domingo, 24 de noviembre de 2013

Robin de los bosques (Erithacus rubecula)




Manifestación sonora del petirrojo durante la primera muestra territorial de cría de las tres posibles: cañón del río Mesa (Zaragoza) 27- 3- 2013.

He disfrutado esta primavera viendo al entrañable petirrojo en las ramas altas de los árboles menudos y grandes marcando su territorio en época de cría. Ahora, durante estos días otoñales, continúo viéndolo pero, en las ramas bajas de los arbustos emitiendo el regañante “tic, tic, tic” protegido por la fronda. Es placentero ver y escuchar el gorjeo penetrante, dulce y algo melancólico con que se despacha este irascible luchador territorial. Y, caminando, me paro a mirarlo y a escucharlo por que es un pájaro que ha ganado a pulso con su presencia, esa sensación de compañero montaraz y urbano; compañía de senderos, bosquetes y merenderos.
Ahora, coinciden los petirrojos viajeros del resto de Europa con los ibéricos y, tal vez, por su docilidad manifiesta gracias al buen trato recibido de nuestros vecinos europeos, podamos diferenciarlos de los nuestros más recelosos. Por fortuna, aquel populacho que se despachaba a gusto esgrimiendo; “ave que vuela a la cazuela” ha disminuido bastante. Pienso y espero, que las bases de conocimiento que se han impartido sobre estos pájaros y el resto de insectívoros por su beneficioso control de plagas unido al respeto mostrado por la buena gente, haya hecho que los caza pajarillos, sin haber desaparecido, sean menos abundantes y peor vistos que antaño.



Petirrojo cantando desde las ramas altas de un pino silvestre en la extensa mancha de coníferas de la serranía de Cuenca 24- 5- 2013. En época de celo, su canto insistente, reafirma la propiedad de su feudo.

COSAS DE PETIRROJOS



Petirrojo esperando su turno para picotear los restos de frutos secos dispensados en el velador del Balneario de La Virgen en Jaraba (Zaragoza) 13- 7- 2012. Mientras uno se toma un refresco cómodamente rodeado de un portentoso paisaje, puede observar a distintos comensales como el mencionado petirrojo (Erithacus rubecula), carbonero común (Parus major) y herrerillo común (Parus caeruleus). El agua que rezuma de la roca sirve de bebedero a otros como el mosquitero papialbo (Phylloscopus bonelli), carbonero garrapinos (Parus ater), picapinos (Dendrocopos major), mirlo común (Turdus merula), colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros) etc. Entre los setos, cada año, se puede ver a los pequeños petirrojos con su abigarrado plumaje pululando con desparpajo en este apacible lugar.

 

Bebedero natural en el balneario de La Virgen en Jaraba. Un carbonero garrapinos (Parus ater)


 
 

Petirrojo curioseando al paso de los senderistas. Éste, por su comportamiento confiado parece resabiado y, seguramente, se beneficie de los restos orgánicos de algún viandante alternándolo con la búsqueda de invertebrados.
Alquezar (Huesca) 2- 11-2013; poco antes de que llegara el frío.

Riglos (Huesca) 2- 2- 1981

Construí hace muchos años, ignorando el sentido del ridículo, una tienda de campaña con plástico transparente con el que se cubrían los colchones nuevos. Era bastante fuerte y, para evitar la condensación, cerré los bajos con tela al igual que uno de los laterales pero, con una tela verde oscuro repleta de amapolas y margaritas. Imaginaros el impacto de la tienda en medio de la explanada al pie de los imponentes paredones de roca conglomerada donde, en aquellos tiempos, se acampaba para escalar los mallos de Riglos. Bien, recuerdo que había bastantes petirrojos con áreas de campeo muy limitadas, puesto que discutían sólo por espacios pequeños, ya que en el campamento había restos de comida para todos debido a la escasez de insectos en invierno. Eran tan confiados que, uno de ellos se introdujo en la transparente tienda de campaña, y su simpática silueta de paladín destacaba sobre lo alto de una mochila. Quizá entró por un pequeño orificio que posteriormente no encontró. Lo saqué y, evidentemente, no perdió su feudo y continuó, a pesar de la experiencia, regentándolo pero, algo cariacontecido.

