domingo, 2 de octubre de 2011

Grajilla (Corvus monedula): cultura aprendida



Los córvidos dentro del orden de los paseriformes, incluyen a varias especies nidificantes en la península ibérica: cuervo (Corvus corax), corneja negra (Corvus corone c.), graja (Corvus frugilegus), urraca (Pica pica), chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) y piquigualda (Pyrrhocorax graculus), rabilargo (Cyanopica cyanus), arrendajo (Garrulus glandarius) y grajilla (Corvus monedula). Estas aves, están representadas en un total de 120 especies distribuidas por todo el mundo. Todas ellas destacan por su gran capacidad oportunista e inteligente, facultándolas para ocupar todo tipo de hábitats con un éxito sorprendente. Siempre tendré en mi memoria a estos córvidos como seres increíbles gracias a su gran riqueza gestual, propia de la cultura adquirida en sus comunidades fuertemente cohesionadas.

Recuerdo desde siempre en las grajillas, sus escandalosas manifestaciones de alarma. Alertaban al resto de aves y se cebaban conmigo tratándome como a un depredador más mientras intentaba observar cernícalos, mochuelos y demás pajarillos de los taludes. Volaban sobre mi cabeza, hostigándome alarmadas al caminar cerca de su zona de nidificación en las terreras. Otras veces, bastaba encontrar un grupo reposando en algún árbol, acercarme unos pasos para contemplarlo y, la más atenta, graznaba con una voz áspera y chirriante que alertaba a las demás. A continuación, tras captar todas el aviso de peligro abandonaban el emplazamiento. El lazo de unidad de todas ellas ante sus posibles y potenciales enemigos era un valor adquirido gracias a la eficaz enseñanza de padres a hijos.

Konrad Lorenz, Premio Nobel de Fisiología y Medicina 1973 y etólogo universal, fue un apasionado y gran estudioso del comportamiento animal. Entre sus laboriosas dedicaciones, logró con la cría en cautividad de ejemplares de grajilla formar una colonia reproductora, y de ella, servirse el autor para sacar a la luz una larga e interesante serie de datos curiosos e importantes sobre la psicología de esta especie gregaria. Cuenta Lorenz que, los jóvenes de grajilla carecen de la base innata para reconocer a cada uno de sus enemigos naturales. Y, gracias a una elaborada conducta de atención y aprendizaje recibido activamente de los adultos mediante sus enérgicos gritos de alarma, imprimen en la tierna memoria juvenil importantes y vitales pasos preventivos para evitar y anticiparse al amplio abanico de predadores. Así también, cuando un congénere es capturado por un ave de presa, se congregan estas negras aves graznando sin cesar en torno a ella, con objeto de incomodarla, de hacerle ver que la captura de uno de sus miembros no va a ser en vano. Va a suponerle un incordio tan insoportable que no lo inolvidará o, lo pensará dos veces cuando se le presente otra ocasión. Esta conducta de emitir voces ásperas y escandalosas es extraordinariamente contagiosa entre los córvidos frente a sus captores. Está claro que les resulta rentable y, posee un incuestionable valor para mantener la especie.


El joven, en la izquierda, siempre está atento a las maniobras del progenitor. Los jóvenes permanecen en el grupo familiar durante un año en el que son educados convenientemente. Sus mejillas y nuca no tienen el llamativo gris plateado de los adultos. Son reproductores al segundo otoño.



