domingo, 22 de enero de 2012

Regresó el proscrito (Bubo bubo)


Hembra de búho real en su posadero, aprovechando la fronda perenne del enorme pino.


“Reencuentro” podría titularse la línea de paz entre el búho real y el hombre después de la masacre sin justificación contra animales carnívoros que aniquiló a miles de éstas y otras criaturas inocentes durante y después de la dictadura. Una ley propuesta por el franquismo y llevada a cabo por simpatizantes y detractores del régimen. La izquierda y la derecha siempre se han puesto de acuerdo para ignorar el bienestar de los animales y sacar beneficio material y lucrativo de éstos y del medio ambiente sobreexplotándolos. Especulación difícilmente reversible como la destrucción de nuestras costas, basada en el hormigón sin límites fruto de la codicia de ambas orientaciones políticas. Pero no quiero continuar con los devaluados políticos, no merece la pena, ya tienen sus voceros propagandistas particulares y leyes a su favor que les absuelven.



El 11 de agosto de 1953 el Boletín Oficial del Estado presentó un decreto del Ministerio de Agricultura, firmado por entonces jefe del Estado Francisco Franco, y el ministro Rafael Cavestany, una irracional condena a muerte de las aves de presa y demás animales carnívoros, enemigos según ellos, del patrimonio cinegético. Decía así:

A propuesta del Ministerio de Agricultura y previa deliberación del Consejo de Ministros, dispongo:

Artículo primero. Se podrá declarar obligatoria la constitución en cada provincia de Juntas de Extinción de Animales Dañinos y Protección a la Caza.

Artículo segundo. Son sus competencias procurar el suministro y distribución de venenos, lazos y demás medios de extinción. Premiar a los alimañeros y a cuantos demuestren de modo fehaciente su aportación en la lucha contra los animales dañinos.

Mucha gente puso manos a la obra, y entre ésa gente, los hubo espabilados pero miserables. Sabían de los nidos y de la extraordinaria capacidad cazadora de esta gran rapaz de la noche, el búho real.
Consistía su cometido en aguantar a los pollos tapándoles el pico para que no comieran el tiempo necesario y que la estancia durara mas, para hacerse de éste modo, con las presas depositadas por los progenitores. Su desarrollo debido a una alimentación deficiente, se alargaba y, por ello, se cobraban más presas. El final de la trama concluía con la muerte de los pollos antes de abandonar el nido y, por consiguiente, se cobraba la cantidad de dinero estipulada al presentar las garras de los mortificados búhos en cualquier ayuntamiento.
No hace falta decir la cantidad de animales que fueron exterminados por aquellos que se dedicaron a tal ocupación. El búho real, entonces, pasó a ser una rapaz muy escasa, recluida a los
lugares más apartados donde rara vez acertaba a pasar el hombre.



Cuando veía mis lechuzas y mochuelos, soñaba con la observación del gran coloso de la noche, el búho real. Lo imaginaba en los altos riscos de las sierras más importantes por su altitud, sin embargo, fueron capaces de aguantar en cotas más bajas al abrigo de la lejanía en el olvido.
Todavía en los años ochenta, ver al reservado búho real era un acto tan flamante como el de la citación de cualquier rareza. El hecho de comentarlo ante los demás ornitólogos abría expectación.

Afortunadamente esto ya es pasado, y en el presente, las noticias son al fin más alentadoras, a pesar de que algún exaltado amante de los halcones peregrinos considere ahora al Gran Duque una plaga. El búho real no ha hecho nada más que reconquistar sus antiguos feudos, arrebatados por la ineptitud de aquellos exterminadores que rompieron el pacto de no agresión con la naturaleza, los que en su momento, indirectamente, favorecieron al halcón y a otras especies.




De aquí a un tiempo atrás, aparecen citas del búho real en lugares inverosímiles, como el de un ejemplar posado en el alféizar de un bloque de viviendas en un barrio de Madrid; el de una pareja que crió en la jardinera de un chalet de una urbanización también madrileña y, en Zaragoza, su observación también es posible en espacios urbanizados de la ciudad con citas en el extrarradio.

