miércoles, 14 de marzo de 2012

CAPIBARA (Hidrochoerus hidrochaeris)



Recuerdo desde hace muchos años en la serie televisiva de El Hombre y La Tierra, el capitulo titulado “El rodeo de los chigüieres” dedicado a los capibaras. Entonces, la llanura venezolana se resentía debido a una anormal sequía que estaba mermando considerablemente las zonas húmedas, vitales para la fauna dependiente del agua. Los capibaras, prisioneros del líquido necesario para regular su temperatura corporal, se hacinaban en las escasas charcas que iban menguando bajo el implacable calor reinante.

Desde entonces, nunca se me olvidó el nombre de capibara o chigüiere ni el aspecto de este animal. Pero no porque fuera el mayor roedor viviente sobre la faz de la tierra, ni por sus 50 kilos de peso ni por sus 1´36 metros de longitud y 50 cm. de altura en la cruz, no; fue debido a las crudas imágenes de muerte a golpes con la que se despachaban los maceteros del llano hacia estos animales. Los maceteros son personas provistas de un grueso y duro palo similar a un bate de béisbol, utilizado para golpear en la cabeza a los capibaras hasta aturdirlos mortalmente. Los llaneros montados a caballo, se encargaban previamente por velocidad, de cercar a estos enormes roedores dejándolos a merced de los matarifes, que iban acercándose lentamente a pie para rodearlos sin dejarles escapatoria. Mientras los golpeaban una y otra vez, a unos dos golpes por ejemplar, éstos se apilaban sin escapar del rodeo mortal, pero, ¿por qué no salían en estampida a toda velocidad? Sencillamente, porque estas personas especializadas en este rudimentario trabajo sabían que, una vez eliminados los ejemplares dominantes, el resto del grupo no abandonaría a los suyos aun muertos. La razón de este cruento ritual es la de comercializar la carne y la piel de los también llamados carpinchos, muy preciadas en algunos países. Se suele respetar a hembras y jóvenes para garantizar su futuro.



Pero antes de concluir, para eliminar los vestigios de la cruda realidad, permitidme el placer de exponer mi primera impresión ante este enorme roedor después de verlo directamente dormitando; fue como ver a un enorme hámster acurrucado en su nido de hierbas, pacífico y confiado, como quien mira a su perro descansando en el jardín.



Su nombre vernáculo significa “Señor de la hierba”, esto da una idea clara sobre la base de su alimentación. Pasa las horas más calurosas del día reposando, bien en la orilla de cualquier masa de agua o sumergido con objeto de refrescarse, ya que carece del sistema fisiológico interno de termorregulación. Cuando llega la tarde, con menos calor, aprovecha para alimentarse apacentando como las ovejas.


Es un excelente nadador que se impulsa con sus menbranas interdigitales, y me gustó verlo surcando las aguas buceando por la superficie mientras dejaba tras de si una estela que lo delataba. Cuando necesitaba respirar, asomaba levemente la parte superior de la cabeza donde los ojos, los orificios nasales y los diminutos pabellones auriculares cumplían discretamente las funciones informativas necesarias del capibara, puesto que sus enemigos son numerosos y las precauciones pocas.


Video de El Hombre y La Tierra sobre la captura de los capibaras (imágenes cruentas).


http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-hombre-y-la-tierra/hombre-tierra-rodeo-chiguieres/802181/

10 comentarios:

  1. Que crueldade que nos conta, Javi... aqui onde moro, registraram diversas denúncias sobre tentativas de caça às capivaras que habitam nos rios próximos, dentro da área urbana.
    Em várias vistorias, inclusive noturnas, com apoio da Guarda Municipal, ainda não foram encontrados caçadores, que podem ser enquadrados legalmente por praticarem crime ambiental, já que capivara é um animal silvestre.

    Que "guapas" fotografias!!!!
    Não é raro eu encontrar uma família deste animal quando passeio na beira do rio. Sentada, a capivara comendo é muito linda... encantadora, eu diria.

    Mais uma deliciosa postagem do meu querido Brasil. "Gracias"!!!!

    Beijo.

    ResponderEliminar
  2. Precioso animal.
    En Argentina le llaman carpincho y es una autentico cerdo se aprovecha todo de el que incluso hay granjas.....que evitan esas matanzas tan estresantes de los pobre roedores , igual que los bebes foca!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  3. Hola

    Muy interesante este gigantesco roedor semiacuático, por cierto al comentar que se come en diferentes sitios de América me he acordado que en algunas zonas de España también se comían roedores acuáticos, las ratas de agua, ahora creo que es una práctica que se va perdiendo. Supongo que como comenta el campero, a medida que se extiendan las granjas, se irá abandonando su caza.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Yo también me acuerdo que la primera vez que tuve conocimiento de este roedor fue en la serie El Hombre y la Tierra. Un animal de lo más curioso. Esperemos que se vaya abandonando su caza y se les deje vivir tranquilos en libertad.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. En el programa del "hombre y la tierra" fue donde oí hablar por vez primera de ellas y ahora tú nos las vuelves a acercar.
    ¡Qué poco se respeta a los animales y más si estos son pacíficos!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. - teca: se me quedó muy mal cuerpo la primera vez que vi esas cruentas imágenes y, más todavía, al poder comprobar que se trataba de un animal tan dócil y confiado.
    Me gustaría también poder ver una familia de capibaras, aunque me suelo conformar con lo que veo, no me gusta forzar demasiado mi suerte. Lo dejaré para otra ocasión.
    Tu país bien lo merece, es una auténtica maravilla de la naturaleza y sois una gente estupenda.

    Un abrazo…


    - Campero: es lo mejor que pueden hacer, criarlos, siempre que las granjas no sean minúsculos campos de concentración que les resten movilidad. Las especies cuya carne sirve de alimento deberían de tener un respeto ilimitado en su trato.

    Saludos.


    - Pedro: es cierto, aquí en Aragón les llamaban topos de río. No sé porque la gente siente asco de la rata de agua, mas emparentada con los lagomorfos por su dentición fitófaga que, de la exitosa rata de alcantarilla de alimentación omnívora.
    Por cierto, que poco se habla de la rata de agua, es otro animal en regresión y, por lo que veo, bastante rara.

    Saludos.


    - Pini: creo que, incluso tal vez, haya empeorado el trato al lugar protegido por aquel entonces, llamado Hato del Frío, donde en su gran llanura se filmaron varios de los programas de Félix sobre la fauna venezolana. El gobierno Chávez, parece estar acabando con los privilegios de este espacio natural tan destacado.

    Saludos.


    - Valverde: no sé hasta que punto continuará esta modalidad de caza tan bárbara pero, supongo que, tratándose además del aprovechamiento de la piel para la industria del cuero, las armas de fuego sean lo menos recomendable por estropearlo, al margen del costo de la munición.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me salté el vídeo, no soporto ver esas crueldades con los animales, prefiero quedarme con tu bello relato y tus fotos.
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Has hecho muy bien Abedugu, como documento pase pero, la crudeza de las imágenes es brutal, tanto, como el cinismo con el que mantienen agrupados a los ejemplares.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Aunque sólo he tenido oportunidad de observarlos en cautividad, en el zoo, me parecen unos seres fascinantes, extremadamente sociales. Si pienso en ellos no imagino a uno, sino al grupo. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Créeme Salomé que a mi también me fastidio no ver al grupo completo con los jóvenes pero, menos da una piedra (de granito claro).

    Beso para ti también.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...