sábado, 5 de mayo de 2012

Anu branco y anu preto: cucos sociables.


    
 











 



El primer encuentro con el anu branco (Guira guira), continuando por tierras
brasileñas, me recordó al picamaderos antropomorfo creado por Walter Lantz y 
diseñado originalmente por el dibujante Ben Hardaway; me refiero al Pájaro Loco. Digo esto, por la mezcla de extravagancia y locura desplegada por estas aves mientras tuve ocasión de verlas corretear. Escandalosas y vocingleras, de ojos saltones, y adornada su cabeza con una llamativa cresta eréctil que denotaba su estado de ánimo. No entendía la imparable y extraña necesidad que manifestaban persiguiéndose entre gritos a medida que acababa el día.  Me resultaron sobre todo, bastante graciosas y simpáticas; en definitiva, la alegría de cualquier espacio animado.

 
 
 

Recuerda ligeramente la cabeza y dorso de este ave a la del arcaico hoazín (Opisthocomus hoazin), y su aspecto general al críalo (Clamator glandarius).
Mide cerca de 38 cm. y es conocido como como rabo de palha, alma de gato, pelincho, pirincho y piririgua. Ambos sexos son iguales en el plumaje. Los que lo conocen bien dicen que les gusta mucho ponerse de espaldas al sol durante largo rato. Son aves extremadamente sociables, y cuando están en el suelo, al menor atisbo de peligro emiten la voz de alarma poniéndose inmediatamente a salvo. Los bandos oscilan entre 5 y 20 ejemplares aproximadamente. 

 

Su hábitat preferido alterna zonas de arbolado con pastizales, terrenos de cultivo y zonas habitadas. Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay son sus territorios de distribución.
Se alimenta sobre todo de insectos, aunque también incluye en su dieta ranas, ofidios, huevos, pollos de otras aves y micromamíferos.
Pertenece a la familia Cuculidae, durante su ciclo reproductor y a diferencia de nuestros cucos, éstos depositan los huevos en un mismo nido, pudiendo albergar hasta 30 unidades. Como es natural, muchos se rompen y sólo llegan a eclosionar entre 6 y 7 de ellos. Los pollos son alimentados por la comunidad de aves, y en la fuerte competencia por el alimento, pocos sobreviven. 


En las noches, sobre todo si son frías, acostumbran a dormir agrupados en hileras considerables. Los últimos que van agregándose al grupo buscan sitio entre los demás, incluso, caminando por su dorso para hacerse con un cómodo y abrigado lugar que no siempre consiguen. El resultado final es el de una apretada hilera que resulta bastante curiosa e incluso graciosa para la mirada humana. Sin embargo, lo peor de todo acontece en los días más crudos del invierno, donde muchos suelen perecer de frío.

   

 
 
 

Acompañado de la entrañable persona que me indicó este lugar, le comentaba lleno de asombro y admiración mientras miraba los cucos persiguiéndose... -¡Están locos, estos pájaros están locos!... Pero me fascinan enormemente-.


En las fotografías posteriores aparece otra especie de la familia cuculidae; es el anu preto (Crotophaga aní) de color negro uniforme, prácticamente, de biología similar.



No os perdais estas fotos tan curiosas y reveladoras de ambas especies. 
Fotos: WikiAves 
(Clicar para ver fotos).







13 comentarios:

  1. Que recuerdos me trae el Pirincho, de mis veranos en Argentina.........no sabia que eran cucos y la verdad parecen crialos mezcla con Oatzin.
    Saludos camperos!

    ResponderEliminar
  2. Parecem roqueiros... bonitas fotografias e experiência...

    (Quando eu era criança, e víamos alguém com um penteado meio louco, dizíamos que o cabelo da pessoa parecia um ninho de anu).

    Quando filhote, o Anu-branco do vídeo sofreu um pequeno acidente no olho esquerdo, o que o deixou impossibilitado de voltar ao seu habitat natural. Atualmente, ele vive totalmente livre. Como não consegue caçar, ele se alimenta em cativeiro.

    TRADUTOR

    Bom domingo.
    Beijo.

