jueves, 29 de enero de 2015

Jabalíes (Sus scrofa scrofa)

Zampullín chico Tachybaptus ruficollis en plumaje de invierno

Grupo de cercetas comunes Anas crecca

Observaba en la laguna un bando de cercetas Anas crecca emborronadas por la niebla apagándose poco a poco al alejarse, después, fijé mi interés en un precioso zampullín chico Tachybaptus ruficollis en plumaje de invierno que nadaba cerca del observatorio. Apenas se escuchaban reclamos de aves y, entre ellos, el silbido tenue de las minúsculas cercetas. El carrizal y la neblina sumaban un conjunto de ocres y grises acaparando todo el humedal. Superando el silencio, un estruendo creciente se abría camino entre el carrizo. Era un sonido continuado, el de  un animal grande. El zampullín desapareció y las cercetas volaron a otro lugar mas alejado. Sospechaba lo que venía pero, quería aguardar la sorpresa con la cámara dispuesta para captar el momento. La luz era muy escasa y la niebla mantenía traslúcido el escenario. Lo suponía, un jabalí tras otro con la madre en cabeza aparecieron en fila atajando esta parte de la laguna a nado. Apunté y disparé. Con la pésima luz logré inmortalizar a tres de ellos, los demás quedarán en el olvido. Ninguno pudo escapar al tiroteo de la cámara; por supuesto, sin sufrir bajas. Lo mejor de la escena fue que los suidos continuaron su viaje en familia.
 



Me viene a la mente, como no, la inmisericordia de ciertos cazadores que no tendrían reparo en matarlos provistos de rifles de repetición, aprovechándose del momento delicado de los jabalíes al nadar lentamente con la dificultad añadida del agua y el fango. El cazador va siempre acompañado del arma letal y el perro que le orienta en busca de las presuntas víctimas. El matador no tiene nada mas que disparar sin importarle la insultante superioridad de todo tipo de ventajas a su favor. Por eso sé, que si la caseta fuese utilizada por estos amantes de la naturaleza, como se hacen llamar, hubiese sido el lugar ideal para acabar con la familia de jabalíes a balazos mientras apuradamente alcanzaban la otra orilla de la laguna. La conducta de esta caza carece de ética, sólo se basa en matar, apretar el gatillo y sentir el caprichoso poder de aniquilar, aunque sea de manera tan patética ante animales vendidos frente a la adversidad. El paisaje del amante de la caza es un cementerio, de lo que sea. Creo que allí es donde mas a gusto se encuentra, rodeado de naturaleza para exterminar. Si dejáramos el monte a su entera disposición todo acabaría siendo un erial o una granja de animales marcados y destinados al degüello. Si una becada está escondida, agazapada y, tiene temple de acero, no le sirve de nada, el perro la levanta y el cazador la abate. Con los ciervos lo mismo, una rehala (perros de montería) los intercepta y el valiente matador sólo tiene que disparar, seguramente, querrá uno de los mejores ejemplares que podría aportar una descendencia óptima en generaciones venideras. Sólo vale la foto, la horterada típica y chulesca para la posteridad compartida con otros aficionados de esta mediocridad aniquiladora. Un acto sin mérito alguno.
Se mata al lobo por que ataca al ganado doméstico. Pero, además, se desprecia su labor como mejor regulador de grandes fitófagos, capaz de equilibrar la cabaña salvaje al consumir los ejemplares peor dotados. Ataja la creciente población de jabalíes que tantos destrozos dicen que causan. Ciertamente, eso importa poco con tal de poder ejecutar a todo bicho viviente. Sin el concurso del lobo todo va en detrimento de los ejemplares mas sanos de la caza mayor, futuros trofeos del montero. Las generaciones futuras de ciervos, gamos, cabras etc… irán heredando probablemente enfermedades y anomalías genéticas de los mas débiles, desechados por los susodichos cazadores al carecer de la plasticidad y soberbia del macho mejor armado.
Mucho tienen que cambiar para alegar su “extraño” amor por los animales y la naturaleza; mucho. Cazar, no debiera ser fusilar.
Por cierto, la naturaleza no necesita lecciones de equilibrio ecológico, y menos, de este tipo de “ecologistas" 

Hozando el barro los jabalíes consiguen prepararse baños de barro como el de la imagen, para revolcarse y mitigar el efecto de los parásitos en la piel.

