste unas líneas de este texto a raíz de una foto mía con un zorro a la fuga. No me cabe duda de las grandes dotes de comunicador que tenía Félix, los que hemos visto la carrera del zorro bien lo sabemos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un círculo cerrado en mi mente, cada vez que avisto al zorro en su campeo y le da por correr despavorido, vuelvo a los apuntes del Gran Naturalista.
      Cuando fotografiáis zorros disfruto mucho. Es esa especial atracción por los cánidos de todo tipo tan cercanos a la especie humana.
      Saludos

      Eliminar
  2. Preciosas las fotos y bonito homenaje a Félix.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El zorro, tan común y tan atrayente a la vez.
      Las notas de Félix en sus cuadernos de campo siempre me fascinaron. Que capacidad grandilocuente para trasladar al lector dentro de su campo de visión.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Somente um amante fidedigno da natureza e totalmente incluído nela poderia fazer um comentário tão apaixonante como este de Félix. Precioso, precioso!!!
    Pode até ser exagero da minha parte, mas eu sinto aqui neste blog uns ares do "de la Fuente" no ar... que linda fotografia de abertura!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que generosa eres Teca. Me gusta, lo reconozco, deleitarme con lo que observo puesto que le doy una dimensión extraordinaria como merece la ocasión.
      Todas las especies a las que miro con suma atención, son el ejercicio de mis entradas.
      Gracias por tus palabras.
      Besos...

      Eliminar
  4. Los he visto correr y parece mentira la velocidad que alcanzan pero sin que lo parezca, como bien lo narra Félix Rodríguez de la Fuente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Es un reprís creciente, equilibrado por la consecución de una velocidad mantenida y amortiguada por sus extremidades de modo sorprendente durante los desniveles que va superando en la carrera con ayuda del timón de su poblada cola. Admirable.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. me maravilla la naturaleza y lo salvaje de cada animal.es lo mejor para mirar y actuar dentro de un mundo asi tan diferente al mundo diario que vivimos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La naturaleza llena de sorpresas para las miradas más ávidas de curiosidades faunísticas.
      saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...