martes, 8 de junio de 2010

El pequeño búho, no sobrevivió




No pudo ser. Es lo que tiene un post en suspense, y este sábado pasado lo comprobé. No he querido adulterar la realidad omitiendo por honestidad el desenlace final y definitivo del pequeño búho. Quería informaros entre otras cosas como ejemplo de lo acaecido, la dificultad de supervivencia que sufren incluso los poderosos durante esta fase vital tan delicada. La pequeña rapaz nocturna, sospecho que no pasó de la segunda noche. En el mismo lugar donde la deposité, unas pocas plumas agarradas a un reseco tomillo me dieron la pista inexorable. Lo demás, es una larga serie de hipótesis que ya no me interesan. Ahora, la muerte del pequeño búho, reforzará las posibilidades de éxito del segundo.


Desgraciadamente, la cadena trófica en el campo no siempre transcurre como una historia con final feliz, ni siquiera, para los que habitan el ático de la pirámide ecológica; y si así fuera, de ningún modo lo sería para sus víctimas. La muerte del pequeño búho supondrá un leve respiro a sus potenciales presas que, podrán recuperarse de esa presión cinegética ejercida sobre ellas por los búhos adultos al atender a un pollo menos. Ahora, los progenitores tendrán más tiempo con menos esfuerzo y más eficacia para dedicárselo.

Después de observar al primogénito, reconozco que está muy desarrollado, fuerte y receloso. Nada más verme a gran distancia se ocultó rápidamente. Buena señal y buenos reflejos.


Me comentan otros seguidores del búho real que, la inexistencia de la primavera causada por fríos y abundantes lluvias persistentes, han mermado notablemente el curso normal de la reproducción en prácticamente casi todas las criaturas silvestres. Por lo visto, también hay crisis en el mundo animal. El búho real, es uno de los mejores bioindicadores del estado poblacional de la caza en los territorios donde habita.


14 comentarios:

  1. Pobrecito ... lo principal es haberlo intentado y que él haya comprendido(dentro de su mucho o poco entendimiento) que alguien lo había querido ayudar.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué mal cuerpo me quedó al ver al hermano solitario. Prácticamente, el resto tenía fácil lectura. Como bien dices Mabel: lo importante es haberlo intentado.
    Gracias y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Ah... que pena... :(

    Isso mesmo, Javier, pelo menos houve uma tentativa.

    Beijos.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Javier 16!
    Me ha sabido mal la muerte del polluelo, pero por lo visto era inevitable y tú hicistes todo lo posible por salvarlo. Es una lucha constante que tienen los animales silvestres con la naturaleza, con el tiempo que a veces como en esta ocasión no les acompaña, con los parásitos, con los otros depredadores. Creo que necesitan de personas como tú que pueden ser en ocasiones un alivio para ellos, no es nada fácil. Saludos afectuosos y miaus de mis gatos.

    ResponderEliminar
  5. La verdad, javier, la cadena trófica no está nada bién por casa de estos papis (si están donde supongo). El conejo no se ha recuperado como en el valle y a estos señores no les llenarán mucho las musarañas, con lo que un superviviente por pollada podría ser bueno aun estando muy lejos de los niveles de otras zonas.

    ResponderEliminar
  6. -Hola Teca. En efecto, tuvo una posibilidad pero, las presas con que alimentarle sus progenitores han debido de ser muy escasas. No había para los dos pollos.
    Gracias y saludos.


    -Qué tal Clariana. La vida del pobre pollo parecía sentenciada desde el principio. Pero no hay que darse demasiado mal, aunque me fastidió en exceso porque parecía todo más sencillo.
    Me quedaré con el recuerdo de uno de tres pollos que sobrevivieron al ataque de un perro, cuando éste acompañaba a su dueño. El perro mató a dos, pero no se los comió. El nido lo seguía desde el otro lado del cortado separado por un pantano, con lo cual la vista era muy forzada. No localicé al forestal, y al pollo lo deposité en una cueva alta, ya que el nido estaba en la falda del cortado. Los pollos muertos, fueron trasladados al centro de recuperación, donde les practicaron una necropsia para analizar las causas de su muerte.
    El voluntariado, es de las acciones que más valoro en las personas. Hacer lo que buenamente se pueda.
    Saludos.


