viernes, 12 de octubre de 2012

Por fin, pude ver a la Paloma Migratoria.

Paloma migratoria hembra; Passenger pigeon (Ectopistes migratorius).

“Sólo era posible recoger unas cuantas de las innumerables aves abatidas y muertas que había por el suelo, que siguieron derribándose de los nidos y cargándose en una fila casi ininterrumpida de carros, mientras el suelo se llenaba cada vez más de pájaros vivos, agonizantes, muertos y putrefactos…El horror duró mucho tiempo, demasiado…Unos enanos con apariencia de hombres, vestidos con ropas viejas y harapientas, con la cabeza cubierta por una tela basta y calzados con zapatos viejos o botas de goma, iban de un lado a otro armados con palos y mazas y abatían los nidos, mientras otros árboles se desplomaban y se quebraban sus ramas repletas; todo para acceder a las crías de los pájaros.”

“El espectáculo que Etta Wilson (Michigan, Estados Unidos) observó en 1870 con sus ojos de niña fue el principio del fin de las palomas migradoras  norteamericanas.”

Paloma migratoria macho; Passenger pigeon (Ectopistes migratorius).

Esta manifiesta crudeza reseñada en el libro Life counts (La extinción y sus causas) vivida por la pequeña Etta, marcó en su memoria seguramente, aquel penoso momento de caos irracional llevado a cabo por la avaricia desenfrenada de aquellos que perdieron, sin duda, el sentido común.
En la entrada que dediqué a la paloma migratoria (Ectopistes migratorius) con el titulo de “Martha: la triste historia de un final”, podéis leer algo sobre la breve existencia de esta especie que, a pesar de componer bandadas de más de mil millones de ejemplares, fue desapareciendo por obra del hombre en tan sólo cuatro décadas.

 

No voy a negar que aquel día en el museo me produjera cierta congoja, angustia, no sé… verlas en primer plano tras el frío cristal, donde descansaba esta pareja de palomas migradoras en el Natural History Museum de Londres. Ya intenté verlas en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid en los años ochenta, pero, no la tenían.
Reconozco que Londres es una ciudad maravillosa, pero he de confesar que este viaje precisamente, fue realizado ex profeso para ver lo que nos quedó de aquella preciosa especie que tan bien ilustró y relató sobre su encauzado exterminio el naturalista J. James Audubon, considerado el primer ornitólogo de América.

Fachada del Natural History Museum (London). Desde 1881 este soberbio edificio alberga en la actualidad unos 70 millones de especimenes.

 
El espacioso interior deja ver la meticulosa construcción muy detallada, desde donde preside la sala una escultura de Charles Darwin.


30 comentarios:

  1. Por aqui se respira conhecimento em todos os aspectos... e respeito por tudo que é vida... emotiva a história de Martha, reli com muito gosto...

    Beijo terno e doce para ti.

    ResponderEliminar
  2. A história dos pombos viajantes é, talvez, o caso mais dramático de extinção que temos como exemplo, por se tratar de uma situação na qual uma espécie de abundância extrema foi exterminada devido ao pensamento humano de que tudo na natureza é inesgotável e pode ser explorado a seu bel-prazer.

    Ufff...

    ResponderEliminar
  3. Una pena que sólo hayas podido ver esa especie de paloma, disecada en un museo. Cuesta trabajo creer que se pudiese cometer tanta barbarie con una especie animal, hasta acabar con ella en tan poco tiempo. Pero también tenemos el caso, sin salir de Norteamérica,del Bisonte.Eran otros tiempos, en los que la irracionalidad del hombre para acabar con especies animales era consentida y, en algunos casos, aplaudida. Hoy, desgraciadamente, se sigue acabando con muchas especies, pero, digamos, de una manera más encubierta, aunque, el final, es el mismo, la extición de una especie.
    Una entrada muy interesante.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. ... Tristes, pero muy necesarias este tipo de entradas...

    A veces se nos olvida lo que hicimos y lo que seguimos haciendo. Aquí también nos podríamos acordar del bucardo y del torillo andaluz, especies extintas por los cazadores, sí esos que dicen que son los primeros conservacionistas...

    Por desgracia, en nuestros días las listas de especies desaparecidas empiezan a ser interminables.

    Muy clarificador el ejemplo de esta paloma migratoria. Un caso muy reciente, ¿pero cuántas otras especies habrán ido cayendo, sin que tengamos en nuestros tiempo constancia de ello, en la medida que "nuestra especie iba evolucionando"?...

