martes, 16 de junio de 2009

Búhos reales y buitres leonados jóvenes




Una vuelta por los cortados calizos del entorno del río Mesa, me ha permitido comprobar los primeros vuelos de los jóvenes volantones de búho real, la privilegiada coloración del roquero rojo y su melodiosa voz. También, el completo plumaje de los pollos de buitre leonado; quedando todavía alguno rezagado.


Por último; la ocupación del águila calzada (Hieraaetus pennatus) en el mismo nido donde en julio de 2007, otra congénere al cuidado de su pollo, fue atacada y muerta por el búho real.

La intriga del desenlace, será una pesada losa para los nervios día a día.



Dos jóvenes volantones de búho real (Bubo bubo) como los de la foto, abandonaron la base del cortado de cría ahuyentados por mi presencia. El vuelo forzado pero sostenido, les condujo a un lugar más seguro, siempre uno detrás del otro.


Concretamente, estos aprendices de la noche han salido de un nido alto, lo cual les da ventaja, debido al mayor desarrollo del plumaje cuando se lanzan al vacío por primera vez. Los que lo hacen desde un nido bajo y muy accesible, tienen la oportunidad de abandonarlo antes, exponiéndose más a sus enemigos naturales.




Este ejemplar joven, demuestra ya un control de vuelo bastante estable.




El roquero rojo (Monticola sexatilis), es sin duda uno de los pájaros más elegantes de los cañones calizos. Su colorido y encendido canto, encandilan a cualquier senderista que se tope con él.

La caliza, lleva sus mismos colores.



Farallón calizo frente a la casa del pueblo. Desde la terraza y con el telescopio, controlo gran cantidad de aves como: halcón peregrino, águila real, alimoche, cuervo y como no, a los buitres leonados. Si estoy atento, logro ver incluso al nervioso treparriscos en invierno.

De las tres oquedades redondeadas, la de la izquierda es el nido de las fotografías posteriores.




Protegiendo al pollo del viento.



Alimentándolo. 22- 3- 2009

A veces, cuando la lucha por el reparto del cadáver no ha sido buena, el progenitor regurgita largas tiras coriáceas que vuelve a ingerir para no asfixiar al pollo. El peque tira con insistencia pero…no lo consigue. La hembra continúa la labor hasta dar con otro fragmento mas reducido.

La carne adecuada, destaca por ser una papilla de color rosáceo, muy fácil de ingerir por el pequeño.



Progenitores con el joven emplumado completamente. 14- 6- 2009

Dentro de unas semanas, los adultos verán a su descendiente como a un intruso. Tendrá que desvincularse del proteccionismo familiar y aprender a enfrentarse a las dificultades de la vida.



Es una foto de un pino carrasco con un nido de… de Javier. Lo he construido yo, meses antes con la idea de que fuera utilizado por la pareja de águilas calzadas. Ahora hay dos nidos, el mío que está vacío y el suyo a unos veinticinco metros de distancia, donde pude observar a la hembra tumbada casi invisible sobre su plataforma original.


Si recordáis el post del superpredador, allí sale reflejado todo el increíble desenlace de la anterior hembra de calzada con su cría.

Puede que se trate de una interferencia mía entre dos especies, pero me da igual. Pretendía confundir al búho real con otro nido más, para que su tentativa fallara al encontrarlo vacío. Ya es demasiado tarde y la suerte está echada.

Si tengo noticias, lo sabréis sin falta.


10 comentarios:

  1. Caray, Javier. Debes pasarlo en grande.
    No sabía de la competencia entre buho real y águila. Asombrado.
    Lo de intervenir en el curso de la vida me parece temita peliagudo. Desconozco si has construído ese nido por razones de equilibrio entre especies, o sólo por romanticismo.

    ResponderEliminar
  2. No me digas que tienes esas vistas desde tu terraza! Qué envidia!!!
    Hace muchísimo que no veo búhos, aunque sí los oigo de vez en cuando. Supongo que tampoco sé buscarlos.

    La creación de tu nido no creo que interfiera en nada.

    PD. Ah! Muy bonitos tus dibujos, sí señor ;-).

    ResponderEliminar
  3. Hola Javier y Le Mosquito,
    lo de la intervención (tal vez ingerencia) de Javier sobre el curso de la vida hay que ponerlo en su contexto...que, si no me engaño, es un pinar plantado por manos humanas.

    Mmm, esto me ha inspirado un poemilla:

    Manos humanas
    plantan pinos,
    donde manos humanas
    tejen nidos.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Perdona, Mamen. No te había visto cuando inicié el comentario. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Tranquilo, estaba absorta en tu poema, jaja.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. Qué tal Le Mosquito.
    Bienvenido y gracias por pasarte por este sencillo chamizo.

    Después de ver la escena de la calzada devorada y el pollo muerto a causa del desaguisado que provocó el búho real, pensé en la construcción de dos nidos alternativos para que alguno fuera utilizado por las águilas. Al final sólo fue uno y rechazado.

    El búho real es ave de hábitos muy marcados, no hay mas que ver la ronda típica de los cantos desde sus posaderos, y la fidelidad que tiene hacia ellos.

    Sospecho de su vuelta, debido a la facilidad que supone una posible presa en tales condiciones.
    Su capacidad de caza es grande, y no necesita desmembrar a la familia de calzadas para sacar adelante a sus pollos.
    Ahora, a esperar.
    Saludos.



    Hola Mamen.
    Ya sabes, cuando vayas con tu cuadrilla por el Mesa os acercais.
    Lo mismo a Le Mosquito y Javier.

    Siento que lleves tiempo sin ver búhos, pero con lo cansino que soy con ellos, te prepararé mas entradas para quitarte algo el monillo.

    El nido ya no va a cumplir su cometido. La señora águila calzada me lo ha rechazado. Sólo queda la esperanza de que al búho real le vaya bien sus presas habituales y no recurra al nido de marras.
    Saludos.


    Qué tal Javier.
    Sí, el pinar es de pino carrasco, plantado en los años cincuenta.
    Mis manos humanas de tejer nidos, se quedaron bastante perjudicadas después del trabajo.

    Quisiera haber montado la guardia bajo el nido de la calzada, pero no puede ser.
    Ojalá tenga esta más suerte, porque en teoría, podría tratarse de la tercera víctima si fuera muerta por el búho.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Estupendas observaciones.
    Y me encantaría saber pintar.

    ResponderEliminar
  8. Muy bonita la acuarela del roquero. Me gusta mucho también el fondo que le has dado. EL pájaro es un lujo y yo lo he visto muy pocas veces. Un saludo desde Asturias
    Gonzalo Gil

    ResponderEliminar
  9. Gracias Gonzalo.
    Si me lo dices tú, algo me ayuda. Sigo muy atento tus obras por que como ya te comenté me recuerda mucho a los trabajos de Sosa.

    Me pego ratos largos mirando la capacidad tan contundente que tienes de transformar algo tan complicado como el plumaje de las aves, etc. resumiéndolo en escasas y concretas pinceladas (joé parezco un crítico pijo).

    Soy vago para pintar, y si lo hago es, porque me falta material fotográfico.
    Te sigo, y creemé que de lo que pueda hacer a posteriori, tendrá mucha relación con el seguimiento de tus acuarelas.

    El roquero rojo si es un lujo, y también el treparriscos. Me imagino que lo tendrás a mano si estás en zona escarpada.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias por los comentarios e invitación.

    Ayer me topé con una gran culebra. Sólo pude tomar dos fotografías, pues huyó de inmediato.

    Me voy pitando. La carretera me espera.

    Un placer. Volveré en cuanto pueda.

    ResponderEliminar