Apunte de campo: 7- 2 -2010

Una blanquecina capa de escarcha cubre los campos de alfalfa ya cortados. Tienen estos, altos aspersores de casi dos metros de altura, y están ocupados a modo de atalayas por ratoneros (Buteo buteo), aguiluchos laguneros (Circus aeruginosus), cernícalos (Falco tinnunculus) y alguna garza real ( Ardea cinerea). El objetivo de estas aves es, indudablemente, la captura de topillos y otros micromamíferos. En unos pequeños cortados de arenisca, las grajillas ya se interesan por los nidos, ocupándolos para adecentarlos reparando los desperfectos. Vuelan de un lado a otro pero, ya no les presto atención.
Sigo observando el bullicio de las aves en un día soleado muy agradable. Es así hasta que escucho un desgarrador graznido de grajilla procedente de un viejo chopo semiseco y deshojado, un graznido que, como el fuego, se expande al resto del bando. Hago uso de los prismáticos con la idea de encontrarme a uno de estos córvidos en las garras de un azor (Accipiter gentilis). Me acerco más, por que no distingo a ningún azor y, repito la operación hasta que me siento. No hay ningún azor en el escenario y el griterío es infernal ¿Qué ocurre? No logro entenderlo por más que observo detenidamente. Parece que gritan alrededor de un congénere, quizá sea de otra especie o haya trifulca entre ellos…no sé, la curiosidad me está matando. Es cuando se mueven algunos ejemplares dejando un especio visible, el momento en el que distingo a una grajilla con un ala trabada en una gran rama caída sobre otra. El ave no sé como ha logrado acuñar su ala entre la cruceta de ramas pero, no cesa de gritar desesperada, y las demás, aunque no entienden quizá porqué gritan, se ven poseídas por esa voz solidaria aprendida de sus progenitores por imitación. Personalmente, no puedo hacer nada, si me acercara más, provocaría el pánico en la infortunada grajilla y podría romperse el ala al forcejear. Así que, espero pacientemente. El bando la acompaña en todo momento, y por fin, logra zafarse de la mal caída rama, entonces, abandonan todas juntas el chopo desmochado.

Entiendo cuando dice el genial etólogo Konrad Lorenz: “Resulta difícil imaginar qué tipo especial de vivencia experimentan, y que va asociada, sin duda, a una actividad instintiva que ha dejado una emoción profunda. Nuestros afectos –ira, odio, miedo- sólo se pueden comparar de una manera relativa con los correspondientes o análogos de los animales. No sabemos lo que experimenta la grajilla, pero no cabe duda de que esta vivencia es algo específico, con una enorme carga emocional. Esta ardiente emoción se graba en la memoria del animal, de manera increíblemente rápida”.

La voz de alarma heredada desde generaciones por aprendizaje, tiene una impronta tan indeleble que, como podemos apreciar por el contagio de sus voces, llega más allá del claro ejemplo de hostigamiento hacia sus enemigos, pudiéndose interpretar también como de apoyo o de ánimo en momentos de peligro de cualquier índole.


La chova piquirroja (Pyrrhocorax pyrrhocorax) izquierda, y la grajilla (Corvus monedula) derecha, son muy diferentes en aspecto y morfología, sin embargo, comparten la misma inclinación insectívora y la de utilizar oquedades de cortados rocosos, terreras e interiores de casas abandonadas. La chova es más habitual ocupando roquedos fluviales y la grajilla taludes esteparios. Sus reclamos tienen un apreciable parecido, siendo el tono más agudo en las chovas y, más grave en las grajillas.


Una mirada incisiva a través de unos ojos tan llamativos, advierten de la presencia de un posible enemigo (imagen izquierda); seguidamente el córvido, pegando las plumas al cuerpo, se agacha levemente y comienza a emitir un graznido áspero, sonoro, molesto y de larga duración. Entonces toda la vida alrededor, además del grupo, se pone en guardia.

23 comentarios:

  1. ¡Hola Javier!
    Vaya entrada tan interesante que nos muestras, con esos apuntes de campo. Tengo que decirte que tengo confusión con algunos córvidos. Para mí la única manera de tenerlos claros es fotografiarlos y clasificarlos, que no siempre es posible.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. He escuchado en alguna ocasión que las grajillas detectan la mirada humana reaccionando ante el movimiento de nuestros ojos, algo que me resultó curioso, al igual que los detalles que nos cuentas.

    Está claro que no son las más hermosas de las aves y casi siempre nos fijamos en sus molestos graznidos, pero después de leer tu artículo creo que en este, como en otros muchos casos, la belleza está por dentro.

    Todos los días son tiempo de aprender, gracias por estas entradas tan interesantes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Una entrada muy didáctica e interesante. Yo tuve una grajilla que le habían cortado parte de las alas y no podía volar, era el ave más inteligente que he conocido, jugaba con mi hijo y al ver que éste se reía repetía las acciones.
    Esta exhaustiva entrada me la ha recordado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Uffff! Que interessante e impressionante postagem... É um trabalho espetacular de um apaixonado pela observação criteriosa da vida.
    Seus apontamentos de campo são estudos extraordinários, um luxo para qualquer estudioso de aves.
    Não tenho nada a comentar sobre sua pesquisa, porque sou apenas uma curiosa da natureza, não tenho o conhecimento nem o senso aguçado de observação que você sempre nos mostra em suas publicações do blog.
    Admiro sua cultura natural e enorme curiosidade diante da vida do planeta.
    Saudações ambientais e obrigada por compartilhar sobre o assunto.
    Um abraço caloroso de admiração e respeito.
    Felicidades.

