martes, 2 de febrero de 2016

LÚGANOS (Carduelis spinus)



Las huertas baldías se entremezclan con las productivas desordenadamente. Todavía quedan restos de las últimas cosechas recogidas y sin recoger; alcachofas y navideños cardos. También hay tablas labradas y atemperadas listas para cultivar.
Unos lúganos Carduelis spinus llaman mi atención al pulular discretamente por el ribazo del hortal. Poco a poco van invadiendo las ramas de una desnuda higuera y los sigo con mis prismaticos atentamente, temo que si los bajo para cambiarlos por la cámara de fotos éstos puedan ahuyentarse. Satisfecho de observar a los invernantes lúganos, tiento a la suerte y monto la cámara de fotos con el teleobjetivo. Curiosamente, los verdosos pajarillos me lo consienten. Agradecido, les prometo que intentaré sacarlos lo mejor que sepa y, no me puedo quejar con el resultado; ellos tampoco.
Bromas aparte, sabiendo que estos jilgueros verdes de alimentan de diminutas semillas extraídas de todo tipo de cardos con su punzante pico, semillas de píceas, amentos de  abedules y de alisos y otras semillas de hierbas, me sorprendo viéndolos desmontar los higos cerrados y, abiertos durante el verano por otros pájaros, separando y desechando la pulpa seca para consumir los minúsculos granos aprisionados en los momificados higos. Concienzudamente van trabajando los frutos con una habilidad sorprendente, extrayendo todas las semillas accesibles.

Hembra de lúgano (jovenes algo mas parduscos)

Macho de lúgano

Aunque hay un pequeño contingente de cría en España, se reproducen en bosques de coníferas del Pirineo, País Vasco, y zonas de Guadarrama, serranía de Cuenca y sierra de Cazorla de forma escasa pero regular. Cría principalmente en el centro y norte de Europa y visita el sur y oeste en invierno ante la escasez de alimentos. Dependiendo de la dureza de los inviernos llegan más o menos ejemplares a la península, provenientes del resto de Europa.

Hace años que, por fortuna, se erradicó la mala costumbre de vender fringílidos trampeados a las entradas de los supermercados. Recuerdo que compraba regateando precios los ejemplares más débiles. Tenía una enorme jaula en la galería de casa muy bien ambientada para recuperar a los pajarillos que traía. Uno de ellos fue un lúgano, al que tenía que comprar unas semillas especiales “negrillo” que devoraba con gran habilidad. Por fortuna se recuperó pronto, ya que esas semillas eran carísimas y hubieran supuesto la ruina de mi limitada economía.

Mereció la pena…









24 comentarios:

  1. Que maravilla de fotos Javier, son una pasada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Germán, eres muy generoso.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Este invierno me los he encontrado varias veces en mis trasiegos por Sevilla y Cádiz, en contraste con la única ocasión en que pude verlos el año pasado en mi Jaén natal.
    En mi tierra les espera un destino peor que la jaula, aún pervive el gusto (mal gusto, mejor dicho) de pasar avecillas por la sartén, la mal llamada tradición hace que incluso todavía sirvan pajarillos a escondidas en algunos bares.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que tienen los lúganos, cuando están entretenidos te permiten fotografiarlos pero, como en otras ocasiones, cuando uno llega tarde a hacerles fotos es cuando los ve irse aventados a otro lugar más productivo.
      Seguramente, esa miserable costumbre culinaria esté más extendida de lo que creemos. Deprimente.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. Gracias Ernesto. Viendo tus pinzones reales, también me acordé que llegué a tener una hembra debilitada que, precisamente cuando se recuperó, resultó ser un pájaro de lo más violento con el resto. Lo separé hasta que le dí el alta.
      Gracias por pasar.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Es muy lindo, las fotografías te quedaron preciosas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido Teresa. Me alegra que te gusten.

      Saludos

      Eliminar
  5. Preciosas fotos.
    En mi tierra, Sabiñánigo (Huesca), le decimos TARIL
    Salud

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si un día me cojo el anuario donde las aves figuran con sus nombres vernáculos y los coloco también.
      Gracias Pol y, recuerdos a los quebrantahuesos.
      Por cierto, ahora estoy disfrutando de algunos treparriscos de tu tierra en Calmarza, mi pueblo.

      Saludos

      Eliminar
  6. Aqui en Suecia son muy comunes en los comederos de pipas de girasol. Este año ha debido ser unbuen año de cría porque se están viendo muchos durante todo el invierno.

    Saludos desde el norte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este jilguero verde y el multicolor son pajarillos, sobre todo el último en mi tierra aragonesa, que no me canso de ver siempre que puedo. Pero, sobre todo, la mansedumbre del lúgano junto a la de los mitos, es algo que se apodera de mi curiosidad por la cercanía que te permiten.
      Tienes razón, los estoy viendo con más facilidad que otros años.

      Saludos y, abrígate bien.

      Eliminar
  7. Graciosas fotos deste simpático passarinho que muito me lembra o nosso precioso pintassilgo...
    http://rci-canaril.no.comunidades.net/carduelis

    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O pobre tem sido um dos pássaros de jaula por desgraça. Nada melhor que os ver actuar com sua inquietude e habilidade batallando com os alimentos que têm que trabalhar para sobreviver.

