martes, 26 de julio de 2011

Mirada de lince



La emoción incontenible me acompañó durante toda la semana. Había muchas posibilidades de ver con garantía la presencia del gran gato manchado y, no daba crédito a la llegada próxima del día señalado de salida. Ansiedad, mucha ansiedad.

Admito que, una vez alcanzado el hábitat idóneo del lince ibérico en la Sierra de Andujar, había una frase del mítico Félix que se repetía con insistencia en mi mente: -“amanece, en cualquier agreste serranía de la mitad sur de la península ibérica”- era, el comienzo extraído del capitulo de El Hombre y La Tierra, con el título de “El último lince”.




Mientras, mi mirada buscaba afanosamente la silueta descompuesta por el tachonado y mimético pelaje del lince entre la espesura vegetal. Pero, la mayor posibilidad de acierto en el hallazgo de la revoltosa nutria nadando por el remanso del río, me despistó completamente. Pasadas las seis y media de la mañana, Fernando, que había sugerido la visita a éste apropiado terreno de linces, vino de su expedición como alma que lleva el diablo; no era para menos, había localizado al mamífero de entre los más amenazados del planeta, el motivo clave de nuestro ansiado viaje. Cogimos todos los aperos de fotografía, y con sigilo, acudimos a su encuentro. Entre encinas, lentiscos, jaras y otros ejemplares conformadores de la apretada vegetación Mediterránea, lo hallamos descansando apaciblemente sobre un pulido bloque rocoso tapizado de líquenes. Descansaba como todos los días entre las primeras luces del alba, seguramente, motivado por la ajetreada actividad nocturna. Los nervios ante tan soberbia criatura hacían de mí un manojo de incapacidades, no acertaba a casi nada, y milagrosamente, pude captar entre las entrecruzadas ramas la imagen de este impactante felino tan escaso en nuestro país y, único en el mundo.



Esta vez, no ocurriría como en El Valle de Ordesa, que perdí la oportunidad de contemplar a las cabras pirenaicas antes de extinguirse. Deseo como todos vosotros, por supuesto, que este portentoso felino no se extinga jamás, pero, no tengo la suficiente confianza. Ojala tengáis todos de manera organizada y prudente, la ocasión de ver a este espectacular mamífero carnívoro tan exclusivo del sur peninsular. No dudo que después de observarle, seguramente, os contagiéis de esa imperiosa necesidad de protegerle, precisamente y más aún, por haber conectado con él de manera tan directa.




Este fin de semana tan especial para mí, quedará marcado de por vida gracias a tan preciada observación.



Dormitando y expectante por los posibles peligros; así pasa los días el lince ibérico en sus descansos rutinarios.




“Si uno no supiera que la belleza del los animales es funcional, es decir, que el color de la piel, el brillo y transparencia de los ojos, la forma armónica del cuerpo, constituyen perfectas adaptaciones a determinadas funciones, pensaría que el lince ha sido tallado y coloreado, ex profeso, para impresionar a quienes lo contemplan.”


Félix Rodríguez de la Fuente

40 comentarios:

  1. Muito emocionante... me deixou sem palabras...

    ResponderEliminar
  2. ¡Vaya suerte! ¡Te envidio! Poder ver un lince y fotografiarlo, no me extraña que estuvieras emocionado, momentos así no se suelen repetir.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por ese contacto visual con la especie. Siento tu nerviosismo al ver al gato leyendo la entrada y tu entusiasmo cada amanecer que lo intentáste.

    Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  4. Me he emocionado al leer tu entrada. Qué maravilla, qué preciosidad de animal, qué tranquilo está. No tengo palabras.

    Eres un PRIVILEGIADO con mayúsculas. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier

    Preciosa entrada, es difícil reflejar mejor la emoción que supone encontrar en su medio y poder observar un animal tan escaso e importante.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Enhorabuena Javier... estupendo encuentro...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. José Manuel Sánchez27 de julio de 2011, 7:36

    Alucinando estoy, impresionante la observación y tus palabras, me alegro mucho que os fuera tan bien

    ResponderEliminar
  8. !Que suerte! me hubiera encantado poder participar en esa excursión que tenía un premio tan maravilloso, encontrarse con ese bellísimo animal, ese gato grande, elegante y misterioso único en el mundo.
    Yo también espero que no se extinga.

    Buen día

    ResponderEliminar
  9. Gracias por compartir ese mágico momento con nosotros!! Esto es un gran regalo para tí y ojalá se repita muchas veces más.