    Em tempo: por um momento eu pensei que a última fotografia fosse um desenho. Confesso que fiquei confusa visualmente...

    ResponderEliminar
  5. Super interesante, Javier. En mi pueblo hay gente que tiene urracas y cornejas, son como perros pero con plumas. Me encanta ver cómo muchos córvidos juguetean y viven sus vidas en las ramas de los almendros y los olmos, y cuando las grajillas forman enormes bandadas, a finales de invierno, y sobrevuelan el monte. En Italia me llamó muchísimo la atención la cantidad de córvidos, especialmente de cornejas cenicientas, que había. Tú hace poco fuiste a Italia, ¿no? Las verías, supongo.

    Yo tengo un libro de Konrad Lorenz que se llama "El comportamiento animal y humano", y hay partes en las que habla de los córvidos. A lo mejor también lo tienes.

    Y dime una cosa, esa última imagen, ¿es una fotografía o un dibujo de esos que se hacen ahora, con una alfombrilla y un lápiz electrónico (nunca he visto uno)? Es que me pica la curiosidad.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Todavía nos queda mucho por aprender de los animales y de su comportamiento.

    Sólo tenemos que mostrar un poco de ineterés.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Oi Javier!
    Que linda sua postagem, as imagens estão belíssimas.Não conhecia a história das gralhas... O ser humano precisa muito aprender com o animais. Eles tem muito a nos ensinar.Parabéns pelo post.Desejo uma ótima semana, cheia de muitas energias positivas, muita paz e muita luz sempre na tua vida. Beijos grande!

    Smareis

    ResponderEliminar
  8. Hola Javier

    Como han comentado otros colegas a muchas personas les gusta tener córvidos en casa, debe ser porque nos sorprende su notable inteligencia. Además son animales que transmiten elementos culturales en sus bandadas. Como has comentado tan bien si K.Lorenz se dedicó a estudiar su comportamiento es porque realmente tenemos mucho que aprender de estas aves.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  9. Interesantísima esta entrada que nos ayuda a conocer un poco mejor a estas aves. Dime, ¿es impresión mía o los cuervos ya no son tan numerosos como antes? A mi me da la impresión de que al menos por mi zona se ven pocos.

    ResponderEliminar
  10. Precioso corvido y buen relato, en centroeuropa aceptan de buen gusto las cajas nido!
    Saludos camperos.

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola Javier!
    Me ha gustado mucho lo que explicas sobre la gran solidaridad de los córvidos, que les permite sobrevivir ante el enemigo, en muchas ocasiones.
    Me ha llamado la atención el que las crías no dispongan de una forma innata de una manera de discernir a sus enemigos y que necesiten aprenderlo a través de sus padres y otros congéneres, en el tiempo de un año.
    Lorenz fue un personaje muy interesante como tú dices, conocía algo de él por el tema del "aprendizaje" cuando estudiaba Magisterio.
    Tu apunte de "campo" es muy interesante.
    Gracias por aportarnos tantos conocimientos sobre la Naturaleza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. - Fernando: supongo que tendrás prismáticos. Utiliza la guía o documentales en casa hasta que te hartes de los córvidos, y cuando vayas al monte, estarás tan saciado que no se te resistirá la identificación de ningún grajo; que es como los llaman en los pueblos cuando son negros.

    Saludos.


    - José: fijar la mirada con un animal es lo peor que puede ocurrir cuando vas por el monte, pero no sólo con las grajillas, sino con todos los animales con los que te cruzas. Si las pupilas coinciden, el animal advierte que ha sido localizado y se va rápidamente. Cuando observaba búhos reales en oquedades y los localizaba soleándose, evitaba mirarles directamente para que no abandonaran el lugar. De reojo, descubría cómo la rapaz se asentaba poco a poco o se escondía pegada a la roca.

    Saludos.


