miércoles, 13 de febrero de 2013

El otro viaje de los buitres leonados




Bueno, éste no es otro que el viaje del descanso eterno. Desgraciadamente, el chorreo de muertes provocado por estas máquinas de matar sobre nuestros montes es lento e inagotable.

Me gusta y practico la labor voluntaria autónoma, es decir, sin que medien ciertas asociaciones ecologistas. Mientras disfruto del entorno natural, estoy siempre disponible para colaborar recogiendo animales heridos, en peligro o muertos para llevarlos al centro de recuperación de fauna silvestre. Por ello, realizo muchos recorridos por todo tipo de lugares susceptibles de propiciar dichos problemas.

Se sospecha que ciertos operarios para no perjudicar el negocio de la industria eólica retiran “de extranjis” los cadáveres de las aves muertas, aunque siempre queda algún ejemplar que escapa al rastreo de los sabuesos buscadores del “marrón". El ejemplar de la fotografía abandonó a duras penas el radio de acción del polígono industrial de aerogeneradores. El día anterior se capturó un espécimen vivo pero, como viene siendo habitual, destrozado de un ala. Dichos ejemplares son irrecuperables en los centros específicos para su rehabilitación y, por lo tanto, se les aplica una inyección letal que, como poco, les ahorra el angustioso sufrimiento. No así, en cambio, al ejemplar de la imagen que agonizó irremediablemente sin la opción del sacrificio. Se trataba de un precioso buitre leonado (Gyps fulvus) adulto con el peso ideal de un ejemplar sano. Gracias a la labor científica mediante entomología forense, Chabi, veterinario del centro, determinó la causa mortal de la rapaz carroñera y el tiempo pasado desde la misma, que fue de dos meses antes del hallazgo. Por las heridas presentadas, parece que no sufrió en exceso prolongado.



Espacio abierto con cerros cubiertos por aerogeneradores en zona de buitre leonado, águila real y búho real entre otras rapaces.
Marcado con un círculo blanco está señalado el lugar de reposo de una hembra de búho real bajo un aerogenerador

Un excremento en el posadero y restos de egagrópilas confirman su utilización asidua 
 

No todas las egagrópilas de esta gran rapaz nocturna son grandes como muestra la imagen.
La cuestión comprensible para no abandonar una zona peligrosa como la expuesta es su riqueza cinegética, y eso lo saben las parejas de búho real (Bubo bubo) que la ocupan. Me chocó muchísimo que, tras ahuyentar a mi paso a una hembra de esta rapaz nocturna, finísima de oído, abandonara un posadero a ras del suelo bajo la protección de una carrasca a tan sólo sesenta metros de un aerogenerador cuyo zumbido era bastante molesto, sin descontar la influencia sonora del resto de máquinas agitando sus palas en un día de frío viento. Está claro que la vida evoluciona, en este caso, tratando de esquivar o evitar los obstáculos del progreso humano y las dificultades de los cambios provocados por la propia naturaleza.

9 comentarios:

  1. Não gosto de imaginar a quantidade de aves que morrem por causa das turbinas modernas para produção de energia.
    Prefiro pensar em quantos animais você, e todas as pessoas que agem com amor à natureza, pode salvar da morte.
    Emotiva entrada com fotos muito expressivas marcando experiência viva de campo.
    Abraço caloroso...

    ResponderEliminar
  2. Y pensar que entre no pocos conservacionistas menudea la opinión de que la energía eólica es un gran triunfo para el medio ambiente...¡vaya milonga!.

    Resulta sorprendente la capacidad de adaptación del gran señor de la noche,aún cuando padece la onerosa intromisión de infraestructura humana, dentro de sus domínios.
    Acuerdate de aquel territorio estepario, donde una pareja de búhos saco adelante a su prole,a escasa distancia de las estruendosas excavadoras que faenaban en las obras del ave.
    Hace tiempo que no les dedico mi atención a los búhos...la de jornadas memorables que me habrán hecho pasar en el campo estos bandidos...que nostalgia.

