viernes, 18 de agosto de 2017

Un joven zampullín chico (Podiceps ruficollis)


Ejemplar adulto de zampullín chico con una cría en el dorso. 

Elegí este lugar hace un par de semanas para avistar su fauna rupícola por estar situado en una zona de barrancos calizos, y me entretuve con una especie que no esperaba encontrar entre tanta piedra y escasez de agua.

En la parte alta, unas tablas ocupan una vaguada capaz de retener la humedad de las riadas tras fuertes tormentas. La línea de bancales escalonados sujeta la frágil tierra que, de otro modo, terminaría diseminada en el fondo del barranco. Entre ambas zonas, una balsa estacional, habitualmente llena, abastece al ganado de un corral adyacente; además de saciar la sed de muchos animales silvestres. La balsa está a pocos metros del salto calizo, y la poza del fondo, también aguanta el agua durante buena parte del año. 







Cazadores neandertales dejaron huella aquí, en el Barranco del Mortero mediante interesantes pinturas, representando quizá, parte de su sentimiento y actividad cotidiana en las paredes de covachas poco profundas que sirvieron como abrigo o aguardo para la caza en este territorio tan accidentado. Precisamente, esta poza congregaba hace miles de años a animales salvajes que la utilizaban para abrevar; y desde dichos aguardos, estos cazadores rudimentarios los acechaban y acorralaban para darles muerte. También aprovechaban el efecto embudo a lo largo del cañón, persiguiéndolos hasta el final para encerrarlos en este punto. Una escapatoria, para los animales, bastante difícil.



Pero nuestro cazador es otro, pequeño y, eficaz capturando sus presas. Es el menor de la familia Podicipedidae, entre los que destaca el somormujo lavanco Podiceps cristatus, tal vez, el más conocido por sus espectaculares manifestaciones nupciales. 
Lo vi nadando apaciblemente sobre las tranquilas aguas, sin apenas vegetación palustre y, sabía que si tenía algo de paciencia, podría observar detalles de su conducta fácilmente. El zampullín, cuyo nombre le fue asignado por sus zambullidas, me recibió como es habitual en la especie con una inmersión que puede tener una duración de entre 15 y 20 segundos. Con esta estrategia, tiene tiempo de aparecer en cualquier punto de la superficie acuática escapando de la atención de sus enemigos. 
En estas imágenes, como casi siempre algo recortadas, podéis ver la oportunidad que se le brinda a este joven, muy bien preparado, para capturar larvas de rana. Fueron varias horas de una acertada mañana para disfrutar ampliamente de la conducta cotidiana del zampullín chico, con el que será difícil coincidir de nuevo en esta charca tan desprovista de vegetación.

Menos receloso de mi presencia, prosiguió con la búsqueda de alimento. 


Los arponazos sobre sus presas tenían bastantes aciertos. 




Con una enérgica sacudida del pico, pinzando la larva, eliminaba las vísceras. 




Una vez engullida la presa, los restos intestinales son eliminados. 



Aquí se observa bien como ingiere la presa y, simultáneamente, desecha el largo intestino de la larva presionándola con el pico. 


Después de una sesión de abundante alimentación viene el arreglo del plumaje; conducta propia de las aves tras el esfuerzo de atrapar a sus presas. 



Sacudida del plumaje.



Y, como colofón de tan ajetreada actividad, un buen descanso al abrigo protector de un reseco arbusto en la orilla donde no había nada mejor para ocultase. 


Los adultos de rana verde Pelophylax perezi presencian las bajas de su descendencia ante la eficacia predadora del zampullín chico.
Afortunadamente, dada la maltrecha población de anfibios, esta charca presentaba una buena cantidad dada su excelente ubicación.


18 comentarios:

  1. Muchas gracias por compartir esta bella imagen!

    ResponderEliminar
  2. Unas bonitas fotos de un ave bastante esquiva y a la que es difícil de observar de cerca, pues en cuanto te ve que vas en su dirección se sumerge y se va alejando cada vez más con cada zampullida; nada que ver con su pariente, el Somormujo, mucho más confiado y al que es fácil observar. Tuviste suerte que te dejara hacerle este reportaje tan interesante.
    saludos
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tuve la fortuna de verlo a placer gracias a ser una balsa para el ganado pero, con agua bastante renovable debido a las tormentas. Como no tenía nada más que la protección vegetal que se ve en una de las imágenes, lo pude ver a placer. Son ocasiones únicas.
      Saludos.

      Eliminar
  3. Una serie muy bien documentada. Imagino que el nivel del agua sube y baja con las estaciones, asi que a lo mejor tienes oportunidad de volver a verlos. Quien sabe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible si sigue siendo con las lluvias un lugar tan prolífico para las ranas.

      Saludos.

      Eliminar
  4. Aunque tan sólo se le ven los ojos a la rana, a ras de agua, casi seguro que después aparecerían unas burbujitas indicativas del suspiro de alivio emitido tas comprobar que, por esta vez, había salido indemne.

    Mucha y grata dedicación la del naturalista que luego queda plasmada en bellos e instructivos reportajes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tuvieron que sufrir el ciclón zampullinero con todas las de la ley de efectividad, ya que cada captura en foto corresponde a un individuo. Hubo otros muchos momentos que no fotografié por no resultar cargante.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Gracioso e muito esperto este exemplar belamente registrado. São cenas cotidianas que agradam e preenchem os momentos de relaxamento em plena natureza. Muito grata pela delicada partilha...
    Agradável pintura para abrir esta singela entrada! Parabéns!
    Um beijo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca tengo prisa cuando voy a los lugares a observar animales. Cada uno tiene su tiempo de observación y, no le recorto ni un minuto. Con paciencia se observan muchas más cosas de la biología de una especie que, con prisas, abarcar otras tantas cosas.
      Besos...

      Eliminar
  6. Hay que ver lo bien que aprovechan la oportunidad para colonizar pequeñas masas de agua donde sea. Me he encontrado por ejemplo zampullines en una cantera de arcilla inundada rodeada de escombros y basura en medio de un olivar, o he oído sus reclamos en una lagunita kárstica a 1.250 metros de altura.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que he intentado observar zampullines en lagos abarrotados de carrizo, he obtenido una zambullida del ave por respuesta. Después, busca por donde quieras que, igual está en casa Bartolillo.
      La oportunidad se presentó de cara y tuve la fortuna de presenciarla. Muy contento con el resultado.
      Saludos.

      Eliminar
  7. Passando para ver as novidades.
    Bela ave.
    Boa semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el detalle de tu visita...

      Saludos.

      Eliminar
  8. Amo la naturaleza y cada una de tus fotos me llega hasta dentro de la mente
    Si vos sos el autor de las fotos me saco el sombrero
    si no lo sos también pues tu blog es certero
    Un abrazo grande Muchacho desde un dia húmedo y de mucho calor en Miami

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te gusten las fotografías. No son muy buenas pero, tienen parte del testimonio de su comportamiento en el medio natural y eso me gusta mucho como documentación.
      Gracias a ti también, Mucha, por tu interés.
      Un abrazo.

      Eliminar