    Saludos Javier.

    ResponderEliminar
  5. Excelente blog.. Por aquí nos veremos.. Un cordial saludo..

    ResponderEliminar
  6. Excelente blog.. Por aquí nos veremos.. Un cordial saludo..

    ResponderEliminar
  7. ¡Por fin has podido ver estas piezas naturalizadas que llevabas buscando tanto tiempo! Es la última forma de hacerse una idea de cómo fueron en vida. Lo más increible de esta extinción en concreto, es que da la sensación de que podía haberse evitado fácilmente. Una auténtica pena.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Extinciones ha habido muchas, pero quizás este sea uno de los más inquietantes y sorprendentes por lo salvaje e irracional con lo que se llevo a cabo...pero ya digo, que no el único.
    Yo sin embargo siento predilección, si es que se puede utilizar esa palabra, por el lobo marsupial o tilacino, caso que también comente en la anterior entrada sobre Martha.
    Sobre el tilacino o lobo marsupial, por cierto, aun cabe cierta esperanza al menos en algún que otro naturalista australiano..se le sigue buscando mediante fototrampeo, etc...que gran noticia sería el encuentro de nuevo de ellos!.

    ResponderEliminar
  9. Somos una especie capaz de extinguir especies de todo tipo. Da pena pensar que al igual que estas palomas en el futuro habrá especies que los veremos en un museo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Estremecedor el relato con el que das comienzo a esta entrada. La barbarie de los humanos no tiene límites.
    Hace años yo también visité ese museo.

    ResponderEliminar
  11. - teca: debieron de pensar que estas palomas eran una fuente inagotable de alimento al igual que, en su día, alguien dijo que el mar era una fuente de recursos inagotable o, por qué no…el iluminado que espetó: al Titanic no lo hunde ni Dios…
    Cuánto tenemos que aprender en cuanto a humildad se refiere.

    Un abrazo…


    - Pini: sé que me he centrado en la extinción de La Paloma Migratoria sabiendo de tantas y tantas especies extintas pero, el impacto que me produjo la extinción de un ave con tantos millones y millones de individuos como para oscurecer el cielo, me dejó perplejo, reconozco que me marcó de un modo casi traumático.

    Las compañías ferroviarias del oeste atraían clientes ofreciéndoles la posibilidad de acribillar con sus armas a los bisontes que, precisamente se desplazaban por sus rutas migratorias, las mismas que utilizó la compañía ferroviaria para instalar sus raíles.

    Saludos.


    - Anzaga: tuve la enorme fortuna de, por lo menos, escuchar el impacto atronador de los machos de Bucardo en el Parque Nacional de Ordesa. Inolvidable.

    Han desaparecido muchas especies desde la aparición del prototipo humano; sólo entre 1600 y 2000, se calcula que la especie humana ha extinguido varios miles de especies animales.

    Me gusta por motivos personales nacidos en mi infancia después de conocer la historia de la Paloma Migratoria, tenerla como estandarte representando a las demás como ejemplo de acciones incomprensibles llevadas a cabo por una especie que siempre se sintió superior a sus compañeros de planeta, una especie a la que le cuesta asimilar su capacidad de racionalizar los recursos de la Tierra.
    Haremos todos lo que buenamente podamos; sé que por lo menos, lo intentamos.

    Saludos Anzaga.


    - Ana Minguez: muchas gracias por tu comentario. Bueno, nos veremos por aquí y por allí en tu blog, al que he visitado por medio de Camperoinquieto.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. - Pedro L.: me cuesta mucho, mucho trabajo asimilar el cómo y el porqué de una extinción tan bárbara como la de una especie de miles de millones de especimenes.

    Ahora Pedro, sólo me queda ir a visitar a Martha a La Smithsonian Institution (Washington) pero, eso son palabras mayores.

    Saludos.


    - Lubican: si, recuerdo que del lobo marsupial por lo menos quedan imágenes de reportajes grabados en blanco y negro de ejemplares en cautividad. Entiendo tu “predilección” que, tal vez, en su día te marcara de algún modo similar al mío. Sé también que los dos coincidimos en que todas la extinciones son igual de lamentables a pesar de destacar por motivos personales a unas especies en concreto.
    Si existe todavía, espero que no se deje ver, por su bien…
    Gracias por pasarte.

