jueves, 2 de mayo de 2013

ALGUNOS PÁJAROS DE EL VATICANO




Son los pájaros más cercanos a Dios, y también, los que acompañan durante el trayecto silencioso del profundo pasillo hasta la grandiosa Capilla Sixtina al futuro Papa.
Reconozco que dicha “Capilla” es una obra monumental del genial Michelangelo Buonarroti, aunque después de la gran impresión que me causó dicha obra considerada como su mayor logro en pintura, no lo fue menos descubrir por sorpresa en el pasillo de salida, esta peculiar colección de óleos de aves (de inferior calidad, por supuesto) pintados en las puertas de una larga fila de armarios. Me gustó naturalmente, -no podía ser de otra manera debido al lugar presente de su distribución-, contemplar todos los ejemplares expuestos por ser muy conocidos. 


Martín pescador (Alcedo atthis)


  
Treparriscos (Tichodroma muraria)


Macho de gorrión común (Passer domesticus) hostigado por un jilguero (Carduelis carduelis)

Alcaudón común (Lanius senator) sobre avión roquero
 
Pero, dejando al margen la interesante exposición de aves, hay dos secuencias protagonizadas por el alcaudón común que llamaron toda mi atención. Son dos escenas de caza programada gracias al arte de la cetrería. En la caprichosa corte francesa, cuna de las costumbres más refinadas, el rey y su séquito ejercitaban sus habilidades cetreras con alcaudones amaestrados, a los que lanzaban contra los gorriones del jardín o, en el interior de grandes salas donde soltaban víctimas propicias o disponibles para ser capturadas violentamente por alcaudones reales o por alcaudones comunes. Cuando el lance se desarrollaba en interiores se denominaba “Cetrería de salón”; los asistentes se deleitaban con  la destreza del cetrero y la saña del alcaudón.


Alcaudón común (Lanius senator) acosando a un avión común (Delichon urbica)

Estas aves tienen la costumbre de pinchar sus presas en todo tipo de espinos o elementos punzantes apropiados que utilizan como despensas. No sólo las hacen en época de cría, sino a lo largo de todo el año.
Los cetreros en esta modalidad de caza con alcaudón coinciden en afirmar que estas aves “siempre tienen hambre” y parece que su voracidad es una norma instintiva cuya finalidad es complementar sus despensas para guardar alimento en caso de carencia. Dicen además, que hacen gala de una agresividad impresionante, yendo a la presa directamente con el pico, utilizando las patas para apoyarse y equilibrarse, nunca en las capturas.


Estornino pinto (Sturnus vulgaris)
 

Abejaruco común (Merops apiaster)


Abubilla (Upupa epops)
 

Hembra de pito real (Picus viridis)


Avión común (Delichón urbica) grupo en vuelo
 

Codornices (Coturnix coturnix)
 

Abejaruco papirrojo (Merops supercillosus) y abejaruco común.



Trepador azul (Sitta europaea)
 


Estornino rosado (Sturnus roseus)



 Vuela pero no es un ave: gran pavón (Saturnia pyri)


17 comentarios:


  1. Joder,Javi...contigo se aprende más que con el libro gordo de Petete.
    Es verdad que aunque las aves no están pintadas con estricto realismo,es todo un puntazo encontrartelas en el cuartel general del papa Paco I.
    Si que es verdad que hecho en falta a doña Fulica del galacho con su suave picoteo allí donde sabes tu.
    saludos.

    ResponderEliminar
  2. Preciosa postagem pelos detalhes que você nos conta que eu nem imaginava... como se aprende com o grande Javier, amante da natureza e de tudo que cheira à arte!!! Uffff...

    Na minha humilde opinião, os seus desenhos de aves dão de 10 nestes aí... o seu talento é impressionante, sem qualquer dúvida. Imagina a pintura do Lluís Sogorb então? Ficaria divino!!!!

    Sabe, me lembrei da clariana com esta entrada... ela amaria estar aqui conosco...

    Parabéns por mais esta, amigo.
    Beijos e flores de outono com aroma a primavera. ;)

    ResponderEliminar
  3. Es curioso que al abejaruco hasta le han puesto cara de malo.
    También en los mosaicos romanos, con al menos dos siglos de antigüedad, se identifican las especies. Y algunas son especies marinas de peces e invertebrados nada fáciles de observar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Perdón, quería decir al alcaudón.

    ResponderEliminar
  5. Comprendo, aunque me de pena, que unas aves cacen a otras para alimentarse. Lo que no podré entender nunca es que los humanos utilicen a los animales para divertirse y disfruten con su sufrimiento.
    Las fotos fantásticas, quizás mucha gente pasó ante esas puertas sin reparar en las interesantes pinturas.

    ResponderEliminar
  6. Hola Javier. No tenía ni idea de estos preciosos grabados. Para mí, que soy un admirador del arte antiguo, ha sido un placer admirar tan bellas obras.
    En cuanto a los que nos cuentas sobre la cetrería de salón con alcaudones,creo que corrobora lo que siempre he sospechado sobre estas aves y es que matan por placer.Son bellísimos, pero crueles.He visto empalados en sarmientos, pequeñas aves, langostas, ratones y lagartijas, casi siempre, sin haber sido comidos ni en la más pequeña cantidad.
    Está visto que en el vaticano hay muchas clases de pájaros.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Curiosísimo. Me pasa igual, en los sitios me fijo en lo relacionado con las aves (si es que la cabra tira al monte), pero en este caso es que es muy llamativo.
    Aunque muchas estén representadas de manera muy "libre", llama la atención que hay detalles muy bien observados, como por ejemplo la cola del pito real.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  8. - Machosalvaje: si, ahora que lo dices, mejor era el libro gordo de Petete que este gobierno de PPete; trolero, y ultrareligioso. Seguro que cambiaría las pinturas ornitológicas por otras de paellas, flamencas y corridas de toros.
    A estas alturas no sé si Dña Fulica del Galacho no se habrá suicidado por como están los tiempos por allí y allá…

    Saludos


    - teca: bueno, como bien dices, las pinturas de Lluís en las puertas de los armarios quedarían impresionantes. El autor de dichas obras no tenía espíritu de naturalista y se aprecian bastantes fallos, ahora, reconozco que fue un gran detalle por el autor de la idea.
    Espero que Clariana si tiene ganas, pueda verla y, si no la viera ahora, tiempo tendrá gracias al archivo de posts.