Quiero terminar con unas observaciones curiosas comentadas por Fernando Tallada. Él me acompañó personalmente a este pueblo del que extraje las fotos publicadas. Los datos que expongo a continuación son suyos, de observaciones de la pareja de búho real asentada en este pequeño pueblo aragonés, llano y deforestado.
Me cuenta que, éstas rapaces anidaron en el caserón contiguo a los pinos, y la gente llegó a ver a los pollos volantones cuando salían por una ranura de la vieja puerta de la tapia, caminando por la calle. Por las noches, marca su territorio desde lo alto de la torre de la iglesia posado en la veleta. En su contra está, la manía súperpredadora que afecta a los escasos cernícalos primilla de la zona, y que, según me comenta Fernando, lo hace arañando las tejas de los edificios abandonados, y si es posible, las mueve para atrapar a los pollos y a los adultos.

La recuperación del búho real no es el problema de todo esto, convendría quizá, estudiar en profundidad la falta de conejos, su alimento básico, exterminados por la mala actuación del hombre.





El grupo de pinos está ubicado en una zona particular tapiada al lado de la plaza del pueblo.


En lo alto de la torre, suele ulular sobre la veleta.

20 comentarios:

  1. Estupenda reportagem... parabéns pela divulgação ambiental.
    Felicidades.
    Beijos.

    ResponderEliminar
  2. La enseñanza de esa naturaleza, desafortunadamente oculta para muchos de nosotros, es de agradecer, Javier. Y con lo que me gustan los búhos y las lechuzas.
    Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  3. Muy buena, lei un dia algo parecido que se hacia con la predicera en su nido para quedarse con los conejos.en se momento me dio asco la especie humana!
    Una suerte tener esa ave en lugar tan accesible, contentos tendrian que estar.
    como bien dices al buho le faltan los conejos en muchas zonas , culpa nuestra,tambien!
    Saludos camperos!!

    ResponderEliminar
  4. Hola

    No sabía lo de tapar el pico a los pollos, la verdad que para hacer barbaridades nuestra especie bate todos los récords. Menos mal que ya no tenemos las Juntas de extinción, pero tampoco hemos cambiado tanto porque a otro nivel ahora tenemos los listados de especies invasoras que también están elaborados con unos criterios demenciales.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Una entrada bien documentada con unas fotos estupendas del búho. Se hizo mucho daño a todas las especies en el pasado, aunque hay lugares que debido a su despoblación se han ido recuperando. Me alegra ver que el búho real se va recuperando poco a poco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Juntas de Extinción de "Animales" Dañinos... Se me ocurre que podrían llegar a ser muy útiles... Besos.

    ResponderEliminar
  7. Que tristeza me dio leer lo que hoy publicas, bueno, la primera parte porque al final por lo menos queda la esperanza de que todas esas aves puedan volver a vivir tranquilas.
    Cada vez me convenzo mas de que el género humano no piensa mas que en destruir y matar sin razón alguna.
    Muy triste.

    ResponderEliminar
  8. - teca: gracias por tu atento seguimiento.

    Un abrazo…


    - Mabel: por fortuna, los búhos encandilan a muchas personas y gracias a todas ellas, éstos tienen, aparte de una mejor aceptación, un mayor seguimiento y apoyo.

    Abrazos.


    - elcamperoinquieto: Félix Rodríguez comentaba también un caso en su pueblo con una persona que se ponía como protección en la cabeza un recipiente, para que no le atacara el águila real mientras colocaba una caperuza de goma al pollo, dejándolo que comiera un día si y otro no. Dice Félix también, que podía tardar el pollo algún tiempo mas en abandonar el nido pero, por lo menos no lo sacrificaba el viejo pastor.
    Estas artimañas las debía de hacer mucha gente pero, lo verdaderamente miserable era mortificar la pollo debilitándolo a base de hacerle pasar hambre y, finalmente, sacrificarlo para cobrar en el ayuntamiento la presentación de sus garras. Patético.
    La mermada población del conejo, presa elemental de multitud de depredadores, es uno de los problemas mas graves, sobre todo, para nuestras especies más delicadas poblacionalmente.

    Saludos.