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola Javier!
    Me quedo más que impresionado al ver estas imágenes. Creo que eres uno de los pocos españoles afortunados que han tenido esta oportunidad. Supongo que para ti habrá sido una experiencia casi espiritual. Muchas veces vas en busca de un animal y ni siquiera encuentras los rastros.
    Muchas gracias por compartir estas imágenes y ese texto tan entrañable, que recuerda la facilidad de palabra de Félix.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. me parece que hace unos dias que no cruzaba por aqui...pero no es posible leer tu post y no sentir tu emocion y tu dedicacion, como siempre muy interesante tus fotografias de ese animal tan hermoso y unico...:)

    ResponderEliminar
  12. ¡Hola Javier!
    Lo primero que me ha llamado la atención en las fotografías, es el gran mimetismo del lince con el entorno, que tú también indicas en el texto.
    Después ese morro un tanto prominente que lo diferencia de la mayoría de los gatos, además de otros rasgos diferenciales que tendrá con respecto a ellos.
    Y finalmente, ese precioso párrafo que expones al final del post, supongo que es de tu creación.
    No sé cuántos linces habrá en ese lugar donde lo descubristes, pero valdría la pena que fuese un ámbito protegido, pienso que ésto debe ser difícil de conseguir, pero sería una manera de fomentar su permanencia creo.
    Me alegro de que te hayas sentido tan bien con su presencia. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Perdón, perdón, perdón...
    Ya veo que el párrafo es de Félix Rodríquez de la Fuente, no me había dado cuenta. Aunque a tí también te creo capaz de escribir algo así.

    ResponderEliminar
  14. Dicen que hay otras drogas,,,,,un chute como esta te deja enganchado de por vida!!
    Felicidades. (que envidia....)

    ResponderEliminar
  15. “Gracias a tod@s por vuestros comentarios”

    Siento la tardanza en contestar; el trabajo me exclaviza demasiado.

    Coincidimos todos en la gran plasticidad y belleza de este gran felino tan fácil y a la vez, tan complicado de ver. No os podéis imaginar la alegría que me daría si en vuestro camino se cruzara este maravilloso gato exclusivo de nuestra península. Os deseo toda la suerte del mundo si decidís acudir a su encuentro con el personal correspondiente que os facilite el éxito de la búsqueda.
    No sé que más añadir, salvo que la experiencia, como todo lo que atesora estos encuentros, resulta de un extraordinario valor emocional, sobre todo, al apreciar el difícil camino por el que atraviesa este fantástico animal de tachonada piel, apinceladas orejas y mirada inquietante.
    La población se estabiliza pero, todavía falta mucho por hacer.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Incrível seu blog!
    Histórias maravilhosas ilustradas com belissímas fotografias.
    Enhorabuena, Antonio!
    Adorei te visitar*__*

    Abrazos desde Brasil,

    Tânia Camargo
    http://taniadecamargo.blogsot.com

    ResponderEliminar
  17. Tania: muito obrigado por tua visita e por tua amabilidad.
    Sê bem-vinda e volta quando queiras…

    Abraços

    ResponderEliminar
  18. Hola Javier

    que belleza de animal, amo a los felinos , que daría por interactuar con algunos de ellos , como lo hago con los caballos y otros. que mirada, luego te ha descubierto , allí habrá pensado , un humanoide , me voy . jaja. abrazos...te hacia por las montañas..

    ResponderEliminar
  19. Yo supongo que tomaste la foto de bastante lejos; estos felinos deben ser sumamente precavidos, 100 veces más que un gato callejero, y deben detectar la presencia de un intruso en el bosque desde kilómetros. Poderle echar una foto es todo un mérito, ¡si señor!

    ResponderEliminar
  20. - Amin: Many thanks for the visit. Returns when you want.

    Greetings.


    - Juan: la calidad no, pero si el documento. Gracias por pasar.

    Saludos.


    - Maelgi: este felino, créeme, es fascinante y, de una enorme tranquilidad dependiendo de los ejemplares mas habituados a la presencia humana. Seguro que me descubrió desde que tuve la idea de ir a verle. A este animal no se le pasa ningún ser vivo, ya sea para comer o para fisgonear.

    Abrazos.


    - Araña: si, la foto está algo alejada pero, con los milagros de la tecnología y, aun siendo mal fotógrafo, aumentándolas y retocándolas, la cosa cambia algo.
    Detectarme ya lo ves en la foto, nada más aparecer. Lo que ocurre como en tantas otras especies que algunos ejemplares son más dados a permitir la presencia humana cuando ésta no interviene con violencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  21. Muchas gracoas por tu entrada en mi blog,y por tus comentários a mis fotos.
    Tu estilo de hacer fotografia és muy diferente al mio,pero el mundo de la forografia tiene diferentes campos.
    Espero verte otra vez
    SALUDO

    ResponderEliminar
  22. Enhorabuena por el encuentro y felicidades por compartirlo tan emotivamente.
    Las imágenes, la mirada del lince, atrapan. De un modo u otro todos acabamos siendo presa de su belleza.
    Me alegro mucho de que te haya ido tan bien, Javier. Esperemos que al lince lo acompañe la suerte.
    Saludos admirados (con no poca envidia).