    - Valverde: hay que tener cuidado con estas aves si se recogen heridas porque son muy peleonas y agresivas, pudiendo sus picos causar heridas considerables. Por lo demás, son fantásticos los córvidos, y cabe destacar sin duda la grajilla. En la grandísima película Los Santos Inocentes, la Milana Bonita era una grajilla que el colaborador de Félix Rodríguez de la Fuente Aurelio Pérez, adiestró exclusivamente para dicha película con una magistral interpretación del actor Paco Rabal. La actriz Corvus monedula también estuvo genial.

    Saludos.


    - teca: é um mundo o dos animais realmente apasionante e, ao que gosto de dedicar o tempo todo que posso. Também gosto de comentar com a gente apasionada pela natureza, todas as vivências montaraces.
    A última fotografia dupla não é um desenho, e se o fosse, eu viveria felizmente de desenhos de qualidade fotográfica mas…não é este o caso…

    Um abraço…


    - Guillermo: sí, había en Italia muchas cornejas cenicientas pero, eran algo antipáticas, quizá fuera debido al trato recibido similar al que se les da en España. Les ofrecías alimento y no acudían si estabas presente. Conozco gente que ha estado en Alemania y dice que allí son más sociables con los humanos.

    Konrad Lorenz, Desmond Morris, Vitus B. Dröscher, Nikolaas Tinbergen y tantos otros, son etólogos con una gran e interesante trayectoria divulgativa autores de unas publicaciones muy interesantes. La etología estudia el comportamiento psicológico de los animales, creo que es en profundidad, su lado más interesante.

    La última fotografía es la misma grajilla doble recortada. Eliminé el fondo porque quería que no distrajera la atención del observador ante la mirada de la grajilla a la izquierda y, la postura de alarma a la derecha. Con fondo blanco, las figuras resaltan de tal modo que sus detalles se captan con mucha más nitidez y atención.
    Ojala dibujara así, menudo nivel.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. - Tawaki: estoy seguro de que a todos nos gusta observar el comportamiento de los animales y sacar conclusiones personales al respecto. En mi caso, yo dejo caer el comentario de las observaciones como una hipótesis tan válida como las demás y, es enriquecedor que todos expongan una opinión particular para hallar un acercamiento y construir así una probabilidad del asunto más aceptable.

    Saludos.


    - Smareis: muito agradecido por tuas amáveis palavras e sobretudo por teu amor imenso pelos animais e a natureza. Desejo-te que sigas desfrutando de todos os prazeres espirituais deste maravilhoso mundo.
    Obrigado por tua visita.

    Abraços


    - Pedro: Uno lee a Lorenz y se sorprende de su capacidad de integración tanto en un grupo de gansos como de grajillas o de lo que se tercie. Además lo hizo con una paciencia y dedicación increíbles.

    Saludos.


    - Abedugu: creo que la graja (Corvus frugilegus) es el córvido más escaso y sus colonias se localizan en una zona de León. Es el único punto donde nidifica y se distribuye; su población se mantiene estable. El cuervo presenta bajas densidades poblacionales por lo que es bastante vulnerable a la presión humana. Es cierto que ha sufrido un ligero descenso en su número.

    Saludos.


    - elcamperoinquieto: eres grande campero, no descansas con tu empeño de promocionar las bondades de las cajas andaderas. Muy bueno. Las modernas casas son tan herméticas que ya no caben por sus rendijas ni las moscas. Aquí en Zaragoza se rifan los huecos para anidar, con las palomas; bueno, se rifan no, seguro que si pueden echar a la paloma, la echan.

    Saludos.


    - Clariana: recuerdo que mi hermana tuvo una gata que nunca tuvo contacto con el mundo exterior. Era una gata completamente casera. Una vez traje a su casa un búho real herido para llevarlo al día siguiente a veterinaria. La rapaz se acomodó en el rincón más oscuro y protegido de la cocina. La gata caminaba por su casa, o sea, por su territorio y no daba importancia al búho que erizaba su plumaje chascando el pico con fuerza. En fin, que ni se inmutaba. Está claro que carecía de memoria filogenética para advertir a los enemigos. Esto ocurre en otras tantas especies que lo han de aprender o, en su defecto vivirlo in situ para también, aprenderlo.
    (A la gata no le pasó nada)