 Huellas de la basta pelambre del jabalí impresas en el barro poco húmedo. 

Debido a la utilización continuada de los ásperos troncos de pino para rascar su filamentosa pelambre y afilar los prominentes incisivos acuchillando la corteza, los jabalíes, consiguen desgastar la corteza y acabar con la vida del árbol.  

Ejemplar de pino carrasco Pinus halepensis seco por la continuada fricción de los jabalíes en su tronco.  


30 comentarios:

  1. Que entrada más bonita, como me ha gustado. Y las fotos de los jabalíes nadando son una pasada. Un abrazo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son impactantes estos animales correteando monte a través pero, nadando, son fascinantes.

      Saludos.

      Eliminar
  2. Un texto muy bueno y unas imágenes interesantes que complementan perfectamente tus palabras. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado puesto que pocas veces, a pesar de su alta densidad, se pueden ver jabalíes nadando.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Una entrada muy buena, totalmente de acuerdo. La naturaleza ya estaba aquí cuando llegamos y no necesitaba de nadie para mantener el equilibrio. Me pitan los oídos cada vez que alguien habla de regular las poblaciones de lobos, por los supuestos ataques a ganado, en la que en bastantes casos, por no decir muchos, son ocasionados por perros salvajes. Después consecuencia incremento de la población de jabalí... Sin palabras

    Un saludo desde León

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bastante contradictorio que los predadores mas importantes del jabalí como el lobo, esté siendo masacrado mientras el agricultor se queja de los destrozos provocados por las piaras de jabalíes. Que paguen parte de los daños los ganaderos y cazadores a los agricultores por los daños de estos animales, ya que el exterminio de lobos perjudica a la agricultura.

      Saludos

      Eliminar
  4. Bonito testimonio fotográfico de esa familia de jabalíes nadando.Totalmente de acuerdo con el texto escrito. No sé como puede haber gente que sientan placer al matar tan bellos ejemplares y al fotografiarse con el animal abatido de una forma tan vil. Pero, mientras ser cazador sea sinónimo de "prestigio" social y económico, cualquier mequetrefe que se haga de dinero, si es de forma fraudulenta, mucho mejor,( p. ej. ese impresentable de Blesa y sus compinches ), lo primero que hará será comprarse un buen rifle , sacarse su licencia de caza, contactar con alguien que le contrate buenas monterías y, ¡hala! a matar buenos ejemplares de caza mayor, a ser posible, con buenas cornamentas, para hacerse la foto de rigor, disecar la cabeza y colgarla en el salón de su casa,para que quede como testimonio de por vida de su hazaña y de su riqueza, por supuesto. Lo que muchos no saben , es que es también el testimonio de los cuernos que les ponen sus mujeres, que, mientras ellos están de caza, ellas aprovechan para salir también de "caza ", pero de otro tipo de trofeos, mucho más acordes con las necesidades humanas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, no encuentro ninguna lógica a la caza por placer pero, entiendo que, solamente encuentro coherente la caza por necesidad. Por supuesto, respeto la caza en posturas del tipo de gente como Miguel Delibes que, imagino, anteponía la salud de la población cinegética a su afán por disparar, además de respetar todas la reglas de esta costumbre.
      Lo del tipo Blesa, la borbonada y la pandilla rancia de la alta sociedad, es otro cantar, puesto que tanta finura desplegada para tirotear animales semidomésticos sin casi escapatoria es bastante demostrativo de su cobardía social.
      Además de esos cuernos que comentas, habría que mirar los de las plazas de toros.

