jueves, 22 de diciembre de 2016

El silencio


Como me estremece el momento en el que la nieve comienza a caer con su parsimoniosa lentitud. Un notable silencio acompaña a este momento tan confortable en el que los sentidos parecen aflorar con toda su capacidad de percepción, descansando a su vez. Es la paz que tanto evoco. Me envuelve en ese preciso momento aislándome del indómito y estridente mundo de la urbe. Una sensación placentera y necesaria para afrontar la rutina pendiente.

Os dejo con la definición de este fenómeno meteorológico explicado, precisamente, por un gran meteorólogo.



¿A qué es debido el silencio que suele acompañar a las nevadas? 

Seguro que alguna vez ha llamado su atención la calma y el silencio que se percibe durante una nevada y algún tiempo después de haber finalizado la misma. La explicación a este hecho lo encontramos en la morfología de la propia nieve, en especial la del manto nivoso. Cada nevada es diferente, ya que durante el tiempo en que cae la nieve los copos van cambiando de forma y de tamaño; copos grandes y esponjosos de intercalan con otros mucho más pequeños, similares a la caspa. A veces, de forma excepcional, lo que cae del cielo son cristales de hielo individuales de gran tamaño (macroscópicos). Un copo de nieve típico es una amalgama de cristalitos de hielo hexagonales de tamaño microscópico; muchos de esos cristales tienen forma estrellada. La porosidad es una de las principales características de la nieve, debida a los numerosos huecos que existen entre esas delicadas estructuras de hielo que constituyen los copos. Los copos al caer forman pequeños tirabuzones y alcanzan velocidades entre los 30 y los 80 cm/s. En dicha caída van atrapando minúsculas partículas que flotan en el aire, lo que contribuye a reducir el ruido ambiental, ya que dichas partículas actúan como pequeños amplificadores de las ondas sonoras. Por otro lado, una vez que la nieve se deposita en el suelo, el manto que se va formando contribuye muy eficazmente a absorber los sonidos, debido justamente a la gran cantidad de aire atrapado en su interior.
 En resumen, la presencia de un aire más limpio y de un medio absorbente muy eficaz de las ondas sonoras da como resultado el silencio que acompaña a las nevadas. El efecto es especialmente acusado en parajes naturales alejados de nuestras ruidosas ciudades.   

José Miguel Viñas. “Preguntas al aire” de Alianza editorial


Feliz Navidad a todos.













20 comentarios:

  1. Maravillosa esa sensación de ir en medio de la nevada con ese silencio, precisamente la tengo muy fresca (nunca mejor dicho) porque el pasado domingo estuve haciéndolo. Aunque tuve algo de compañía en medio de esa crudeza invernal con piquituertos, pardillos, carboneros y cuervos.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es inexplicable pero, siempre se convierte en algo mágico cuando ocurre. Siempre se vive de un modo diferente pero de una desconexión tan relajante que uno se quedaría durante horas.
      También he vivido esa sensación en tus salidas, desde luego, siempre muy bien acompañado de todo tipo de especies.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Decenas de vericuetos e historias, siempre cargados de atractivo, puede trazar quien, con espíritu inquieto y docto conocimiento de la zona y del ambiente, no puede quedarse inactivo y quieto desoyendo la llamada de la Naturaleza que, a veces y como en este caso, resulta queda y hermosa.
    Hablemos sólo cuando lo que tengamos que decir sea más bello que el silencio o el rumor naturales.
    Javier, feliz Navidad para ti y para todos desde este rincón de la Naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, que en eso de vericuetos andas tú muy puesto. Cualquier ruta del jabalí, el zorro, las cabras etc...se convierte en tu senda provisional junto a la de los humanos, también utilizada por los mencionados animales, y más.
      Escuchar siempre es interesante, aunque sea entre el silencio.
      Pasa unos muy buenos días navideños en la mejor compañía.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Ese silencio que buscamos de vez en cuando, como se agradece. Fantástico artículo Javier, me ha encantado. Feliz Navidad y los mejores deseos para el Año Nuevo, un fuerte abrazo desde el mar cantábrico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que razón tienes Germán, estos días han de ser de silencios intermitentes; entre el bullicio de la Navidad y la paz del campo.
      Feliz Navidad para ti también.
      Otro abrazo desde zaragozilandia.

