lunes, 25 de mayo de 2020

El león de Zaragoza, los osos y otros animales de aquel infame cautiverio



Mirando diapositivas estos días, encontré la foto testimonial de un macho de león que, probablemente, fuera adquirido como emblema vivo de la ciudad de Zaragoza. Hablo tal vez, de 1981 cuando hice la foto, ya en la recta final de este macabro zoo ilógico. Me atrajo esa mirada perdida hacia lo alto, derrotada, rallada por la verticalidad de los barrotes férreos, frontera insalvable de su libertad.
“La figura de un león rampante en nuestros emblemas se debe a que Alonso VII, rey de Castilla y León, fue durante unos dos años rey de Zaragoza y cedió el animal heráldico a esta ciudad”.
Este león (el de la imagen) ingresó como regalo de un gremio particular en una de las jaulas adosadas de este parque zaragozano para deleite de paseantes. Murió como el resto de animales, pero a éste, lo quemaron vivo.
Como es costumbre en este país, sus animales representativos parece que lo son para esparcir sobre ellos la ira e intransigencia de gente carente de empatía que solo fomenta odio. 

Todavía me llega el olor nauseabundo de las jaulas de aquellos animales despojados de un espacio natural de medidas vitales para ejercitarse convenientemente. Caminaban o vagaban por una enorme extensión de la nada. Inmersos en un círculo eterno de cemento húmedo de orines y excrementos, desesperados en unos reducidos cubículos con un viciado movimiento de estrés psicológico.
Esta aberración de mini zoo, teniendo en cuenta el dominio de la especie humana sobre las bestias que tanto se estiló durante aquellos oscuros años, se originó con el reconocimiento al diseñador y creador Juan Bruil en 1965, dentro del parque que lleva su mismo nombre en la ciudad de Zaragoza. Por fortuna, se desmanteló en 1984. La única superviviente fue una osa llamada Nicolasa, que sufrió todo tipo de vandalismo y maltrato. Nada favoreció este comportamiento a los zaragozanos.

Me llevó mi padre en los años 70 para verlos e impresionarme. Lo consiguió. Era fauna fuera de mi alcance. En mi pueblo durante las vacaciones lo mas habitual era ver buitres leonados en el roquedo y planeando, nada que ver con estos grandiosos seres vivos de otros biotopos a los que desconocía.
Pasaron por las jaulas tres monos, zorros, un tigre (durante poco tiempo), un pavo real, una leona y un león, un jabalí, una pareja de osos pardos, etc., que yo recuerde y haya rescatado de otras noticias.
La osa, de nombre Nicolasa, sufrió una condena de unos 25 años de vil encierro. Tuvo un compañero llamado Juan, que fue envenenado. Seguramente, vio morir a casi todos sus vecinos de jaula por vandalismo e insalubridad. Por si fuera poco, el perdigonazo de un malnacido la dejó tuerta, por allí pasaba lo mejor de cada casa (también pasó buena gente). En ocasiones la llevaba algo de fruta y, al ver su cuenca ocular vacía, se me desplomó el ánimo. Sufrió un constante maltrato tanto de desalmados como de cuidadores irresponsables. Las jaulas, desatendidas, eran un pudridero de alimentos acumulados por los rincones.  

Gracias a los cuidados voluntarios de Alberto Cortés, un veterinario venido de Rioleón en Tarragona y conocedor del cuidado de osos, se ofreció al ayuntamiento haciéndose cargo de la osa. Se ocupaba de mantenerla limpia, alimentarla y realizarle los análisis oportunos. 
El médico veterinario relató que “la primera víctima en llegar a tan infame lugar fue Zara, una cachorra de león que fue presentada en sociedad por todo lo alto en unas Fiestas del Pilar”. También expresó que los animales “iban muriendo cautivos en condiciones pésimas o en circunstancias aún menos agradables, como un león que fue quemado vivo o un jabalí con el que se organizó una batida después de que aumentara de tamaño y ya no cupiera en su jaula y que terminó sirviendo de alimento a los ancianos de la Casa de Amparo”

A principio de los años 80 la gente se movilizó preocupándose del lamentable estado de Nicolasa. No se me ha olvidado la carta de un lector al boletín gratuito del ayuntamiento de Zaragoza que decía: “Me gustaría saber quién fue el animal que metió a esos animales en tan inmundas jaulas”.

En 1984 salió por fin la osa de Zaragoza hacia el parque de Rioleón pero, no abandonó su enfermizo ritual de dar vueltas continuamente a pesar de tener mayor espacio. Estuvo aislada del resto de osos, regeneró su piel y su aspecto mejoró. Murió cinco años después.

Para no olvidar este, ni ningún tipo de maltrato animal, expongo esta entrada dejando atrás el horror que supuso crear estos espacios carcelarios para animales. 
Con el paso de los años, Zaragoza optó por convertirse en una ciudad libre del maltrato animal, erigiendo una placa de respeto y recuerdo hacia estas martirizadas especies en el mismo parque.