Zaragoza 28- 1- 2005

Curiosamente, caminando por la acera del cinturón de vía rápida para los vehículos, localizo bajo un terraplén artificial a un petirrojo que, en horas de oscuridad bajo una noche despejada con viento intenso y helado, campea alumbrado por la luz de una farola buscando alimento: hace cerca de dos horas que ha anochecido. Los petirrojos como los ruiseñores también son pájaros crepusculares y, “relatos de ruiseñores oídos durante el invierno son sin excepción petirrojos” (Chirs Harbard; Song Birds). En sus vuelos migratorios de desplazan por la noche.

Cartuja Baja (Zaragoza) 27- 2 1994

Petirrojo remata mediante picotazos a una gran lombriz de tierra con la que ha peleado duro para arrancar de su galería. Agonizante, la ha transportado a duras penas hasta otro lugar más seguro.

Se alimenta además, de escarabajos, orugas, hormigas, moscas, arañas, gusanos y, en el otoño invernal de Ilex aquifolium (acebo), Sambucus nigra (saúco negro o común), Rubus spp. (zarzamora), Pistacia lentiscus (lentisco), Myrtus communis (mirto), Quercus ilex (encina, carrasca, chaparro) estos frutos solo troceados por otras especies como carbonero y trepador azul.

Arisco y solidario

“No teme al hombre y, por otra parte, no suele vivir en armonía con sus vecinos, aunque en ocasiones protege a los pequeños abandonados o huérfanos que no son capaces de valerse por sí mismos. Snell, Naumann, Pässler, tuvieron ocasión de comprobar en diversas circunstancias ejemplares de esta especie atendiendo con solicitud a individuos enfermos o desvalidos, de su misma especie y de otras distintas”.
Los Cantores del bosque; editorial Noguer.

28 comentarios:

  1. Y tanto que tienen carácter, hace unos años dos petirrojos se lanzaron peleándose al asfalto cuando yo pasaba con el coche, tan beligerantes que ni pareció importarles lo cerca que estuve de atropellarlos.
    La otra cara, la de simpáticos compañeros camperos, la comprobé con uno que se posaba a mi lado en mis esperas, aceptando migajas de bocadillo que recogía de mi misma mano (una curruca capirotada tomó nota, tonta no era).
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, no intenté darles de comer de la mano en Riglos pero, sé que se acercaban a poco menos de un metro de distancia de cualquiera que estabamos en la era acampados para escalar. Ya me hubiera gustado darles de la mano. Ahora, reconozco que, jamás había visto tanto petirrojo junto. Supongo que no se podrá acampar como antes en el lugar, aquello era alucinante por que veías los enormes mallos recortados por la luz de la luna desde el saco de dormir.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Qué hermoso pajarito, no sabía lo solidarios que eran...qué hermosos son ! Gracias Javier por este regalo a los ojos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay mucho que aprender todavía de la conducta de muchos animales en cuestiones solidarias. Me imagino que en los animales será por instinto, como reflejarán algunos etólogos pero, en la especie humana la mayoría es por interés; vamos, puestos a rebuscar respuestas...

      Abrazos

      Eliminar
  3. Muy interesantes notas. Sin duda una de las aves más entrañables de estas latitudes, y por lo bien que toleran nuestra presencia también de las que más habitualmente se pueden ver. Y el petirrojo como cantor destaca mucho, da gusto oirlos.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagínate viéndolos cómodamente mientras te tomas una cerveza o un refresco. Puedes verlos a placer al igual que a sus vástagos pedigüeños. Incluso, anida el colirrojo tizón y entre la gente, saca adelante a sus pollos. Es un verdadero placer.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Uno de los más fieles en acudir al comedero del jardín, aunque procura acercarse cuando la cosa está más tranquila. Los gorriones tienen tendencia a monopolizarlo cuando hay nuevos aportes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, las pandillas de gorriones son muy intimidatorias. Llevan tanto aprendido como buscavidas en su memoria que, se adueñan del tajo ante otros pájaros más independientes como el petirrojo.

      Saludos

      Eliminar
  5. Precioso passarinho... eu me lembro de quando estive em sua terra, ter presenciado uma vibração muito boa desta graciosa ave... que canto mais melodioso, muito gostoso...
    (que curiosa a última foto...)

    Uma bela entrada, amigo Javier.
    Obrigada por compartilhar suas vivências maravilhosas no campo.
    Você é uma delícia de companheiro da natureza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conociéndote como ya te conozco, sé que la ternura de cualquier ser tan delicado como el petirrojo, llamará tu atención allá donde pongas tu mirada. A mí, me ocurre lo mismo.
      La última foto tiene un halo luminoso por el contraluz del sol, le da un toque extraño.

