miércoles, 27 de abril de 2011

Desde el banco del parque


Primeras horas de la mañana. Los gatos consiguen ahorrar mucha energía mediante prolongadas siestas, más que cualquier otro animal y éstas, se acentúan a medida que envejecen. Su sistema sensorial altamente sofisticado (entre ellos el oído), le advierten de cualquier amenaza ante posibles peligros.


A veces, uno hace todo lo contrario de lo que pensaba hacer antes de salir de casa. De salir a la búsqueda de pequeños pájaros del parque, acabé sentado en un banco de piedra decorado con atractivos baldosines situado frente al estanque de cisnes y patos. Me gusta por supuesto, además, mirar la vida desde un punto fijo a la vista de los animales que, familiarizándose con la presencia humana, terminan aceptándola de buen grado. Al final, hubo en este horario temprano más tránsito animal del que pudiera esperar, y bastante entretenido por la curiosidad de su comportamiento. Gatos, cotorras argentinas, urracas, estorninos negros, gorriones, carboneros, tórtolas turcas, currucas capirotadas y un agateador común, pasaron confiados por este pequeño espacio del jardín botánico dentro del más amplio, parque de José Antonio Labordeta.

Dos mujeres tirando de un carro de compras se encargaban de distribuir por puntos muy concretos comida para gatos, bueno…comida para todos los habitantes del parque como observé posteriormente. Por lo que pude comprobar, los gatos ya estaban familiarizados con ellas. Me quedé mirándolas detenidamente por su labor altruista, y ellas hicieron lo mismo, pero, percibí cierta mirada de desconfianza hacia mí, deduciendo que tal vez, alguien les habría recriminado esa conducta.

Pues eso es todo, que no es poco, desde el banco de un animado parque. Personalmente, mirando la conducta siempre interesante de cualquier especie animal, se puede pasar un rato muy agradable y relajante sin alejarse de casa.


El gato es un depredador muy eficaz. Muchas veces, la muestra de acecho y predisposición no indican un posible lance de caza, sino el resultado instintivo de una ocasión estimulada por la oportunidad que brinda el momento.
“Oreja cortada” se acerca sigilosamente a un grupo de palomas torcaces que ingieren plantas escogidas del césped.



Las colúmbidas no se alteran ante la presencia del felino. Finalmente, unos patos del estanque picoteando brotes cercanos al gato ilusionado, le hacen desistir de su constructivo sueño.


La tórtola turca se ha adueñado prácticamente de los parques y de sus recursos junto con las palomas, pero, aquí en este espacio recogido los gorriones utilizan otra estrategia que no tiene competidores, y es la entrada en las jaulas de especies exóticas que se exhiben dentro de este recinto para compartir comida con sus inquilinos.


Los gatos asilvestrados se adaptan bastante bien al entorno viviendo solos, aunque prefieren vivir en comunidades o colonias. Hay lugares como el parque donde pueden vivir con un nivel muy apto de plenitud y comodidad, y alternar la comida que les ofrece la gente con las presas que logran capturar como: ratones, ratas jóvenes, gorriones, tórtolas y estorninos negros entre otras.


Es difícil que en los grupos establecidos entren gatos nuevos y, en estos grupos siempre hay un ejemplar dominante ¿lo veis claro? Podríamos llamarlo “Perdonavidas”. Por lo que observé, el resto parecía evitarle.


Aquí vemos el fruto de la pareja de las amables mujeres dedicadas a la alimentación de estas criaturas, las cuales, bien pudieron vivir en compañía de humanos antes de ser abandonadas por sus dueños, como ocurre desgraciadamente con mucha frecuencia.


Y aquí vemos también el efecto secundario de la labor de las amables mujeres que por fortuna no resulta perjudicial, sino, altamente positiva para muchas aves del parque beneficiadas por ello. Las urracas poseen una bolsa gular dilatante que hace de almacén del alimento sobre todo en época de cría, por lo que tras sus visitas quedan escasos restos de comida.


Los estorninos más desconfiados, prefieren guardar fila bajando poco a poco y extremando la seguridad para acceder a su ración de pienso.

