domingo, 20 de diciembre de 2015

El rastro del gavilán (Accipiter nisus)


Si hubiera llegado unos minutos antes, seguramente, habría escuchado el canto del zorzal común Turdus philomelos sobre la rama del almendro; bajo la cual ahora, yacen sus restos. Dudo por supuesto, que ante mi presencia, la rapaz viendo clara la escena hubiera desistido del ataque. Sobre todo, si la rapaz es un gavilán hambriento.
Hay dos rapaces desinhibidas capaces de finalizar su cometido, incluso, si un humano se halla cerca del escenario de caza; una es el esmerejón y la otra el gavilán. El gavilán es esa rapaz de ceño fruncido, de áspero carácter e irascible conducta. Sería ésta una breve y acertada definición de un ave de presa tan característica por malhumorada. El gavilán es, tal vez, la rapaz más odiada entre los paseriformes. Allí donde aparece en vuelo prospector, es abucheado y repudiado por todos los pajarillos que en ése momento lo ven pasar.
Cuántas veces lo he visto acosado por aviones comunes y roqueros, mitos, vencejos reales y comunes, en fin, una larga cohorte de enemigos germinando a su paso víctimas posibles de sus ataques impredecibles. También entra con facilidad en las peleas contra aguiluchos, cernícalos y córvidos como el cuervo que osan atravesar su territorio. El gavilán ataca en parques urbanos ante la mirada asombrada de paseantes. Acecha a los excursionistas siguiéndoles de cerca sabiendo que algún pajarillo levantará el vuelo a su paso. Una vez, un gavilán atacó a un escribano montesino que un grupo de tres personas ahuyentamos. La rapaz pasó entre nosotros a la atura de nuestra cintura y, más abajo, con las garras adelantadas se empotró en el rosal silvestre con toda la furia del momento donde el pajarillo se ocultó; no lo capturó.

Sí, así es el gavilán. Atesoro muchas observaciones suyas; si os topáis con él y no lo habéis visto nunca actuar, tomar asiento y esperar, os sorprenderá.



Los sesos de sus presas, un bocado especial que no desdeñan sus predadores



18 comentarios:

  1. Bonito relato. Tuve la suerte de de ver hace un año el intento de captura de un gorrión escondido en un Acebuche por parte de un Cernícalo primilla, pero en cuanto me fui acercando, desistió del intento y se largó; creo que le fastidié le cena, porque era ya le hora del crepúsculo.
    Siempre es bonito observar estos lances en la naturaleza y, como se suele decir, que gane el mejor, que no siempre es el depredador.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te des mal, quizá el gorrión tenía más posibilidades de escapar que el cernícalo de capturarlo.
      Personalmente, con lo que más disfruto no es con las capturas sino con las secuencias del desenlace, sea cual sea. Ver volar a las aves es un lujo.

      Saludos

      Eliminar
  2. O destino tem a fatalidade de marcar definitivamente todos os passos da natureza... bonito relato.
    Um beijo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. E, o destino, seja qual seja, é questão do aceitar com o mesmo interesse para quem desfruta com suas
      histórias naturais que, beneficiam a uns e prejudicam a outros. Às vezes, a ambos.

      Beijos e abraços...

      Eliminar
  3. Interesante reportaje. Felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa y, Felices Fiestas también para ti y los tuyos.

      Eliminar
  4. Vaya con el gavilán. Leyendo tus instructivas notas viene a mi cabeza, aunque algo distorsionado, el estribillo de una antigua canción sudamericana: "Si el gavilán se comiera, como él se come al más pintado, alguno ya se habría comido al gavilán colorado" Versión adaptada por mí, al efecto ;-))
    Salud, Montaña y Naturaleza, amigo Javier. ¡Ah! Y felices fiestas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería el gavilán "pio, pio...gavilán pao, pao..."recuerdo la canción, sí.
      Felices fiestas para ti también.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Matar para vivir...Ley de vida Javier.Pero según nos cuentas a este le importa poco tener observadores.
    Te deseo una buena Navidad con tu gente ♥
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es; matar para vivir y, nada mejor que verlo desde la neutralidad del escenario al estar al margen. El gavilán es bastante descarado.
      Que disfrutes tú también en la buena compañía de los tuyos.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Me encantaría verlo actuar. Por aquí veo bastantes aves de presa cerca de las carreteras, pero cuando salgo cámara en ristre no consigo verlas. A ver si el año próximo hay más suerte.

    Aprovecho para desearte una estupenda Navidad y un 2016 lleno de cosas buenas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando aparece un gavilán en escena, no siempre tiene que ser para cazar, aprovecha para seguirlo con los prismáticos y, tarde o temprano, tendrá algún encontronazo con hostigadores o intrusos a los que atacar; aunque sea por su intolerancia a otras rapaces. Es un poco macarrilla.

      Pues que sea estupenda también para ti y con la posibilidad de conseguir esas imágenes que tanto deseas para el año que viene.

      Saludos

      Eliminar
  7. Me es familiar la escena del gavilán estampándose en el escaramujo, ímpetu tienen de sobra. También me gusta especialmente cuando aparece alguno en uno de esos vuelos furtivos en los que tratan de pillar por sorpresa a las currucas, volando muy bajo (casi rozando el suelo con la panza) en los olivares de sierra, no se cortan un pelo (pluma) a la hora de pasar a un metro de ti.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía recuerdo la captura de una tórtola turca en un parque urbano de Zaragoza y la gente cerca del lugar. Estorbé a la rapaz sin querer por que venía de correr pero, media hora después, volví de nuevo y ya no quedaba casi nada. Tampoco la cabeza.


      Saludos

      Eliminar
  8. Yo he visto a un macho de Gavilán matar a un canario dentro de su jaula y comérselo. No se cortan un pelo. Precioso post Javier, felices fiestas y te deseo lo mejor para el 2016, un año cargado de naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gusto da cuando toda la gente que comenta tiene una historia que contar sobre esta desinibida rapaz. No me extraña que por donde pasa, levante pasiones y admiración.
      Lo mismo deseo para ti Germán; un año nuevo, ilusiones nuevas.

      Abrazos

      Eliminar
  9. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices de que ver volar a las aves, es un lujo.
    Felices fiestas, Javier.
    Un abrazo fuerte para ti.

    ResponderEliminar
  10. ¿Verdad? Cuando vuelan fuera de toda necesidad biológica y, simplemente disfrutan de esa maravillosa capacidad, es cuando uno entiende que las aves si saben lo que es deslizarse desde el cielo, maniobrar a su antojo, ponerse ligeras metas para jugar y perfeccionar el vuelo ya sea lanzándose en picado con quiebros arriesgados o, arrancando algún matorral tomado como posible presa. Sí, solamente ellas lo saben.
    Gracias Marga y, sigue disfrutando de la Pirámide Ecológica y de las del maravilloso Egypto.
    Felices Fiestas.

    Abrazos

    ResponderEliminar