domingo, 4 de noviembre de 2012

Aquella balsa en un día de calor




Hembra de ganga común (Pterocles alchata)


No, no, no. No es lo mismo, sobre todo en días tórridos, ahuecar y llenar la palma de la mano con agua fresca del arroyo y llevártela a la boca mediante pequeños sorbos que amorrarte (como dicen en mi tierra) de cabeza directamente sobre el agua y succionarla hasta completar el cupo necesario de hidratación. Es el único modo de colmar la sed placenteramente y sentirse absolutamente satisfecho. Vamos, de mitigarla de un tirón sin incómodas pausas viendo con impotencia como escurre el agua entre los dedos. 

 
Hembra de ortega (Pterocles orientalis)

El modo de beber de diferentes especies de aves es lo que veía desde mi observatorio con mucha atención durante un día de calor agobiante y prácticamente insoportable. Cuando las aves se acercaban a beber a la charca perdida en el páramo, sólo las columbiformes (palomas y tórtolas) y las pteróclidas (gangas y ortegas) bebían directamente el agua sin necesidad de echar la cabeza hacia atrás para tragarla. Este fenómeno se conoce como  peristalsis y consiste en sumergir el pico hasta la comisura del mismo y bombear o succionar el agua mediante contracciones del esófago, como hacemos los humanos.
Otros ejemplos similares y rápidos para ingerir líquidos es el de las suimangas (Nectariniidae) y los colibríes (Trochilidae) que lo hacen mediante una lengua protráctil y acanalada. Los loros (Psittacidae) baten hacia arriba el agua provistos de una lengua gruesa y corta. Aunque no sumergen el pico hasta sus comisuras como palomas y gangas, ninguno de estos tres grupos necesita variar su postura para beber.
Las aves marinas, pelágicas, aquellas que se pierden mar adentro, pueden beber agua salada gracias a unas glándulas situadas cerca de los ojos y, mediante una función similar a la ejercida por los riñones al filtrar la sangre, la sal es eliminada por los orificios nostriles. 
Tal vez, lo más cómodo sea conseguir el líquido necesario de las mismas presas capturadas por sus depredadores o, mediante otro tipo de alimentos consumidos por otras especies igualmente adaptadas a los espacios áridos, esteparios o desérticos que, por eliminación de los desechos nitrogenados en forma de ácido úrico (uricotelismo) reduce la demanda fisiológica del agua.

 
Grupo de jóvenes palomas torcaces (Columba palumbus)

Abrasándome dentro del hyde, atendía visualmente los minúsculos y fugaces tragos de variados pajarillos mientras bebían, entraron entonces, recelosas, unas torcaces y unas ortegas, enchufaron el pico en el agua y la bombearon sin mover la cabeza con tragos que se adivinaban perfectamente. Una vez saciadas, la paladeaban complacidas y satisfechas al haberse quedado bien a gusto…y yo, desde el interior del hyde muerto de sed al haber consumido el agua de la botella, solo me quedó el consuelo de pensar desde mi desesperación: ¡así se bebe, si señor!

 
Pombão  (Patagioenas picazuro). Paloma de distribución meridional en Brasil; también presente en Argentina, Bolivia y Paraguay.

 
Urracas (Pica pica) bebiendo en la balsa.
Las narinas de la urraca de la izquierda quedan al descubierto mientras sumerge la mitad del pico para beber, no así en las columbiformes y pteróclidas que quedan bajo el agua. Mientras la urraca de la izquierda coge agua, la de la derecha, en la segunda fase, levanta la cabeza para que el líquido penetre por gravedad y, simultáneamente, vigila el entorno. Esta sucesión intencionada de vigilancia a la hora de beber es propia de muchas aves; unas vigilan mientras otras beben.


26 comentarios:

  1. " ¡así se bebe, si señor!"

    Que entrada mais interessante você compartilha hoje conosco, Javier!!! Tantas observações e detalhes que só mesmo um amante genuíno da natureza é capaz de perceber.

    Eres grande, compañero!!!!
    Saluditos del Brasil!!!! :))

    Feliz semana!
    Beijo e uma flor, com amor.