    - Pedro: ésa práctica, podríamos llamarla, porqué no, parasitismo del hombre sobre otras especies y, por lo visto, era muy común en los pueblos donde existían estas grandes rapaces, algunos espabilados sabían sacar buena tajada de ellas.

    Es cierto Pedro, ahora, después de superar la tristemente Junta de Extinción de Animales Dañinos nos enfrentamos a otra que bien podría considerarse como una segunda parte de aquella. Es un trabajo realmente sucio, más que nada, por su incongruencia.

    Saludos.


    - Valverde: tenemos un país con una enorme riqueza de rapaces, envidiado por toda Europa. Parece mentira que hayamos ido dando tumbos en cuestiones medioambientales y de protección de nuestra riquísima biodiversidad. Aunque todavía es insuficiente la protección brindada a nuestra fauna, bien está, que no bajemos la guardia para no empeorarla.

    Saludos.


    - Salomé: cierto: son pocos pero, hacen muchísimo daño. Muy acertada…

    Abrazos.


    - Abedugu: ciertamente se eliminaron estas irracionales juntas pero, todavía quedan cretinos e impresentables de éste tipo que envenenan y tirotean a las especies protegidas de nuestra fauna.

    Pero como dices, mejor nos quedamos con la segunda parte en la que el búho real recupera su antigua población regresando al lugar que le correspondía, aunque no sospechaba que fuera tan cerca de la especie humana.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Javier!

    Resulta alentador tener conocimiento de la recuperación de estas aves. A pesar de los ataques que sufrieron en el pasado se van recuperando. Ahora lo que queda es divulgar sobre el respeto y el valor de el búho real para evitar más atrocidades en el futuro.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  10. Javier me ha encantado tu entrada, ya sabes que me fascinan estas aves, no veas lo que aprendo cada vez que sacas el tema.
    No pienses que es fácil verlos en Asturias; aqui había al menos un ejemplar que se observaba desde un barco en la cueva de un acantilado marino, pero desde tierra era imposible verlo
    Es una buena noticia ver cómo los reales vuelven al sitio de dónden nunca debieron de desaparecer.
    un saludo desde Asturias!!

    ResponderEliminar
  11. Una de las tantas acciones de la dictadura que pasan a la historia... Aunque esta de puntillas.
    Hace un tiempo encontré el video de una pareja de búhos que anidaban en un macetero de una terraza (igual es el caso al que te refieres) y me quedé muy impresionado... Ahora le veo cierto "sentido" a su comportamiento.
    Un saludo, Pablo.

    ResponderEliminar
  12. - Fernando: la labor de divulgar es sencilla pero, la de hacer entender a más de un cretino la utilidad y necesidad de las rapaces y demás carnívoros en nuestros ecosistemas es labor verdaderamente desesperante. Nuestra paciencia es crucial.

    Saludos.


    - Juan: te entiendo completamente puesto que no deja esta rapaz de sorprendernos día a día con ese abanico de comportamientos curiosos.
    Sé que le está costando adaptarse en el norte, su terreno ideal parece encontrarse en altitudes que van desde los 400 a 800 metros, donde sus presas abundan más. Espero que con el tiempo llegue a ubicarse allí con buena presencia.

    Sería interesante un seguimiento de ése búho del acantilado marino para sacar la sorprendente lista de capturas.

    Saludos.


    - La poza: lo que ocurre que esta desgraciada ley del pasado continuó en vigor por gentes de todos los colores, desgraciadamente.
    Sí, es, creo, el mismo. Anidaron en un macetero a baja altura sacando nada más y nada menos que cuatro pollos. Menudo bulto hacía la hembra con su descendencia. Sospecho que tal vez, estos ejemplares tuvieran relación de algún tipo con personas siendo mascotas o, impregnados por criadores de búhos. De todos modos, su adaptabilidad no deja de sorprender.