    Saludos.


    - Valverde: y, la cosa, todavía puede ser peor como en el caso del Dodo o Dronte una especie emparentada con las palomas del tamaño de un pavo y del que no existe ningún ejemplar naturalizado, tan sólo réplicas y restos óseos.

    Saludos.


    - Abedugu: entonces, llegarías a ver a las Palomas Migradoras supongo…
    Es duro mirar unas aves naturalizadas sabiendo que no se verán jamás en libertad llenando los cielos de donde se arrancaron miserablemente.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Una entrada triste y original. Que las barbaridades cometidas ayuden por lo menos a que nos e cometan mas, es increible que raza somos.....
    Que curioso que fueses a London exproceso para ver esto.Por cierto en el ultimo quercus un muy interesante articulo sobre la extincion del Alca gigante......otra penosa historia.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  14. Muy interesante entrada. Me ha dejado helada, no por desconocimiento del tema, sino por ser de nuevo consciente de una nueva muestra de barbarie humana, siglo tras siglo, una más cada día... Y lo que nos queda!
    Ayer paseando por el campo me puse a llorar al ver la cantidad de basura que había..., acabo de tener la misma sensación. Terrible!
    Estoy convencida de que en el futuro será real lo que se cuenta en este vídeo de animación:
    http://youtu.be/5rQHeEIzzMk

    Ojalá peque de pesimista.
    Gracias!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Interesante aunque debo decir no me gusta - ¿quien quiere ver a los pájaros muertos?

    ResponderEliminar
  16. - elcamperoinquieto: si, recuerdo pero no sé en qué Quercus venía uno de Arturo Valedor de Lozoya sobre unas cuantas especies extinguidas donde comentó también sobre la especie que mencionas, las migratorias, los dodos etc. un artículo muy bueno.

    Saludos.


    - Trasnsi: por muy crudo que nos resulte, tal como citas el enlace del reflexivo video, las cosas no serán muy distintas de lo que nos advierte la estupenda animación. Los zoológicos ya comenzaron siendo un lugar de concentración de animales con afán lucrativo para admiración de los niños, evitándoles que sean ellos mismos quienes adquieran el comportamiento explorador para descubrirlos en su medio natural; sino éstos, los que vivan cerca de ellos.

    Tal vez, la naturaleza del futuro sea como el Monasterio de Piedra donde hay que pagar para disfrutar de un espacio al que todos deberían de tener el mismo derecho a disfrutar gratuitamente, tanto ahora como dentro de cien años.

    Saludos.


    - Polaris: a mí tampoco…llegué 98 años tarde…

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Hola amigo Javier!!
    Resulta imposible de explicar cómo hemos sido capaces de extinguir una especie, no me me entra en la razón.

    Un saludo desde Asturias amigo

    ResponderEliminar
  18. Qué tal Juan!...Desde luego, llevamos una vergonzosa carrera imparable en la extinción de especies; no sé cuál es la fórmula para concienciar a las masas, no sé...pero, seguiremos en ello ¿Eh Juan?...seguro...

    Saludos amigo.

    ResponderEliminar
  19. Al leer el título de la entrada me había emocionado: me he dicho "¿quién sabe?...Quizá, un milagro"... En fin, qué se le va a hacer. Habrá que conformarse con poner remedio a lo que aún lo tiene. Besos

    ResponderEliminar
  20. Lo de la paloma migratoria debería de haberle servido al inteligente ser humano para rectificar y saber que es aquello que no debe hacer. Si hubiese sido así, hoy viviríamos en otro mundo. Pero va a resultar que no somos tan inteligentes.
    Excelente entrada así como las que le han precedido y que no he podido comentar.
    Saludos Javier.

    Lluís

    ResponderEliminar
  21. Querido compañero, te notifico que he decidido distinguir tu labor con el premio “The Versatile Blogger Award” (http://hervasencuatrosaltos.blogspot.com.es/2012/10/viejas-deudas-pendientes.html). Según las normas del mismo habrías de escribir un post donde indiques de quien lo recibiste, las siete características principales de tu propio blog y 15 blogs más a los que tú, a tu vez, desearías conceder dicho premio. Muchas gracias por tu trabajo. Besos.

    ResponderEliminar
  22. Es la primera vez que alguien me da un motivo semejante para ir a Londres. Supongo que lo habrás disfrutado a tope.