    ResponderEliminar
  2. Hay que dedicarle horas para llegar a observar estas diferencias en el modo de beber. Muy interesante la entrada, nunca me había parado a pensar las diferencias entre las distintas aves.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este año en La Rioja se ven menos perdices, y comentan que es debido a la sequía, y las crias no han podido llegar a los bebederos

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante lo que nos cuentas sobre la forma de beber de distintas aves.Siempre se aprende algo nuevo en tus entradas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  5. Hola

    Curioso tema este de la forma de beber porque en nuestra especie podemos elegir la forma de hacerlo dependiendo de las circunstancias, sin embargo, como se ve tan bien en las fotos, para las aves las peculiaridades anatómicas y el riesgo de ser atacadas lo convierten en una cuestión de vida o muerte.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Lo que se aprende aquí, yo creí que todas las aves bebían utilizando el mismo sistema. Hoy me marcho sabiendo una cosa más y procuraré observar con mas detenimiento a las aves cuando beban.
    Gracias por la lección.

    ResponderEliminar
  7. Entrada de categoria, bien escrita e interesantisima.!!
    Ademas has metido la foto que me quita el sueño..una Ganga "Comun" bebiendo!
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  8. Seu blog é maravilhoso!
    adoro ficar observando e lendo sobre as aves.
    Parabéns
    deixo abraços

    ResponderEliminar
  9. vaya trabajazo! sobre todo de paciencia! Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  10. - teca: pues este brindis va por usted, mi querida amiga de Brasil.

    Un abrazo…


    - Salomé: en efecto, los intensos tragos de las palomas, gangas y ortegas son para saciarse completamente para un buen rato.

    Saludos.


    - Valverde: cualquier día que tengas la ocasión de ver una paloma en una fuente podrás deleitarte con esa capacidad tan resultante de beber buena cantidad de agua sin levantar la cabeza. Ver a los animales bebiendo en cualquier lugar también es muy placentero.

    Abrazos


    - pacasapena: bueno, las perdices como otras aves habitantes de lugares áridos obtienen de sus alimentos cierta cantidad de líquido; es más fácil que no hayan tenido suficiente alimento que falta de agua para beber. La sequía es la base del problema, por supuesto.

    Saludos


    - Pini: Konrad Lonrenz comentó, precisamente por la capacidad peristáltica de las columbiformes, cómo reconocer a este grupo de especies diferenciándolas de las demás.

    Saludos


    - Pedro L.: desde luego, poder bombear el agua con los morros dentro de un arroyo bajo un sol abrasador, es una de las mejores sensaciones de satisfacción que vivo en las salidas al campo en pleno estío.

    Saludos.


    - Leodegundia: con los ojos en guardia, se ven muchísimas cosas en las aves más sencillas con las que nos topamos, incluso, en las ciudades y pueblos.

    Saludos.


    - Camperoinquieto: tienes razón, la ganga es preciosa. Siempre que las veo, no sabría decantarme por la belleza del plumaje de ninguno de los dos géneros, los dos son espectaculares por su diferente colorido abigarrado.

    Saludos.


    - lis: bienvenida a éste lugar donde la naturaleza y sus animales nos congregan.

    Abrazos


    - Daniel: nada, son cosas sencillas de la vida en la naturaleza. Me alegra que te guste.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Como ya has comentado la forma de beber tiene implicaciones evolutivas que diferencian ramas del árbol de la vida de las aves, que por cierto es muy complicado.
    Salud, compañero.

    ResponderEliminar
  12. Así es Jesús. Una entrada más técnica y científica no está a mi alcance, sin embargo, considero muy interesante comentarlo aunque haya sido superficialmente, ya que las distintas formas de beber e hidratarse en las aves son realmente curiosas. Siempre me ha gustado mirar a las palomas mientras bebían.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué chulas las fotos! Yo siempre he querido ir a un charco en pleno verano, y observar qué aves van a beber... pero me da a mí que si quiero ver eso, el charco lo tendré que hacer yo.

    Muy interesante tu entrada, Javiernitocheirus.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  14. Siempre recompensa beber en las fuentes del conocimiento.
    Interesante punto de observación, Javier.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. No había caído en las diferentes formas de beber agua, pero fue mirar la primera foto y pensar que estaba muerta de sed.