    UN SALUDO

    ResponderEliminar
  3. Pues mucha fuerza..y a seguir salvando las qeu puedas..un abarzo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  4. El tema de los aerogeneradores es muy lamentable, matan miles de aves y murciélagos todos los años. Hay un montón de parques eólicos recurridos en los tribunales por organizaciones ecologistas, y más de uno ha sido paralizado. Ha sido una pena que durante años algunos grupos ecologistas han estado apoyando a la poderosa industria eléctrica pensando que los molinos no eran malos para el medio ambiente. Menos mal que visto el brutal impacto medioambiental de estos engendros ya casi nadie se llama a engaño. Debería imponerse una moratoria eólica ya, de igual modo que se hizo con las nucleares en su día.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  5. Había oído que los aerogeneradores ocasionaban daños en el entorno, pero nunca como hoy con tu entrada he sido tan consciente de los graves problemas que provocan en la fauna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Es una pena que el progreso de unos signifique el retroceso de otros y no hay duda de que en esta lucha los que pierden son los animales y la naturaleza en general.
    Triste paisaje el de la foto en donde los únicos "árboles" no son tales.

    ResponderEliminar
  7. - teca: são muitas mortes e, muitas as vontades de instalar muitos mas aerogeneradores com seus respectivos tendidos eléctricos. Tem que ter um substituto menos agressivo para a energia actual que os aerogeneradores.

    Um abraço…


    - Machosalvaje: prefiero pecar de ignorante ante las bondades de la energía eólica que, reconocer como buena la expansión en nuestros paisajes montaraces de la destrucción ocasionada por tanto armatoste mecánico sobre animales voladores.

    Es cierta la capacidad de adaptación y entrega a su territorio. Recuerdo en el cuaderno de campo de Félix la fidelidad de las rapaces nocturnas a determinados posaderos y, no digamos, a su lugar de cría. Aparte de este búho real existen otras parejas más que conviven con estos artefactos tan incómodos.

    Saludos.


    - alp: afortunadamente, hay mucha gente con buena voluntad que en sus paseos camperos se dedica también a lo mismo. La gente si ve un animal herido se preocupa como el que más.

    Saludos.


    - Pedro L.: si esta es la alternativa a las centrales nucleares reconozco que tenemos muy poca capacidad para desarrollarnos en el tema de la energía con garantías de mantener un país atractivo en cuanto a turismo de naturaleza. Personalmente en mis vacaciones, al pueblo de turismo rural al que viaje, no habrá una ventana que dé a un parque eólico. Aunque no dejo de reconocer que este es el país turístico de la juerga y borrachera y la tumbada playera. Por este motivo sólo se limpian las playas de basura.
    El naturalista José Luis Gallego es un gran abanderado en la lucha a favor de la energía eólica. Me hace gracia que alabe tanto el turismo ornitológico y las aves en general si sabemos que cada parque eólico dispone además de subestaciones de distribución eléctrica con sus respectivas líneas nuevas de alta tensión causantes de tantas bajas en aves, quirópteros e insectos. No sólo son los molinos como la gente piensa. Luego nos echamos las manos a la cabeza cuando hablamos de colisiones de aves contra tendidos eléctricos. Pues esto es lo que genera también la eólica, kilómetros y kilómetros de nuevos tendidos eléctricos y paisajes industrializados.

    Saludos.


    - Valverde: prácticamente no he dicho nada en comparación a los puntos negativos de esta energía, pero los hay, y muchos. Pero para no extenderme, solamente con lo que se ve, es suficiente: grandes molinos causante de muertes e infinidad de nuevos tendidos eléctricos. Vamos, que no es poco.
    En la red tienes muchos trabajos al respecto a favor y en contra, saca tus propias conclusiones.

    Saludos.


    - Leodegundia: todos entendemos y aceptamos que la energía eléctrica es necesaria pero, habiendo gente tan preparada para abordar estos temas, no entiendo como no han dado con un modelo de energía que no destroce la naturaleza ni ponga en riesgo nuestra existencia. Tal vez obedezca al interés de determinados elementos especuladores. Supongo que como el petróleo, que no se eliminará hasta que sus beneficiarios estén bien cubiertos tras su agotamiento. Tal vez, entonces, afloren todas las alternativas ecológicas presentadas contra este combustible fósil.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Es una asignatura pendiente, grave y muy ardua, la de evitar tanta muerte en la generación de energía. Me temo que no hay demasiado interés en hacerlo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Corren malos tiempos para las montañas, una pena…

    Saludos Javier.

    ResponderEliminar