    -Chernublo es cierto; el abanico de presas está muy mermado. No es una zona de conejos, pero, sí que antaño se veían bastantes mas liebres que ahora. Sería cuestión de analizar egagrópilas, realizar transectos y trampeos para saber el potecial aproximado de las especies presa de las que dispone el búho real. Y está claro que, no tengo tiempo ni ganas. Así que superficialmente te diré: que al margen de los micromamíferos que hayan capturado para el pollo, y otras presas mayores como la garduña y la liebre, en la última visita lo más nuevo era el pollo encañonado de chova piquirroja y un cárabo adulto de fase parda. Por curiosidad y sin ser significativa la lista que cito a continuación, he recogido en los tres últimos años sólo en aves, las plumas de: 3 búhos chicos, 2 cárabos, 1 mochuelo, 1 autillo, 1 cuervo, 2 chovas piquirrojas, 1 águila calzada y 1 garza real. Repito que habría que hacer un análisis exhaustivo, pero éstos, no son datos muy alentadores sobre su cazadero.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Comprendo tu mal cuerpo,en mi última entrada en el blog me ocurrio un caso similar ,me dieron ganas de intervenir aunque la situación era distinta,me quede muy mal agusto.
    Esta bien que el superpedrador intervenga en ciertas circustancias esas son nuestra miserias y nuestras grandezas.Estupendo el seguimiento y tus reflexiones de este suceso.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Como suele decirse en los funerales y entierros "así es la vida". Y en verdad es así, inexorable tanto para la supervivencia (cuando es imperiosa) como para la muerte (cuando es inevitable).
    Lo hermoso de esta historia es tu compasión, poco gratificante en estas circunstancias y no por ello menos valiosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Vaya, en fin...La ley del más fuerte, como se suele decir.

    ResponderEliminar
  10. -Yo creo, Esteban, que lo hacemos como un acto reflejo de humanidad solidaria, del mismo modo que ayudaríamos a cualquier necesitado. No hay que mirar más allá de nuestros actos. Porque salvar a un pequeño depredador supone indirectamente aniquilar a sus futuras víctimas. Sigamos haciendo lo que nos dicte nuestro sentimiento interior y, lo demás, que sea lo que tenga que ser. Así lo establece la naturaleza, y nosotros, que también estamos en ella.
    Saludos.


    -Seguramente Javier, haya sido alimento de otro depredador. Un pollo debilitado es presa fácil para cualquier trepador como la garduña, la gineta y el zorro. Mientras ojeaba los restos de la repisa, el pollo superviviente estaba a unos setenta metros del nido, muy oculto. Vi entonces sobrevolando la zona a un alimoche. Estas aves son grandes prospectoras y, no es que le quiera cargar el muerto, pero, no sería descabellado que merodeando y atraído por los restos de presas aprovechables como la pata de garduña que desapareció, pudiera haber capturado al pollo de búho moribundo. Cuando acaben la cría las dos parejas de alimoche (creo que lo están haciendo), miraré los restos para analizarlos.
    Saludos.


    -Así es Mamen. No somos nadie.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Sucede muchas veces que la alegría primera de poder ayudar a un animalín se trueca en pena al ver que los esfuerzos no lograron el fin deseado. Ya se que la muerte es parte de la vida, pero da pena cuando a algún ser le llega demasiado pronto sin haber llegado a saber en realidad lo que la vida es. Siento su muerte como si lo hubiese conocido ya que tu relato era tan bueno que parecía que también nosotros hubiéramos estado allí cuando lo encontraste.
    Buen fin de semana

    ResponderEliminar
  12. En fin Abedugu; seguiremos adelante con nuestro campeo habitual para seguir disfrutando de la naturaleza, y a la vez, atentos a nuevas aventuras con los novatos pollos a punto de abandonar tantos nidos.
    A pasar buen fin de semana.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  13. La naturaleza no entiende de debilidades y de finales felices, a veces, entre los fuertes hay un débil que hace más fuerte al de al lado, en este caso la otra cría.

    Me gusta que cuentes las cosas como son, sean buenas o tristes.

    Otro buen post compañero

    Un fuerte abrazo, y patentamos lo de Un País en la Saca, jajaaj

    A Salto De Mata

    ResponderEliminar
  14. Vaya, te me habías escapado Miguel. Por cierto, lo de la saca a medias.
    Saludos.

    ResponderEliminar