19 comentarios:

  1. Cuánto ajetreo hay en el parque! La oreja cortada es la marca internacional que se les hace a los gatos asilvestrados capturados y castrados. No me extraña la mirada de desconfianza de las señoras, en este país está peor visto alimentar animales de la calle (incluso se han puesto multas importantes)que maltratar o abandonarlos. Bravo por ellas!

    ResponderEliminar
  2. Hola Javier

    Los ecosistemas urbanos son muy interesantes para observar comportamientos. La semana pasada por ejemplo estuvo viniendo al balcón de casa una pareja de mirlos a recoger ramitas secas de los tiestos, la hembra seleccionaba y elegía lo que le interesaba y el macho vigilaba desde el edificio de enfrente.
    Los gatos me han encantado desde siempre, seguramente para ellos el comportamiento de las señoras es como cuando ellos regalan lagartijas o ratones, supongo.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. También yo hoy me he dado una vuelta por el parque de aquí. Pero no he visto cosas tan agradables. Para empezar, cuando me he acercado al estanque de los patos, me he encontrado una tórtola turca mutilada pero viva, tenía un desgarro tremendo en el cuello y estaba casi desplumada, pero ahí estaba de pie, aunque muy débil. Le he echado una foto porque tenía pensado hacer un post del centenario del Parque, pero es tan desagradable esa foto que no la pienso poner. Después, me he encontrado una gran paloma torcaz muerta la pobre, y es una pena, porque aquí en Albacete dejó de haber palomas torcaces hace unos años, aunque ahora parece que las poblaciones se recuperan, cada día veo varias parejas.

    Por lo demás, me ha dado gusto estarme por allí un rato, viendo cómo avanza la primavera.

    Resulta muy interesante quedarse sentado a mirar lo que aparece, uno se lleva gratas sorpresas.

    Muchos saludos, Javi!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Ya empezando por el nombre del parque me ha encantado el relato y me ha tocado la fibra sensible.
    Hace tiempo vi un documental que comparaba el comportamiento de los gatos urbanos y los leones. Incluso aparecía como al ser destituido el macho dominante el vencedor, igual que los leones, mataba a los cachorros para que las hembras entraran en celo antes. Tenemos una verdadera fiera en los tejados, parques y callejones.

    ResponderEliminar
  5. Vaya día más entretenido y vaya variedad de visitantes. Los parques urbanos ofrecen la oportunidad de observar la gran cantidad de animales que pululan por ellos, en especial las aves, que la verdad salvo algunas como palomas, urracas y gorriones el resto no las reconozco fácilmente, salvo una mañana de la pasada semana que presencie el vuelo de unos jilgueros, hacía tiempo que no los veía.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Cuando se tiene paciencia cualquier lugar es bueno para entretenerse. Y los animales casi nunca defraudan.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. A simplicidade dos pequenos momentos diante da natureza encanta... e distrai muito.
    Sempre quando vou passear na beira do rio, eu me deparo com pássaros de vários tipos, patos, capivaras, borboletas, outros insetos, cachorros e, às vezes, gatos. As pequenas flores, as árvores, a água do rio tão serena... tudo, tudo, chama a minha atenção.

    Eu adorei a simplicidade da sua postagem, porque tem uma pitada especial de vida. As fotos estão "hermosas"...
    Um abraço caloroso de admiração pelo seu respeito à natureza.
    Um beijo imenso, Javier!

    ResponderEliminar
  8. Siempre me reconcilia con la vida, el caminar por esos senderos solitarios, aunque a veces me deprima la supremacía de algunos sobre otros (tú ya lo sabes!)
    Pero si me encuentro con algún animalito lastimado, lo levanto muy suavemente y lo traigo a casa para curarlo. Mi marido dice que no tenemos un coche... tenemos una ambulancia!
    Muy buen post, Javier, como siempre me haces respirar el aire puro de tu hermosa tierra!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. ¡Uyyyy! Llego un poco tarde, por ser mi tema más dedicado este de los gatos...
    Me ha encantado tu post y de alguna manera me he visto reflejada por lo del parque, por lo de las señoras que los alimentan.
    Son muy especiales estos gatos como tú dices, se desenvuelven muy bien y están en un espacio más libre, el problema es que tienen más peligros que los de casa y acostumbran a vivir menos años, pero no sé si son más felices, por lo de la libertad. De todas formas me parece criminal abandonar un gato a su suerte una vez está acostumbrado a la persona y a la casa, pues no es lo mismo, que uno que ha nacido al aire libre.
    Mi recinto es un jardín de la universidad de Derecho, donde estudié hace unos años y me llevé el título y el seguir con esos gatos que una compañera y yo cuidábamos, alimentación y esterilización porque sino no nos los dejaban cuidar. Por supuesto que mi trabajo no está relacionado con ésto que estudié pues era maestra y ya un poco tarde para andar cambiando de profesión.
    Bueno, hoy te he explicado algo de mí, con lo de los gatos. Gracias por poner este post tan precioso. Saludos afectuosos.
    (Hay algunos mirlos por allí que cantan de maravilla.)