      Eliminar
  4. Preciosas fotografías. Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz Navidad; sigilosa Teresa.
      Pasa unos buenos días en compañía de los tuyos y, de esos detalles que tanto adoras.

      Eliminar
  5. El silencio antes de nevar es increíble
    Nunca me olvidaré cuando sentí el silencio de la nieve en mis oidos
    Gran texto feliz resto de diciembre poeta escritor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos, por lo visto, hemos sentido ese estado en el que quedas
      sorprendido por una paz y sosiego tan envolvente como un cálido abrazo; el mismo que te mando para que pases unos muy buenos días a tu manera.

      Eliminar
  6. Foi simplesmente encantador o silêncio percebido no momento em que suavemente os flocos macios de neve repousaram no meu corpo... a minha primeira reação foi pegar um bocado de neve e comer, lamber... que delícia de sensação! Em seguida, invadiu uma alegria inexplicável... um encantamento inesquecível!... Brinquei como se fosse criança... fantástico prazer quando senti a neve pela primeira vez!
    Preciosa reportagem, querido Javier... muito bem documentada por texto e fotografias espetaculares.
    Desejo um ótimo natal para você e sua família. Que vocês tenham o suficiente para continuarem a caminhada no próximo ano.
    Um beijo carinhoso e um abraço caloroso do quente dezembro do Brasil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Será la nieve cayendo la que nos evoca aquellos momentos infantiles; perdida nuestra mirada ante toda la inmensidad blanca del meteoro que más nos hizo y nos hace soñar. La nieve en movimiento secuestra nuestra mirada en una atención infinita que, como sonámbulos, es mejor no despertarnos.
      Un fuerte abrazo mi apreciada Teca y, deseo que pases unos muy buenos días de Navidad.

      Eliminar
  7. El silecio, si, y ademas muy hermoso, muy denso. A mi me da la sensacion tambien de que cuando te levantas y ha caido una copiosa nevada, es una segunda oportunidad, ya que apenas hay contornos y los caminos han desaparecido...podria nevar sobre las personas y darles silencio y darles la oportunidad de redescubrirse despues, diferentes...mis ideas raras,Javier.
    Serenas y preciosas fotos.
    Feliz Navidad para ti tambien
    Anonima Eve.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes, también pienso cuando nieva y, como dices, "ya apenas hay contornos y los caminos han desaparecido", me viene a la memoria lo limpio que queda el paisaje con una mano, no de pintura, sino de nieve. Lastima que el problema sólo desaparezca por el blanco meteoro.

      No, no son tan raras tus ideas. También podrían silenciar los malos pensamientos y acciones de ciertas personas para hacer de este mundo un lugar más habitable y compartible.

      Pasa unas Felices Navidades tu también y, por supuesto tu entrañable Naná que, después de la pasarela, le esperan unos buenos días de relax.

      Eliminar
  8. Me encanta esa calma que tranmite la nevada, este año aún no ha caido nada aquí en la sierra sí, pero poca. Preciosas fotos!!!
    Que pases una buena Navidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, con paciencia la verás pronto y podrás disfrutar de ella.
      Muy agradecido y que pases unos maravillosos días de Navidad.

      Besos para ti también.

      Eliminar
  9. Nada como el silencio después de la nevada y sentirlo dentro de ella. Por aquí no nieva mucho, pero cuando ,lo hace es algo especial.
    Felices Fiestas y que en el nuevo año 2017 se cumplan tus ilusiones y los mejores deseos
    saludos

    ResponderEliminar
  10. Que falta nos hace de vez en cuando ese silencio tan apropiado. Como no es tan habitual la nieve por allí, seguro que se recibe con mucha más ilusión.
    Felices Fiestas para ti también y que la naturaleza se alíe contigo como agricultor para favorecerte lo máximo posible.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Cierto, cuando nieva se hace el silencio, la paz inunda la naturaleza. Bonitas fotos.
    Feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Segundo y buen año para ti también.

      Saludos

      Eliminar