      Beijos e abraços

      Eliminar
  8. Las fotos te han quedado de lujo.No he logrado ver todavía un Lúgano. No les debe gustar mi comarca .
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Son tan comunes como discretos. No los veo todos los años y, sólo cuando para a comer, entreteniéndose come en este caso con los higos mustios, te das cuenta de su presencia. Los había visto un mes antes pero, coincidió con su partida al haber agotado la fuente de alimentos del lugar o, tal vez los espantó algún gavilán.
    No pierdas la esperanza que todo llegará.
    Suerte Pini.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Saludos desde Wales!

    Me gusta mucho su blog, lo encuentro muy interesante, y, a riesgo de parecer cursi, también muy tierno.
    Salgo todos los días al campo a estar tranquila con mi podenca, a disfrutar del silencio, y aunque la mayor parte de las veces lo único que veo son cacas que no me queda muy claro quien ha depositado y muchas madrigueras, de diferente tamaño y disposición, me alegra el día que veo un faisán o un zorro escurriéndose entre los setos.
    Aquí se pueden observar con relativa facilidad a los pájaros, con cierta comodidad porque es muy común la costumbre de ponerles unas curiosas perchas en los jardines con semillas y bebederos. Venden las semillas – y los insectos- hasta en los supermercados, de muy diferente tipo, dependiendo del pájaro al que se quiera atraer. No a todos, claro, oigo a las lechuzas de noche, pero no he tenido la fortuna de ver ninguna y en los prados veo rapaces – no soy ninguna experta, no- cazando o encuentro desplumaderos.
    Existe una iniciativa que anima a los particulares a dar noticia de los pájaros que ven en sus jardincillos y en que época, para llevar un registro.
    Por otro lado es bien cierto que aunque en épocas aquí hubo lobos y osos, a dia de hoy el depredador más grande que queda es el tejón. Y no hay, aisch, que raro, ninguna iniciativa de reintroducirlos. Demasiadas ovejas. Demasiadas.
    En fin, qué estupendo blog! Fantásticas fotos!
    Eva.

    ResponderEliminar
  11. Hola Eva, me agrada tu interés por el blog y que halles en él vivencias que coinciden con tus gustos. Cursi es una palabra muy fuerte, y no va contigo, lo aprecio después de leerte. En la naturaleza, tal como la vivo y observo, hay dureza y ternura, por lo tanto, en este blog, se tratan todas las observaciones como acontecen, con todas sus consecuencias sean buenas o malas.

    Veo que también tienes interés por todo lo que te rodea cuando sales a pasear con tu podenca. Ves restos, aves, mamíferos y te haces muchas preguntas; eso es bueno y, tal vez, termines comprándote alguna guía de animales y unos prismáticos para hacer tus propias identificaciones y conocer más de cada una de las especies con las que te topas en tus paseos. Mucha gente observa aves y no las conoce pero, estoy seguro, de que las disfrutan tanto como cualquier ornitólogo veterano.

    Quiero decirte que, la mayoría de las fotos no son muy buenas pero, antepongo el documento a la calidad (aunque sea por no quedarme otra opción).

    Te invito a que sigas visitándonos aquí para que nos cuentes tus vivencias con los animales, siempre que quieras. A mí, personalmente, me gustan mucho las experiencias de la gente que sale a disfrutar de la naturaleza y las cuenta en sus comentarios.

    Gracias por tu visita y por tu aportación.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Como no entiendo, me parecen todos iguales cuando tienen colores, no distingo unos de otros. Este puede ser un jilguero?? Los que no se me dspistan son los gorriones :)) y perdona mi ignorancia Javier.
    Por Monfragüe en primavera es una maravilla ver la naturaleza.
    Que fotazas has sacado!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Para disfrutar de la naturaleza no hace falta entender, sino disfrutarla. Si la vista de uno es feliz con lo que ve, para qué añadir toda la información. Poco a poco uno puede elegir hacerlo posteriormente con el tiempo. Para gustos están los colores y, no todo el mundo conoce su composición.
    Lo que ves en las fotos es un jilguero pero, amarillo-verdoso y se llama lúgano (Carduelis spinus); y, el jilguero más conocido, es el de la cara roja mejillas blancas y zona occipital negra; sus alas tienen una vistosa banda amarilla bordeada de negro que lo hace muy vistoso y,su nombre científico es (Carduelis carduelis).

    Hace años tuve la oportunidad de visitar Monfragüe y, tienes toda la razón, es una maravilla.

    Besos

    ResponderEliminar
  14. Unas fotos muy logradas. Se ve que estaban entretenidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te imaginas la de higos secos que reventaron para acceder a sus semillas. Así es, muy entretenidos.

      Saludos

      Eliminar
  15. Un insignificante comentario más para felicitarte por las bellas y detallistas fotos. Mereció la pena que desenfundaras la cámara y arriesgaras el ahuyentarlas porque así conseguiste un resultado espectacular. Saludos, Javier

    ResponderEliminar
  16. Estos pajarillos son bastante agradecidos a la hora de verlos, dando muchas oportunidades para fotografiarlos. Particularmente, me gustan muchísimo.

    Saludos

    ResponderEliminar