    ResponderEliminar
  10. - Asterina: Pues no sabía lo de la marca cortando la parte superior de la oreja en los gatos y menos, a nivel europeo. Es el primero que veo con semejante muestra. Podía haber apurado un poco más el cerebro pesador de quién corresponda y, haberles marcado de manera más digna y no tan chapucera.
    En este país ya se sabe...queda mucho camino por recorrer en defensa de los animales maltratados para, dotarnos de mayor grado de civismo si cabe. Bravo por ellas, efectivamente.

    Saludos.


    - Pedro: Es cierto, yo tengo un viejo convento cerca de casa y, al amanecer, es un auténtico concierto de cantos de todos los pájaros que habitan su ajardinado y asilvestrado jardín, entre ellos el mirlo. Allí he llegado a ver incluso a un búho chico.
    Los gatos siempre son muy fotogénicos y, sus estampas habituales y cotidianas, llegan al alma de quienes disfrutan de su presencia.

    Saludos.


    - Guillermo: La tórtola... ¿sabes si había sido atacada por algún gato o rapaz? Me imagino que tal como describes la escena, el ave no tendría remedio. La verdad Guille es que, en el parque también pasan estas cosas, y aquí en el parque zaragozano, hay muchas capturas de pajarillos sobre todo por los gatos. En época de cría, ni te cuento, pero no sólo por los gatos, sino por las urracas, que consumen muchas crías de gorrión recién salidas del nido.
    Anímate y muéstranos lo mejor de tu parque, más que nada para alternar tragedia con alegría primaveral. Todo lo que veas nos lo cuentas, que no hay desperdicio en la naturaleza; bueno, cuando lo hay, también es concluyente e interesante. Aquí en el parque, las torcaces se han establecido como sedentarias.

    Saludos.


    - Jesús: el parque se llamaba: José Antonio Primo de Rivera, pero la inmensa mayoría de los zaragozanos lo llamábamos Parque Grande. Ahora con el nombre del “Abuelo” no hay ninguna objeción, es un gran parque para una gran persona.

    Recuerdo ese documental como algo sádico pero, viniendo del reino animal todo vale en esta cadena tan complicada de matar y no ser matado.
    Siempre me llamó la atención la aspereza de la lengua de los gatos, sin embargo, ahora que comentas lo del león, recuerdo creo, en aquel documental que, la lengua de estos enormes felinos es capaz de arrancar la carne adherida a los huesos de la presa. Menudas papilas espinosas las de la lengua del león, como para que te lama el brazo o la cara.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. - Valverde: en este parque zaragozano se hacen jornadas de anillamiento de aves, donde asiste el público encantado, sobre todo, cuando cae la estrella de las aves que es el martín pescador. La gente no se imagina la cantidad de aves que pueden habitar un parque con el sotobosque bien conservado. Es espectacular, entre otras cosas porque las aves son más confiadas.

    Saludos.


    - Tawaki: es cierto: cuando se tiene paciencia y, cuando uno está algo vago y sin ganas de caminar. Al final todos podemos ser recompensados con inolvidables escenas.

    Saludos.


    - Teca: tudo consiste em deixar que nossos olhos, incansables e curiosos, procurem entre os rincões de parques, jardins e espaços determinados o fruto da vida, que são suas criaturas mais diversas. Todos os animais que nos acompanham escolheram nosso meio pela facilidade de vida que lhes proporciona, só nos fica os tratar dignamente.

    Outro beijo para ti.