      Un abrazo…

      Eliminar
    2. Obrigada pelo carinho deixado no Sedimentos.
      Minha mãe era preciosíssima...

      Beijos e flores.

      Eliminar
  6. Tiempos en los que los pajaritos fritos eran pincho bastante común en los bares quedan, afortunadamente, atrás. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque todavía se sigue practicando esa tradicional captura de pajarillos para comerlos fritos, no está ya tan extendida. Todo sea por la mentalización, espero...

      Abrazos.

      Eliminar
  7. Sin duda, es uno de esos pajarillos que te alegran el día de que lo ves, pues a su bello colorido, une , la mayoría de las veces, una confianza extrema, dejándose observar fácilmente, sin inmutarse. Recuerdo el caso de uno , hace ya bastantes años, que casi llegaba a comer de mi mano muchos días, que acudía puntualmente a la hora de comer en las faenas del campo.
    una entrada muy bonita, por las fotos y por los textos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Ya vi una vez unas fotos de un blog asturiano en el que la dueña del jardín daba de comer a uno de la mano. Ya me gustaría experimentar esa sensación pudiendo interactuar de modo tan estrecho con un petirrojo o cualquier animal. Reconozco que ha de ser en un mismo lugar donde el encuentro sea muy habitual.
    Gracias Pini.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Bonitas historias, y nada como educar l gente para que aprenda a respetar lo que le rodea.

    ResponderEliminar
  10. Gracias Tawaki. Todas las historias con animales tienen buenas moralejas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Precioso homenaje a tan entrañable ave...a la que suelo imitar y que responde a mi reclamo. Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento tardar tanto en contestar. Todas las aves son un mundo de sorpresas y, el petirrojo, por su proximidad con el ser humano, como el gorrión y otros más, resultan por ello tan entrañables. Pero, si además puedes comunicarte con ellos, entonces desborda la emoción interior de uno.

      Saludos para ti también

      Eliminar
  12. Ave diminuta, que siempre he conseguido ver en Sanabria, cerca de mi casa.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas de suerte estimado amigo. Tener al petirrojo como vecino es un gran privilegio, sobre todo, por poder verlo si es posible, cómodamente desde la ventana.

      Abrazos

      Eliminar
  13. Muy buen blog, os invito a visitar nuestro proyecto de naturaleza y agricultura sostenible.

    http://rizomatica.blogspot.com
    http://fertilizando.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He pasado y he descubierto un blog ilusionante al que le daréis más forma cada día.
      Buen trabajo compañeros.

      Saludos.

      Eliminar
  14. Javier y Teca..........Ayer hablé con Clariana, ya no está en la clínica y sale a dar paseos. La noté bien, un poco deprimida por todo lo que le ha pasado.. pero después de unos minutos ya nos reíamos las dos. Manda cariños ... tiene un corazón guerrero......SE PONDRÁ TOTALMENTE BIEN...
    abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Você é uma amiga pontual e dedicada. Obrigada por nos trazer notícias boas da querida Clariana. Sempre rezo para a sua pronta melhora. Envie beijos com muito carinho para ela, por favor.
      Beijos e flores para você, amiga Mabel.
      Feliz fim de semana.

      Eliminar
    2. Que gran noticia, una persona como ella, tan luchadora, no es raro que triunfe venciendo todos los contratiempos que la han mantenido inactiva. Es reconfortante saber que no habrá secuelas después de todo. Si, en efecto, una grandísima noticia.

      Abrazos a todas

      Eliminar
  15. Hace dos semanas me encontré con uno en mi jardín, llevaba una lombriz colgando del pico, y en vez de volar iba dando saltitos, y no se marchaba, me preocupaba que alguno de mis gatos se lo zampase. Después de un buen rato de verlo por allí, decidí entrar en casa y coger la máquina, pero por desgracias la única que le hice salió algo desenfocada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es el mismo que se ha asentado en tu jardín, con un poco de paciencia y alimento para el pajarillo, puedes acercarte mucho a él mientras te va conociendo. Claro, el problema son los gatos que no perderán la ocasión.
      Una vez en un blog vi como un petirrojo comía de la mano de su amiga en el jardín. Una imagen fascinante sin duda.
      Tienes que tener siempre la cámara preparada y a mano.

      Saludos.

      Eliminar