      Saludos

      Eliminar
  5. me da mucha rabia esa actitud de los cazadores, entiendo cómo te hacen sentir y comparto tus pensamientos
    me consuela saber que por lo menos esos jabalíes lograron cruzar el río y que lo único que apuntaba hacia ellos era tu cámara para hacer estas fotos tan bonitas
    un abrazo, Javier

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Entre los animales, que cuentan con sus armas naturales, sé que es crudo pero, entiendo que aprovechen la inferioridad de posibilidades de sus presas para atacarlas, por ejemplo un halcón a una paloma joven. Lo que no entiendo es que lo haga un "cazador" que tiene todas las ventajas de la tecnología mas avanzada y no sea capaz de dar tregua a sus presas. Luego dicen que son personas que les gusta el deporte y la naturaleza pero...muerta ¿no?

      Abrazos Marga.

      Eliminar
  6. Boa entrada, amigo Javier! Interessante saber mais, ainda que de forma negativa, sobre o prato preferido na aldeia gaulesa das histórias de Asterix e Obelix que eu lia na infância... Nunca vi um javali de perto, mas sei vagamente que ele foi introduzido no meu país e que iniciou procriação com o nosso porco doméstico resultando no javaporco. A criação controlada de javali (especialmente a destinada à exportação da carne) ocorre em diversas fazendas do sul e possui alto valor de mercado. Por isso, é de se lamentar a necessidade animalesca de seres que se dizem humanos praticar atos como este que você nos relatou aqui.
    Lembrei-me agora das histórias do meu querido pai com sua queixadinha no sul de Mato grosso onde ele nasceu. Este pequeno mamífero do gênero Tayassu, a queixada, com ares similares ao javali, é uma espécie nativa do Brasil. Meu pai a tratava como seu animal de estimação e o levava para todas as suas aventuras infantis. Como vê, uma docilidade em quatro patas.
    Obrigada mais uma vez por compartilhar suas vivências de forma tão peculiar.
    Beijos e abraços do Brasil.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me comentas sobre el género Tayassu que corresponde al pecari como se conoce en España y es un pequeño jabalí, quizá el menor o, de los mas pequeños del mundo. Me cuentas que tu padre tenía uno en su etapa infantil y que paseaba con él por el campo. Si, son muy dóciles si los crías de pequeños. Epifanio una persona de mi pueblo se encontró un jabali pequeño que, tal vez, se extravió de la familia y él lo crió. Actuálmente lo tiene y es como un perro de compañía.
      Por cierto, el pecari en un capitulo de Félix Rodríguez de La Fuente dedicado a América del Sur era atacado por un jaguar (sería una imágen preparada, seguramente) y el pecari con su mal genio y bravura logró ahuyentar al felino http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-hombre-y-la-tierra/hombre-tierra-mundo-del-jaguar/962824/ (por si lo quiere ver. No he podido señalar el minuto exacto).
      El jabalí me recuerda bastante a los capibaras cuando nadan por el río.

      Besos y abrazos Teca.

      Eliminar
  7. hola!!
    Me ha encantado este blog que has dedicado a la naturaleza y sus especies, realmente todo lo que narras es muy interesante ,haces que imaginemos y nos sintamos parte de tus vivencias , hemos evolucionado mucho , y lamentablemente hemos destruido parte de la natraleza .
    Es increible leer como cada animalito trata de sobrevivir dia a dia ,nosotros nos enfocamos tanto en la vida social que hemos dejado de mirar lo que nos rodea , de disfrutar a nuestra madre naturaleza.
    Pero me da gusto saber que tu nos compartes tus vivencias para que aprendamos y conoscamos un poco. muchisimas felicidades Javier.
    saludos desde Mexico .
    atte. SOL Pacheco.

    ResponderEliminar
  8. Hola Sol; estoy seguro de que las criaturas de la naturaleza con las que convivimos tienen muchas cosas que contarnos para alimentar la curiosidad humana. Cualquier brote de vida con el que topamos en nuestros paseos merece de nuestra atención, no se trata solamente de atender a los animales mas bellos del planeta, puesto que los mas sencillos, muchas veces, nos sorprenden mucho más.
    Cuando salgo al campo sé que me impresiono demasiado con lo que veo, que cada animalillo con que me encuentro es, dependiendo de su conducta, una novedad. Cada especie, por muy repetida que la tengamos en nuestra retina, siempre nos sorprenderá con una pauta nueva con la devolvernos la ilusión de regreso a casa. Observar es un pasatiempo maravilloso.
    Gracias por tu visita.