Osa Nicolasa (foto archivo; Heraldo de Aragón).


Movimiento social a favor de liberar a la osa cautiva tras largos años.




Alberto Cortés, es el veterinario que se apiadó de la osa para cuidarla durante el tramo final de su estancia en la jaula antes de ser trasladada a Rioleón Safari en Tarragona.


Momento de anestesiar a la osa mediante una cerbatana para manejarla mejor durante el traslado.

Fotografías en blanco y negro 2,3,4 y 5 de Daniel Pérez.
http://dp-foto.blogspot.com/2011/05/la-osa-del-parque-bruil.html



17 comentarios:

  1. Hola Javier.

    Yo nací en 1977 pero solo me acuerdo de la osa, pero nunca íbamos a verla más que para los pilares, que hacían actividades para los niños en el Parque Bruil (tenía muy mala fama el parque) así que como pasamos por al lado de la jaula, nos parábamos un momento para verla, pero sinceramente, ni para un niño quitando el primer asombro al ver al animal, es plato de buen gusto, ver a una osa metida en una jaula sin apenas moverse y lo peor de todo, es que era algo promovido por el ayuntamiento ...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la impresión que me causó fue la de un plantígrado enorme en primer plano que, para mi juventud resultó fascinante. Lo demás, fue una enorme angustia de ver a la gran pareja de osos en un espacio tan reducido y maloliente.
      Tuvo mala fama pero, eran unos tiempos muy malos para los animales convertidos en meros objetos de distracción.
      En aquellos años era impensable criticar un circo con animales como se hace ahora. Al fin y al cabo, los circos son pequeños zoos como el del parque Bruil.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Esta entrada me produce mucha tristeza, porque a pesar de toda la gente buena que hay en el mundo, abundan los que no tienen corazón ni cerebro. Cada vez estoy más convencido de que sobramos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una pena que, como sospechas, sean los peores de nuestra especie quienes dejen los rastros de destrucción y desprecio por la naturaleza sobre los que queremos su conservación.
      La muestra del confinamiento nos deja muchas respuestas a nuestras actividades nocivas para el medio ambiente. Sólo hay que querer verlas.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Menuda vergüenza de "zoos", si es que se les podía llamar así. El zoológico de Córdoba era bastante espantoso también cuando lo visité de niño, recuerdo al lince ibérico y al búho real en unas jaulitas tan ridículas que parecían objetos en un expositor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se ha avanzado mucho en concepto de concienciamiento contra estas barbaridades pero, todavía queda mucho por hacer. No todo el mundo responde del mismo modo ante estos abusos sobre animales que, como bien dices, se tratan como objetos de exposición.
      Sin embargo, su erradicación va por muy buen camino
      Saludos.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Así es.
      La lucha contra esta desagradable e injusta conducta no debe cesar nunca.
      Besos.

      Eliminar
  5. Afortunadamente, al menos en nuestro país, estos zoológocos creados por los irracionales humanos han desaparecido.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. En su mayoría si, pero seguramente, aunque no sea en público, los hay en colecciones privadas.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. En esa epoca era muy tipico estos zoos de los horrores. yo conocí 2 en mi zona, uno en Portugalete con Jabali, zorro, monos etc en mini jaulas; y existió otro zoo en el antiguo parque de atracciones de Bilbao que tenía hasta leones. De crio los miraba ensimismado pero pasado el tiempo me di cuenta de la aberración que era. En este aspecto se ha mejorado mucho aboliendo estos zoos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entonces, eran una gran atracción para la gente. Entiendo que llamara la atención de los mas pequeños, ya se sabe la curiosidad infantil. No éramos conscientes de la amarga existencia de estos seres.
      Se me ocurrió esta entrada por la diapositiva del león casi al cierre del recinto. Al encontrarla me recordó aquellos años horribles, sin embargo, indagando información, no sabía que el pobre acabó abrasado vivo.
      No entiendo como somos capaces de hacer tanto mal.
      Saludos.

      Eliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Ainda falta muito para o “ser humano“ ter humanidade... bem escrita e documentada essa triste história, Javi...
    Olha isso que péssimo :(
    Um beijo

    ResponderEliminar
  10. O “ser humano” quando deixar de olhar para o próprio umbigo, deixar de ser egoísta... quem sabe o mundo poderá ficar um pouco melhor... buffff...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede uno sentir muy orgulloso de la gente que colabora con ayudas desinteresadas ya sean humanitarias o medioambientales (todo nos concierne). Sin embargo, cuando uno conoce este tipo de historias impresentables, pide a gritos una ley que acabe con estas barbaridades tan abominables mediante multas y prisión.
      Besos...

      Eliminar