    ResponderEliminar
  3. Un documento bien explicativo de esta bonita y "ruidosa" ave. Al ver la primera foto, la relacioné con los córvidos,por la cabeza, pero tiene un cierto parecido con los críalos. Me ha gustado, sobre todas, la foto en la que va corriendo en la calle. Muy curiosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. - Campero: veo que has aprovechado con tus viajes al extranjero para sacar buena tajada del mundo ornitológico. No viniste con fotografías pero con los recuerdos es suficiente. Son aves realmente alocadas, como las urracas tal vez, pero muy agradables.

    Saludos.


    - teca: sí, es buena idea comparar a un niño despeinado con este pájaro.
    He visto el video y a la vez que ayudas a un pájaro lesionado, puedes disfrutar de su agradable compañía sin privarle de la libertad.
    Me ha gustado el video.

    Un abrazo…


    - Pini: pues imagínate unos cuantos de ellos gritando, –el tono de su voz es agudo pero, no desagradable- persiguiéndose alocadamente por las aceras y la calzada de una urbanización exactamente igual que lo hacen unos críos desbocados. Desde luego, corrían con ganas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Hola Javier

    Como siempre, excelente entrada. Una foto del Guira guira a mi también me ha recordado a un dibujo animado, donde cruza la calle a toda velocidad tiene un aire al correcaminos, otro cuculidae.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que tiene un aspecto simpatiquísimo, menudo viaje que hiciste pudiendo conocer y contemplar tantos animales interesantes.
    Tus fotos como siempre maravillosas y las que nos enlazas una gozada, Muchas gracias por todo ello.

    ResponderEliminar
  7. Mi silencio en estas últimas entradas no significa que no me pase por aquí y siga con sumo interés y entusiasmo tus magistrales clases de fauna brasileña. En ocasiones el tiempo disponible se vuelve escaso.
    Me alegro también por esa nueva oportunidad de la que dispone nuestra amiga la gineta. Esperemos que encuentre un lugar que no atente contra los intereses humanos... aunque quedan pocos de esos lugares.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Ahora entiendo lo que pude haber influido en la inspiración de Ben Hardaway este simpático pajarillo. Una entrada amena e interesante, saludos

    ResponderEliminar
  9. - Pedro: es cierto. A mí, personalmente, el correcaminos llegó a caerme antipático por la impotencia del pobre coyote que no ganaba ni una batalla. Era deprimente. Por fortuna, los auténticos correcaminos son bastante mas agradables.

    Saludos.


    - Abedugu: ya me lo dijo Tawaki… viajar es conocer y valorar. Hay muchas cosas que disfrutar, animales que ver y personas que conocer.
    Gracias por estar.

    Un saludo.


    - Lluís: no te preocupes, esto del tiempo también lo estoy padeciendo y es bastante fastidioso ser de los últimos en comentar cuando realmente, puedo hacerlo.
    Da gusto cuando tienes buenos contactos y cuentan contigo en ocasiones como la mencionada.
    Espero y sospecho que nuestra gineta saldrá airosa.

    Saludos.


    - jorapavi: gracias y bienvenido por aquí. Hay muchas imágenes que captar y comentar.

    Saludos y suerte de nuevo.

    ResponderEliminar
  10. Mi mamá, cuando de chica no quería peinarme, me decía que parecía un "pirincho" jajaja. Son tan simpáticos. En la ciudad no los he visto, pero afuera, en el campo, ¡sí!
    Hermosas fotos Javier. Gracias.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Tienen toda la pinta de ser traviesas.

    ResponderEliminar
  12. - Mabel: es una comparación ideal. Está claro que la sabiduría popular siempre tiene las comparaciones con animales mas escogidas del lugar y, a veces, define con mucha gracia la desastrosa presencia de cualquiera.

    Saludos.


    - Tawaki: traviesas y alocadas aves con su jolgorio particular.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. Lo primero que he visto de la entrada han sido las fotos, y los anus brancos me han recordado a una extraña combinación de hoatzín, críalo y correcaminos. Luego he leído la entrada y mis sospechas se han confirmado jaja.

    Veo que aprovechaste bien el viaje a Brasil... Me alegro, seguro que tienes una carpeta en tu ordenador petada de fotos guays.

    Un saludo Javisaurio Rex.

    ResponderEliminar