    Saludos españoles

    ResponderEliminar
  9. Coincido contigo. Tus argumentos son demoledores. Precisamente ahora que se acaba la caza estábamos comentando el abandono de perros porque ya no sirven y se hace de modos y formas increíbles, sin piedad. Pienso que hay mucho dinero en juego y mucho poder político que permite que hagan aberraciones con la caza y con todas las especias animales y vegetales. No tenemos una cultura de respeto de la naturaleza. Ahí es donde hay que incidir, educar en el respeto a todos los animales.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es obvio que el gobierno que hay actualmente tiene mucho que ver en el empeoramiento de las normas sobre protección medioambiental. Para esta gente el dinero rápido es mas importante que la paciencia del fruto sembrado en el pasado. Todo lo que se hizo, corre peligro de marchitarse con actuaciones tan incompetentes.
      Cuándo se tomará algún partido el tema de la naturaleza mas en serio.

      Abrazos.

      Eliminar
  10. Con el cariño que siento por la Naturaleza te puedes imaginar que coincido contigo en lo referente a la caza. Sus argumentos me parecen meras excusas innecesarias, por otra parte. Lo de los jabalíes cruzando me habría puesto el corazón a cien. Debió ser un momento muy especial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay nada mas universalmente necesario para la condición humana que la propia naturaleza en el mejor estado de conservación. La gente la vive de modo muy diferente; la hay científica, apasionada, curiosa, expectante, etc... En fin, la gente no necesariamente tiene que saber el nombre de lo que ve, estoy seguro de que lo disfrutan del mismo modo que cualquier experimentado naturalista; sólo la belleza de cualquier forma de vida encandila al observador.
      Como dices, todos los momentos son especiales y, cada uno de nosotros, de vez en cuando, los encontramos en nuestras caminatas en el campo.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Preciosa estampa la de los jabalíes. Hace una semana tuve un regalo parecido y me dí las gracias a mí misma por no haber sido un cazador. Hubiera sido tan fácil darle muerte! Sin embargo para mí fue eso, un regalo. Coincido con tu pensamiento 100%. Un saludo Javier.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son animales tan especializados en taladrar los espacios mas apretados de vegetación leñosa que uno no puede mas que sentir admiración. Los lugares impenetrables de zarzales ribereños, inexpugnables carrascales de punzantes hojas sucumben al acorazado cuerpo del jabalí; tan basto, tan robusto y tan blindado. No me extraña que entre tanto escopetero garrulo (demasiado inepto) "no puedan" (afortunadamente) con la indiscutible fortaleza de este enigmático mamífero de monte cada vez mas abundante y, que goza de tanta simpatía entre sus admiradores.

      Saludos

      Eliminar
  12. Ahora en la tele hay un canal de televisión sobre caza, porque este negocio mueve mucho dinero, ciertamente. Ahí se puede ver las técnicas y los variados instrumentos que emplean. Desde luego lo que ahora llaman caza no tiene nada que ver con lo que hacen los últimos cazadores-recolectores que sobreviven en el planeta. Lo que acá se mal llama cazador en realidad son escopeteros que con lo que más disfrutan es con presumir de esto y de lo de más allá, y de lo que han "cazado" en tal o cual sitio. Lamentable. Menos mal que esa familia de jabalíes que vistes procura esquivar a nuestros congéneres porque sino...

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, y además, en la misma cadena hay otro sobre la tauromaquia, menudo tandem carnicero con el que pretenden algunos instruir a la gente que quiere ver una supuesta televisión cultural educativa Vamos, que debiera ser menos agresiva para la juventud, por eso de la convivencia y no agresión.
      Entiendo que la vida no gira en torno a la historia triste de Bambi pero, tampoco quisiera que todo fuera tan crudo como el sinsentido de matar por placer o por historias tradicionales de luchas humanas contra animales que no se prestan voluntariamente a ello.
      Que poco falta para que todos los animales del monte sean de granja, que no ofrecen ningún tipo de resistencia al escopetero. De este modo no habrá que destrozarlos tanto para poder cobrar el indigno trofeo con el menor deterioro posible.

