domingo, 31 de diciembre de 2017

Un gorrión común (Passer domesticus)



Es el gorrión y está prácticamente en todas partes; en casi toda la geografía mundial. Cuando lo he visto lejos de España, es como recordar sonidos e imágenes de mi tierra; el gorrión es parte de ella, esté donde esté...




Siempre analizando al transeúnte con su atenta mirada
-¿Llevará comida...se acercará peligrosamente...?




14 comentarios:

  1. Na vida comum de um homem simples que sabe admirar os menores (e melhores) detalhes da natureza, há poesia suficiente para se compor uma eternidade de belos momentos e respirar vida...
    Graciosas fotografias!...
    Feliz 2018, amigo, com belas realizações e prosperidade.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ademais, é muito criativo admirar os gestos e as miradas daqueles pássaros que, por muito correntes que sejam, sempre tenderão a nos surpreender.
      A vida é uma história bela quando tens a santa paciência do observar tudo.
      Feliz Ano Novo.
      Beijos...

      Eliminar
  2. Son los seres corrientes, animales de cualquier tipo, los que hacen crecer y prosperar sostenidamente la especie. Los héroes son flor de un día.

    Que 2018 nos mantenga tan inquietos como el pasado y que nos puedas seguir regalando con estas entradas tan "made in Javier", amenas e ilustrativas como pocas.

    Feliz 2018 y un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la gente se desvive por las especies raras por accidentales y van tras ellas con desesperación olímpica. Sin embargo, las mas sencillas como el gorrión, nos pueden dar la llave de lo mas mundano y por consiguiente, mas enriquecedor mostrándonos el porqué están entre nosotros.
      Gracias Carmar, sobre todo por eso de "made in Javier" un encasillamiento de lo mas agradable.

      Un abrazo y un contenedor lleno de proyectos por los andurriales ibéricos.

      Eliminar
  3. Un pájaro tan familiar, que vayamos a donde vayamos, siempre se nos hace presente y se tiene una visión distinta de él; al menos, a mí, me ocurre. Por mi profesión, me resulta un poco antipático, pues algunas veces, suele hacer bastante daño en la agricultura,pero si lo veo en alguna ciudad, saltando entre las mesas de las terrazas buscando algo que llevarse al pico, me resulta de lo más simpático y le facilito la labor.
    Feliz y Próspero 2018
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me imagino el problema del bando de gorriones "atacando" el almacén de grano de las cosechas y, por ello, espero que sea mas rentable por sus repetidas crías favoreciendole la buena acción por la captura de innumerables cantidades de insectos durante la alimentación de los pollos.
      Me da pánico una ciudad o un pueblo sin gorriones. Por cierto, tenía unas almendras y las repartí, machacándolas, con un bando de estos pájarillos que se apresuraron a por ellas dejando atrás la timidez.
      Feliz año y mejores cosechas en todos los aspectos.

      Saludos.

      Eliminar
  4. El gorrión, cuánto lo hecho en falta en la zona donde vivo,he visto menguar su maravillosa y alegre presencia, quizás por el descontrol urbanístico del humano, la contaminación o el desagrado de ciertos sectores que les disgusta el canto de estas aves, a mí, sin embargo, me alegra y me ayuda a sentirme arropada por su trinar en un mundo de ruidos y humos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que se aprecia a primera vista, son las edificaciones mejor acabadas y sin un orificio por el que intentar criar por parte de los gorriones. Las nuevas tejas, tan ajustadas entre sí, no dan ni un miserable orificio para ellos. Con las reformas, lo mismo, todo se acaba con un hermetismo impenetrable.
      En las ciudades, dicen los entendidos, que estos pajarillos pululadores de los asfaltos, salen perjudicados por los malos humos de los automóviles. Nada les favorece, de momento...
      Saludos.

      Eliminar
  5. Anda que no se nota la ausencia de sus reclamos en las zonas urbanas donde han disminuido. Nos estamos quedando con unos silencios preocupantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego sin apenas fisuras para anidar, lo tienen crudo. Ahora...como el gorrión no cesa en su empeño, ha combinado esas escasas fisuras y espacios bajo tejas, por esos desajustes en lamas metálicas colocadas en los techos de muchos edificios.

      Saludos.

      Eliminar
  6. Siempre es un placer observar a estas aves tan listas. Se han adaptado bien a la vida en las ciudades, pero en algún sitio leí que su población estaba disminuyendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creen los estudiosos de la especie que la contaminación y la falta de huecos para nidificar son parte de su problema.

      Saludos.

      Eliminar
  7. Pues esta vez hemos coincido en publicar la misma especie, algo tendrá este querido pajarillo. Preciosas las fotos Javier, me han encantado. Un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto; pienso que es el alma de las ciudades.
      Gracias un abrazo.

      Eliminar