    Yo acabo de volver de allí, aunque fue por tranajo y tuve muy poco tiempo libre.

    Ojalá que este tipo de museos sirvan para inculcar e respeto por la Naturaleza.

    ResponderEliminar
  23. Javier querido, olha: notícia de clariana.

    Uffff... muitos beijos de esperança e fé.

    ResponderEliminar
  24. - Salomé: no sabes cuanto lo siento o, quién sabe si, quizá, esta pequeña ironía con la que he querido jugar en esta entrada avergonzando la fea acción de aquellos que borraron de la tierra a tan abundante paloma, haya servido para darte durante unos maravillosos segundos el placer indescriptible de vivir compartiendo el mismo planeta en vida que la extinguida paloma migratoria. Si así lo has vivido, espero que antes de la decepción, hayas disfrutado de su compañía.

    Abrazos


    - Lluís: supongo que algo iremos aprendiendo de estos desastres, por lo menos, para que las extinciones no sean tan meteóricas como la de la paloma migratoria y otras tantas. Que no se extingan más, eso ya es otro cantar.

    Saludos.


    - Tawaki: es una ciudad muy integradora y de edificios sorprendentes por su majestuosidad. No me deja ninguna duda el repetido dicho del excelente gusto inglés; sublime.

    Espero que tu trabajo allí haya sido tan agradable como tu estancia. Trabajar y disfrutar de lugares diferentes son aciertos con los que obtener buenas experiencias.

    En el museo, por lo menos, pude hacerme una idea más real y cercana de esta emblemática especie abundantísima en su momento de mayor auge. Espero que lo hayas visitado o, que llegues a visitarlo si no lo has hecho.

    Saludos.


    - Teca: gracias, es una grandísima noticia. Espero que todo termine pronto con su recuperación definitiva.

    Un abrazo…

    ResponderEliminar
  25. O sea, que esta dulce palomita migratoria, sólo se puede ver en un museo y no volando feliz por los cielos...qué tristeza!
    ............
    Tuve la suerte de visitar el museo de London, hace unos años ya, y realmente es espectacular. Aunque estos lugares me dan tristeza, sé que cumplen un rol importante en cuanto a recordar a "los que se fueron para siempre" y también para recordarnos el respeto que debemos tener por la naturaleza y por los seres que en ella habitan.
    ...........
    Yo también me he enterado que Clariana salió del Hospital... y me dio mucha alegria por nuestra querida y entrañable amiga.
    ,,,,,,,,,
    Un saludo, Javier.

    ResponderEliminar
  26. Así es Mabel, una especie como tantas otras para la colección de los horrores cometidos por el hombre.
    Por lo menos que sirva de antecedente para dejar de manifiesto los excesos cometidos cuando se nos va la mano.

    La recuperación de Clariana es una gran noticia, muy grande.

    Saludos Mabel.

    ResponderEliminar
  27. Lo he visitado varias veces, aunque seguro que no tan en profundidad como tú.

    En otra visita te recomiendo Richmond y Kew Gardens.

    ResponderEliminar
  28. Lo tendré en cuenta Tawaki para una próxima ocasión.
    Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  29. Hola, Javier
    Algo tarde porque cuando publicaste esta entrada no sabía de tu blog (aprovecho para felicitarte, sinceramente), si no lo mencionas en mi comentario sobre el centenario de Martha ni me entero...

    Solamente puedo intuir la emoción del momento, va a hacer un par de años emprendí la salida hacia Londres para -entre otras cosas, pero como plato principal- visitar el Natural History Museum; digo solamente emprendí porque lamentablemente en el aeropuerto tuvimos que dar la vuelta por cancelación del vuelo y sigue la cosa a la espera en el tintero; te agradezco el refresco sobre el tema, a ver si le pongo más empeño en buscar un hueco y cumplir el objetivo. Ya lo contaré ;)

    ResponderEliminar
  30. Bueno François, sólo decirte que, ánimo con el viaje, y que merece la pena después de haberse empapado uno con todos los relatos de la trágica desaparición de esta impresionante viajera contemplar tras la vitrina el resto de la historia convertida en muestras naturalizadas.
    Agárrate fuerte por que el impacto es bastante emocionante. Recordarás todo lo leído y tu mente recreará el resto tal y como lo imaginarías si existiesen.
    Suerte si lo llevas a cabo.

    Saludos.

    ResponderEliminar