miércoles, 16 de diciembre de 2009

Halcón sacre (Falco cherrug)



Esta es una entrada solamente, para disfrutar del placer de observar a una fascinante rapaz cazadora de roedores y en menor medida de aves. Es el placer de haber visto su vuelo en libertad, surcando con el esplendor mágico de su fortaleza física, todo el maravilloso desfiladero del río Huerva. Haberlo visto sobre nuestra mirada atónita; la de Fernando, y la de quien os lo relata, deslizándose entre el viento con la facilidad pasmosa y característica de los grandes velocistas del medio aéreo; las falcónidas.


Ya no tiene que obedecer a la llamada interesada de su dueño, ahora podrá cazar a su antojo, y volver a su posadero preferido sin rendir cuentas. Ahora es dueño de sí mismo, pero te recuerdo Sacre, que tienes a los peregrinos de compañeros, a las águilas reales y para más desgracia si cabe, a las dos parejas de búho real.


13 comentarios:

  1. Hola. Que especie tan bonita, el Halcon sacre, me encanta. Menudas frases mas emotivas.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ Que bonitooooo !!!
    Que vuele libre por mucho tiempo.
    Una de las mejore sensaciones que he vivido con los animales es haberlos soltado después de rescatarlos de algún "propietario" inconsciente.

    ResponderEliminar
  3. Me has transmitido sensación de libertad. Sobre todo después de ver la segunda foto. Pff...es que no sé qué decir, qué placer es verlas surcar los cielos y hacer acrobacias, no se puede expresar con palabras.

    ResponderEliminar
  4. Alas...¿Para qué os quiero?

    Hermosas imágenes y emotiva historia con final feliz. ¿Se puede pedir más?

    Gracias, Javier, por este ratito de disfrute natural y libre.

    Saludos, con las alas abiertas.

    ResponderEliminar
  5. David, Jesús, Mamen y Javier.
    Me alegra un montón ese entusiasmo vertido a favor de una rapaz de complexión robusta y señorial.
    Dicen de ella los cetreros, que tiene una obediencia similar a la del perro samoyedo. Un halcón que se despista con la misma facilidad que el mencionado can. En este caso, la libertad de tan llamativa rapaz va acompañada de una desconocida procedencia, no se tienen noticias sobre su poseedor ni procedencia hasta la fecha. Parece no pertenecer creo, a ningún cetrero del país. Como os habréis fijado, porta las pihuelas en el tarso: unas pequeñas correas de cuero, encargadas de facilitar las maniobras de sujeción de la rapaz al puño del cetrero, y mi particular temor rondaba en la desafortunada posibilidad de que dicha correa pudiera empotrarse en alguna fisura de las rocas.
    Ya intentaron recuperarlo sin éxito, personas experimentadas.

    Compartiendo la misma ilusión que vosotr@ por su libertad, reconozco el problema serio al asentarse en este concreto lugar; me refiero a la acción nefasta del búho real. La rapaz nocturna, no dudará en hacerse con su carne si el halcón en territorio ajeno y desconocido, no lo habita con suficiente cautela.
    Esperemos que todo salga favorablemente, no quiero ser pesimista pero sí objetivo.
    Saludos generales, y gracias.

    ResponderEliminar
  6. Hola, acabo de conocer tu blog y me parece fascinante. Tienes unas fotos preciosas y las historias que cuentas están muy bien, enhorabuena.
    Un cordial saludo

    (calceolusycentaureas.blogspot.com)

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Hola Javier, conocía el Halcón Peregrino, pero no el sacre, es señorial y elegante.

    Abrazos

    A Salto De Mata

    ResponderEliminar
  9. Qué sana envidia tener por vecinos a tan sugerentes especies. Javier, como siempre, nos emocionas con tus entradas repletas de sencillez y amor por lo natural.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. mrbrown.
    Bienvenido al blog donde puedes compartir también, tus viviencias con el mundo animal. Nos iremos conociendo.
    Saludos.


    Miguel. Gracias por pasarte y que la presencia del sacre te haya interesado.
    Saludos.


    Hola trotalomas.
    Lástima que solamente fuera la presencia de tan magnífica rapaz, un regalo tan ilusionante, como fugaz.
    Saludos

    ResponderEliminar
  11. Hola javier, un relato muy emotivo y las imagenes espectaculares.
    No tengo la suerte de haberlo visto, si al Halcón Peregrino ,que habita en los acantilados de el faro,aquí en Candás.
    Gracias por hacernos sentir LIBRES.

    FELICES FIESTAS

    ResponderEliminar
  12. Las falcónidas son de esas aves que te cautivan nada más verlas. Y el Sacre hace honor a la familia. Esperemos que tenga suerte en su nueva aventura.
    Gracias por este canto a la libertad.

    Mis mejores deseos para estas fiestas y para el año 2010

    ResponderEliminar
  13. Mabel y Lluís, gracias por estar aquí.
    Sigo pensando, en lo afortunados que somos al disponer de tanta ilusión concentrada para observar animales, capaz de llevarnos tan lejos como las alas de estas veloces rapaces.
    Saludos.

    ResponderEliminar