    ResponderEliminar
  16. - Guillermo: hay charcos que, según la tela con la que te tapas, puede ser una auténtica sauna al máximo. Cuando se hacen excavadas para fotografiar a ras del suelo, aunque haga calor, dentro se está bastante fresco.
    Cuanto antes hagas la charca, antes podrás utilizarla llena de gangas y ortegas.

    Saludos Guillermegalodón.


    - Fcº Javier: no hay lugar ni detalle prescindible para disfrutar de la cotidianeidad de las aves en cualquier momento del día durante sus jornadas de vida.
    Un placer Javier.

    Saludos.


    - Tawaki: fíjate en las palomas cuando beben, hay algunas que tienen tanta sed que cuando bombean el agua durante varios tragos y levantan la cabeza, tienen que tomar aire al contener la respiración. Ahora, los tragos son impresionantes. Hay aves tan desconfiadas que vienen varias veces a beber y, no siempre acaban bebiendo salvo que ya sea inevitable la necesidad.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  17. Genial entrada, mereció la pena pasar un poco de sed (seguro que te llevarás más agua la próxima vez).
    No se me había ocurrido nunca eso de las maneras diferentes de beber...
    Las fotos son totales y magnífica tu explicación..., llena de cercanía, de pasión... Casi he sentido el calor y la sed...
    Un abrazote.

    ResponderEliminar
  18. La verdad Transi, es que soy de llevar poca carga y siempre rebajo lastre precisamente en el tema del agua.
    Hay días de calor que, para qué pararse a pensar, de auténtico infierno estival. Cuando falta el agua, siempre viene a la memoria la botella fresca haciéndonos la puñeta segundo a segundo. Es una tortura…, es como la gota malaya pero en seco.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Hola javier!!
    una entrada cómo siempre de los más divulgativa acompañada de unas buenas fotos que se complementan con el texto a la perfección.
    Es curioso ver las diferencias que tenemos a sólo unos cientos de kilómetros, ver desde aquí (Asturias) una Ganga es casi cómo ver una especie de otro continente...
    jejeje

    un saludo amigo

    ResponderEliminar
  20. Geniales imagenes..un abarzo desde Murcia...

    ResponderEliminar
  21. Son muy curiosos los diferentes mecanismos que tienen las especies para adaptarse a la escasez o abundancia de agua. Ya estemos hablando tanto de animales como plantas. ¡¡Hay ejemplos realmente asombrosos!!
    Por cierto, muy chulas las fotografías... Mereció la pena cocerse en el mini invernadero del hide verdad?
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  22. - Juan: si, como de otro continente; para continente el aragonés, que luce una gama de áridos tostados muy tostados (sobre todo, este verano). Las esteparias habrán ido bien calientes. En fin, a ver cuando subo por ese continente asturiano de espléndido verdor, que ya tardo.

    Saludos.


    - alp: un saludo desde este lugar.

    ResponderEliminar
  23. Las charcas, las fuentes de agua que sirven de abrevadero a los animales, son un insuperable lugar para la observación naturalista. Así nos lo demuestras con esta genial entrada acompañada de tan singulares bebedores. Ante semejante despliegue de naturaleza no nos queda otra que gritar:

    ¡Salud!

    Un abrazo.

    (El desaparecido) Trotalomas.

    ResponderEliminar
  24. Es verdad Pablo, además, las pteróclidas en días de mucho calor incluso se permiten, supongo que como recurso para refrigerarse, introducir el vientre en el agua mientras beben.
    Bajo la tela se pasa mucho calor pero, recuerdo en un foso que hice con otro ornitólogo que, a pesar del enorme calor de aquel día estuvimos a una temperatura óptima bajo tierra.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  25. - Trotalomas: realmente, la concentración de agua por pequeña que sea, siempre tiene el interés de un observador paciente para sorprender escondido a cualquier visitante próximo, con el aliciente de la sorpresa.

    Supongo que con el lastre de los estudios te resulta complicado atender los blogs. Espero que continúes con fuerza.

    Saludos.

    ResponderEliminar