    - Mabel: tienes razón. Aquí se dice que es de bien nacido ser agradecido; por lo tanto, si tenemos esas tremendas ganas de vivir porque merece la pena gracias a las maravillas que nos rodean, bien está que nos acordemos de aquellos animales indefensos que siempre pagan las acciones nefastas de tanto malnacido.
    Bueno, no hay nada de malo en tener un coche-ambulancia.

    Un abrazo.


    - Clariana: afortunadamente, en esta zona están bastante bien recogidos y sin el inconveniente del dramático tráfico de automóviles. Al parque se acerca mucha gente y, siempre hay alguien que les echa de comer, aparte de las mencionadas mujeres con el carro que, por cierto, iba hasta arriba de pienso. Por eso Clariana, estate tranquila.
    Bueno…confieso que cuando pensé en este post, me acordé de tu amor por los gatos, al igual que me acordé de Abedugu, Mabel y Mamen que, también son incondicionales amantes de estos compañeros de ciudad o pueblo. Las diferentes posturas en momentos tan cotidianos de estos pequeños felinos me sugirieron la entrada, y, la idea de sorprenderos con éstos tan escogidos, la ilusión de colocarlos. Personalmente, me gustaron un montón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Me encantó tu entrada de hoy pues esa vida de gatos y otros animales de los parques es muy conocida para mi.
    Me alegra que seas comprensivo con la mirada de desconfianza de las mujeres que alimentan a gatos y aves pues demasiadas veces lo que reciben de las personas que observan son insultos, lo se de buena tinta.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  13. Acabo de darme cuenta que dejé el comentario como Leodegundia, :-) problema de tener tres blogs.
    Buen día

    ResponderEliminar
  14. ¡Ay, qué grata es la observación de la naturaleza, hasta la más urbanita de ella! Esa mirada inquieta de naturalista ofrece numerosas satisfacciones incluso cuando estamos sentados en un parque, y me encanta que nos regales momentos así.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Como buen naturalista, nos has acompañado y ayudado a abrir más los ojos. Porque hay Naturaleza hasta en los más cotidianos y cercanos rincones (aunque sean de ciudad).
    Hermoso momento desde un banco...que no cobra comisiones por disfrutar de lo que más valor tiene.
    Saludos, Javier.

    ResponderEliminar
  16. Soy amante de los gatos así que este post me sabe a gloria, y, de paso aprender más cosas de su curioso e inteligente comportamiento.

    Un fuerte abrazo!!!


    http://www.trykita.es/

    ResponderEliminar
  17. - Leodegundia- Abedugu: me alegra que te gustara, ya sabes que iba por vosotras este post. Estos días en el pueblo, como siempre que voy, tengo a tres comensales. Las tres gatas son hembras, y una, está en estado. A veces vienen las tres y se arma algo de trifulca y tengo que poner un poco de orden.
    Mi apoyo incondicional a estas mujeres.

    Saludos.


    - Trotalomas: Es un entretenimiento mas cuando uno no sale de la ciudad o, cuando decide imitar al primer gato del post.

    Saludos.


    - Javier: afortunadamente en este tipo de bancos no hay diferencia de clase social y, además, se siente uno más descansado y sin ningún tipo de presión ni fijo ni variable.
    Muy bueno como siempre Javier.

    Saludos.


    - A salto de mata: me alegra que seas amante de los gatos, ya que ellos saben bien hacerse querer. Es muy interesante su conducta asilvestrada, como todos los desterrados, aprendiendo a sobrevivir, mejor, con la ayuda de la gente de buena fe.
    Gracias por pasarte.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. ¡Si es que la naturaleza está en la puerta de casa!

    A mí también me gusta mirar todo, lo que pasa que en el medio urbano pareces algo "raro". A veces se me olvida que no estoy en el monte y cuando levanto la vista la gente me está mirando con cara rara porque me he agachado a observar un escarabajo o porque cojo una langosta y la quito del paso donde puede ser pisada o cosas así. Lo hago tan inconscientemente que cuando me doy cuenta...(glubs) Así que la observación en la ciudad es diferente y más "comprometida", pero igualmente es satisfactoria.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  19. Pero has visto Mamen… ¿qué colección más chula de gatos? Unos animales urbanos tan corrientes y lo fotogénicos que salen.

    Saludos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...