miércoles, 21 de marzo de 2018

La memoria no me cuadra con los viejos apuntes.




Hay un estudio publicado en Journal of Neuroscience de 2014 en el que debido al funcionamiento de nuestra memoria, el cerebro modifica nuestros recuerdos, vamos, que nos engaña. 
El hipocampo es la parte del cerebro encargada de esta labor de edición, el de la memoria, para mediar en la generación y la recuperación de recuerdos.
Donna Jo Bridge, principal autora del estudio e investigadora en la Universidad Northwestern­,afirma que los recuerdos se adaptan a nuestro entorno, que cambian constantemente, para ayudarnos a sobrevivir y afrontar los problemas. “La memoria no es como una cámara de vídeo –explica–, sino que edita cada escena para crear una historia que encaje en tu presente”. 
El cerebro reescribe los recuerdos para que se ajusten mejor a nuestra forma de pensar actual, porque el objetivo de la memoria es ayudarnos a tomar decisiones. 


Hembra de Águila de Bonelli Aquila fasciata



El estudio resulta de lo mas interesante y no hay otro modo de reconocerlo que por medio de los apuntes, los cuales, "creemos recordar con pelos y señales"; nada mas erróneo.
Todas las entradas, por fortuna, están bien anotadas y archivadas fruto de la captación del momento, puesto que fueron escritas en el campo seguidamente al concluir la observación. Sin embargo, en mi caso, al buscarlas con la idea de mi vago recuerdo, ambas, la del archivo y la memoria poco se parecen.
En la entrada del halcón peregrino Falco peregrinus -por citar una concretamente-, el ataque del falcónido pensé que era hacia el macho de Águila de Bonelli Aquila fasciata en el periodo de exhibición ante la hembra, pero, resultó ser hacia la hembra cuando abandonaba el nido para desentumecer los músculos. 

Ejemplos hay muchos y, ya me sorprendía demasiado, a veces algo decepcionado, creer haber visto algo mas grandilocuente que lo aparecido en las notas del cuaderno, mas veraz que nuestro divagante hipocampo.

Os dejo con una de las joyas de la fauna Ibérica, en este caso la hembra de la pareja, la misma que se ha zampado ya el segundo ratonero (restos en uno de sus posaderos).








16 comentarios:

  1. Pasote esas fotos de la perdicera, todo un lujo ante los malos tiempos por los que atraviesa esta especie. Buen artículo Javier, un fuerte abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy poco a poco, puede que colonicen antiguos territorios. Ésta de las fotos, lo ha hecho en uno donde faltaba desde hace muchos años.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Es curioso el tema de los recuerdos...se tratan de ajustar a los que te gustaría...las fotos de la perdicera muy bonitas. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, de repente viene a la memoria el recuerdo de un fantástico desenlace pero, una vez repasado en el archivo, hay muchos matices diferentes.
      Saludos.

      Eliminar
  3. A recordação é sempre um registro precioso, seja ele feito em forma de letras, de imagens ou de áudio (gravação). A interpretação do que deixamos escrito muitas vezes é vista de outra forma diferente da considerada anos antes...
    Um luxo as fotografias, Javier! O voo da ave em contraste com o azul do céu é estonteante!
    Bom conhecer um pouco sobre as espécies do seu país e mais ainda através dos seus maravilhosos relatos, das suas vivências espetaculares, enfim, um luxo esse blog!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta es una rapaz muy escasa. Ha ido perdiendo territorios por causas humanas hasta casi desaparecer en muchas provincias.
      Los espacios naturales que pierden la silueta destacada de esta rapaz, pierden un potencial regulador de córvidos y palomas.
      Es un ave que me causa una gran admiración.
      Besos...

      Eliminar
  4. Cuántas veces, repasando apuntes, notas y escritos, uno mismo se sorprende de lo que escribió. Se vuelven a leer como desde fuera, como si de otro fuesen. Se recuerda uno a sí mismo, pero cuesta reconocerse en su totalidad.

    Las fotos son de primera. Qué vuelo y qué impresionantes resultan "los restos".

    Un abrazo, Javier.

    ResponderEliminar
  5. Es una rapaz muy agresiva pero, de una belleza indiscutible. Cuando cría, martiriza a los pobres buitres que aciertan a pasar por su zona de nidificación.
    Estoy seguro Carlos, que esta rapaz te impresionaría si sobrevolara delante de tus travesías.
    No dejes de mirar al cielo por si acaso...
    Un abrazo, caminante.

    ResponderEliminar
  6. Es verdad, ajustamos los recuerdos al presente, pero menos mal que escribimos y ante lo escrito no hay duda.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay que eliminar la pereza y escribir todo cuanto haga falta para no perder detalle; sea de lo que sea.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Procuro tomar notas de mis viajes precisamente por el mismo motivo, porque la memoria es frágil. Preciosas imágenes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, se nota que le dedicas tiempo, todo te sale al dedillo por los reportajes tan interesantes que consigues.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Un excelente artículo acerca de la memoria ajustable al tiempo y circunstancias del momento. Me ha pasado muchas veces (aun considerándome persona de mucha memoria) Y lo de "estoy segura que ..." a veces es casi una falacia, sobre todo cuando se han tenido y se siguen teniendo infinitas experiencias de vida. Hermosas fotos, Javier !como siempre! Adoro todos los animales pero las aves me dan una urgente sensación de espacio y oxígeno ! Me duele mucho verlas enjauladas y siempre discuto con la gente que las tiene entre rejas como vulgares delincuentes (a ellos le dan PAROLE o LIBERTAD CONDICIONAL) NO LO PUEDO COMPRENDER NI ACEPTAR. Un abrazo !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, cómo serían los recuerdos que tenemos de nuestra infancia si tuviéramos un archivo con los datos reales para compararlos. A veces, debido a esta circunstancia, ya sospecho de aquellas vivencias infantiles, si fueron o no como creo recordar en la actualidad.

      Nada mejor que salir al campo cuando uno quiere tener toda la cantidad de aves enjauladas en su memoria, disfrutándolas a cada momento necesario por la pesadumbre urbana del estrés.
      Sí, las aves deberían ser libres y no sucumbir con el egoísmo humano.
      Quien quiera aves que vaya al campo a verlas y a escucharlas.
      Un abrazo Mabel.

      Eliminar
  9. Menos mal que tenemos la buena costumbre de anotar nuestras vivencias, uno se encuentra con pequeñas sorpresas al releerlas. Precisamente hace dos días le aconsejé a un amigo que no le diera muchas vueltas a algo que no recordaba bien por esto que cuentas, porque cada vez se distorsionaba más.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja...y, además, como me ha ocurrido alguna vez con algún apunte visto con otros compañeros sobre qué se vio cierto día, no hay nada mejor que echar mano del archivo y decir...¡Eeeeh!¡Lo ves...!
      Saludos.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...