      Saludos

      Eliminar
  13. Este sábado vi una cabeza de macho montés adornando con dudoso gusto un bar, y le conté a mis hermanos que es una verdadera lástima no poder encontrar esos machos de enorme cornamenta de antaño por culpa de la anti-selección natural que ejercen los monteros.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Y, menos mal que pasaron a la historia las colecciones horteras y macabras de animales disecados que antaño acaparaban bastantes rincones de bares españoles. Cómo se puede contemplar un ave que no dice nada, que no se mueve y cuya mirada siempre está perdida hacia el mismo lugar, como indicando la cata tétrica del miserable habitáculo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Comprendo a los pueblos que solo viven de la cacería y de la pesca para sobrevivir, lo que no entiendo y rechazo en forma absoluta es que lo hagan por "deporte": o sea, que en resumen es MATAR POR MATAR y aparte de todo este horror de la matanza en sí, la "ceremonia" de matar a los perros de caza y no solo por matarlos sino la forma en que llevan la siniestra ceremonia. Hay que ser muy malvado, muy poca cosa para hacer algo así, con seres vivos, llenos de amor y sensibilidad....NO LO PUEDO ENTENDER, ni tampoco entiendo cómo la Justicia no cae con todo su peso sobre estos criminales.
    Hermosas fotos Javier ! Hermoso todo lo que expones.
    Un gran abrazo, amigo! Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es bastante socarrón llamar deporte a la caza viendo los cotos con barrigudos portaescopetas. Desde luego, que poco se les nota el esfuerzo.
      La caza es para quien la necesita; como dices, para gente que tienen que sobrevivir con ella y, no por hacer el bestia por los montes y paisajes del mundo.

      Abrazos Mabel y feliz semana.

      Eliminar
  16. Fotos muito boas enquadrando um texto muito interessante.
    Chamam a caça de desporto? Matar, só por matar, é desporto??? Odeio caça!
    A Natureza é fantástica! Essas árvores são sacrificadas para o bem estar dos javalis. Outras virão substitui-las. Sem a interferência do Homem, a Natureza sabe restabelecer o seu equilíbrio.

    Um abraço
    MIGUEL / ÉS A MINHA DEUSA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Miguel. Matar por diversión es un acto de lo más cínico y, además, es dilapidar los recursos naturales de la pirámide ecológica de la fauna salvaje que necesita de ésos recursos.
      No tienen capacidad de entender el grave daño que causan al medio ambiente con sus acciones de caza descontrolada desvirtuando la selectividad natural de las especies.

      Abrazos Miguel

      Eliminar
  17. Alguna vez habría que comentar la cantidad de accidentes que tienen, entre ellos por lo general. En realidad muchos no creo estén preparados para portar un arma. Estos accidentes que muchas veces acaban en la tragedia que supone la pérdida de una vida humana y otras tienen serias consecuencias con altísimos costes económicos y psicológicos
    Bonito reportaje yo veo bien las fotos de los jabalíes
    un saludo
    Javi

    ResponderEliminar
  18. Perdona la tardanza en contestar, el tiempo cada vez escasea mas para mí.
    Tienes razón en lo que comentas y, por si fuera poco, dan prioridad a esta afición tan arriesgada que, con determinados cretinos portadores de armas piensan que llevan un juguete cualquiera. Sólo falta que dejen a los menores de catorce años o demás críos portar las armas como el "otro", el inepto que se disparó en el pie. Si es que...sólo hay que ver como se matan entre ellos, adelantándose sin asegurarse, por no perder la oportunidad de hacerlo al jabalí; luego..."ha sido un accidente". Lo que ha sido es, vamos, no tiene nombre...

    Saludos.

    ResponderEliminar