    ResponderEliminar
  23. Amigo, esta vez te has superado. Imagino tu emoción y tu alegría al descubrirlo.

    Todos los animales merecen ser protegidos, pero el lince es algo especial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Aleluya volviste a visitar mi blog.
    Gracias por tu comentário a mi foto
    Abrazos

    ResponderEliminar
  25. - Javier: gracias. En estos casos, no puedo más que desearte suerte si decides ir a su encuentro. Lo que expongo es la punta del iceberg de toda la belleza que atesora este felino tan portentoso en todas sus cualidades biológicas. Anímate.

    Saludos.


    - Tawaki: todavía estoy vibrando; como diría Murdok del Equipo A. No me imaginaba un ser tan fantástico capaz de decorar con tanta viveza el paisaje mediterráneo.

    Saludos.


    - Juan: bueno, todo es cuestión de tiempo y yo dispongo de poco. Cuando hago papeleo aprovecho para comentar. Reconozco que tus fotos tienen un enorme contenido de originalidad, y eso engancha.

    Saludos.


    - Amin: Thank you for your interest.
    The cat pardinus Linx is an endangered species. It lives only in Spain and there are very few.

    Greetings.

    ResponderEliminar
  26. Amigo mio.Te agradezco el buén concepto que tienes de mis fotografias,tus entradas a mi blog, me llena de satisfación.
    Reconozco que mi forma de hacer fotografia no és muy clasica.
    Saludo

    ResponderEliminar
  27. Hola Javier
    te dejo este vídeo , por el comentario en mi blogs abrazos.

    http://youtu.be/J97PLkBahqE

    ResponderEliminar
  28. - Juan: no es muy corriente tu visión del sujeto a fotografiar pero, tus ganas de experimentar y la ilusión con que te presentas a los que, aun con falta de tiempo, te hacemos alguna visita, nos deja bastante sorprendidos por la satisfacción de tus obras tan pintorescas.

    Saludos.


    - Maelgi: siento contestar tan tarde, hay tanto por hacer y, tan poco tiempo…
    El reportaje que me presentas, es la acción más deplorable del ser humano, no sólo porque afecta a las especies con mayor o menor riesgo de extinción, sino además, porque afecta a sus propios semejantes. Me aterra esta conducta que nos convierte en la especie animal más despiadada y agresiva que jamás habitó la tierra.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  29. Un recuerdo imborrable con un animal de belleza sin igual que espero que algún día podamos decir que está fuera de peligro y sea por tanto hasta cierto punto fácil tener un encuentro con él en uno de nuestros paseos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  30. Se va trabajando para que su salvación sea una realidad. Desde luego, es un ecuentro formidable.

    Saludos Lluís.

    ResponderEliminar
  31. Javier estoy viendo las fotos y con tus textos parce que estoy en el sitio. Como lo vives.

    Gracias por compartir.

    Un abrazo
    www.antonioatienzafuerte.com

    ResponderEliminar
  32. Tienes razón Antonio; en el paso a paso, especie por especie siempre seleccionada y esutudiada para no fracasar en su observación o fotografía, hay que ser además de prudente, muy paciente.
    Gracias por la visita.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  33. Espero que todos los esfuerzos que se estan haciendo para salvar la especie, haga que reflote y no tengamos que lamentarnos por que desaparezca uno de los emblemas faunisticos de la península ibérica, desde luego debe ser emocionante poder tener, ver y fotografiar a un Lince, a pocos metros, gracias por enseñarnos este documento, para muchos es lo más cerca que seguro estaremos nunca de uno, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una experiencia inolvidable. Ha pasado tiempo y, todavía lo tengo muy latente.
      Gracias por pasar.

      Saludos.

      Eliminar
  34. vi uno hace unos años en el zoo de Vigo, por supuesto que no es lo mismo ver un animal en un zoo que en su hábitat natural, no me gustan los zoos, solo fui una vez y no quiero volver más porque no me gusta ver a los animales como los vi allí
    pero nunca olvidaré a ese lince por su belleza felina, aunque me produjo más tristeza que emoción como en tu caso, por verlo en una jaula
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no es lo mismo un animal en libertad que uno en el zoo. Yo he pasado por lo mismo y, sobre todo, con unos búhos reales que vi en el zoo de Santillana de Mar donde posaban con una apatía total. Eran como estatuas; todo lo contrario que en su estado natural alardeando de espectaculares vuelos y voces cautivadoras.
      No te pierdas siempre que puedas, el espectáculo exclusivo e incomparable de la naturaleza en su estado mas salvaje; vivirás infinitamente mas feliz.

      Abrazos.

      Eliminar