    Es cierto, Lorenz fue un apasionado del comportamiento animal.
    Las observaciones de animales en el campo son una ventana de libertad de sentimientos para respetar la vida.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Desde luego, siempre que se presenta la ocasión, es muy enriquecedor observar a cualquier córvido. Seguro que nos sorprenden con algo de su comportamiento.
    Y como ya han apuntado algunos contertulios, los cambios en la agricultura y los intereses de algunos han diezmado las poblaciones de estas aves en mi zona, desapareciendo por completo algunas especies, entre ellas las protagonistas de esta entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Madre mía, pues qué nivel con el Photoshop o lo que sea, yo ni me lo he descargado, jaja. Lo máximo a lo que llego es alterar la temperatura y el brillo en una foto, y ya, y lo hago con la Galería de Imágenes de Windows Live, que es más o menos simple.
    En Italia, en un pueblo de la Toscana que se llama San Gimignano, medieval y llenísimo de torres, también vi bandadas de grajillas que se internaban, al llegar la noche, en lo más profundo de la Toscana (ni idea de adónde iban). Miraban con una cara como diciendo: "¡Estos humanos..!¡Pringados!" .
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  16. - Lluís: los córvidos son aves muy inteligentes y sociables, lástima que tengan tan mala prensa y, se les trate como animales indeseables. Qué injusto.

    Saludos Lluís.


    - Guillermo: a lo que no llego, lo hace mi hija que me suele ayudar bastante. En el recorte de la foto por ejemplo.

    Esa secuencia que mencionas de la Toscana, la recuerdo antaño sobre las ruinas de caserones solariegos abandonados. La estampa de las negras aves sobrevolando las ruinas con su habitual bullicio vociferante, la llevo grabada muy adentro, disfrutándola en los días interminables de mi infancia en el campo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Javier!!
    Muchas gracias por los ánimos!!
    Es un honor para mi que te pases por mi blog, pues te llevo leyendo y admirando desde 2009.
    Tus entradas sobre los buhos reales me dejan siempre con la boca abierta.

    un placer!!
    saludos desde Asturias

    ResponderEliminar
  18. Juan: cuando se dedican tantos años de seguimiento a una especie en particular, se descubren aspectos que sólo unos pacientes privilegiados que aguardaron en el lugar adecuado, disfrutan.
    Agradezco infinitamente saber que eras tú aquel anónimo que quedó prendado por la supremacía de nuestro búho real.
    Sé paciente que te dedicaré la próxima.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Javier! Passei pra te desejar uma excelente semana. Belo pássaro.
    Desejo um ótimo começo de semana cheio de muitas energias positivas, muita paz e muita luz. Bjs grande !
    Smareis

    ResponderEliminar
  20. Las grajillas, aparte de ser un elemento sonoro esencial en algunos paisajes verticales, me recuerdan inevitablemente a Konrad Lorenz y su provechosa lectura. Después de leerlo no volví a ver del mismo modo a estas aves.
    Gracias por tan elaborado trabajo.
    Saludos (sin graznidos).

    ResponderEliminar
  21. - Smareis: Muito obrigado. Também quero aproveitar muito da natureza fascinante do seu país e ela é também um dos seus maiores razões para o seu swell felicidade.
    Eles passam uma semana linda, na companhia de sua família e amigos mais desejado.

    Abraços.


    - Javier: es cierto, las grajillas tienen un vínculo muy especial en la etología con Lorenz.
    La lectura de su obra me dejó perplejo.

    Saludos comunitarios.

    ResponderEliminar
  22. Muy interesante, como las otras entradas. Yo creo que no distingo bien la voz de alarma de las grajillas y la de las chovas. Me falta experiencia y observación. Me gustó la foto en la que aparecen juntas.

    Y sí, dicen que los córvidos son las aves más inteligentes. Por algo será. ¿No habéis visto el vídeo que circula por la red en el que una urraca coloca un fruto seco en una carretera y espera pacientemente a que un coche pase por encima y se lo abra? Aprendizaje del bueno, sin duda.

    ¡Qué inteligentes son!

    Saludos de nuevo.

    ResponderEliminar
  23. Sí, tuve la suerte de ver ése y otros tantos vídeos sobre córvidos, donde se les somete a pruebas de memoria para buscar el alimento en lugares inaccesibles. Tenían que ser capaces de ir eliminando las barreras mecánicas que les separan de dicho alimento. Un juego de laboratorio que resolvían con gran pericia.

    Saludos.

    ResponderEliminar