    Un abrazo…


    - Jesús: si mal no recuerdo, creo que hubo un artículo en el Quercus donde se podían apreciar unos calamones, creo. Lo que hay que destacar es la enorme dificultad que tiene manejar fragmentos de cerámica para tan portentosas creaciones. Tiene mucho mérito.

    Saludos.


    - Leodegundia: creo que no me equivocaría si digo, según personas del mundo de la cetrería, que los lances más cruentos y desalmados son los de los alcaudones. Al no tener la fuerza ni el vigor de las grandes rapaces para matar con la máxima brevedad, las aves sufren algo más.
    Supongo que poca gente se dará cuenta de estas pinturas, entre otras cosas, por que caminan mirando el artesonado pintado de los techos del pasillo.

    Saludos.


    - Pini: ya me acordé de ti, puesto que al ver pinturas de aves, siempre me las imagino transformadas en marcapáginas para la ocasión y, estoy seguro, que lucirían extraordinariamente bien.
    Dicen ornitólogos que les han dedicado tiempo que, muchas de las despensas acaban olvidadas y abandonadas. El instinto depredador de estas aves tiene impreso en sus genes esta capacidad de recolección para reservar alimento. Casi parece una especie de mustélido con plumas en un gallinero.
    ¿Serán pajarracos?...

    Saludos.


    - Carlos: si, es curioso que haya respetado muy bien el detalle de los rígidos cañones del pito real. Tengo alguna rectrice de picapinos y es de una dureza extraordinaria.
    Para mi gusto, reconozco que la abubilla ha quedado muy agraciada, el artista se volcó mucho con ella.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. La historia así contada es muy agradable de leer.
    Enhorabuena

    ResponderEliminar

  10. Muy interesantes pinturas, la abubilla está logradísima. Lo de la cetrería de salón no lo conocía, ¡qué costumbres más extrañas tenían estos romanos!.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  11. - riomoros: a pesar de la crudeza de los caprichos de la realeza, los datos sobre la conducta y utilización de estos aguerridos pájaros no deja de ser interesante.

    Saludos.


    - Pedro L.: también lo reconozco, la abubilla ha quedado bordada. La gente de palacio tenía unos caprichos muy relacionados con la sangría de todo tipo. Está claro que no sólo le satisfacía la ejecución de lances cetreros, sino además, todo tipo de ejecuciones humanas. Que tiempos aquellos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Una colección muy original. Gran variedad de aves hay en el Vaticano y que has sabido plasmar de forma muy original.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. Hola Javier, qué tal amigo?
    Me ha gustado mucho la entrada pues de formación/profesión en teoría me dedico un poco a todo esto relacionado con la Historia y ahora con el Arte.
    Es curioso que hasta hubo un Papa que estaba un tanto obsesionado con las aves y tenía una buena colección de ellas.
    Antiguamente cualquier historia relacionada con la sangre congregaba a las gentes, ávidos de emoción, morbo (date cuenta de que Sálvame y Tele5 estaban aún lejos de crearse...) y por cambiar una rutina.
    Lo mismo se reunían para un Auto de fé que para matar al gocho...
    jajajaa

    un saludo desde Asturias amigo!!

    ResponderEliminar
  14. Javier, tuve que abrir otro blog, porque me hackearon mi dirección de correos con la intención de que no pudiera entrar a mis blogs. No los puedo recuparar...allí quedarán para la lectura de los que quieran leerlo... (hasta la eternidad)... ahora estoy reconstruyendo el primero sobre un nuevo correo
    http://elmundomejordemabel.blogspot.com
    y luego seguiré con los otros.....(fue un golpe muy bajo) Un saludo

    ResponderEliminar
  15. - Valverde: todo lo que sean pinturas de animales van para la saca.
    Me gusta todo tipo de arte venga de donde venga relacionado con la naturaleza.

    Saludos.


    - Juan: ¿qué tal muchacho? Supongo que por esos lugares que son todo arte, disfrutarías como un nomo. Me alegra haberte satisfecho con esta entrada con la que disfrutar con óleos que, pienso, tal vez nadie hace caso.

    Aquellos tiempos medievales de los cuales nos queda el ejemplo más patente que son las corridas de toros, la carnaza era alimento espiritual de un pueblo que lo gozaba como nadie. Entonces, las reuniones de la realeza y la “plebe” era en torno a futuros fiambres pasados naturalmente, por una cruenta emoción propia de este tipo de espectadores.

    Saludos Juan.


    Mabel: ¡vaya! siempre hay retrógrados que no comulgan con determinadas ideas ni expresiones y utilizan la censura o el tocamiento de narices para aliviar su amargura crónica. Qué lástima de gente.
    Espero que recuperes lo posible y, que prosigas superando todas las trabas de esta chusma.

    Abrazos.


    ResponderEliminar
  16. Con ese título, por un momento he sospechado que íbamos a hablar de otra cosa... Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es que hay multitud de especies de pájaros, algunas de muy mal agüero.

      Saludos.

      Eliminar