domingo, 24 de mayo de 2009

CAÑÓN DEL RÍO MESA


Buitres leonados en su hueco habitual.

Recuerdo con verdadera evocación, la travesía interminable en un antiguo tren desde Zaragoza, asignado prácticamente a la población rural.

Estaba habilitado con compartimentos, para mayor privacidad de los pasajeros y ostentaba la fastidiosa obligación de parar en todas las estaciones. Se conocía popularmente como: ”El Correo”, encargado de repartir la correspondencia a su paso por los pueblos. Su color verde militar y los vetustos vagones desconchados, le daban un aire entrañable. La máquina humilde y familiar, despedida con agitación y lágrimas desde el andén, te transportaba haciendo acopio de todo el tiempo disponible, que era muchísimo. Así, al llegar al destino, que era Alhama de Aragón, tenía la sensación de viajar al fin del mundo.

El siguiente paso, un trasbordo; de nuevo otro correo, una DKV convertida en microbús y conducida por ”Manolo el cartero”, que llegaba donde no lo hacía el tren, hasta Jaraba.

Finalmente, y más puntual que los anteriores (con mi tío), el recorrido culminaba a lomos del “Macho”, un mulo, al que tenía gran aprecio y cuyo encuentro celebraba con desenfrenada alegría.

El repicar de sus cascos herrados sobre el asfalto, amplificado por el eco del encajonado desfiladero calizo, era el rutinario sonido durante los siete km hasta Calmarza, mi pueblo.



Panorámica de uno de los tramos más bellos del cañón.



Durante la infancia, la percepción de altura de los escarpes era mayor.

El mismo viento al chocar contra estos muros pétreos, asciende con racheada violencia y es aprovechado por los buitres para ganar altura.

Siempre he disfrutado de esa sensación sentado sobre el mismo perfil.



El contraste de colores entre la vegetación y la roca; además de la extraordinaria verticalidad, conforman una amalgama de sensaciones gratificantes para todos los sentidos.



Pareja de alimoches (Neophron percnopterus). Foto del año pasado, éste, sólo apareció un ejemplar


Formas curiosas como ésta son habituales en éste enclave pétreo.

Al fondo, pino carrasco repoblado en los años cincuenta.




Pasillos de roca en un paisaje donde perderse, e interpretar la naturaleza de modo personal.



Espectaculares meandros rocosos en un paraje prospectado años atrás por la escasa e irascible águila pedicera. Su ausencia, condenó al lugar, a un extraño silencio y soledad.


Águila perdicera (Hieraaetus fasciatus), solía verse volar a la pareja, en la entrada del barranco.



Corral en desuso, de ganado lanar sobre el barranco de “La Tejera”. Otra estampa digna

de atención.





Encina centenaria.


La imponente vegetación, regresa a las tablas abandonadas. Quienes las dejaron, partieron en busca de mejores posibilidades.


Vista de la altiva necrópolis de “Los Villarejos” sobre depósito tobáceo o “tosca”, (como se conoce en el

lugar), formado por carbonatos disueltos, y que conforman peculiares bloques porosos.



Tumbas antropomorfas en “Los Villarejos”. Calmarza.


Corrales de ganado integrados en el paisaje tobáceo.


Casetas de almacenaje de los aperos útiles para la trilla. A su lado, “la era”, explanada acondicionada para dicha labor.




La construcción en piedra, y ladrillo de adobe (barro arcilloso, paja y piedrecillas), fueron materiales utilizados en tiempos ya olvidados.

8 comentarios:

  1. Me ha encantado la entrada. LLena de nostalgia y el paisaje qué te voy a decir...uff, si también es uno de mis cañones preferidos. Sí que es espectacular la parte que me comentabas. Yo no tengo la suerte de haber disfrutado estos sitios de niña, pero sí de muy muy jovencita y los tengo un cariño tan especial...

    Ojalá mucha más gente lo supiese apreciar, con tanta sensibilidad como tú.

    Un saludo Javier.

    ResponderEliminar
  2. Como habitual visitante, casi habitante, de los roquedos graníticos, los cortados calizos me resultan espectaculares y ricos. Como tienes por costumbre con pocas palabras y muchas imágenes has conseguido que me vengan a la cabeza muchos otros cañones y hoces de los que tengo gratos recuerdos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Qué tal Mamen y Jesús. Si alguna vez teneis idea de pasar por aquí, no dudeis en comentármelo, de éste modo, podría mostraros el cañón con más detalle.
    Evidentemente, venir con quien querais.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Saludos desde México. Bonitas tus fotos. Los textos, descriptibamente muy apropiados.Quedo encantado, maxime que soy gente de ciudad desde nacimiento. Felicidades por tu antitaurinismo; aquí en México también habemos gente activa contra ese monstruoso espectáculo.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier, soy J.L. Hernández Cortés.
    Enhorabuena por tus fotos y tus comentarios.
    Gracias por dar a conocer los paisajes de Calmarza a todo el mundo a través de tu magnífico blog.
    Yo también desciendo de Calmarza (por cierto, mi abuelo era Manuel Cortés Gomollón...jeje!)y me enorgullezco de ello enormemente.
    Felicidades por tu trabajo.
    un saludo

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    me ha gustado mucho tu artículo. Precisamente el viernes voy a Jaraba, me gustaría que me recomendases algún sitio concreto del cañón donde ver aves y fotografiarlas.

    Gracias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Aia, ai, ai... que paisagem mais fenomenal de linda! Você é verdadeiramente privilegiado de ter por perto tão espetacular paredão de pedra! Parabéns por tão precioso detalhe...
    Um beijo e muito obrigada por compartilhar suas vivências e acontecimentos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta mucho el paisaje de mi pueblo. Una de las formaciones rocosas que más me gustan es, precisamente, la caliza con sus tonos grises y anaranjado-rojizos. Sólo con la observación del paisaje disfruto una barbaridad.

      Besos...

      Eliminar