    Esta pareja del pueblo se ubica en pleno centro, aunque no hay muchos habitantes, todos conocen a estas rapaces y sus voces. Espero que duren mucho.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Me alegro que esta majestuosa ave se esté recuperando. Lamentablemente, las aves de presas fuero consideradas alimañas durante muchos años, para regocijo de cazadores y demás "fauna" antinaturaleza. Aún recuerdo como en mi niñez, cuando deambulaba por el campo ( me crié en un cortijo )era frecuente ver colgando de las encinas cercanas a los caminos, infinidad de aves rapaces que habían sido abatidas por cazadores sin escrúpulos y como si esperasen el reconocimiento y agradecimiento de todos los que por esos caminos pasáramos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Vaya, no debieron ser agradables tus paseos en esos tiempos infantiles. Cuantos errores se cometen en nombre de la ignorancia mas atrevida, es una triste realidad. Yo recuerdo haber visto el espectáculo macabro que comentas pero con córvidos, que han sido otro tipo de paganos de esta clase de gente tan especialmente cruenta.
    Es un placer conocerte, gracias por pasar.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  15. Qué bello es nuestro Gran Duque, y qué aberrantes las órdenes del Ministerio de Agricultura franquista.

    Bonita entrada. Mira que me gusta esta rapaz. Creo que es mi preferida.

    Saludos Javier!

    ResponderEliminar
  16. Pues imagínate Mamen, con lo que se ha criticado a Félix Rodríguez de La Fuente por sus métodos de filmación, son reprobables algunas cosas pero, la labor de defensa que ejerció a favor de los depredadores fue decisiva; ni más ni menos que en tiempos de paco logró salvar infinidad de rapaces, entre ellas muchos búhos.

    Pues este búho real es como si lo tuvieras en el parque de tu barrio, todo un típico mochuelo con penachos y alpargatas de Agamenón.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Buenas.
    Por aquí, por Alcalá de Henares estaba extinguido y aún recuerdo el entusiasmo del que hablas cuando visitábamos las primeras parejas...ahora está presente en todos y cada uno de los cortados y barrancos encontrándose nidos a los que se llega a pie.
    Y si, también aquí se comen a los pollos de halcón (normalmente se los comen cuando éstos dan sus primeros vuelos, solo en una ocasión se comieron un pollo en el nido) pero efectivamente no podemos echar la culpa al búho de la extinción del halcón (en la zona de la campiña del Henares), digamos que, como dice un buen amigo, el búho únicamente le está poniendo la puntilla, la caza ilegal y sobre todo pesticidas y herbicidas son los únicos y principales culpables.
    En Alcalá (que sepamos) aún no se ha asentado ninguna pareja en el casco urbano aunque en un par de ocasiones algún despistado se ha dejado ver-oír dentro del casco.

    Ya me estoy enrollando demasiado...que le blog es tuyo!!!
    Un saludo
    Por cierto, conozco el valle del río Mesa y tengo "mono" de volver.

    Jorge M. Hernández.

    ResponderEliminar
  18. Hello, Javier 16.

      The coldest winter will be melted by your warm heart.
      The works gently accept all visitors.

      I praise your creative art sense.
      The prayer for all peace.
      
      Have a good weekend.
    From Japan, ruma ❃

    ResponderEliminar
  19. - Javier: de acuerdo y que sea por muchos años.

    Saludos Javier.


    - Jorge M.: veo que estás al tanto de la batalla ajedrecística entre el búho real y el peregrino, claro, ellos se juegan el mate real. En mi pueblo algún peregrino joven paga con su vida el tributo al búho real pero, no siempre. El halcón tiene también sus estrategias defensivas para escapar del acoso de la gran nocturna.
    Como bien dices, los escopeteros, colombicultores y otros tantos agentes mas o menos indirectos como venenos etc. afectaron y afectan a la población de esta rapaz, y no el búho real que lo hace con capturas esporádicas que no revisten mayor problema para la especie perjudicada.

    Hay barra libre Jorge para hablar, no te preocupes, lo leo todo.
    Pues si algún día persistes en esa tentación de acudir al río Mesa, puedes dejarme un comentario o mensaje y podré acompañarte si quieres con mucho placer.

    Un abrazo.


    - ruma: gracias por tu visita y tus amables palabras.
    Que tengas un gran fin de semana fotográfico tu también.

    Abrazos.

    ResponderEliminar